La lucha por la vida III: 112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

VII
Pág. 112 de 127
La lucha por la vida III Tercera parte Pío Baroja


Otra vez Roberto - La lucha por la vida - El regalo del inglés - El amor


Una tarde, después de comer, estaba Manuel regando las plantas de su huertecillo, cuando se presentó Roberto.

-¡Hola, chico!, ¿qué tal? ¿Estás de jardinero?

-Ya ve usted. ¿Y la señorita Kate?

-Muy bien. Allí, en Amberes, con su madre. Hemos hablado mucho de ti.

-¿Sí? ¿De veras?

-Te recuerdan con verdadero cariño.

-Son muy buenas las dos.

-Tengo ya un chico.

-¡Hombre! ¡Cuánto me alegro!

-Es un pequeño salvaje. Su madre lo está criando. ¿Y tus negocios? ¿Qué tal van?

-No tan bien como yo quisiera; no le voy a poder devolver el dinero tan pronto como yo creía.

-No importa. Cuando puedas. ¿Qué te pasa? ¿No marcha el negocio?

-Sí, va muy despacio; pero, me matan los obreros socialistas.

-¿Los socialistas?

-Sí. Está uno atado de pies y manos. Las sociedades hacen ya en todos los oficios lo que quieren, ¡con un despotismo! Uno no puede tener los obreros que se le antoje, sino los que ellos quieran. Y se ha de trabajar de esta manera, y se ha de despachar a éste, y se ha de tomar al otro. Es una tiranía horrible.

-Y con esto, tu tendencia anarquista se habrá aumentado.

-Claro que sí. Porque si hay que hacer la revolución social, que la hagan de una vez; pero, que le dejen a uno vivir... ¿Quiere usted subir un rato, don Roberto?

-Bueno.

-Subieron los dos y pasaron al comedor. Roberto saludó a la Salvadora.

-¿Tomará usted café, don Roberto?, ¿eh? -le preguntó Manuel.

-Sí.

Le trajeron una taza de café.

-¿Tu hermano es también anarquista? -preguntó Roberto.

-Mucho más que yo.

-Usted debe curarles de ese anarquismo -dijo Roberto a la Salvadora.

-¿Yo? -preguntó ella ruborizándose.

-Sí, usted, que seguramente tiene más buen sentido que Manuel. Al artista no le conozco. A éste, sí, desde hace tiempo, y sé cómo es: muy buen chico; pero, sin voluntad, sin energía. Y no comprende que la energía es lo más grande; es cómo la nieve del Guadarrama, que sólo brilla en lo alto. También la bondad y la ternura son hermanas; pero son condiciones inferiores de almas humildes.

-Y si yo soy humilde, ¿qué le voy a hacer?

-¿Ve usted? -replicó Roberto dirigiéndose a la Salvadora-. Este chico no tiene soberbia. Luego es un romántico, se deja arrastrar por ideas generosas; quiere reformar la sociedad...

-No me venga usted con bromas. Yo ya sé que no puedo reformar nada.

-Eres un sentimental infecto. Luego añadió, dirigiéndose también a la Salvadora:

-Yo, cuando hablo con Manuel, tengo que discutir y reñirle. Perdone usted.


<<<

La lucha por la vida III "Aurora roja" de Pío Baroja


Prólogo

Primera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Índice de artículos

>>>