La hija del aire: 171

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 171 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

 [Aparte.]
Puesto que su voz oí,
también ella me oirá a mí.
El parabién la he de dar;
todo es perder el hablar
al modo que el ver perdí.)
Gran Semíramis de Siria,
cuyos aplausos ilustres,
a par del mayor lucero,
edades eternas duren,
Menón fui; mi nombre digo,
porque, al ver quién es, no dudes
lo que me dejó, las voces,
aunque me quitó las luces.

NINO:

¡Qué atrevimiento!

SEMÍRAMIS:

¡Qué espanto!

IRENE:

¿Quién hay que el verle no asuste?

ARSIDAS:

¡Qué lástima!

LISÍAS:

¡Qué desdicha!


<<<
>>>