La lucha por la vida III: 023

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 023 de 127
La lucha por la vida III Primera parte Pío Baroja


-Sí, eso me dicen todos; pero no la tengo.

Salieron los dos, y fueron a Apolo. No hacía un momento que estaban en el pórtico del teatro, cuando una mujer se acercó a Manuel.

-¡Demonio!... la Flora.

-¡Anda la...!, si es Manuel -dijo ella-. ¿Qué es de tu vida?

-Estoy trabajando.

-¿Pero vives en Madrid?

-Sí.

-Pues hace una barbaridad de tiempo que no te veo, chico.

-No vengo por estos barrios.

-¿Y a la justa, no la ves?

-No. ¿Qué hace?

-Está en la misma casa.

-¿En qué casa?

-¡Ah!, ¿pero no lo sabes?

-No.

-¿No sabes que está en una casa de ésas?

-No sabía nada. Desde lo de Vidal, no la he vuelto a ver. ¿Cómo está?

-Hecha una jamonaza. Se da al aguardiente.

-Sí, ¿eh?

-Una barbaridad, lo da también la vida. No hace más que beber y engordar.

-Pues tú estás igual que antes.

-Más vieja.

-¿Y qué haces?

-Na, por ahí trampeando. Yo, hecha la Pascua, chiquillo; marchando mal. Si tuviera algún dinero, pondría una tiendecilla, porque para hacer como la Justa yo no tengo redaño. ¡Palabra de honor, chico!; aunque apabullada, yo no podría vivir entre esas tías cerdas, porque, aunque una sea cualquier cosa, estando libre, puede una hacer su capricho, y si un hombre le da a una asco, mandarlo a tomar dos duros; pero, ¡leñe!, en una casa de esas hay que apencar con todo.

-¿Y la Aragonesa?

-¡La Aragonesa!, por ahí anda en coche; ya no saluda... Está con un señor rico.

-¿Y Marcos, el Cojo?

-En la cárcel; ¿no te enteraste?

-No. ¿Qué pasó?

-Pues, nada, que fue al Círculo un militar, que está más loco que una cabra, y se llevó todo el dinero que había en la casa. Entonces Marcos y otro matón lo esperaron en la escalera; pero el militar echó a correr y no le cogieron. Al día siguiente, el militar, que está guillao, se presentó en el Círculo, tomó café, y le dijo al mozo; «Dígales usted a los dos matones de esta casa que vengan aquí, que tengo que darles a cada uno un encargo».

Fueron el Cojo y el otro, y el militar empezó a bofetadas con ellos, y se armó una de tiros que todos fueron a la cárcel.

-¿Y al Maestro? ¿Le conocías tú?

-Sí; aquél se largó hace tiempo; no se sabe dónde está.

-¿Y la Coronela?

Ésa tiene una academia de baile.


La lucha por la vida III "Aurora roja" de Pío Baroja

Prólogo

Primera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Índice de artículos