La madre Teresa de Jesús: 095

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 095 de 129
La madre Teresa de Jesús Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TERESA

Dios le dará salud, no tengáis pena.
  En Alba, ya de hoy más, será mi oficio
hacer de mis pecados penitencia.

PETRONA

No faltarán azotes y galeras.

TERESA

Paciencia, hermana.

PETRONA

  Madre mía, paciencia;
con siete misas y una disciplina
suele desayunarse la conciencia.
  ¡Mirad qué dos pechugas de gallina!
¡De qué pernil! ¡Qué lampreadas lonjas
para cuitar al sueño la mohína!
  No somos las de acá como otras monjas,
que sólo con azotes nos pasamos.
¡Ved qué cidras en miel! ¡Oh, qué toronjas!

TERESA

  Decid, hermano, ¿cuándo en Alba entramos?

VALLE

En Alba alcanzaremos hoy el día,
aunque a las dos y aún a las tres; salgamos.

TERESA

  ¿Tan corta es la jornada?

VALLE

Hermana mía,
son tres leguas pequeñas.

TERESA

¿Qué se espera?
Oigamos misa, que partir querría.

PETRONA

  Reniego de la alforja y la collera.


<<<
>>>