La imperial de Otón: 060

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 060 de 125
La imperial de Otón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale LEONCIO.)
[LEONCIO]:

  Aunque parece atrevimiento grande
interrumpir tus fiestas, César ínclito,
la ocasión no permite otro respeto:
el fiero Otón, el rey bohemio, tiende
veinte y siete banderas a los vientos,
con trece mil infantes valerosos,
españoles, tudescos y bohemios,
sin otros que conduce italianos.
Trae cinco mil caballos y, de suerte,
viene talando el campo de tus tierras,
que ya se atreven a las grandes villas,
y ponen cerco a las ciudades grandes.
La fama y los correos han llegado
a un tiempo mismo a tu palacio y corte:
agora mira lo que hacer pretendes.

RODULFO:

Cesen las fiestas, cesen ya las galas,
no haya más regocijo, caballeros.
Resistamos la furia del contrario
que está agraviado y viene riguroso,
que con tanto secreto y tanta prisa
que ha igualado su prisa y el secreto.
Baje Otón a mi tierra, Otón se atreve
contra elección que aprueba todo el mundo
con bendición y gusto del Pontífice
no ve que a la verdad es imposible
contrastarla jamás poder humano
si no es por los pecados de su dueño.
Esa esperanza tuvo, esa arrogancia
encubrió la humildad con que pedía
la sagrada corona deste imperio.
¡Oh, corona envidiada, si alcanzarte
cuesta lo que juzgar Rodulfo puede,
no será conservarte menos gloria!
¡A las armas, valientes caballeros!
Resistamos a Otón, que es arrogante,
y al que corre furioso: solo un niño
que se detenga le derriba al suelo.
Desdoblad mis banderas y las águilas
de Roma coronadas justamente,
que yo quiero regiros en persona.


La imperial de Otón de Lope de Vega

Elenco - Acto I - Acto II - Acto III