La lucha por la vida II: 110

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 110 de 121
La lucha por la vida II Tercera parte Pío Baroja


Siguieron adelante. Pululaban por los pasillos hombres que iban y venían de prisa; otros, quietos, esperaban. Eran éstos obreros desharrapados, mujeres vestidas de negro, viejas tristes con el estigma de la miseria, gente toda asustada, tímida y humilde.

Los que iban y venían llevando carpetas y papeles bajo el brazo, todos o casi todos tenían un continente altivo y orgulloso; era el juez que pasaba con su birrete y su levita negra, mirando con indiferencia a través de sus gafas; era el escribano, menos grave, más jovial, que llamaba a uno y le hablaba al oído, entraba en la escribanía, dictaba, firmaba y volvía a salir; era el abogado joven que preguntaba por la marcha de sus pleitos; era el procurador, los curiales, los escribientes, los pinches.

Y empujando al rebaño de humildes y de miserables hacia el matadero de la justicia aparecían el usurero, el polizonte, la corredora de alhajas, el prestamista, el casero...

Todos se entendían con los pinches y escribientes, los cuales les arreglaban sus asuntos; daban un carpetazo a los procesos molestos, arreglaban o empeoraban un litigio y mandaban a presidio o sacaban de él por poco dinero.

¡Qué admirable maquinaria! Desde el primero hasta el último de aquellos leguleyos, togados y sin togar, sabían explotar al humilde, al pobre de espíritu, proteger los sagrados intereses de la sociedad haciendo que el fiel de la justicia se inclinara siempre por el lado de las monedas...

El Garro encontró al Gaditano, a quien buscaba, y le llamó:

-Oye, tú has tomado las declaraciones a este chico, ¿verdad?

-Sí.

-Pues haz el favor de poner que no sabe quién fue el que mató a su primo; que supone que sea el Bizco, y nada más. Y luego decreta su libertad.

-Bueno. Pasad a la escribanía.

Entraron en un cuartucho estrecho, con una ventana en el fondo. En una de las paredes largas del cuarto había un armario, y encima una porción de cosas procedentes de robos y de embargos, entre ellas una bicicleta.

Entró el Gaditano, sacó del armario un legajo y se puso a escribir rápidamente.

-Que es primo del muerto y que supone que el autor del hecho de autos es un sujeto apodado el Bizco, ¿no es eso?

-Eso es -dijo el Garro. bueno, que firme aquí... Ahora aquí... Ya está.

Se despidió el agente del Gaditano y Manuel y el Garro salieron a la calle.

-¿Ya estoy libre? -preguntó Manuel.

-No.

-¿Por qué no?

-Té han dejado libre con una condición: que ayudes a buscar al Bizco.

-Yo no soy de la policía.

-Bueno, pues escoge: o ayudas a buscar al Bizco, u otra vez vas al calabozo.

-Nada; ayudaré a buscar al Bizco.


<<<

La lucha por la vida II "" Mala hierba "" de Pío Baroja

Primera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Índice de artículos

>>>