La lucha por la vida III: 052

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 052 de 127
La lucha por la vida III Segunda parte Pío Baroja


-¿Y por fuera?

-¡Por fuera! Si en Inglaterra llego a entrar en política, seré conservador.

-¿De veras?

-¡Claro! ¿Qué haría yo en Inglaterra siendo anarquista? Vivir oscurecido. No; yo no puedo despreciar ninguna ventaja en la lucha por la vida.

-Pero usted ha resuelto ya su problema.

-En parte, sí.

-¿En parte? ¿Pues qué quiere usted más? Tiene usted el dinero que quiere; se ha casado usted con una mujer preciosa, bonísima...

-Aún queda algo que conseguir.

-¿Qué?

-El dominio, el poder. Si yo ya no deseara, estaría muerto. En la vida hay que luchar siempre; dos células lucharán por un pedacillo de albúmina; dos tigres, por un trozo de carne; dos salvajes, por unas cuentas de vidrio; dos civilizados, por el amor o por la gloria...; Yo lucho por el dominio.

-¿Y siempre habrá que luchar?

-Siempre.

-¿No cree usted que vendrá la fraternidad?

-No.

-¿No se podrá conseguir que deje de haber explotadores y explotados?

-Nunca. Viviendo en sociedad, o es uno acreedor o es uno deudor. No hay término medio. Actualmente, todo hombre que no trabaja, que no produce, vive de la labor de otro, o de otros cien; es indudable, cuanto más rico es, más esclavos tiene, esclavos que él no conoce, pero que existen. Y mañana sucederá igual; siempre habrá suplementos de hombres que suden por el sabio, por la mujer bonita, por el artista...

-Tiene usted unas ideas muy negras.

-No; ¿por qué? En el porvenir no pueden suceder mas que dos cosas: o que, a pesar de las leyes que están hechas a beneficio de los débiles, de los inmorales, de los no inteligentes, sigan corno hasta ahora dominando los fuertes, o que la morralla se imponga y consiga debilitar y acabar, con los fuertes.

-Me chocan mucho las ideas de usted; quisiera verle discutir con el Libertario.

-¿Quién es el Libertario?

-Un amigo mío.

-No nos convenceríamos.

-¿Por qué?

-Porque cada uno es como es, y no puede ser de otra manera. Yo soy una mezcla de individualismo inglés de los manchesterianos y del individualismo español, agresivo y cabileño. En el fondo experimentamos todos la fatalidad de la raza; tú no sabes por qué eres anarquista, y, por qué siéndolo, no tienes instinto de destrucción... A todos les pasa lo mismo.

-No, a todos, no. A todos. Si el español es más individualista que el alemán, ¿crees tú que es por su gusto? No. Es un resultado del clima... de la alimentación.

Una fatalidad, no tan clara, pero parecida a la que hace el Jerez fuerte y el Rhin suave.

-Pero hay anarquistas alemanes.

-Sí; como hay naranjas en Inglaterra y abetos en España.

-Bueno; pero las ideas, ¿no las pueden tener allí como aquí?


La lucha por la vida III "Aurora roja" de Pío Baroja

Prólogo

Primera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Índice de artículos