La lealtad contra la envidia: 65

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 65 de 98
La lealtad contra la envidia Jornada II Tirso de Molina


CHACÓN:

              ¿Y qué hace
               don Fernando en tanto aprieto?

CASTILLO:

               No desbarata al discreto,
               que, como él, ilustre nace,
                  el peligro, tan en sí
               está el valiente extremeño,
               como si esto fuera sueño.

CHACÓN:

               ¡Notable valor!

CASTILLO:

               No vi
                  tan generosa templanza.

CHACÓN:

               Blasfemará del rigor
               de Almagro.

CASTILLO:

               Nunca el valor
               dió a los labios la venganza.
                  ¿Quieres ver a dónde llega
               su prudencia sosegada?
               Pues oye. Con Juan de Rada
               agora a los dados juega.

CHACÓN:

               ¿Qué dices?

CASTILLO:

               Esto es verdad,
               puesto que éste la sentencia
               le intimó.

CHACÓN:

               ¿Y eso es prudencia
               o loca temeridad?

CASTILLO:

               Prudencia, que quien seguro
               da la vida por su rey,
               por su crédito, su ley,
               contra un bárbaro perjuro,
                  no es justo que se alboroíe.

CHACÓN:

               ¿Jugar un hombre prudente,
               sabiendo cuán brevemente
               tienen de darle garrote?
                  No, Castillo; no imagines
               de su cordura tal flema.
               Ésa será estratagema
               de más misteriosos fines.
                  Hombre tan atento y sabio,
               de tan grande cristiandad,
               con esa seguridad,
               sin dar muestras de su agravio,
                  ¿jugando?


<<<
>>>