La lucha por la vida III: 050

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 050 de 127
La lucha por la vida III Segunda parte Pío Baroja


Manuel no pudo menos de soltar una carcajada al ver a Jesús manchado de yeso, con los pelos alborotados, lleno de espanto. Jesús abrió y cerró la puerta del retrete varias veces para convencerse de que estaba abierta, y no replicó.

-Vamos a tomar café, y andando -dijo Manuel-, que ya es tarde. A ver qué se debe -preguntó al mozo.

-A ti no te importa lo que se debe -exclamó Jesús-, porque esto no lo paga nadie más que yo.

-¿Pero tienes jierro?

Mira -y Jesús enseñó cinco o seis duros a Manuel.

-Pero ¿de dónde sacas ese dinero?

-¡Ah!..., eso no se puede decir...; eres muy curioso.

-Yo creo que el señor Canuto y tú os dedicáis a hacer moneda falsa.

-¡Je!... ¡je!...; tú lo que quieres es averiguar mi secreto..., pero nones.

Tomaron el café, bebieron unas copas de aguardiente y salieron de la taberna; Jesús con la mujer pálida; Manuel, con la criada. -¿Adónde quieres ir? -preguntó Manuel a ésta.

-Yo, a mi casa.

-¿No quieres venir conmigo?

-No; yo no soy una perdida. ¿Usted qué se ha figurado?

-Nada, mujer, nada. Vete adonde te dé la gana. ¡Adiós! La muchacha se detuvo; luego llamó:

-¡Manuel! Anda a paseo. -¡Manuel! -volvió a llamar.

-¿Qué quieres?

-El domingo que viene ¡espérame!

-¿En dónde?

-En casa de mi hermana.

La muchacha dio las señas de su casa.

-Bueno. ¡Adiós!

La muchacha le presentó la mejilla; Manuel la besó. Trató de abrazarla; pero ella huyó riendo. Cuando Manuel llegó a su casa, la Salvadora estaba cosiendo aún; Roch, acurrucado en la mesa, debajo de la lámpara, dormía; por las maderas entreabiertas del balcón se filtraba la claridad triste de la mañana.

-¿Has estado hablando con ese señor hasta ahora? -preguntó la Salvadora.

-No.

Y contó lo que le había pasado con Jesús.

Como era ya de día, Manuel no se acostó. Al salir, camino de la imprenta, vio a Jesús sentado en un portal de la calle de San Bernardo; un perro vagabundo le lamía las manos y Jesús le acariciaba y le dirigía largos discursos.


La lucha por la vida III "Aurora roja" de Pío Baroja

Prólogo

Primera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Índice de artículos