La joya de las montañas (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La joya de las montañas.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 118
La joya de las montañas


La joya de las montañas Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• El REY de ARAGÓN
• El PRÍNCIPE, Fortunio Garcés
• El CONDE de Aznar
• MOSQUETE, gracioso


• LEONOR, dama
• LAURA, criada
• Un ÁNGEL
• EUROSIA, princesa de Bohemia


• CORNELIO, príncipe
• ARCISCLO, obispo
• BODOQUE, lacayo


• ATANAEL, capitán moro
• TARIFE, moro
• MECOT, moro




Escena I
Pág. 002 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


Salen EUROSIA y BODOQUE
BODOQUE:

               Yo lo pensaré despacio.

EUROSIA:

               Tu desatención me admira.
               ¿No basta que yo te ruego?

BODOQUE:

               Sí, señora; mas--¡por vida
               de Bodoque!--que a cualquiera
               que tiene ley conocida,
               no pasando a mejorar,
               el mudar le hará cosquillas.

EUROSIA:

               El mejorar en la ley
               es verdad bien clara y limpia,
               y pues razones no bastan
               a postrar tu rebeldía,
               basta ver que todo el pueblo
               y aun el reino lo confirma,
               pues que ya desengañada
               de la ciega idolatría,
               toda Bohemia promete,
               con inspiración divina,
               seguir a Cristo; ¿y tú sola
               con tan dañosa porfía
               quieres resistirte,
               necio, a tan soberana dicha?


Pág. 003 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


BODOQUE:

               Ya estuviera convertido
               si no por aquella lista
               de los mandamientos.

EUROSIA:

               ¿Cómo?
               ¿Tanta gente convertida
               no te mueve?

BODOQUE:

               No muy mucho,
               porque mi abuela decía
               que de espacio se arrepiente
               quien se determina aprisa.

EUROSIA:

               ¿Es posible que no bastan
               tantas pláticas divinas
               de Metodio a convertirte?

BODOQUE:

               Sí, señora; mas las tripas
               me dicen que no importa
               seguir aquella doctrina
               que me obligará a ayunar.

EUROSIA:

               Esta ley es tan benigna
               que sólo obliga a quien puede
               abstenerse algunos días
               de alimentarse a deshora;
               y quien con acierto mira
               las cosas de Dios, bien puede
               experimentar debidas
               abstinencias en la ley
               para conseguir la dicha
               de ser amado de Dios.


Pág. 004 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


BODOQUE:

               Harto bien me solicita;
               mas agora, muerto de hambre,
               que no he comido en dos días,
               ¿cómo quiere que yo crea
               en ayunos, aunque diga
               que son buenos, si, al contrario,
               conozco por mi desdicha
               que los días que no como
               no tengo más malos días?

EUROSIA:

               ¡Qué mal entiendes, Bodoque,
               de aquella esencia infinita
               los impulsos soberanos!
               La gula sólo apadrinas
               para estorbo a tantas luces
               de católicas doctrinas.
               ¿No has oído en el sermón
               las historias repetidas
               de tantas dichosas almas
               que con esta fe divina
               de la gracia resplandecen,
               fulgentes rayos de Cintia,
               en el cielo?

BODOQUE:

               No me acuerdo.

EUROSIA:

               ¡Qué neciamente te olvidas!

BODOQUE:

               ¡Si siempre me da el sermón
               un sueño tan sin medida!
               Yo pienso dar en letargo
               si mucho más me predica.


Pág. 005 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


EUROSIA:

               ¿A dormir vas al sermón?
               Tu necedad me lastima.

BODOQUE:

               Señora, con eso cumplo
               con lo que el sermón decía,
               que en latín, si no me engaño,
               como a quien se lo entendía,
               me dijo, dormite jam,
               y fue en mí moción tan viva,
               que me convertí al instante,
               pues todo el sermón dormía.

EUROSIA:

               Tus necedades me cansan,
               y pues tan necio porfías
               en resistirte a mis ruegos,
               yo haré que mi padre siga
               mi parecer y te saque
               de palacio. (¡Luz divina, (-Aparte-)
               no neguéis vuestro esplendor
               a quien mi amor solicita!)

BODOQUE:

               Ya parece que acá dentro
               me están convirtiendo aprisa.

EUROSIA:

               De Dios fío este favor;
               un poquito te retira,
               que a solas quiero quedarme.

BODOQUE:

               Bien está; mas, tripas mías,
               si a la cocina llegare
               no tendréis muy mala vida.

Vase.


Pág. 006 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


Saca EUROSIA un retrato
de un crucifijo,
que tendrá en el pecho
EUROSIA:

               ¡Divina luz de mis ojos,
               alumbrad los corazones
               que están haciendo baldones
               de vuestra ley; y en despojos
               de sus vencidos arrojos,
               con la debida humildad
               os doy mi virginidad,
               y con entera afición,
               alma, vida y corazón,
               con pureza y castidad!
Sale BODOQUE corriendo y
comiendo un pedazo de carne

BODOQUE:

               Señora, que viene allí
               vuestro hermano en compañía
               del obispo de Lusacia.

EUROSIA:

               ¿Qué querrá su señoría?
               ¡Oh, quién pudiera, Bodoque,
               diferir esta visita!

BODOQUE:

               Deben de querer comer,
               que está a punto la comida.


Pág. 007 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina



EUROSIA:

               ¿Qué es esto? Sucio, asqueroso,
               ¿carne comes este día?

BODOQUE:

               Señora, que no la como.

EUROSIA:

               ¿No sabes que está prohibida
               por la iglesia?

BODOQUE:

               Sí, señora;
               mas acá dentro, en las tripas,
               tengo un rincón donde guardo
               esta poca fiambrería
               para alguna colación.

EUROSIA:

              ¡Ah, qué necia es tu porfía!
Salen ARCISCLO, obispo,
y CORNELIO

ARCISCLO:

               ¡Con qué espíritu y fervor
               el predicador inclina
               las almas con santo celo
               a proseguir la divina
               carrera de la virtud!

CORNELIO:

               Es Metodio quien aspira
               a la salvación del alma
               desterrando idolatrías
               que en toda Bohemia andaban,
               y con eso se ejercita
               a dar en pláticas santas
               el fruto de su doctrina.


Pág. 008 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina



ARCISCLO:

               A la princesa he de hablar
               y deseo que reciba
               con cariño la embajada
               sola, en vuestra compañía.

CORNELIO:

               El cuarto de Eurosia es éste,
               y mi hermana la que miran
               como enojada mis ojos.
               Sin duda estará ofendida
               de vernos aquí, que pasa
               en virtud tan fuera mida,
               que el retiro la recata
               o el recato la retira;
               pero en conociendo, creo,
               hoy a vuestra señoría,
               reconocerá dichosa
               lograr tan buena visita.
               ¿Hermana Eurosia?

ARCISCLO:

               ¿Cornelio?

CORNELIO:

               Dios te guarde, hermana mía.
               Nuestro tío es quien desea,
               así Dios se lo permita,
               hablar con los dos de espacio.

EUROSIA:

               La obediencia solicita
               corresponder cariñosa
               en ocasión tan precisa.

BODOQUE:

               (Algún sermoncito habrá; (-Aparte-)
               mala la verán mis tripas
               si esto dura tanto o cuanto.)


Pág. 009 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Escucha, hermosa sobrina,
               que, pues estamos a solas,
               antes que otra compañía
               sea de la atención estorbo,
               deseo darte noticia
               de algunas cosas que a todos
               nos han de ser de alegría.

EUROSIA:

               ¡Ay, señor, válgame el cielo!
               Nunca mi Dios me permita
               la menor inobediencia;
               sólo quisiera este día
               servir al suelo de alfombra
               por las plantas que le pisan.

ARCISCLO:

               Estimo vuestra humildad.

EUROSIA:

               Ser vuestra esclava es gran dicha

ARCISCLO:

               Esclavitudes hay nobles
               que ensalzan a los que humillan.

BODOQUE:

               (Esto se anda en cumplimientos, (-Aparte-)
               y lleve el diablo sus vidas
               si el obispo no anda a caza
               de alguna sobrada mitra.)

ARCISCLO:

               Importa que ese crïado
               se vaya.

BODOQUE:

               (¡Qué brava risa! (-Aparte-)
               ¿Cuánto me dará que vaya
               y no vuelva acá en mi vida?)


Pág. 010 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CORNELIO:

               Señor, éste es un crïado
               que desde su niñez misma
               ha vivido en el palacio
               de mi padre y es la risa
               de toda la corte, y pienso,
               según acá se imagina,
               que por ser poco constante
               en lo poco a que se inclina,
               y haberse vuelto cristiano,
               hoy mi hermana solicita
               tenerle consigo siempre,
               por lo poco que en él fía.

ARCISCLO:

               Pues quede acá, que no importa,
               que capacidad sencilla
               a nadie puede ofender.

BODOQUE:

               (Pues gánome las albricias (-Aparte-)
               y me quedo.) ¡Ah, señora!
               ¿Iré a avisar a Llocinda
               que haga algún guisado nuevo?

EUROSIA:

               En comida o en bebida
               es todo tu anhelo siempre.
               ¿No es mejor oír la misa,
               acudir pronto al sermón,
               pegarse una disciplina,
               tener continua oración,
               ayunar algunos días
               y servir a Dios gustoso
               con la conciencia muy limpia?


Pág. 011 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


BODOQUE:

               Todo aqueso lo concedo;
               por señal que el otro día
               el cura me prometió
               decirme treinta y tres misas
               y treinta y cinco sermones.

EUROSIA:

               ¿Por qué?

BODOQUE:

               Porque el otro día,
               estándose espeluznando,
               y hay quien dice tiene tiña
               porque está todo pelado,
               pasó una ave de rapiña,
               y con furióso ademán
               le quitó la gorretilla.
               Cayósele luego al punto
               junto a casa de Llocinda,
               y ella que la vio caer
               a su casa la retira,
               sin duda para limpiarla,
               que la muchacha es muy limpia,
               y el otro día cenando
               en su casa, que por dicha
               me convidó, por mi suerte
               la hallé dentro una morcilla.

EUROSIA:

               ¡Y que esa limpieza alabes!

BODOQUE:

               ¡Es para mí cosa rica!

EUROSIA:

               Ya te he dicho muchas veces
               no te ausentes de mi vista
               sin mi licencia.


Pág. 012 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


BODOQUE:

               Está bien.

EUROSIA:

               Sepa vuesa señoría,
               tío y señor, que mi anhelo
               es conservar, si por dicha
               pudiese, en este criado
               la cristiana disciplina,
               pues de sus primeros años,
               antes que mi madre en cinta
               de mí estuviese, y aun antes
               que de la idea divina
               donde todos los posibles
               tienen su ser, a la dicha
               de ser actual persona,
               con inspiración de vida
               la omnipotencia de Dios
               me trasladase propicia,
               en servicio de mis padres
               estaba ya muchos días
               sirviendo de bullicioso,
               y no quisiera, advertida
               de su inocencia, malogre
               de ser cristiano la dicha.
               Con este celo, señor,
               de la virtud noble guía,
               a las razones de estado
               he faltado inadvertida;
               perdón os pido, señor,
               y si vos mandáis que os sirva,
               en cuanto os fuera de agrado
               os serviré de rodillas.


Pág. 013 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Alzad, ilustré señora,
               querida y noble sobrina,
               que en princesas como vos
               tanta humildad no se estila.

EUROSIA:

               De cualquier modo, señor,
               a vuestra planta es debida
               esta acción. (¡Ay, Jesús mío! (-Aparte-)
               ¿Qué será esto a que aspira
               mi tío?)

ARCISCLO:

               Escucha, señora,
               que, pues la ocasión obliga,
               sobre cosas de importancia
               quiero hablaros este día,
               si me diéredes licencia.

EUROSIA:

               Vuestra voluntad es mía.

ARCISCLO:

               Pongo toda mi embajada
               en palabras muy sucintas.

EUROSIA:

               ¡Ah, Bodoque!

BODOQUE:

               Ya te entiendo;
               por Bodoque rastra sillas.

Siéntanse


Pág. 014 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Bien sabes, princesa ilustre,
               aquel estrago tremendo
               de la destrucción de España
               el año de setecientos
               y diez y seis, según dicen
               los coronistas del tiempo,
               y que parcial causa fue
               de tan lastimosos hechos
               el rey inicuo Ubitiza
               porque introdujo en el reino
               tantas enormes costumbres
               contra Dios y contra el cielo
               que, por ser tan mánifiestas,
               referirlas es superfluo.
               Dio complemento a la causa,
               aunque no sé yo si es cierto,
               que aunque el mundo lo publica
               puede ser falso el concepto.
               El rey de España Rodrigo,
               de los godos el postrero,
               dicen que estupró a Florinda,
               --¡desdichado atrevimiento!--
               hija del conde Julián,
               y sentido el caballero
               de tan deshonesta acción,
               pasó en África, con celo
               de levantar escuadrones
               de bárbaros sarracenos
               para destruir a España
               y dar al rey el más cierto
               pago de su vil acción;
               y prosiguiendo su intento
               puso por ejecución
               su bárbaro pensamiento.


Pág. 015 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


ARCISCLO:

               En España perseveran
               --¡extraño rigor del cielo!--
               de aquel pérfido Mahoma
               las leyes y los decretos.
               Sólo se excepta Aragón,
               que de sus montes soberbios
               hacen fortines que espantan
               los mauritanos intentos,
               defendiendo valerosos
               la ley del manso Cordero
               que, sacrificado en aras
               de aquel sagrado madero,
               sacó a los hombres que estaban
               en el común cautiverio.
               García Íñiguez, su rey,
               empuñó el sagrado cetro,
               y ya el segundo Adriano,
               vicario de Dios supremo,
               le apadrina desde Roma
               como merece su afecto,
               cuya beatitud sagrada,
               con amor y santo celo,
               me quiso honrar con mandarme
               viniese a Bohemia luego
               con una cierta embajada
               a vuestros padres; y creo
               que quiso honrar mi persona
               sólo por ser vuestro deudo.


Pág. 016 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Comuniqué a vuestros padres
               la voluntad del supremo
               pontífice, y me responden
               que será el mayor contento
               que puede darles el mundo
               si se lograre su intento.
               Importa, pues, noble Eurosia,
               que como tal os venero,
               perdone el sacro decoro,
               que sin ajar tu respeto
               he de arrojarme a deciros
               que para el sacro himeneo
               con don Fortunio Garcés,
               varón justo y verdadero
               y príncipe de Aragón
               os tiene escogida el cielo.
               Vuestros padres lo desean,
               y yo os suplico, rindiendo
               mi persona a vuestras plantas,
               no se malogre mi afecto,
               así vea a vuestra alteza
               con las dichas que deseo.


Pág. 017 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


EUROSIA:

               (¡Ay de mí! ¿Qué turbación (-Aparte-)
               es la que tiene mi pecho?
               ¡Si acertaré a responder!
               Déme su favor el cielo.)
               Tío y señor, mucho estimo
               vuestra voluntad y afecto.
               (Cielos, ¿he de resistirme?) (-Aparte-)
Dentro

ÁNGEL:

               El fin es bueno y honesto.

EUROSIA:

               Una voz oigo que dice,
               "el fin es bueno y honesto."
               Si es el ángel de mi guarda,
               que así lo luzgo y lo creo,
               bien podré yo dar el sí
               sin que Dios se ofenda de ello,
               que si le ofrecí gustosa
               mi virginidad al cielo,
               no ha de permitir me falte
               valor para el complemento.
               Pues digo, señor, que admito
               lo que me tenéis propuesto,
               y me pena haber tardado
               a resolverme, pues tengo
               por cierta mi dicha, estando
               vuestra persona por medio.


Pág. 018 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Sois muy prudente, sobrina.

EUROSIA:

               ¿Qué te parece, Cornelio?

CORNELIO:

               Yo estoy, hermana, que adoro
               tan bien acertado intento.
               Tomar estado es cordura;
               diferirlo no es acierto.
               Vuestra edad apenas entra
               en los tres lustros y medio,
               y podrá ya coronarse
               del puro y sacro himeneo.
               Yo os ofrezco, hermana mía,
               si no me falta el aliento,
               acompañaros gustoso.

ARCISCLO:

               Pues yo lo mismo prometo.

BODOQUE:

               ¿Y yo piensan que no iré,
               a darme entre burla y juego,
               cuatro o cinco buenos días?

EUROSIA:

               Con tales socios bien puedo
               ir. ¡Hermoso Sol divino,
               acompañad mis deseos!

BODOQUE:

               Éstos deben ser los sucios,
               porque según de mí pienso,
               soy un hombre muy pulido,
               y crean que si me afeito
               no hay muchacho como yo
               para andar en casamientos.


Pág. 019 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CORNELIO:

               De dicha tan singular
               parabienes me prevengo.

ARCISCLO:

               Bien podéis creer, sobrina,
               que estoy loco de contento.

EUROSIA:

               A mi cuarto me retiro
               a dar a Dios lo que debo.

CORNELIO:

               Hermana, el cielo os asista
               y os haga ilustre dueño
               de la corona de España.

ARCISCLO:

               Sobrina, ayúdeos el cielo.

EUROSIA:

               Adiós; tío; adiós, hermano.
Vase EUROSIA

BODOQUE:

               Ojalá que empuñe el cetro,
               aunque me cueste de casa
               lo que Dios quiera por ello.

CORNELIO:

               Y yo, por dar a mis padres
               noticias de este suceso,
               voy al punto.

ARCISCLO:

               Yo también
               soy nuncio de su contento.

Vanse CORNELIO y ARCISCLO


Pág. 020 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


BODOQUE:

               El obispo se hace nuncio;
               ¿cómo puede ser? Mas cierto
               que debe andar a la parte
               de la ganancia, y por eso
               en lo público es obispo,
               pero nuncio en lo secreto;
               para ganar las albricias
               corro por llegar primero.
Vase.
Salen el CONDE de Aznar
y MOSQUETE envainando
las espadas

CONDE:

               Mejor van descalabrados
               de lo que yo presumi.

MOSQUETE:

               Escondámonos aquí
               por si vienen más soldados
               de estos morazos. ¡Qué fiero
               iba aquel calzaparrillas!
               ¡Ay, pobres de mis costillas!

CONDE:

               ¿Adónde vas, majadero?

MOSQUETE:

               A esconderme aquí.

CONDE:

               Pues ¿cómo?
               ¿Qué temes, si estás conmigo?


Pág. 021 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Temo siempre que te sigo
               porrazos de lomo a lomo.
               Apenas los dos herejes
               seguiste, cuando vinieron
               seis o siete, que me dieron,
               sin que de mi honor te quejes,
               mil cuchilladas aquí.

CONDE:

               Pues ¿por eso has de esconderte?
               Villano, has de ser muy fuerte
               o jamás irás con mí.
               ¡Ay, Leonor, extraño caso!
               Cuando Marte más me busca
               el niño dios más me ofusca.
               ¡Que me quemo, que me abraso!
               Hermosísima Leonor,
               ¡qué veloz mi amor se fragua!

MOSQUETE:

               Pues arrójate en el agua
               si tienes mucho calor.

CONDE:

               ¡Ay, Mosquete, cómo ignoras
               del niño ciego los tiros!
               Son envenenados giros
               de Circes encantadoras.
               ¿Quién como yo desdichado
               tiene de qué se quejar?

MOSQUETE:

               La triaca puedes tomar
               por si estás envenenado.


Pág. 022 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               ¿No sabes que una mujer
               es de mi alma hermoso nicho?

MOSQUETE:

               Pues si nunca me lo has dicho,
               ¿cómo lo puedo saber?

CONDE:

               Leonor, aquella ingrata,
               con su desdén me atropella;
               Leonor es la centella
               que con incendios me mata;
               Leonor es por quien vivo
               amante de sus rigores,
               y entre estos mis ardores
               muero de su amor cautivo.

MOSQUETE:

               ¡Jesús y qué disparates
               en tu grave pecho encierras!
               ¿Agora en tiempo de guerras
               con mujercillas combates?
               Dices que Leonor te mata,
               que ella tiene tu alma viva,
               ella dices te cautiva
               y te favorece grata;
               todas son contradiciones
               de una loca f&ntasía,
               y si das en la manía
               de tan necias presunciones,
               ¿qué diablo te ha de entender?

CONDE:

               Damas hay de mucha estima,
               mas como mi hermosa prima
               no tiene el mundo mujer.


Pág. 023 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


MOSQUETE:

               No me espanto estés tan tierno
               por esa dama Leonor;
               mas presumo que su honor
               llevarás aún al infierno.

CONDE:

               Siempre a mi gusto te opones
               con muy toscas necedades.

MOSQUETE:

               Pues si va a decir verdades,
               soy tu amigo. ¿Qué dispones?

CONDE:

               Importa, Mosquete amigo,
               si quieres darme consuelo,
               que aqueste papel de un vuelo
               le lleves. ¿Estás conmigo?

MOSQUETE:

               Sí, señor.

CONDE:

               Pues mira, advierte
               que si al príncipe topares
               no le digas mis pesares,
               porque fuera darme muerte.
               Toma, vete.
Dale el papel

MOSQUETE:

               Ya tercero
               me voy haciendo a mi ver.

CONDE:

               ¿Por qué?

MOSQUETE:

               Nunca puedo ser
               ni segundo ni primero.


Pág. 024 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Cuando el amor es honesto
               no es deshonra fomentarle.

MOSQUETE:

               Pues yo imagino obligarle
               honestamente, y con esto
               me llaman todos Mosquete,
               que es algo más que arcabuz;
               pero en mí, por esta cruz,
               que es lo mismo que alcahuete.
Vase MOSQUETE

CONDE:

               Sale el sol por el cielo luminoso
               las nubes pardas de oro perfilando,
               y con su luz los montes matizando
               ilustra el campo su zafir hermoso.
               Veloz pasa su curso muy furioso
               y cuando la quietud solicitando
               halla otro mundo que voceando
               al sol le pide su esplendor hermoso,
               a la campaña salgo defendido
               de fuertes rayos de mi estoque ardiente
               quien se rinde el bárbaro vencido.
               Y cuando de el descanso solamente
               busco un instante, torpe mi sentido
               me acomete el amor eternamente.


Pág. 025 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


Sale MOSQUETE corriendo
MOSQUETE:

               Señor, el rey viene aquí
               y él príncipe, no sé a qué;
               a Leonor no la topé
               en su casa, y advertí
               ................ [ -era]
               .................... [ -é]
               lo que después te diré.

CONDE:

               No quisiera que me vieran
               ocioso en esta ocasión,
               que al verme así coligieran
               de mi semblante, o tuvieran
               sospechas de mi pasión.
 

MOSQUETE:

               ¡Ay, que llegan!

CONDE:

               Ven conmigo;
               abrevia el paso, apresura.

MOSQUETE:

               En cualqulera conjetura
               como sea huír te sigo.
Al irse topan a LEONOR
y LAURA que salen

CONDE:

               ¡Ay cielos, y qué ventura!

LEONOR:

               ¿Adónde, conde y señor?
               ¿adónde vais tan de prisa?


Pág. 026 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               ¡Ay de mí, bella Leonor!
               Tocando al arma precisa
               dar alas a mi valor.

LEONOR:

               Siempre vais muy ocupado
               en negocios de la guerra.

CONDE:

               Con mucho ardor abrasado,
               los que hoy mi pecho encierra,
               me tienen puesto en cuidado.

MOSQUETE:

               Vamos luego sin tardar,
               porque llegan, ¡voto a Cristo!

CONDE:

               Sin ti me voy a penar.
Salen el REY y el PRÍNCIPE

LEONOR:

               Ya no os podéis apartar,
               porque entiendo que os han visto.

REY:

               La fortuna se mejora,
               pues en este mismo día
               la victoria da alegría
               y otra nueva me atesora
               el bien que más convenía.
               Pero ¿no es aquéste el Conde?

CONDE:

               A vuestros pies, gran señor,
               postro mi alma y mi valor.

REY:

               A mis brazos corresponde
               vuestra lealtad. ¿Leonor?


Pág. 027 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


LEONOR:

               Señor, postro agradecida
               mi humildad a vuestras plantas.

REY:

               Levanta.

PRÍNCIPE:

               Prima querida:
               belleza tan recogida,
               ¿cómo sale a luces tantas?

LEONOR:

               Acaso, señor, salí
               a divertir un cuidado
               con esta crïada, y vi,
               sin saber que estaba aquí,
               al conde con su criado.

REY:

               Y Mosquete, ¿también fue
               a la campaña?

MOSQUETE:

               Acomete
               como un rayo, porque sé
               que no vale mi amo un cé
               si no va con él Mosquete.

REY:

               Las gracias, conde, os doy
               de la victoria pasada.

CONDE:

               Vuestro leal vasallo soy.

PRÍNCIPE:

               Muy asegurado estoy
               del valor de vuestra espada.
               No sin causa el mundo todo
               de la guerra os llama rayo,
               pues con valeroso modo
               sois venganza del rey godo,
               del sarraceno desmayo.


Pág. 028 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               A vuestro lado, señor,
               cualquier soldado es valiente.

PRÍNCIPE:

               Con solo vuestra valor
               ha de extinguirse el furor
               de aquel bárbaro insolente.

MOSQUETE:

               Tomad, Leonor, esta carta
               que un caballero os envía;
               perdonadme la osadía,
               que el oficio me descarta
               de cualquiera cortesía.

LEONOR:

               Sin saber de quién, la tomo.
               (Mas el corazón advierte (-Aparte-)
               cúyo es el papel, de suerte
               que adivina; no sé cómo
               mis disimulos acierte.)

PRÍNCIPE:

               ¿Cúyo es el papel?

MOSQUETE:

               ¿Señor?

PRÍNCIPE:

               A mi prima, ¿quién le escribe?

MOSQUETE:

               Otro primo que aquí vive,
               que es pariente de Leonor,
               y sus despachos recibe.

PRÍNCIPE:

               ¿Quién con tanto atrevimiento,
               sabiendo que yo la adoro,
               se arroja a tener intento
               de escribirla?


Pág. 029 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


MOSQUETE:

               ¿Hay tal cuento?
               Ayer lo supe de coro
               y hoy a vistas no lo sé.
               Yo pienso que lo escribí,
               y turbado me engañé,
               que el papel de Laura fue,
               aunque a Leonor le di.

CONDE:

               ¿Hay desatención igual?
               ¿Hay simple como Mosquete?
               Aparta, bruto, animal.

MOSQUETE:

               Eso tiene el alcahuete
               que sirve tan puntual.

PRÍNCIPE:

               ¿No es éste vuestro criado?
               ¿Cómo es tan inadvertido?

REY:

               ¿Qué es aquesto?

CONDE:

               (Cielo airado, (-Aparte-)
               ¿en qué os tengo yo ofendido?)

LEONOR:

               (Mal Mosquete lo ha entendido.) (-Aparte-)

PRÍNCIPE:

               Del semblante conocí,
               prima, del papel el dueño.

LEONOR:

               Señor, nunca presumí...

PRÍNCIPE:

               No es tiempo de dar aquí
               satisfacción del empeño.

REY:

               Retiraos a esotra parte,
               que a solas tengo que hablar
               con Fortunio.

MOSQUETE:

               ¡Lindo azar!
               Vamos, Laura, que contarte
               quiero lo que has de estimar.


Pág. 030 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


A una parte el REY
y el PRÍNCIPE Fortunio,
a otra el CONDE y LEONOR,
y otra MOSQUETE y LAURA
REY:

               Fortunio, el retrato es éste;
               contempla la hermosa cara
               de princesa tan ilustre
               y de reina tan cristiana
               para que cases con ella,
               que es la dicha más extraña.
               El príncipe de la iglesia
               con santo celo te llama
               dichoso esposo de Eurosia,
               de cuya virtud la fama
               por todo el orbe extendida
               sus perfecciones esmalta.

PRÍNCIPE:

               ¿Que es ésto, cielos divinos?
               ¡Qué pintura tan bizarra!
               ¿Puede haber más perfección?
               Ninguna pienso la iguala
               en cuanto calienta Febo
               ni en cuanto Neptuno baña.

CONDE:

               Y en tanta ausencia, mi bien,
               ¿puede haber alguna falta?

LEONOR:

               Soy bronce en esta materia,
               soy noble y tan obligada
               a cumplir lo que prometo,
               que antes quedaré sin alma
               que sin tus memorias viva.


Pág. 031 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


REY:

               Es su pintura extremada.

PRÍNCIPE:

               ¡Qué humildad tan excelente!

CONDE:

               Logro de mis esperanzas
               serás, mi bien; mas es cierto
               me voy con tristeza tanta
               que aunque dentro el corazón
               te llevo, joyel del alma,
               temo--¡ay de mi!--perderte.

LEONOR:

               ¡Y qué poca confïanza
               haces de mi noble pecho!

CONDE:

               Fío mucho en tu constancia,
               pero no en Amor, que es niño.

LEONOR:

               Tus intenciones son claras;
               ya estás entendido, conde.
               ¿Quieres que contigo vaya
               hecha enternecida Venus,
               disfrazada en fuerte Palas
               aunque muera? Desde aquí
               no tengo de estar en Jaca,
               contigo tengo de ir siempre.
               Siempre he de seguir tus plantas,
               soldado he de ser valiente
               en la más cruel campaña
               que el más tirano enemigo
               ordenase, y con mi lanza
               he de hacer tales estragos
               y he de ser tan arrojada,
               que pueda perder la vida
               para que puedas contarla
               entre las que se perdieron.


Pág. 032 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Tente, tente, que me matas.
               Perdona, hermosa Leonor,
               de tus enojos la causa.

MOSQUETE:

               Pues hable claro, señora.
               Diga usted, señora Laura
               ¿ha tenido nunca amor?

LAURA:

               Nunca estuve de eso falta
               después acá que te vi.

MOSQUETE:

               No estás mucho enamorada
               cuando no me das un beso.

LAURA:

               Vaya en mucho enhoramala,
               que es un pícaro.

MOSQUETE:

               No tal;
               ¿por pedírtelo me tratas
               de esta suerte? Pues ya sé
               que tienes alguna falta.

LAURA:

               ¿Yo falta? Mientes, villano,
               que dé todo estoy sobrada.

MOSQUETE:

               Por lo menos, sí de lengua;
               mas de juicio, ¡calabaza!

PRÍNCIPE:

               Al original me apelo,
               pintura hermosa del alma,
               que me provoca el pincel
               a ser amante idolatra.

REY:

               Dichoso serás, Fortunio,
               si con tu mano se enlaza
               la de esta princesa ilustre,
               y es muy evidente y clara
               tanta dicha, porque el cielo
               es quien aboga esta causa.


Pág. 033 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Sé que el príncipe te adora
               y su mano soberana
               se llevará la que el cielo
               crió para mi desgracia.

LEONOR:

               No llevará, que primero
               ha de ser mi pecho aljaba
               o túmulo de una flecha
               para que me quite el alma;
               y si no estuviera aquí
               el rey, mi señor, miraras
               en mi mismo corazón
               la verdad, y si faltara
               instrumento para abrirme
               el pecho, con esta espada,
               ¡vive el cielo!

CONDE:

               No te inquietes,
               que el príncipe tus palabras
               atiende, aunque divertido
               en lo que su padre le habla,
               y el rey llegará a entender
               de tu semblante la causa
               de tu justa alteración,
               porque, convertida en nácar,
               haces tu mejilla rosa
               lo que fue azucena blanca.

MOSQUETE:

               Pues toma aqueste pellizco,
               porque no me digas, maña,
               que jamás te he dado cosa.


Pág. 034 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


LAURA:

               ¡Ay, Jesús, que me maltratas!

MOSQUETE:

               No te trato sino bien.

LAURA:

               ¡Los diablos lleven tu alma,
               que el corazón me has sacado!

MOSQUETE:

               Ya estás descorazonada.

LAURA:

               ¡Pícaro, necio, insensato,
               avestruz! ¡Aparta, aparta,
               que si no fuera tener
               en mi presencia a mi ama,
               te diera treinte reveses!

MOSQUETE:

               Yo a ti treinta bofetadas.

LAURA:

               ¿Él a mí?

MOSQUETE:

               Y ¿por qué no?
               A ella y a todas cuantas
               me enfadaren, ¡voto a Dios!
               Y aun aquí si más me enfada,
               le daré a la muy puerca
               más de veinte mil patadas.

LAURA:

               Quien a patadas defiende
               con una mujer su causa
               no es digno que siendo bestia
               lleve ceñida una espada.
Quítale la espada y dale
               ¡Toma, pícaro, bufón!

MOSQUETE:

               ¡Aquí, señor, que me mata!

PRÍNCIPE:

               ¿Qué es aquesto?


Pág. 035 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               ¡Vive Dios!
               ¿Mosquete?

LEONOR:

               ¿Qué es esto, Laura?

LAURA:

               Señora, aqueste crïado...

MOSQUETE:

               Señor, aquesta crïada...

LAURA:

               ...que es más negro que avestruz...

MOSQUETE:

               ...que es más bestia que una parda...

PRÍNCIPE:

               Cesen estas competencias.
               ¿Quién, desatento, profana
               el sagrado de mi padre?

MOSQUETE:

               ...este dimoño de Laura...

LAURA:

               ...ese pícaro embustero...

LEONOR:

               Laura, vuélvele esa espada.

CONDE:

               Toma esa espada, Mosquete.

MOSQUETE:

               Venga.

LAURA:

               Tome; mas es harta
               desdicha que lleve estoque
               quien puede llevar albarda.

MOSQUETE:

               Alguna vez nos veremos
               los dos solos, zarpa a zarpa.

PRÍNCIPE:

               Siempre, Mosquete, has de ser
               quien busca todas las causas
               de inquietud, y muchas veces
               se vuelven veras tus chanzas.

LEONOR:

               La necedad de Mosquete
               y desatención de Laura
               piden perdón, pues se debe
               de posesión esa gracia.


Pág. 036 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               Por vos, hermosa Leonor,
               ¿qué mármoles no se ablandan?

REY:

               Valeroso Conde amigo,
               sobrina Leonor amada,
               dadme alegres norabuenas.
               Mientras que gozaba el alma
               se está previniendo alegre
               a la dicha más extraña.
               Ésta es célebre sin duda,
               pues hoy mi Fortunio ensalza
               sus estados y persona
               a divinidades altas.
               La princesa de Bohemia,
               en hermosura y en gala
               luciente sol que en grandeza
               al del Olimpo aventaja,
               ha de casarse con él,
               que así lo dispone y manda
               el pontífice, y presumo
               que será esta dicha tanta
               que sólo con este medio
               ha de quedar ensalzada
               la fe de Cristo, a pesar
               de la bárbara canalla;
               porque la virtud de Orosia
               merece ser colocada,
               según la fama publica
               y según el mundo aclama,
               más allá de las estrellas,
               siendo en la celeste estancia
               blandón hermoso de luces
               a cuyos rayos, turbadas,
               se avergüencen las febeas
               puestas en su misma patria.


Pág. 037 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               Y si consigo esta dicha,
               y si esta dicha alcanza
               mi corazón, nadie dude
               que ya la Fortuna avara
               es pródiga en este día,
               pues la más hermosa dama
               que en Bohemia resplandece,
               por inspiraciones altas
               ha de ser esposa mía.
               Y si mira a luces claras
               ese rutilante Febo
               que desde la esfera cuarta
               hace diáfanos los aires
               con sus madejas doradas,
               hecho de la hermosa Cintia
               amante, sino idolatra,
               la hermosura de esta reina,
               la virtud, donaire y gracia,
               aunque celeste criatura,
               no fuera mucho ostentara
               envidia de la grandeza
               cuanta hoy mi amor aguarda.
               Conde, Leonor, sin duda
               de vuestro cariño esmalta
               en mi pecho la atención
               debida a tanta esperanza.
               No puedo negar que tuve
               algún tiempo a la argentada
               flecha de aquel niño dios
               una sujeción extraña.


Pág. 038 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               Y pues ya el tiempo permite
               perdonen las nobles canas
               de mi padre aqueste arrojo,
               que yo declare la causa
               de mis inquietos suspiros
               de mis continuas ansias,
               y digo, que a Leonor, mi prima,
               con atenciones tan castas
               como en el sacro himeneo
               se sacrifican, miraba,
               por ser la que en sangre noble
               a la mía más se iguala;
               y no dejé de advertir
               con desabridas palabras
               desprecios de la grandeza
               que con mi mano heredaba
               afectos que sólo nacen
               de virtud más soberana
               que la corona y el cetro;
               y tuvo sospecha el alma
               que de otro nuevo amor
               os llevó, prima, arrastrada
               la inclinación amorosa
               que a muchos hace idolatras.


Pág. 039 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               El conde, prima Leonor,
               es quien ilustra y levanta
               el árbol de la nobleza
               que conservan las montañas;
               nadie con mejores prendas
               puede pretender la gracia
               de vuestro sagrado afecto,
               y advertir que mi esperanza;
               que yerta algún tiempo estuvo,
               quedará muy bien pagada
               siendo el conde quien consiga
               la posesión; pues mi alma
               aspira ya deseosa
               a la unión más soberana
               con sacrosanto himeneo
               de la más noble bohemiana.


Pág. 040 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


CONDE:

               Por tanto favor, señor,
               goce vuestra alteza larga
               vida, y a pesar del mundo,
               tanta bárbara canalla
               postre su cerviz altiva
               a vuestras cristianas plantas.

REY:

               El orgullo de los moros
               temo, que de su arrogancia
               puedo presumir no faltan
               a daros nueva batalla.

PRÍNCIPE:

               De la divina piedad
               tengo tanta confianza,
               que ha de volver, si lo intenta,
               con la cabeza quebrada.

CONDE:

               Si hasta aquí he sido conde,
               en adelante mi espada
               ha de conquistar de Marte
               la corona soberana.

REY:

               Ven, Fortunio; vamos, conde.
               Leonor, sobrina amada,
               quedaos con Dios.

LEONOR:

               Norabuenas
               me doy a mí misma tantas
               de las dichas que previene
               de aquella infinita estancia
               la divina Omnipotencia
               a vuestras ilustres casas.


Pág. 041 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


MOSQUETE:

               No va malo esto, por Dios;
               ello va de buena data.
               Yo rabio ya de contento
               si es que el príncipe se casa.

LAURA:

               Pues ¿qué interesas, Mosquete?

MOSQUETE:

               Oigan, que se quema Laura;
               que me casaré contigo
               si te enmiendas.

LAURA:

               ¡Noramala
               para el pícaro bufón!

MOSQUETE:

               ¡Qué lindamente me trata!

LAURA:

               ¿En qué delitos me ha hallado?

MOSQUETE:

               A fe que si yo te hallara
               la primera al escondite,
               que pagaras la ganancia.

LAURA:

               ¿Qué dominio tiene en mí?

MOSQUETE:

               Mira, no te enojes, Laura,
               que eso lo echaré por coste
               y lo tomaré de gracia.

LAURA:

               No me trate de esa suerte
               si conmigo quiere chanzas,
               ni me aplique sus mentiras.

MOSQUETE:

               Ésas no lo saben malas,
               porque si digo verdad,
               las verdades siempre amargan.

REY:

               Vamos, que deseo dar
               estas nuevas a mi Urraca.


Pág. 042 de 118
La joya de las montañas Acto I Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

Adiós, divina Leonor.

LEONOR:

Vuestra alteza con Dios vaya.

CONDE:

Adiós, dueño de mi vida.

LEONOR:

Adiós, conde de mi alma.

CONDE:

Yo cumpliré mi promesa.

LEONOR:

Yo cumpliré mi palabra.

CONDE:

¿Irás conmigo?

LEONOR:

Sí iré.

CONDE:

Mas ¿adónde?

LEONOR:

A la campaña.

MOSQUETE:

Adiós, Laura; ya me entiendes.

LAURA:

Adiós digo, y eso basta.

Vanse los caballeros
por una puerta y
las damas por otra
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


Escena II
Pág. 043 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


Salen ATANAEL, capitán;
TARIFE y MECOT, moros,
de soldados, con espadas y rodelas
ATANAEL:

               ¡Que tenga el montañés atrevimiento
               en su favor para que glorioso
               triunfe de mí con excesivo aliento!
               ¡Oh, pesia a mi fortuna, qué gozoso
               ha de estar el cristiano, y qué contento
               de quedar contra tantos victorioso!
               Pues con razón, al ver huír mi gente,
               yo quedé amedrentado y él valiente.

TARIFE:

               No hay espantar, señor, que se os huyeran
               tantos soldados, que en las ventajas
               no pudo asegurarse que ellos eran
               en número más hombres, pues las cajas
               que en el aire sonaban pospusieran
               un número mayor, y si no atajas
               por otro nuevo rumbo tanta ayuda,
               temo que con encanto nos sacuda.

ATANAEL:

               Viste aquel escuadrón que yo traía,
               setenta y seis cornetas valerosos
               y de la más lucida infantería
               que siguieron escuadras belicosas,
               y también de gentil caballería,
               pues fue de las naciones más famosas,
               seis regimientos cuando al fuerte lado
               de Abén Lope me hallé acuartelado
               y en las riberas de Aragón corriente
               acometió el cristiano las trincheras?
               Aquel conde Aznar, el más valiente,
               retiró batallones y banderas
               hasta el agua, y de toda nuestra gente
               poblaron degollados sus riberas
               tantos soldados muertos, que los peces
               bebieron sangre, y aun caliente a veces.


Pág. 044 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MECOT:

               Que alfanjes en el aire parecían
               sin que fuerza exterior los gobernase,
               y tanto estrago en nuestra gente hacían,
               que presumí ninguno se escapase.

TARIFE:

               Algún hechizo creo que tenían
               con que nuestro valor amedrentase.

ATANAEL:

               ¡Oh, villana canalla! La Fortuna
               ha de ser algún día de mi luna,
               y desvaneceré el atrevimiento
               de resistirse con dos mil soldados.

TARIFE:

               Que tengas poca gente es lo que siento;
               mas agora ya quedan castigados
               quemando los casares con que al viento
               dan las vidas y quedan abrasados
               más de cien montañeses, que en manojos
               de fuego son cenizas y despojos.

MECOT:

               Páguennos los cristianos la matanza
               que han hecho en nuestra gente.


Pág. 045 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


Dicen dentro
VOCES:

               ¡Fuego! ¡Fuego!

ATANAEL:

               Mejor es que la sangre la venganza.

VOCES:

               ¡Que se quema el casar, remedio luego!

TARIFE:

               Aún piden favor con arrogancia.

MECOT:

               Imposible es ya ningún sosiego.

ATANAEL:

               Ya los villanos andan alterados;
               así me vengaré por mis soldados.
               Las armas prevenid, por si escaparen
               algunos montañeses valerosos
               que en las pavesas ígneas se encontraren,
               porque de estos castigos tan penosos,
               aunque aquí tan confusos nos toparen,
               coléricos, sangrientos y furiosos
               contra nosotros dieran, ya advertidos
               que somos los que causan sus gemidos.

TARIFE:

               A tu lado he de estar, que aunque viniese
               García Íñiguez con tanta gente
               cuantos vasallos su poder tuviese,
               yo sólo venceré su ardor valiente.

MECOT:

               Y aunque aquel mismo conde fuese
               que en la campaña anduvo tan ardiente
               y acá viniese tan desesperado,
               no le temiera por seguir tu lado.


Pág. 046 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


ATANAEL:

               De vuestro gran valor dais gran testigo
               y del marcial estruendo hacéis alardes.
Dice dentro

MOSQUETE:

               Del cielo os venga, infames, el castigo;
               luterianos, apóstatas, cobardes.
Sale MOSQUETE,
cubierto de ceniza

MOSQUETE:

               Aunque me han de matar, las tropas sigo.
               ¡Jesús, San Lesmes y qué malas tardes
               se me previenen! Hoy estos morazos
               las costillas me harán a mí pedazos.
 

TARIFE:

               ¡Detente, traidor, aleve!
               Dime. ¿Quién eres villano?

MOSQUETE:

               ¡Ay de mí!

TARIFE:

               Habla, inhumano.

MOSQUETE:

               Soy el dimoño que os lleve.

ATANAEL:

               Matadle, pues que profana
               ese cristiano insufrible
               mi decoro, y es posible
               no quede sangre cristiana.

MECOT:

               ¡Muere, traidor!


Pág. 047 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MOSQUETE:

               ¿Yo, por qué?
               ¿qué culpa le tengo yo,
               si mi amo los mató?
               Yo no lo vi ni lo sé.

ATANAEL:

               Déjale, por ver si acaso
               es oculta centinela;
               pregúntale con cautela.

MOSQUETE:

               (Éste será el primer paso, (-Aparte-)
               sin duda, de mi pasión.)

TARIFE:

               ¿Quién eres, dime, soldado?

MOSQUETE:

               Un hombre que paso a vado
               por el río de Cedrón.

MECOT:

               Di quién eres, majadero,
               si no, te mato al instante.

MOSQUETE:

               Téngase, no se adelante,
               que entrar al huerto es primero.

TARIFE:

               Éste se burla de mí,
               pues muera.

MOSQUETE: No me haga mal.

               (¿Puede haber desdicha igual (-Aparte-)
               que quiera empezar así?)

ATANAEL:

               La vida puedes ganar
               si la verdad confesares.

MOSQUETE:

               Que se queman los casares
               te confieso sin tardar.

ATANAEL:

               ¿Han muerto algunos soldados
               en las ardientes pavesas?


Pág. 048 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Más de veinte montañesas,
               y montañeses honrados
               más de ciento; porque, heridos
               de la campaña pasada,
               les diste cura abreviada
               con cauterios encendidos.

ATANAEL:

               Pues ¿cómo escapar pudiste
               de aquel voraz elemento?

MOSQUETE:

               Tengo grande entendimiento
               para prevenir un chiste.
Dentro

UNOS:

               ¡No se escapen por abajo,
               ocupad esas florestas!

ATANAEL:

               ¿Qué voces serán aquéstas?

UNOS:

               ¡Cuidado con el atajo!

ATANAEL:

               Estos, sin duda soldados
               son del cristiano que vienen
               a ver si vengarse pueden
               por ellos y los quemados.

TARIFE:

               Valor nos infunde Marte
               para resistirnos fuertes.

MECOT:

               Hoy he de hacer dos mil muertes,
               si Alá está de mi parte.

ATANAEL:

               A prevenir nuestra gente
               vamos al punto, que creo
               será menester, pues veo,
               si mi corazón no miente,
               un valeroso escuadrón.


Pág. 049 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


TARIFE:

               Tan buena ocasión no pierdo.

MOSQUETE:

               (Lanzada de moro izquierdo (-Aparte-)
               te atraviese el corazón.

MECOT:

               ¿Y este pícaro insensato
               dejamos con vida aquí?

ATANAEL:

               Déjalo, que importa así.

MECOT:

               Pues démosle de barato.
Danle

MOSQUETE:

               ¡Ay mi cabeza rompida!
               ¡Que me matan, mi señor!

ATANAEL:

               ¿Quién te puede dar favor?
Salen el PRÍNCIPE y el CONDE,
con espadas desnudas

CONDE:

               Yo, y te quitaré la vida.

PRÍNCIPE:

               ¡Oh traidora, vil canalla!
               ¿Con fuego queréis vengaros?
               Ea, conde, que ya es tiempo,
               venguemos estos agravios.


Pág. 050 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


Acométense a cuchilladas
cristianos y moros
CONDE:

               Hoy seréis, cobardes moros,
               de mi fuerte espada el blanco.

PRÍNCIPE:

               ¡Bravamente se resisten!

MOSQUETE:

               Pues ríndanse los borrachos
               o si no, los mato al punto.

ATANAEL:

               Valientes son los cristianos.

TARIFE:

               Ya me canso en resistirme.

MECOT:

               De resistirme me canso.

MOSQUETE:

               Con aquesta zambullida
               si no se me huyen los mato.

ATANAEL:

               No falte el valor, amigos.

MOSQUETE:

               ¡Vive Dios que llevan jacos!

TARIFE y MECOT:

               No podemos resistirnos.

ATANAEL:

               Pues huyamos.

LOS DOS:

               Pues huyamos.
Vanse los moros

MOSQUETE:

               Esto sí que va de veras.
               ¡Por Dios! Huyen como galgos.
               ¡Qué sangrienta está mi espada!
               Yo les haré con los diablos
               que se acuerden de Mosquete
               más de cuatrocientos años.


Pág. 051 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               ¿Qué es aquesto, conde amigo?
               ¿Ya nos han dejado el campo?

CONDE:

               ¿A quién faltará valor
               animándose al sagrado
               del lado de vuesa alteza
               para coronar con lauros
               las repetidas victorias
               de nuestros antepasados?

PRÍNCIPE:

               Con vuestra ayuda, a mi ver,
               ni el más cobarde soldado
               tiene que temer ruína
               si le ampara vuestro lado.
               De vuestro valor confío
               que antes de tiempo muy largo
               sujetaréis la cerviz
               de este bárbaro tirano;
               id a recoger la gente
               que está esparcida en el campo,
               y dad órdenes que importen
               como sabéis. Yo me parto
               a dar la nueva a mi padre
               del suceso ya pasado
               y dar el treudo debido
               a la quietud y al descanso.

CONDE:

               A vuestra alteza dé el cielo
               de vida tan largos años
               como deseo, y al punto
               cumpliré, con el cuidado
               debido, en todo aquello
               que me dejáis ordenado.

PRÍNCIPE:

               Así lo fío y lo creo.
               Adiós.

Vase el PRÍNCIPE


Pág. 052 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Adiós, luego parto.
               Vamos, Mosquete. ¡Ay de mí!
               Que Leonor, si no me engaño,
               intrépida y arrojada
               salió varonil al campo
               por sólo satisfacerme
               los recelosos airavios
               que le ocasione, celoso
               del grande amor obligado
               que le tengo, sin que otra
               ocasión me hubiese dado,
               que es su perfección divina,
               y por abreviar el paso,
               con el príncipe salí
               a la defensa, avisados
               de los que en cenizas yacen
               cadáveres sepultados
               del fuego que el enemigo
               aplicó--¡rigor extraño!--
               a los casares y albergues
               de los heridos soldados;
               y pues no pude esperarla
               ni ella seguir mis pasos,
               vamos, que entre mis suspiros
               la podrá topar mi llanto.


Pág. 053 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Y también Laura con ella
               debió salir; vamos, vamos.
               Mas oye, señor, advierte
               que si a cazarlas andamos
               por ser conejas, será
               menester algún azado.

CONDE:

               ¿Por qué lo dices, Mosquete?

MOSQUETE:

               Porque esta noche he soñado
               que un morisco cazador
               les echó el hurón alzado,
               y si esto es verdad, sin duda
               que las dos han renegado.

CONDE:

               Deja chanzas, que yo estoy
               de sus desdichas temblando.
Salen LEONOR y LAURA
de camino con espadas

LEONOR:

               ¡Válgame el cielo y qué fin
               a mis desdichas has dado!
               ¿Quién me trajo tanto mal?
               Conde, causa de mis daños,
               dime si ya estás contento.

CONDE:

               ¿Qué estoy oyendo y mirando?
               ¿Es ésta alguna ilusión?
               ¿Estoy durmiendo o velando?
               ¿Es Leonor la que se queja?


Pág. 054 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               La misma.

CONDE:

               El alma me ha dado
               sospechas que estás herida.
               ¿Eres Leonor?

LEONOR:

               Soy, ingrato,
               una mujer desdichada,
               a quien, por quererte tanto,
               hoy han quitado la vida.

CONDE:

               ¿Qué dices? Estoy turbado.
               ¿Cómo quedo yo con vida?
               Tenla, Mosquete, en los brazos
               mientras voy tras el traidor.

LEONOR:

               ¡A buena ocasión!

CONDE:

               Pues ¿cuándo
               con más razón? ¿Qué locura
               con pecho desesperado
               te llevó a morir, mi bien?
               ¿Cuál fue el bárbaro tirano
               que quitó a la tierra el sol,
               escureciendo los rayos
               con que esos divinos ojos
               le estuvieron alumbrando;
               ¡Oh quién te hubiera creído!
               que el dejarte fue pensando
               que no habías de atreverte
               a salir conmigo al campo,
               que si imaginara yo
               que amor te obligara tanto,
               antes perdiera mil vidas
               que dejarte de mi lado,
               antes sufriera mis celos,
               con ser el mayor cuidado
               que el cielo ha dado a los hombres
               y mayor cuanto más sabios.
               Aquí se acabó mi vida
               y aquí también se acabaron
               mis esperanzas, que al fin
               cayeron hechas pedazos.
               He de perder el sentido
               si no vengo tus agravios.


Pág. 055 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Espera, espera, mi bien,
               no me dejes en el lazo
               de mis mortales congojas;
               mi vida se va acabando.

CONDE:

               Antes el vital aliento
               me falte que, desdichado,
               vea empañar esos soles,
               llore mi desdicha en tanto.

MOSQUETE:

               Y tú, Laura, ¿estás herida?
               ¿Hate alguno maltratado
               de los moros?

LAURA:

               También tengo
               mi poquito de trabajo.

MOSQUETE:

               ¡Ay, desdichado de mi!
               Pues ¿qué venías buscando?
               ¿Por dónde tienes la herida?
               Dime, Laura.

LAURA:

               Por abajo.

MOSQUETE:

               Si tiene la herida cura
               yo voy por un cirujano.

LAURA:

               No vayas, no.


Pág. 056 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Pues no voy,
               que si te mueres acaso
               estoy de pesares lleno;
               mas ya se me va pasando.

LEONOR:

               ¿Conde?

CONDE:

               ¿Leonor, mi bien?

LEONOR:

               ¡Ay de mí!

CONDE:

               Yo voy volando
               a buscar algún remedio,
               que mi amor presume hallarlo,
               para dar vida a los dos.

LEONOR:

               Detente, reporta el paso,
               ya no es menester remedio,
               que cuanto dije es engaño
               para conocer tu amor.

CONDE:

               ¿Engaño?

LEONOR:

               ¿Qué estás dudando?
               No estoy herida ni soy
               tan necia; que me he guardado
               de los peligros muy bien.

MOSQUETE:

               ¿Hay embuste más extraño?

CONDE:

               Temblando estoy, ¡vive Dios!

MOSQUETE:

               Pienso que han resucitado,
               porque todas las mujeres
               tienen astucia de gatos.
               Pues yo me acuerdo haber visto
               agora cuatro o diez años,
               con una herida de a geme
               a una mujer de los diablos,
               y no hacía caso de ella
               aunque se iba desangrando.


Pág. 057 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Pues ¿pensabas tú que había
               de ponerme a los flechazos
               de un turco por tus celos
               ni por mi amor? ¡Malos años!
               Pero di, si me querías,
               como agora te has mostrado,
               y si sabes que mi pecho
               es incontrastable mármol,
               ¿cómo permitiste, necio,
               que contigo fuera al campo?

CONDE:

               ¡Ay, Leonor, hermoso dueño!
               Mi corazón abrasado
               se sabe fraguar sospechas
               de celosos agasajos.
               Nunca hay celos sin amor.

LEONOR:

               Y si los hay, son villanos.

CONDE:

               Mis celos nacen de amor
               que es divino y soberano,
               como lo publica el alma
               con este amoroso abrazo.

LEONOR:

               Quita allá, que las mujeres
               sufren desprecios amando,
               y siendo amadas se vengan
               de los pasados agravios.
               No me quisiste en salud,
               pues me dejaste en el campo
               para blanco de los turcos,
               y cuando me estoy quejando
               de que me muero, me dices
               requiebros enamorados.
               ¿Qué tenemos las mujeres
               que muertas os agradamos?
               ¿Cuál hombre no llora entonces?


Pág. 058 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Esto corre muy de llano,
               que es más linda la mujer
               que no vive más de un año.

CONDE:

               ¿Qué es esto, bella Leonor?
               El aliento me has quitado
               segunda vez con desprecios.

LEONOR:

               Merecido es este pago
               a quien me llora difunta
               cuando viva me ha dejado
               en peligros de perderme.

MOSQUETE:

               Dice bien, y es caso extraño,
               después de muchas pendencias,
               ver un viudo muy barbado
               llorar por una mujer,
               y con los ojos muy bajos
               decir, "¡Ay de mí, mezquino,
               qué presto se me ha acabado
               el consuelo de esta vida!
               Hijos míos, ¡qué temprano
               se os ha puesto el sol! ¡Ay Dios!"
               Y sabido bien el caso,
               era una mujer a quien
               por horas mataba a palos.

LAURA:

               Así hicieras tú, bribón,
               si a mí me hubiera enterrado
               la chusma morisca--¡ay!--creo
               que aun no hicieras tanto
               como llorar por saber
               que quedaba agonizando.


Pág. 059 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


MOSQUETE:

               No llorara, Laura mía;
               pero te dijera un salmo
               con requies y con profundis,
               que te llevara volando
               adonde los taberneros
               van a pagar sus milagros.

LAURA:

               Por vida mía que tienes
               habilidades del diablo;
               no fïara en ti, Mosquete,
               ni en tus promesas un clavo.
               ¡Por vida de mis cabellos!

MOSQUETE:

               No tienes por qué jurarlo,
               que no son esos cabellos
               ..................... [ -a-o]
               tuyos, Laura.

LAURA:

               Sí, son míos.

MOSQUETE:

               No son tuyos, es engaño;
               porque yo sé por muy cierto
               que esos cabellos rizados
               son de la mujer del baile
               que murió hace cien años.

LAURA:

               ¡Mal haya quien no te quita
               las narices a bocados!

CONDE:

               Vamos, Leonor hermosa,
               nueva Palas, que al asalto
               primero que diste al pecho
               más varonil y esforzado
               le venciste. Vamos luego,
               que si en pláticas estamos,
               el campo queda sin orden
               y sin guía los soldados.
               No hay de qué tengas temor.


Pág. 060 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               No le tengo ya a tu lado;
               gocemos de los despojos
               que dejaron en el campo;
               tú de los que en él venciste
               y yo de los que has dejado
               cuando te das por vencido.

CONDE:

               Ser vencido de tus manos
               tengo por mayor victoria
               que las que tuvo Alejandro.

MOSQUETE:

               Vamos todos, que en pillar
               no me ha de ganar el dlablo.
Vanse.
Salen EUROSIA, ARCISCLO,
CORNELIO y BODOQUE,
de camino

CORNELIO:

               Aquí, hermana, en esta alfombra
               de hierba y flores te asienta.

EUROSIA:

               No pienso quedar contenta
               hasta que la fresca sombra
               de los montes aquitanos
               me dé el contento y ventura,
               gozando de su frescura
               con los humildes cristianos.

ARCISCLO:

               El coche parad, Lorente,
               en esas verdes florestas.

EUROSIA:

               ¿Qué avecillas son aquestas
               que cantan tan dulcemente?


Pág. 061 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CORNELIO:

               Aquél es el ruiseñor,
               que, con música suave,
               a su consorte le sabe
               referir su tierno amor.
               Aquella vid abrazada
               en el álamo frondoso
               pinta un bosquejo glorioso
               de insensible enamorada.
               Aquella copiosa fuente,
               obligada de su amor,
               se despeña con rigor
               por ser su Narciso ausente.

ARCISCLO:

               Todo lo crió el Señor
               en el eterno paraíso
               con tal perfección, que quiso
               enseñarnos con primor.
               Contempla aquella avecilla
               que, en gorjeos concertados,
               siendo vida de los prados,
               compone dulce capilla.
               Aquel arroyuelo amante
               que se despeña furioso,
               de tu vista muy glorioso,
               te baila el agua delante.
               Por darte entretenimiento
               hacen todos maravillas,
               fuentes, flores, avecillas,
               sin tener entendimiento.


Pág. 062 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


EUROSIA:

               ¡Ay de mí! ¿Cómo resiste
               mi corazón tanto halago?

ARCISCLO:

               En jamás me satisfago
               si estás cansada o estás triste.

CORNELIO:

               En esta margen frondosa
               de este bruñido arroyuelo,
               que corre para ser hielo,
               galán fino de la rosa,
               te sienta.

EUROSIA:

               Nada divierte
               mis penas; todo me cansa.
               El agua que corre mansa
               va murmurando mi muerte.
               Aquel pájaro jilguero,
               que gorjerillos levanta,
               es algún cisne que canta
               por mí, porque cisne muero.
               ¡Ay de mí!

ARCISCLO:

               ¿Por qué suspira
               vuesa alteza?

EUROSIA:

               No lo sé.
               Triste voy porque dejé
               a mi hermana Draomira.

CORNELIO:

               Pues Draomira, ¿no es, hermana,
               aquella gentil aleve
               la que a matarte se atreve?

EUROSIA:

               Sí; mas es por ser cristiana.

CORNELIO:

               Luego, ¿deseas morir?

EUROSIA:

               Por la fe de Cristo, hermano,
               perder la vida un cristiano,
               ¿no es morir para vivir?


Pág. 063 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CORNELIO:

               Claro está.

BODOQUE:

               Ella desea
               ser ahorcada; pues a fe
               que no la siga si sé
               que por las horcas pasea.

EUROSIA:

               Dejadme, que no reposo.

ARCISCLO:

               Pues, senora, ¿en este día
               tienes tal melancolía
               cuando te espera tu esposo?

EUROSIA:

               Aun por eso es mi dolor,
               que temo que no me adora.

ARCISCLO:

               ¿De qué lo sacas, señora?

EUROSIA:

               Solamente del temor
               que le tengo; mas un rato
               me quisiera ahí apartar,
               que quiero comunicar
               con su pintura o retrato.

CORNELIO:

               ¡Oh, gracias a Dios del cielo
               que muestras algún cariño!

BODOQUE:

               Ya parece que el dios niño
               la ha puesto en algún desvelo.

EUROSIA:

               Descansad un poco en tanto
               que yo cumplo mi deseo.

CORNELIO:

               Aún dudo lo que veo;
               ¡guíenos el cielo santo!


Pág. 064 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


Apártase EUROSIA y saca
un retrato de un crucifijo
y otro de la virgen
ARCISCLO:

               De esta mujer me temí,
               según tan triste venía,
               que jamás se lograría
               nuestro intento, y presumí
               de su virtud que, con celo
               de ser mártir, deseaba
               quedar en Bohemia y daba
               una rica joya al cielo.

CORNELIO:

               Agora ya no hay dudar
               que determina casarse.

BODOQUE:

               Eso no puede dudarse
               de cuantas saben hablar.

CORNELIO:

               Ya todo el mundo atesora
               norabuenas para mí.
               Sentémonos por aquí
               para ver cómo enamora.


Pág. 065 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


Siéntanse y EUROSIA
se pone de rodillas
EUROSIA:

               Dulce Señor, enamorado mío,
               ¿adónde vais con esa cruz pesada?
               Volved el rostro a una alma lastimada
               de que os pusiese tal su desvarío.
               De sangre y llanto entre los dos un río
               formemos hoy; y si a la vuestra agrada,
               partamos el dolor, y la jornada,
               que de morir por Vos, en Vos confío.
               ¡Ay, divino Señor del alma mía!
               No permitáis que otro nuevo esposo
               me reconozca suya en este día.
               Bajad de vuestros cielos amoroso,
               y si merece quien con vos porfía,
               dadme estos brazos, soberano Esposo.

CORNELIO:

               De rodillas está puesta:
               gran fuerza tiene su amor.

ARCISCLO:

               Idólatra es en rigor
               en acciones como aquésta.

CORNELIO:

               De su cristiandad no puedo
               presumir error tan grave.

ARCISCLO:

               Ni yo imagino que cabe
               en su virtud tal denuedo.

BODOQUE:

               Mi señora, aunque parece
               que tiernamente suspira
               por su esposo, si se mira
               siempre se queda en sus trece.


Pág. 066 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CORNELIO:

               Llama, Bodoque, a mi hermana
               que parece tarde.

ARCISCLO:

               Espera;
               quien habla de esa manera
               será en cosa soberana.

EUROSIA:

               Virgen, paloma cándida que al suelo
               trajo la verde paz, arco divino,
               pues en los tres colores a dar vino
               fe del concierto entre la tierra y cielo,
               dadme remedio, pues sabéis mi celo.
               No case con Fortunio, que imagino
               que más dichosa soy, si más me inclino
               a conservarme pura en blanco velo.
               No me dejéis, cristífera María,
               favoreced mi intento puro y santo
               hasta que llegue de mi muerte el día.
               Mi pureza guardad, pues podéis tanto,
               si mereciere la esperanza mía
               que del sol que pisáis pase mi llanto.
Queda como arrobada con
los retratos en las manos

CORNELIO:

               Con la virgen advertí
               que hablaba mi hermana ahora;
               aquel retrato que adora
               no será el que presumí.


Pág. 067 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Aun por eso, con recato
               hace aquestas maravillas,
               y cuando está de rodillas
               de Cristo será el retrato.

BODOQUE:

               De estarse sola hace alarde
               aunque nunca haya almorzado,
               y para andar a poblado
               se va haciendo un poco tarde.

CORNELIO:

               Llámala, Bodoque amigo.

BODOQUE:

               Voy volando. Mi señora,
               mire que se acerca la hora
               de marchar. ¿Está conmigo?
               ¿No responde? ¡Voto a tal!
               Algún accidente fuerte,
               ......................
               que no hablando, grande mal.
Levántanse

CORNELIO:

               ¿Qué dices? ¡Hermana mía!
               ¿Tú desmayada? ¿Qué pena
               te ha quitado, estando buena,
               su valor en este día?

ARCISCLO:

               Sin duda está arrebatada
               en éxtasis con su Dios,
               que en las manos tiene dos
               retratos con quien hablaba.


Pág. 068 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CORNELIO:

               ¡Qué santidad singular!
               Mas no sé qué tengo en mí
               que hasta que haya vuelto en sí
               no puedo estar sin pesar.
               ¿Cuándo del sol brillarán
               luz y rayos refulgentes?

BODOQUE:

               Estos que vemos presentes
               en su vida volverán.

CORNELIO:

               ¿Por qué?

BODOQUE:

               Porque es cosa cierta,
               sin que nadie lo repare,
               que la mujer que no hablare
               la podéis tener por muerta.

CORNELIO:

               Ya vuelve.

BODOQUE:

               Es frenesí,
               y en esto estás poco atento;
               mas quiero decirte un cuento
               de esto de volver en sí.
               Con su sacristán el cura
               se salió al monte a cazar,
               que el no estar en su lugar
               en algunos curas dura.

CORNELIO:

               Calla, Bodoque, que irritas
               con tu necedad al mundo.
               ¡Qué caso tan sin segundo,
               Parca ingrata, solicitas!

ARCISCLO:

               La desdicha me desmaya
               de tan extraño suceso.


Pág. 069 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


BODOQUE:

               (Y yo prosigo con eso. (-Aparte-)
               Vaya pues de cuento, vaya;
               que empezarle para mí
               es gran pena no acabarle;
               a mí mismo he de contarle,
               soliloquiándome así.
               Acompañólos un cojo
               a caballo en su jumento,
               y éste será en mi cuento
               el que para blanco escojo.
               Llegaron con atención
               al monte, pero en su entrada
               al cojo, el alma turbada,
               le dió mal de corazón;
               quedóse el cura turbado,
               y el sacristán quiso irse;
               mas el cura, sin partirse,
               se quedó todo cortado.
               Dijo el cura aquesto viendo,
               "En sí luego volverá."
               Dijo el sacristán, "No hará,
               que suena lejos su estruendo."
               Con esta grande locura,
               sobre este caso apostó
               con que el sacristán llegó
               a apostárselas al cura.
               Dejaron al desdichado
               en el monte con su mal,
               que después de rato tal
               fue de su achaque dejado;
               subió en su jumento allí,
               y al verlo los apostantes,
               el sacristán dijo antes,
               "Mirelo, no volvió en sí."
               "Es engaño, pues se ve
               tu contrario claramente,"
               dijo el cura. "Usted miente,
               ¿no ve que no viene a pie?,"
               dijo el el sacristán;
               y así gano yo con fundamento;
               que quien vuelve en su jumento,
               ¿cómo ha de volver en sí?)


Pág. 070 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CORNELIO:

               Ya parece que el desmayo
               muy pocó a poco la deja.

EUROSIA:

               ¡Dulce Jesús, dueño mío!
               ¿Cómo tan presto te alejas
               de mi presencia? ¡Ay de mí!

CORNELIO:

               ¡Eurosia hermana, dulce prenda!

EUROSIA:

               ¿Qué quieres, Cornelio hermano?

CORNELIO:

               Presumí que tu belleza
               cubierta de un parasismo
               aquí se desvaneciera.
               Esos retratos, Eurosia,
               que dentro tu pecho encierras
               son causa, si bien adviertes,
               de tus amorosas penas.

EUROSIA:

               Causar penas nunca pueden,
               antes bien, siempre me alegran,
               porque el uno es de mi Esposo,
               del corazón dulce prenda,
               y el otro de una Señora
               que, con sobradas finezas,
               me estima sin merecerlo.


Pág. 071 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Ya vimos, sobrina bella,
               que son de Cristo y su Madre
               los dos retratos que llevas;
               a Cristo llamas tu esposo,
               con que entendidas las nemas
               de tu cariñoso afecto,
               saco aquí por consecuencia
               que de casarte no gustas,
               y si vienes es por fuerza
               de mi larga persuasión
               y de la noble obediencia
               de tus padres; mas si miras,
               ilustre y noble princesa,
               que la ley de Cristo ensalzas
               coronando tu cabeza
               con el sagrado laurel
               de Aragón, con que se espera
               que has de ser Atlante firme
               de la militante iglesia,
               asombro de los herejes
               y de aquella ley perversa
               de Mahoma gran contrario.

EUROSIA:

               ¿No podré sin ser yo reina
               triunfar de sus acciones?

ARCISCLO:

               No será fácil que puedas
               ensalzar tu nombre tanto
               que te conozca la tierra
               defensora de la fe
               si la voluntad no apruebas
               de casar con don Fortunio.

EUROSIA:

               La virginidad es prenda
               que Dios tiene en mucha estima.


Pág. 072 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Es verdad; mas cosa es cierta
               que también estima Dios
               las que honestamente intentan
               llegar al sacro himeneo,
               y es proposición tan cierta,
               que confirman su verdad
               las mismas sagradas letras.
               Quiso Dios en el Paraíso
               con milagrosa manera
               conservar a Elías virgen,
               cuya castidad excelsa
               merece ser colocada
               sobre todas las estrellas.
               Mas también favoreció
               con igual correspondencia
               al profeta Enoc, casado,
               y de la misma manera
               si al Tabor subió a Elías
               a enseñarle sus grandezas,
               bien creo que por ser virgen
               mereció que allá subiera.
               Pero Moisés también,
               que fue casado en la tierra,
               subió con Cristo al Tabor;
               para que, sobrina, entiendas
               que también estima Dios
               con su voluntad inmensa
               al que, casado, le sirve,
               como al que, virgen, le ruega.
               El sagrado matrimonio,
               con singular agudeza,
               le llamó el apóstol grande
               sacramento de la iglesia.
               Muchas matronas ilustres
               dan de estas verdades pruebas,
               y la misma Virgen fue,
               aunque virgen tan perfecta,
               casada con San José.


Pág. 073 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


EUROSIA:

               Aseguró su pureza
               con voto de castidad.

ARCISCLO:

               No se niega a vuesa alteza
               que pueda ofrecer a Dios
               su virginidad; y advierta
               que si la tiene ofrecida
               a su Majestad inmensa,
               puede cumplir virtuosa,
               aunque case, su promesa.

CORNELIO:

               Hermana mía, ya es tarde
               y la lámpara febea
               quiere extinguir su luz pura
               en las olas, donde alberga
               sus rayos en cada noche,
               sepulcro de su madeja.
               Vamos alargando, el paso,
               que muy poco tiempo queda
               para llegar a poblado.

EUROSIA:

               Vamos, pues.

BODOQUE:

               Vamos apriesa,
               porque si mucho tardamos,
               nos quedaremos sin cena.

EUROSIA:

               ¡Cielo divino, ayudadme!

ARCISCLO:

               De Dios nos guíe la diestra.

CORNELIO:

               Él te dé, si acaso importa,
               lo que más mi amor desea.

Vanse.


Pág. 074 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


Salen el PRÍNCIPE y el CONDE
PRÍNCIPE:

               Por eso del alma sale,
               Conde, a la lengua el amor.

CONDE:

               No hay pena, invicto señor,
               que con la de amor se iguale.

PRÍNCIPE:

               El retrato tengo aquí
               de la que ha de ser mi esposa;
               atended si es cosa hermosa
               por quien el alma rendí.

CONDE:

               ¡Hermosa dama!

PRÍNCIPE:

               Yo pienso
               que estudió naturaleza
               la estampa de su belleza,
               no por instrumento inmenso
               de aquel poder soberano,
               mas hablando a nuestro modo,
               porque parece que en todo
               puso cuidado su mano.

CONDE:

               Vuestra alteza se rindió
               justamente a la más bella,
               ilustre y noble doncella
               que en el mundo se crió.


Pág. 075 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               Mis potencias y sentidos,
               justos fueron sus despojos,
               que antes de verla mis ojos
               la aprobaron mis oídos.
               Con su virtud asegura
               mi elección en puridad,
               pues quiere su santidad
               competir con su hermosura,
               y son las dos tan iguales,
               que en la perfección que vieron,
               su nombre a Eurosia pusieron
               los pinceles celestiales.
               Ya creo que no están lejos,
               que ayer vino embajador
               de este sol que en su esplendor
               me dan vida sus reflejos,
               y dice que llegará
               con brevedad a esta tierra;
               mas--¡ay, Conde!--que la guerra
               me presumo estorbará
               el salirla a recibir
               a la entrada de Aragón.


Pág. 076 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               A mi cargo la ocasión
               para que podamos ir.
               A Leonor dejé perdida,
               qué, intrépida y arrojada,
               por el campo hizo entrada
               sin prevenir la salida;
               y aunque el bárbaro enemigo
               hizo fuga en la ocasión,
               pudo disponer traición
               por llevársela consigo;
               y si tan nobles despojos
               se me llevan, claro está
               que mi corazón saldrá
               derretido por los ojos;
               mas la cruz de aquesta espada
               saldrá siempre vencedora,
               y el joyel que mi alma adora
               he de cobrar, aunque armada
               esté la morisma junta
               a pesar de su traición,
               o mi ardiente corazón
               ha de abrir aquesta punta.


Pág. 077 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               No es cierto, no, a mi ver
               que salga al campo Leonor,
               que aunque tiene gran valor
               en efecto es de mujer.

CONDE:

               Fía en las veloces alas
               de un bruto que con razón
               él es hijo de Aquilón
               y ella de la diosa Palas.

PRÍNCIPE:

               Sin duda se habrá escapado
               si su valor conjeturas.

CONDE:

               De mayores apreturas
               otras veces se ha librado.
               Lo que más mi pena aumenta
               es que Mosquete quedó
               en su guarda, y se alejó
               con presunción avarienta
               de recoger los despojos
               por el campo divertido,
               y dejó puesto en olvido
               lo que llorarán mis ojos.
               Dice que de lejos vio
               dos moros, y del temor,
               olvidado de Leonor,
               cobarde se retiró.


Pág. 078 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               No es en vano tu temor;
               pero fío sin recelo
               que la habrá librado el cielo
               de aquel bárbaro furor.
               Pero ¿dónde anda agora
               Mosquete, vuestro crïado?

CONDE:

               En busca, señor, le he enviado
               de la que mi alma adora,
               advirttendo que, si acaso
               Leonor está perdida,
               he de quitarle la vida.
               Mas ¡ay de mí, fiero caso
               fuera verla entre tiranos!
               No había de haber rigor
               que estorbase mi furor
               hasta volverla a mis manos.

PRÍNCIPE:

               Sin duda por verse ausente
               de vos, con sagacidad
               se retiró a la ciudad,
               que es entendida y prudente;
               mas, si acaso por desdicha
               otra cosa pudo ser,
               yo os ofrezco mi poder
               hasta conseguir la dicha
               de volverla a vuestros brazos,
               y os promete mi afición
               daros casta posesión
               con indisolubles lazos.


Pág. 079 de 118
La joya de las montañas Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               A prevenir nuestra gente
               importa, señor, que vamos,
               porque temo si tardamos,
               algún penoso incidente.
               A recibir lo primero
               iremos a vuestra esposa,
               que, a pesar de la mañosa
               traición del cancerbero,
               no ha de parar mi valor
               hasta poner con despecho
               .................. [ -echo]
               y en mis brazos a Leonor.

PRÍNCIPE:

               En vuestro valor confío,
               conde amigo, y es razón,
               que con vuestro corazón
               siempre va seguro el mío.
               Vamos, y sin más tardar,
               de la gente más lucida
               que tenéis más conocida
               podéis un tercio alistar.

CONDE:

               Si llevamos, a mi ver,
               con sus lucidos arneses
               un tercio de montañeses,
               nada queda que temer.

Vanse
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


Escena III
Pág. 080 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Sale MOSQUETE
MOSQUETE:

               No hay hombre más desdichado
               que Mosquete en este día,
               pues, por gran desdicha mía,
               mi señor, muy enojado,
               me pone en mosquetería.
               Porque a Leonor perdí
               me castiga de este modo,
               no considerando en sí
               que también me toca a mí
               por perder a Laura y todo.
               ¡Oh, quién las pudiera hallar
               por aquí en algún rincón!
               Mas no las podré topar
               porque no sabré rezar
               el responso a San Antón.
               A Francia me iré a vivir,
               y sabrá Aragón y Bearne,
               que me quise despedir
               por no quererle servir
               siempre de su guardacarne.
               El buscar, cielos divinos,
               me va doblando mis males,
               pues me llevan mis destinos
               de noche por los caminos,
               de día por los jarales.


Pág. 081 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Mucha hambre y poca ropa
               me traen por este cerro,
               mas si el bárbaro me topa,
               yo temo que en vez de sopa
               no me falte pan de perro.
               Desde aquí qulero llamar,
               aunque me acosa el temor.
En voz alta
               ¡Laura, señora Leonor!
               Por medio de aquel pinar
               se siente ruido y rumor.
Dentro

MOROS:

               No dejéis en la montaña
               persona que a Cristo siga.

MOSQUETE:

               Aquésta es gente enemiga.
               ¿Hay desdicha más extraña?
               ¿Adónde podré esconderme
               de este riguroso trance,
               que el fiero moro no alcance
               en todo este monte a verme?


Pág. 082 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Salen ATANAEL, TARIFE y MECOT
ATANAEL:

               ¡Que sea tan arrogante
               este cristiano atrevido!
               Por Alá que estoy corrido.

TARIFE:

               ¡Por vida de mi turbante
               que es muy valiente cristiano!

ATANAEL:

               ¡Que se huyera así la gente
               por un cristiano insolente!

TARIFE:

               Todo fuera muy en vano,
               porque su valor se encumbra
               tanto, que con fuerza y maña
               ha de sujetar a España
               y aun a cuanto el sol alumbra.

ATANAEL:

               Detén, Tarife, la lengua;
               ese hombre no me alabes,
               que en mi competencia sabes
               que alabar a nadie es mengua;
               y aunque huí con sutileza
               de su espada el gran furor,
               no fue falta de valor,
               si fue sobra de destreza.
               De Huesca soy ya señor
               y del rey ya capitán,
               y cuanto blasón me dan
               es poco con mi valor.
               Cuanto el Tajo y Duero baña
               con estruendo belicoso
               amedrenté valeroso
               en mis principios a España.
               Abén Lop, mi rey, espera
               acabar de conquistar
               esta montaña, a pesar
               de la cristiana bandera;
               pues dóblense nuestras lunas
               en las arrogantes astas.


Pág. 083 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MECOT:

               Con esto, señor, contrastas
               tú solo a tantas fortunas.
               Por esta parte que sigo
               se suena rumor de gente.

MOSQUETE:

               Estoy muerto de repente
               si encuentran éstos conmigo.

MECOT:

               ¿Quién va allá? ¿No me responde?

MOSQUETE:

               Si no va nadie, ¿quién quiere
               que le responda?

MECOT:

               El que fuere,
               quien de cobarde se esconde.

MOSQUETE:

               Yo no soy nadie aunque hablo.

MECOT:

               Di presto quién eres.

MOSQUETE:

               ¡Ay!
               El alma de Garibay,
               que ni es de Dios ni del diablo!

TARIFE:

               Aquéste, si no me engaño,
               es el mismo que escapó
               del incendio y se burló
               de nosotros por su daño.

MECOT:

               Pues Alá nos le ha traído
               para que tome venganza
               del agravio; sin tardanza
               morirás.

MOSQUETE:

               Ya estoy perdido.

ATANAEL:

               No le quites aún la vida
               hasta saber dónde va,
               que algún secreto tendrá
               tan impensada venida.
               ¿Quién eres y adónde vas?


Pág. 084 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               No sabré decir quién soy,
               ni menos adónde voy,
               si no me prometes más.

ATANAEL:

               Ya tienes sobrada suerte,
               que si dices la verdad
               te daré yo libertad,
               y si no, te daré muerte.

MOSQUETE:

               Pues, señor, con esa instancia
               si no me matan, diré,
               entre muchas cosas...

ATANAEL:

               ¿Qué?

MOSQUETE:

               Un secreto de importancia.

ATANAEL:

               Pues di, que yo te aseguro
               de premiarte si es así.

MOSQUETE:

               La verdad diré.

ATANAEL:

               Pues di.

MECOT:

               Si lo juras.

MOSQUETE:

               Lo rejuro.
               Don Fortunio, mi señor,
               se quiere casar mañana
               con una reina bohemiana,
               y mi amo con Leonor.

ATANAEL:

               ¿Qué dices? ¿Esto es posible?
               ¿Mañana luego ha de ser?


Pág. 085 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Yo no me pongo en saber
               el cuándo, porque es terrible
               mi amo el conde, y yo sé
               que nunca me dice un cuándo
               porque sabe que cantando
               todo lo que sé diré.
               Pues es cierto que mañana,
               veinte días más o menos,
               tendremos seis días buenos
               en una u otra semana.
 

ATANAEL:

               Rabia ya mi corazón.
               ¡Pesie la Fortuna adversa
               que tendremos más contrarios!

TARIFE:

               ¿Cuándo vino esa princesa?

MOSQUETE:

               Señor, no vino, y si vino,
               será cosa muy de verla,
               porque dicen que es aguada
               y jamás entró en taberna;
               cósa cierto singular
               poco usada en esta tierra,
               que la taberna es de aguados,
               pues que todos los que ahí entran
               se aguan mucho, y hasta el vino
               de puro aguado revienta.

TARIFE:

               Dinos claro si ha venido,
               si no quieres que con esta
               daga te dé dos mil muertes.


Pág. 086 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               ¡Qué barata fue la feria!
               ¿Dónde las compró, señor?
               Guárdelas usted y crea
               que las habrá menester
               cuando tenga alguna suegra;
               no me dé ninguna a mí,
               que bien diré lo que sepa,
               porque nunca sé callar
               cosa que secreto tenga.
               Ya dispone mi señor
               la jornada con su alteza
               y saldrán a recibirle,
               porque saben que está cerca.

ATANAEL:

               Hoy he de vengarme, amigos,
               de las injurias y ofensas
               que del cristiano atrevido
               en las campañas postreras
               recibimos; y en verdad
               que estoy tan corrido de ellas,
               viendo que tan poca gente
               atrevidamente pueda
               causar fuga a mis soldados,
               que se enmudece la lengua
               al pronunciar que acobardan
               nuestras azules banderas
               sus cruzados estandartes.
               Salga, pues, a la defensa
               de tantas glorias perdidas
               el valor que el pecho encierra.
               Hoy hemos de cautivar
               la princesa de Bohemia,
               y al príncipe don Fortunio
               quitar la dicha que espera.


Pág. 087 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MECOT:

               A prevenir vuestra gente
               vamos, Tarife, y entiendan
               que somos Atlantes firmes
               de las africanas fuerzas.

TARIFE:

               Señor, nuestros escuadrones
               harán las lunas sangrientas
               de la sangre de cristianos,
               aunque la Fortuna adversa,
               enemiga, nos ultraje.

ATANAEL:

               No nos niegue el gran profeta
               su favor, que con su ayuda
               se asegura nuestra empresa.
               Toquen las cajas, levanten
               lags lunas a las estrellas,
               que aunque sean medias lunas
               han de llegar a ser llenas,
               que aun el sol no está seguro
               con la creciente que llevan.
Vanse los moros

MOSQUETE:

               Ellos se olvidan de mí
               con la algazara que llevan.
               ¡Cuánto me valió el secreto!
               Yo apostaré que me dieran
               un millón por lo que dije.
               Las carnes todas me tiemblan
               de temor, y no sé cómo
               me escape por estas breñas,
               que temo vuelvan acá
               si por desdicha se acuerdan
               de las pendencias de marras
               y me rompan la cabeza;
               échome por estos riscos.
               Dios me la depare buena.

Vase.


Pág. 088 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Salen EUROSIA, ARCISCLO,
CORNELIO y BODOQUE
BODOQUE:

               Los caballos van perdidos
               de tanto vulgar tropiezo,
               pues andan sin herraduras
               descalzos, y a lo que veo,
               se habrán puesto a religión
               y tan mediados en eso,
               que con tantas cortesías
               como todos van haciendo,
               sobre tantas reverencias
               quedarán muy reverendos.

CORNELIO:

               ¡Qué peñascos tan altivos,
               qué fragosos Pirineos
               son éstos, que en altas cumbres
               remontados y soberbios
               sus altas cimas ocupan
               la media región del viento!

ARCISCLO:

               La Naturaleza quiso,
               dividir aquestos reinos
               con estos montes, Olimpos,
               cuyos encumbrados cerros
               son vergüenza de los Alpes.


Pág. 089 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


EUROSIA:

               Que estoy cansada confieso.

CORNELIO:

               ¡Qué mucho vengas cansada,
               hermana mía, si puedo
               asegurar que en mi vida
               con tanto desasosiego
               me vi, pasando en batallas
               las inquietudes que el tiempo
               aborrascado ocasiona
               con el militar estruendo!
               Ni probando al mar sus fuerzas
               que alguna vez en el centro
               del arrojado Neptuno
               y ninfático elemento,
               me vi en borrascosas luchas
               con tanta inquietud del viento,
               que apenas dejó recurso
               a la piedad del cielo;
               jamás me vi tan cansado
               ni derribado mi esfuerzo.
               como agora.

BODOQUE:

               Algún demonio
               nos lleva por estos puertos.

EUROSIA:

               Todo por amor de Dios
               bien admitirlo podemos,
               que el trabajo no es trabajo
               si con el divino celo
               que los amados de Dios
               le llevaron y ofrecieron
               le admitimos; que, sin duda,
               los trabajos y tormentos
               padecidos por mi Dios
               son escalas para el cielo.


Pág. 090 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Tu peregrina virtud
               nos da a todos gran consuelo.
               Esta tierra es ya de España,
               que las noticias que tengo
               me aseguran que estos montes
               son los altos Pirineos
               que en pirámides fragosas
               hacen murallas y cercos
               dividiendo a España y Francia
               con tan singular portento,
               que el cielo parece quiso
               plantar mojones soberbios
               que eternamente publiquen
               división de aquestos reinos.

EUROSIA:

               ¡Qué camino tan extráño
               debe ser éste! Sospecho,
               según imagina el alma,
               que vamos hacia el desierto.

CORNELIO:

               Alguna desdicha arguyo
               de ver que en algunos pueblos
               que acreditan estos montes
               de habitables, nunca vemos
               persona que les habite,
               ni topamos pasajero
               que pueda darnos de España
               testimonio verdadero.

BODOQUE:

               Yo pienso que vamos mal,
               y que no voy bien: es cierto
               que si mala cena anoche,
               peor es hoy el almuerzo.


Pág. 091 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


EUROSIA:

               ¡Qué alegría tiene el alma,
               pues acá dentro en el pecho
               me está brindando alborozos,
               después acá que los senos
               de tantas silvestres grutas
               con tan humildes aprecios
               me convidan cariciosos
               con sus humillados cetros!

ARCISCLO:

               ¿Esto te alegra, señora,
               cuando la corona y cetro
               de Aragón to entristecía
               según colegí otro tiempo?

EUROSIA:

               Tío y señor, no sin causa
               de estos montes hago aprecio,
               pues de su fragosa estancia
               colijo que son los yermos
               donde anacoretas santos
               sacrificaron al cielo
               sus vidas. (¡Cielo divino, (-Aparte-)
               amparad mis pensamientos!)

CORNELIO:

               El alma toda turbada
               me sobresalta en el pecho
               después acá que pasamos
               la fragosidad del puerto
               sin topar persona viva,
               con que claramente temo
               alguna desdicha enorme,
               pues estando a todo atento
               veo andar las avecillas
               con funesto y triste vuelo
               mudando en endechas tristes
               sus concertados gorjeos;
               cubierto el sol y empañados
               sus encendidos reflejos
               con que enlutados los aires
               hacen fúnebres sus ecos;
               con que el corazón desmaya
               hasta que, piadoso el cielo,
               nos declare dónde vamos.


Pág. 092 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


EUROSIA:

               ¿De qué te asustas, Cornelio?
               ¿No estamos ya en Aragón?

CORNELIO:

               Es verdad que lo sospecho;
               mas queda suspensa el alma
               hasta saberlo de cierto.

EUROSIA:

               En las manos de mi Dios
               anda ya todo el suceso
               de nuestra feliz jornada,
               de que fin dichoso espero.

ARCISCLO:

               Vamos, antes que las sombras
               le arrastren capuz al Febo,
               y el viento, monstruo de horrores,
               sea etíope elemento,
               para que llegar podamos
               en algunos de estos pueblos
               que encierran estas montañas.

EUROSIA:

               No nos desampare el cielo.

BODOQUE:

               Vamos pues, que los caballos
               se están comiendo los frenos,
               que piensan ser avestruces
               para digerir los hierros.
               ¡Voto al sol! Si no me engaño
               por aquella parte veo
               que hacia acá se llega un hombre.


Pág. 093 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ARCISCLO:

               También juzgo yo lo mesmo.

CORNELIO:

               Con eso se alegra el alma,
               que por su medio sabremos
               dónde estamos.

EUROSIA:

               (¡Ay de mi! (-Aparte-)
               ¡Cielo divino! ¿Qué es esto?
               ¿Qué glorias espera el alma
               en lo bronco de estos cerros
               que parece que en sus grutas
               ha depositado el cielo
               el colmo de mi esperanza,
               noble gozo del deseo?)
Grita de dentro

MOSQUETE:

               ¡Laura, señora Leonor!

BODOQUE:

               ¿Quién diablos es el estruendo
               qué alborota aquestos montes?
               ¿Quién va allá?

MOSQUETE:

               En el infierno
               deben estar estas hembras,
               pues en todo aqueste tiempo
               no parecen en el mundo.

BODOQUE:

               ¿Quién va alla?


Pág. 094 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Sale MOSQUETE
MOSQUETE:

               ¡Jesús, Santelmo!
               ...........................

BODOQUE:

               ¿No responde?

MOSQUETE:

               ¿Si son éstos
               algunos moros que buscan
               que les diga otro secreto?

CORNELIO:

               Amigo, escucha.

MOSQUETE:

               ¿Quién llama?

CORNELIO:

               No te apartes, así el cielo
               te haga dichoso en cuanto
               ha intentado tu deseo.

MOSQUETE:

               ¿Qué? ¿Querías engañarme
               con halagos?

CORNELIO:

               No es mi intento
               engañar a nadie.

MOSQUETE:

               (¿No? (-Aparte-)
               Aun me pelen si le creo.
               Qué diré si me preguntan?
               No sé qué decir; si quiero
               escaparme con huír,
               me alcanzarán al momento,
               porque estoy lleno de callos
               con jamás tener silencio.)

BODOQUE:

               ¿Oye usted, señor hidalgo?

MOSQUETE:

               No se acerque, señor perro,
               que le tiro con un canto
               si se llega.


Pág. 095 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


BODOQUE:

               ¡Majadero!

CORNELIO:

               Calla, Bodoque, no alteres
               con amargos desatentos
               a quien puede ser la guía
               de todos nuestros aclertos.

BODOQUE:

               Pues si perro me ha llamado,
               ¿he de callar?

EUROSIA:

               El silencio
               es el que logra dichoso
               en la prudencia el imperio;
               éste es hombre muy sencillo,
               de aquéllos en quien el tiempo
               de la inocencia guardó
               para varios escarmientos
               de la vanidad del mundo,
               pues viviendo en estos cerros
               viven siempre muy gustosos
               sin los muchos devaneos
               que en la villa y ciudades
               a muchos les vuelven necios.
               Habladle con humildad
               y sabréis sus pensamientos.

CORNELIO:

               Llégate, amigo, no temas.

MOSQUETE:

               ¿Sois cristianos?

BODOQUE:

               Y muy buenos,
               de los mejores del mundo,
               flamantes, lindos y nuevos.

MOSQUETE:

               Yo no me fío en cristianos
               que no son cristianos viejos.


Pág. 096 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Por amor de Dios, amigo,
               si lo merece mi ruego,
               no te vayas.

MOSQUETE:

               ¡Para el puto
               que no tuviera escarmiento,
               de haber topado otras veces
               quien me ha dado pan de perro!

EUROSIA:

               Escucha, noble cristiano,
               y no extrañes el concepto
               de llamarte noble amigo,
               porque quien en todo tiempo
               de padres cristianos nace,
               es noble de nacimiento.

MOSQUETE:

               Es verdad, voto a mi sayo,
               y por eso, yo acá dentro
               me sentía siempre un rey,
               o algún marqués por lo menos.
               (¡Vive Dios que es muy hermosa (-Aparte-)
               esta dama! Ya estoy cierto
               que no son moros. Si acaso
               me cogiera en tal concepto
               que de mí se enamorase,
               por Dios me casara luego
               con ella, a pesar de Laura.
               Pero preguntarle quiero.)
               ¿Habéisme visto a Leonor?

EUROSIA:

               Por quien preguntas no entiendo.

MOSQUETE:

               Una mujer de los diablos.

BODOQUE:

               ¡Han visto tal embeleco!
               ¿Los diablos tienen mujer?


Pág. 097 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               ¿Eso dudas? Pues yo entiendo
               que tienen tantas, que aina
               verás del primer empeño
               que sacan a puntillazos
               a los diablos del infierno.

EUROSIA:

               Dinos, ¿En qué tierra estamos,
               qué rey gobierna estos reinos
               y cómo tan despoblados
               tiene todos estos pueblos?

MOSQUETE:

               Si me aseguráis la vida
               diré todo lo que siento,
               que, aunque no parecéis moros,
               presto podéis parecerlo.

CORNELIO:

               De mi parte te aseguro,
               y por todos lo prometo,
               no sólo nunca ofenderte;
               pero el agradecimiento
               debido a merced tan grande.

MOSQUETE:

               Si me habéis de agradecerlo,
               no sea en algunos palos.

EUROSIA:

               Esta sortija es lo menos
               que te puede dar mi amor.

MOSQUETE:

               Ahora bien. Yo me acerco
               y con aquesta sortija
               estoy loco de contento.
               Ya parece que estas cosas
               van oliendo a casamiento.

EUROSIA:

               Sácanos de nuestras dudas,
               que, por mi Dios, te lo ruego.


Pág. 098 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Decid primero quién sois.

CORNELIO:

               Somos amigos bohemios.

MOSQUETE:

               ¡Ta, ta, ta! Ya los conozco,
               por la fama, desde lejos.

CORNELIO:

               Ésta es mi hermana y el sol
               en cuyo lucido espejo,
               se mira toda Bohemia.

MOSQUETE:

               Agora bien, yo doy en ello;
               ¿qué mucho me calentare?
               Por Dios que sale a mal tiempo,
               y plegue a Dios no se eclipse
               antes de salir San Pedro.

EUROSIA:

               ¿Qué te alteró?

MOSQUETE:

               Grande mal.

EUROSIA:

               Dilo al punto.

MOSQUETE:

               No me atrevo.
               ¡Gran desdicha!

EUROSIA:

               No dilates
               declarar tu sentimiento.

MOSQUETE:

               ¡Ay, señora! El moro lleva
               con rigor a sangre y fuego
               los pueblos de estas montañas,
               que lo restante del reino
               todo es suyo.

EUROSIA:

               No respondes
               todo lo que te he propuesto.


Pág. 099 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Éste es, señora, Aragón,
               con cuyo cristiano cetro
               el príncipe don Fortunio
               te esperaba, y aun entiendo
               que te sale a recibir,
               por considerar el riesgo
               que corres; mas,no sabrá
               que pasaste ya los puertos,
               porque, a saberlo, sin duda
               que fuera más pronto en ello.

ARCISCLO:

               ¡Gran desdicha!

BODOQUE:

               ¡Para el puto
               que pase de aqueste puesto!

CORNELIO:

               Ya van saliendo verdades
               las que iba el alma temiendo.

EUROSIA:

               Nó témáis, tío y hermano,
               fïad del amor inmenso
               de aquel soberano Dios,
               que, ajustando nuestro intento
               con su voluntad, no hay duda,
               guïará, fanal excelso,
               la nave de nuestra vida
               a tomar seguro puerto
               donde las mejores dichas
               nos quiera franquear el cielo.

BODOQUE:

               Vuelta, rienda, que esto es malo;
               huyamos aqueste riesgo.

CORNELIO:

               ¿Tiene mucha gente el rey
               para resistirse?


Pág. 100 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MOSQUETE:

               Cierto
               que faltando, yo presumo
               que ande todo por el suelo,
               que el moro tiene diez mil
               y mi rey aun no diez cientos.

CORNELIO:

               Con tanta desigualdad
               seguro está el vencimiento
               por los moros. ¡Qué desdicha!

ARCISCLO:

               ¡Cielo divino! ¿Qué es esto?
               ¿Y andan moros por aquí?

MOSQUETE:

               No pienso que están muy lejos,
               que, prevenidos, aguardan
               cogeros en cautiverio.

BODOQUE:

               Volvamos atrás, señores,
               hasta que en la Francia entremos,
               que podremos esperar.

ARCISCLO:

               ¿Qué te parece, Cornelio?

CORNELIO:

               Tío y señor, gran desdicha
               estoy mirando y temiendo.

ARCISCLO:

               Volver atrás es cordura.

CORNELIO:

               No parece mal intento.

BODOQUE:

               No hay sujeto como yo
               para dar un buen consejo.


Pág. 101 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


EUROSIA:

               ¿Qué es volver, tío y señor?
               ¿Adónde, hermano Cornelio?
               Después de tantas fatigas,
               ¿volver a pasar los puertos?
               Si el temor os acobarda,
               ¿no tiene el sagrado centro
               de estas ásperas montañas
               naturales pavimentos
               en cuyas silvestres grutas
               sin tanta inquietud podemos
               esperar las ocasiones
               en que con menores riesgos
               podamos pasar al colmo
               más feliz de nuestro intento?
               (Ésta es la que solicito (-Aparte-)
               y la que ha guardado el cielo
               para más dichosos fines
               ocultos en sus secretos.)

MOSQUETE:

               En este monte podéis
               esperar un poco tiempo
               subiendo por esta falda
               hasta llegar a unos huecos
               cubiertos de firmes rocas,
               que yo voy por estos cerros,
               si acaso puedo escurrirme,
               a dar al príncipe luego,
               si los moros no me zampan,
               noticias de este suceso.

Vase MOSQUETE


Pág. 102 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


EUROSIA:

               Vamos luego, porque importa,
               antes que el pagano adverso
               nos descubra.

CORNELIO:

               Ya podrás
               subir, hermana, al excelso
               pirámide, señalado
               para nuestro albergue.

EUROSIA:

               Creo
               que la divina bondad
               de mi Dios me dará esfuerzo
               para llegar a la cumbre,
               donde consagrar espero
               mi vida a mi dulce Esposo,
               dulce fin de mis deseos.

BODOQUE:

               Y los caballos, ¿qué harán?

ARCISCLO:

               Eso viene a ser lo menos.
               Vamos, pues, que yo confío
               que nos ha de dar el cielo
               entre tantas inquietudes
               el más divino consuelo.

CORNELIO:

               Las tristezas que hasta aquí
               en alegrías convierto,
               pues me dice el corazón
               acá dentro de mi pecho
               que tendrá nuestra jornada
               felicísimo suceso.

EUROSIA:

               Llevando la fe de Cristo
               por blanco de nuestro intento,
               ¿qué moro nos acobarda?


Pág. 103 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ARCISCLO:

               Sobrina mía, el consuelo
               que más alboroza el alma
               es verte con tanto esfuerzo,
               de la fe de Cristo Atlante,
               que con esto nada temo.

CORNELIO:

               ¿Qué glorias puedo esperar
               quedando séguro y cierto
               de tu constancia, más vivas
               que las que dichoso espero,
               si en estas silvestres grutas
               por la fe de Cristo muero?

EUROSIA:

               Dichosa yo que he llegado;
               mil veces dichosa puedo
               llamarme, pues que llegué
               al colmo de mi deseo
               y acompañada de dos
               columnas del sacro templo
               de aquel Salomón divino,
               con cuyo arrimo bien puedo
               asegurarme constante
               en el más divino empleo,
               hecha víctima dichosa
               de mi esposo y de mi dueño.

BODOQUE:

               No voy muy de buena gana,
               porque me presumo y temo
               que daremos en las llamas
               pensando salir del fuego.

Vanse.


Pág. 104 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Hablan dentro
ATANAEL:

               Cercad todos esos montes,
               que los caballos que tascan
               esos prados pronostican
               que tenemos ya la caza
               en sus senos escondida.
Salen los MOROS

MECOT:

               He de abrasar la montaña
               si no topare en sus grutas
               lo que mi valor contrasta.

TARIFE:

               Subamos aquesta cuesta,
               que, por huír su desgracia,
               sin duda se habrán subido
               hasta la cumbre más alta;
               pero no se han de escapar
               si la vida no me falta.

MECOT:

               ¡Qué penosa es esta cuesta!

ATANAEL:

               Prosigue: el paso adelanta
               a esos riscos a quien ciñe
               tanto plumaje de plata
               de este arroyo, que es espejo
               de tan excelsa montaña,
               que el corazón adivina
               que en habitación opaca
               es toldo propicio a quien
               buscan con furor mis ansias.


Pág. 105 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


TARIFE:

               No ha de escaparse persona
               que siga la ley cristiana
               de mi cuchillo arrogante.

MECOT:

               Aunque toda esta montaña,
               como de plantas vestida,
               de gente fuera poblada,
               temblara de ver desnuda
               esta corva cimitarra.

ATANAEL:

               De vuestro valor confío
               que, a la mayor repugnancia,
               daréis muestra de quien sois.
               Hoy daréis nombre a la fama
               con la dicha que esperamos,
               que aquestas tiernas pisadas
               me aseguran que han pasado
               a ocultarse en la montaña
               los dueños de los caballos
               que están del monte a la falda.

MECOT:

               Ya parece que los tengo
               hechos treinta mil migajas.

TARIFE:

               Detente, el paso reporta,
               que en aquella cueva opaca
               se suena rumor de gente.


Pág. 106 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ATANAEL:

               Ea, pues, moros, al arma,
               no quede persona viva
               si fuere gente cristiana;
               pero advertid que si fuese
               [esa] hermosa bohemiana
               que buscamos, no le deis
               la muerte.
Corren una cortina y se ve
dentro a los cristianos

TARIFE:

               ¡Qué grande caza!
               Nueve tenemos aquí.
               ¡Rendid, villanos, las armas!
 

MECOT:

               ¿Qué gente sois? Advertid
               que mi capitán os manda
               que dejéis la fe de Cristo.

CORNELIO:

               Eso no; antes la espada
               misma que ya te rendí,
               abra, moro, en mis entrañas
               puerta, por que el corazón
               misteriosamente salga
               a dar gracias a mi Dios
               de la vida que le aguarda.

TARIFE:

               ¿Cómo esperas tener vida
               si la muerte te amenaza
               sólo por seguir a Cristo?


Pág. 107 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


CORNELIO:

               ¡Oh, bárbaro, qué ignorancia
               te ocupa el pecho! ¿No sabes
               que el morir por Cristo es larga
               vida con que el justo vive
               en la bienaventuranza?

BODOQUE:

               ¿Por dónde podré escurrirme?
               ¡Que no tenga puerta falsa
               esta casa de peñascos,
               ni resquicios, ni ventanas!

ARCISCLO:

               Valor, amigos, que es hora
               de dar ya sacrificadas
               las vidas a nuestro Dios.

TODOS:

               Nunca el corazón desmaya
               para tan divina empresa;
               reciba Dios nuestras almas.

MECOT:

               Pues morid, fieros cristianos,
               y mi cuchilla esforzada
               sea instrumento a quien
               de Mahoma la fe santa
               deba aplausos contra injurias
               de la cristiana canalla.
Entran y corren la cortina

ATANAEL:

               Advertid. Si entre estos mismos
               está aquella hermosa dama
               que es princesa de Bohemia,
               sacaréisla acá, que el alma
               se promete reducirla
               a la secta mahometana.


Pág. 108 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Traen a EUROSIA
MECOT:

               Ya quedan todos tendidos
               en la tierra, cuyas ansias
               publican en tristes quejas
               el rigor de mi arrogancia.

TARIFE:

               Esta sola es la que Alá
               con algún misterio guarda
               para esposa de mi rey.

EUROSIA:

               (¡Divino Sol de mi alma, (-Aparte-)
               alumbradme en claros giros,
               no malogre la esperanza
               que tuve de ser dichosa!)

ATANAEL:

               Lucero hermoso del alba,
               ¿eres la princesa acaso
               de Bohemia, cuya fama
               extendida por el orbe
               hizo publicar tus gracias?

EUROSIA:

               Yo soy Eurosia y bohemia,
               la mujer más desdichada
               que tiene el mundo. (¿Si acaso (-Aparte-)
               la corona me dilatas
               del martirio, Virgen pura?)

ATANAEL:

               Dichosa serás si esmaltas
               tus ojos, divinos soles,
               en la secta mahometana.


Pág. 109 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


EUROSIA:

               (¿Qué es esto? Cielos, valedme. (-Aparte-)
               ¿cómo entre mis camaradas
               yo sola quedo con vida?
               ¿Cómo tanto se dilata
               la corona, Esposo mío,
               que tengo tan deseada?

ATANAEL:

               Si dejas la fe de Cristo
               serás, ilustre bohemiana,
               la más dichosa mujer
               del mundo, pues cuanto bañan
               los rayos de Febo y Cintia
               verás postrado a tus plantas.

EUROSIA:

               Mal conoces mi valor:
               ¡qué fácilmente te engañas!
               (¡Dulce Jesús de mi vida! (-Aparte-)
               ¿No es hora ya que mi alma
               triunfe de los tormentos
               que crüeles me amenazan?

ATANAEL:

               Resuélvete a lo que digo.

EUROSIA:

               Tu porfía es excusada.

ATANAEL:

               Olvida a Fortún Garcés,
               que, con Abén Lop casada,
               podrás feliz coronarte
               por Reina de toda España.

EUROSIA:

               Nada estimo tus promesas,
               que más noble Esposo aguarda
               mi corazón. No dilates
               con esa tirana espada
               hacer lo mismo que hicieron
               tus villanos camaradas
               en los que, aunque yertos, viven
               en la bienaventuranza.


Pág. 110 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ATANAEL:

               Quitadla de mi presencia,
               y en esa cumbre más alta,
               con la crueldad posible,
               tomad en ella venganza
               de la ofensa que a mis dioses
               hace aquesta vil cristiana.

TARIFE:

               Vamos, pues.

EUROSIA:

               Cielo divino,
               doy las muy debidas gracias
               a tanto favor; no olvides,
               ángel santo de mi guarda,
               esta feminil criatura
               que tienes encomendada.
Baja un ÁNGEL de lo alto y
caen los MOROS en tierra

ÁNGEL:

               ¿En qué quieres mi asistencia,
               Eurosia, divina esposa
               de Jesús?

EUROSIA:

               A tu clemencia
               postro toda mi obediencia
               para ser la más dichosa.

ÁNGEL:

               ¿Qué pasión más te atormenta
               en tan riguroso trance?

EUROSIA:

               La grave sed que avarienta
               quitarme la vida intenta
               antes que el martirio alcance.


Pág. 111 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Con esta vara excelente,
               en esta montaña amena
               sacarás luego una fuente
               cristalina y aparente
               con que aliviarás tu pena.
               Toma la vara y darás
               con ella en la tierra dura,
               y a los tres golpes verás
               que raudales sacarás
               que coronen esta altura.

EUROSIA:

               Ángel mío soberano,
               ¿qué favor tan singular
               me quieres comunicar?
               No merezco que esa mano
               me dé tanto que estimar;
               que padezca sed se ve
               pues lo pinta mi dolor,
               pero tambien mi Criador
               la padeció; pues ¿por qué
               no la ha de sufrir mi amor?
               Por que aumente mi dolor
               la tierra tengo de herir
               y la fuente ha de salir;
               mas a su vista mi amor
               esta sed ha de sufrir.


Pág. 112 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               No sólo en aquesta sierra
               tu Esposo merced te fragua,
               mas en cuanto el mundo encierra
               tendrás dominio en el agua
               para que riegue la tierra.

EUROSIA:

               Para el martirio, el valor
               de mi pecho no se aparte.

ÁNGEL:

               Ya te asegura mi amor
               estar siempre de tu parte.
Súbese el ÁNGEL

EUROSIA:

               Dios te conserve en su amor.
               Tierra, al Criador sabéis
               que el respeto obedencial
               os toca; si no tenéis
               agua ni os es natural,
               sacad, que sudar podéis.
Da los tres golpes con la
vara en tierra y sale agua
               ¡Qué milagro prodigioso!
               ¡Que merezca, Esposo mío,
               dulce Dueño, amado Esposo,
               tanto favor! Fervoroso
               os da gracias mi albedrío.
               ¡Qué hermosa fuente salió!


Pág. 113 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Vuelven en sí los MOROS
ATANAEL:

               ¿Qué turbación es aquésta?

TARIFE:

               Un resplandor me cegó
               bajando por esta cuesta
               que el aliento me quitó.

MECOT:

               Sin duda Mahoma ha enviado
               algún garzón de su casa
               y a esforzarnos ha bajado,
               aunque nuestra suerte escasa
               nos haya puesto en cuidado.

ATANAEL:

               Al instante dad la muerte
               a esa cristiana atrevida,
               antes que otro amago fuerte
               nos dé Mahoma de suerte
               que nos deje aquí sin vida.

TARIFE:

               Para que más gusto demos
               a nuestro profeta santo,
               ¿qué castigo le daremos?

MECOT:

               La cabeza le cortemos.

EUROSIA:

               (¡Qué alborozo, cielo santo! (-Aparte-)
               ¡Qué alegría tengo en mí
               con la sentencia que oí!

ATANAEL:

               Atormentadla a porrazos,
               cortarle piernas y brazos,
               y en estando puesta así,
               yo mismo, con mi destreza,
               le quitaré la cabeza.


Pág. 114 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


MECOT:

               Vamos, vamos.

EUROSIA:

               Ya te sigo.
               ¡Dulce Jesús, id conmigo!

TARIFE:

               ¡Por Alá que es linda pieza!

ATANAEL:

               Esto digo por si acaso
               la reducirá el temor.
               No ames tanto tu dolor,
               Eurosia, por ti me abraso;
               convierte a mi ley tu amor.

EUROSIA:

               Desengáñate, inhumano,
               que no tengo de dejar
               a mi Esposo singular
               por tu mala fe. Tirano,
               ¿qué pretendes conquistar?

ATANAEL:

               Convertirte si es posible
               a mi ley.

EUROSIA:

               Vas engañado
               con esta fe tan horrible.

ATANAEL:

               Ya me tienes apurado
               con esa fiema insufrible.

EUROSIA:

               Dulce Jesús de mi vida,
               ¿qué es del día tan dichoso
               que ganándoos para esposo
               he de hacer yo mi partida?

ATANAEL:

               Ya estoy contigo furioso.

TARIFE:

               Paréceme que no acierta
               en matarla o estoy loco.

MECOT:

               Yo rabio por verla muerta.

ATANAEL:

               Llévala, que poco a poco
               podrá ser que se convierta.

Vanse y llevan a EUROSIA.


Pág. 115 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Salen MOSQUETE y LAURA
MOSQUETE:

               Laura mía, ¡que te veo!
               ¿Eres Laura o eres diablo?
               ¡Sí, por vida de San Pablo,
               que te veo y no lo creo!

LAURA:

               ¡Qué bien se ve lo que estimas
               mi fino amor, bodeguero!

MOSQUETE:

               ¿De cuándo acá a tabernero
               mi noble oficio sublimas?

LAURA:

               ¿Qué oficio tienes, Mosquete,
               que logra tan noble fama?

MOSQUETE:

               Guardacarne de tu ama,
               y de mi amo alcahuete.

LAURA:

               ¿Cómo nos fuiste a dejar
               solas en el campo, aleve?

MOSQUETE:

               ¿Cómo? Como quien se atreve,
               os dejé y me fui a pillar.

LAURA:

               Yo con mi ama Leonor
               me volví luego al instante.

MOSQUETE:

               ¿No os cogieron?

LAURA:

               Es constante.

MOSQUETE:

               ¿Qué es del conde mi señor?

LAURA:

               Con el príncipe quedó
               y creo que viene allí.

MOSQUETE:

               Hoy gano albricias aquí.

LAURA:

               ¿De qué?

MOSQUETE:

               Ya me lo sé yo.


Pág. 116 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Salen el PRÍNCIPE,
el CONDE y LEONOR
CONDE:

               La gente está prevenida;
               dispóngase la jornada,
               señor, al punto, que es cierto
               hay peligro en la tardanza.

PRÍNCIPE:

               ¿Qué número de soldados
               es el que nos acompaña?

CONDE:

               Cuatrocientos montañeses
               tan esforzados que bastan
               a conquistar medio mundo.

PRÍNCIPE:

               ¿Y están vestidos de gala?
               Notable victoria ha sido.

CONDE:

               Victoria ha sido extremada.

PRÍNCIPE:

               A ti, valiente Leonor,
               se debe.

LEONOR:

               Y a todas cuantas
               vistieron esta librea;
               que la Virgen soberana
               en una de su familia
               me dio la moda bizarra.
               Ésta fue Eurosia; que vive
               en la celestial morada,
               cuya cuchilla arrogante,
               por quien fue martirizada,
               nos dio tan grande victoria
               por timbre de nuestras armas.


Pág. 117 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


PRÍNCIPE:

               Por tanto favor del cielo
               a María sacrosanta
               prometo un templo devoto
               con invocación sagrada
               de Virgen de la Victoria;
               y por seguir las pisadas
               de la que amé por esposa
               hasta la celeste patria,
               en el convento de Leire
               daré fin a mi esperanza.

CONDE:

               Aquesta ciudad ilustre
               dará a María las gracias,
               el primer viernes de mayo
               de merced tan señalada
               todos los años; y a Eurosia
               tendrá la ciudad de Jaca
               por su ínclita patrona.

LEONOR:

               Estos moros a las plantas
               de vuestra alteza rendidos
               postran toda su arrogancia.

CONDE:

               Y también de cuatro reyes
               las cabezas coronadas.


Pág. 118 de 118
La joya de las montañas Acto III Tirso de Molina


Sale MOSQUETE con una bandera vieja
MOSQUETE:

               Y también esta bandera
               que quité a bofetadas
               a veinte moros ya muertos
               a pellizcos y a patadas.

PRÍNCIPE:

               Con tan insignes trofeos
               entronizan la cruz blanca
               de tantos moros vencidos
               las banderas y las lanzas
               añadiendo estas cabezas
               al escudo de sus armas.

MOSQUETE:

               Con esto, señores míos,
               ya parece cosa honrada
               que ponga fin a su historia
               la joya de las montañas.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg