La lucha por la vida I: 047

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 047 de 97
La lucha por la vida I Segunda parte Pío Baroja


Iba a salir Manuel después de cenar, cuando oyó que Leandro le llamaba repetidas veces.

-¿Qué quieres?

Anda, vamos.

Manuel salió al balcón corrido; la Milagros y su madre, desde la puerta de su casa, insultaban a Leandro violentamente.

-¡Golfo! ¡Granuja! -decía la mujer del corrector-. Si estuviera aquí su padre no hablarías de ese modo.

-Y si estuviera su abuelo lo mismo -exclamó Leandro, riéndose de un modo salvaje-. Anda, vámonos, tú -añadió, dirigiéndose a Manuel-. Ya está uno harto de estas zorras.

Salieron los dos de la galería, y después del Corralón.

-Pero ¿qué ha pasado? -preguntó Manuel.

-Nada, que esto se ha concluido -contestó Leandro-. La he dicho de buena manera: Oye, Milagros, ¿es verdad que te vas a casar con el Lechuguino? «Sí, es verdad, ¿te importa algo?» «Sí, la he contestado, porque ya sabes que yo te quiero. ¿Es porque es más rico que yo?» «Aunque fuera más pobre que una rata me casaba con él». «¡Bah!» «¿Es que no lo crees?» «Bueno». Al último me ha indignado, y la he dicho que me daba lo mismo que se casara con un perro, y que era una tía zorra indecente... Luego la madre ha salido a insultarme... Esto ya se ha concluido. Mejor. Las cosas claras. ¿Adónde vamos? ¿Vamos otra vez a las Injurias?

-¿Para qué?

-A ver si ese Valencia se sigue poniendo moños conmigo.

Cruzaron la vía de circunvalación. Leandro, dando zancadas, se plantó en un momento en las Injurias. Manuel apenas podía seguirle.

Entraron en la taberna de la Blasa; los mismos hombres de la noche anterior jugaban al cané cerca de la estufa. De las mujeres, sólo estaban la Paloma y la Muerte. Ésta, completamente borracha, dormía sobre la mesa. La luz daba en su cara erisipelatosa y llena de costras; de la boca entreabierta, de labios hinchados, le fluía la saliva; la melena estoposa, gris, sucia, y enmarañada le salía en mechones por debajo del pañuelo negro, verdoso y lleno de caspa; a pesar de los gritos y riñas de los jugadores, no pestañeaba; sólo de cuando en cuando lanzaba un ronquido prolongado, que, al comenzar, era sibilante, y que terminaba con un estertor ronco. A su lado la Paloma, acurrucada en el suelo al lado del Valencia, tenía un niño de tres o cuatro años en los brazos, chiquillo delgaducho y pálido, que parpadeaba sin cesar, a quien daba a beber una copa de aguardiente.

Por delante del mostrador un hombre alto y flaco, con gorrilla con un número dorado en la cabeza y blusa azul, se paseaba melancólico; los brazos, a lo largo del cuerpo, como si no fueran suyos; las piernas, dobladas. Echaba un sorbo de una copa cuando se le ocurría; se limpiaba los labios con el dorso de la mano, y volvía a pasearse con indolencia. Era hermano de la mujer de la taberna.

Se sentaron Leandro y Manuel en la misma mesa donde estaban los jugadores. Leandro pidió vino, vació un vaso grande de un trago y suspiró varias veces.

-¡Cristo! -murmuró sordamente Leandro-. Que no se te ocurra entusiasmarte con una mujer. La más buena es tan venenosa como un sapo.

Después pareció calmarse; contempló los dibujos del tablero de la mesa: corazones heridos por una flecha, nombres de mujeres; sacó una navaja del bolsillo y se puso a grabar letras en la tabla.

Cuando se cansó convidó a uno de los jugadores a beber con él.

-Hombre, muchas gracias -replicó el otro-,estoy jugando.

-Bueno; pues deja usted el juego, y si no quiere usted no se le obliga.

¿Nadie quiere tomar una copa? Yo le convido.

-Se acepta -dijo un hombre alto, encorvado, de aire enfermizo, a quien llamaban el Pastiri-,levantándose y acercándose a Leandro.

Éste pidió más vino, y se entretuvo en reír alto cuando alguno perdía y en apostar contra el Valencia.


Primera parte - I - II - III - IV

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Índice de artículos