La lucha por la vida II: 002

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 002 de 121
La lucha por la vida II Primera parte Pío Baroja


-¿Qué haces aquí? -le dijo el periodista, mirándole de arriba abajo-. ¿Quién eres tú?

-Yo soy Manuel, el hijo de la Petra, la de la casa de huéspedes, ¿no se acuerda usted?

-¡Ah, sí!... ¿Y qué quieres?

-Quisiera que me dijese usted si sabe en dónde vive don Roberto, que creo que ahora es periodista.

-¿Y quién es don Roberto?

-El rubio..., el estudiante amigo de don Telmo.

-¿El niño litri aquél...? ¡Yo qué sé!

-¿Ni dónde trabaja tampoco?

-Creo que da lecciones en la Academia de Fischer.

-No sé en qué sitio está esa academia.

-Me parece que en la plaza de Isabel Segunda -contestó el Superhombre de un modo displicente, mientras abría la puerta de cristales con un llavín y entraba.

Manuel fue a la academia; aquí, un ordenanza le dijo que Roberto vivía en la calle del Espíritu Santo, en el número 21 o 23, no sabía a punto fijo, en un piso alto, donde había un estudio de escultor.

Manuel buscó la calle del Espíritu Santo; la geografía de esa parte de Madrid le era un tanto desconocida. Tardó en dar con la calle, que estaba en aquellas horas animadísima; las verduleras, colocadas en fila a los lados de la calle, anunciaban sus judías y sus tomates a voz en grito; las criadas pasaban con sus cestas al brazo y sus delantales blancos; los horteras, recostados en la puerta de la tienda, echaban un párrafo con la cocinera guapa; corrían los panaderos entre la gente con la cesta en equilibrio en la cabeza, y el ir y venir de la gente, el gritar de unos y de otros, formaban una baraúnda ensordecedora y un espectáculo abigarrado y pintoresco.

Manuel, abriéndose paso entre el gentío y las cestas de tomates, preguntó por Roberto en los números que le indicaron; no le conocían las porteras, y no tuvo más remedio que subir hasta los pisos altos y enterarse allí.

Después de varias ascensiones dio con el estudio del escultor. En el extremo de una escalera sucia y oscura se encontró con un pasillo en donde charlaban unas cuantas viejas.

-¿Don Roberto Hasting? ¿Uno que vive en el taller de un escultor?

-Será ahí, en esa puerta.

La entreabrió Manuel, se asomó y vio a Roberto escribiendo.

-¡Hola! ¿Eres tú? -dijo Roberto-. ¿Qué hay?

-Pues venía a verle a usted.

-¿A mí?

-Sí, señor.

-¿Qué te pasa?

-Que me he quedado parado.

-¿Cómo parado?

-Sin trabajo.

-¿Y tu tío?

-¡Oh, ya hacía tiempo que no estaba allí!

-¿Y cómo ha sido eso?

Manuel contó sus cuitas. Luego, viendo que Roberto seguía escribiendo rápidamente, se calló.



La lucha por la vida II "" Mala hierba "" de Pío Baroja

Primera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Índice de artículos