La madre Teresa de Jesús: 108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 108 de 129
La madre Teresa de Jesús Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA JUANA

Las mesas tengo ya puestas,
y la cena prevenida.
  Quería disimular,
pero no puedo ni acierto.

TERESA

Sin duda Gonzalo es muerto,
mas Dios lo ha de remediar.

VALLE

  ¿Qué llanto es éste, señora?
No sé, a fe, qué me decir,
sino que en vernos venir
lloráis de contento ahora.

DOÑA JUANA

  Río, viéndoos, de placer,
pero vuélvome a mirar
y luego vuelvo a llorar;
ved cuál me debo de ver.

VALLE

  Guardad esas perlas bellas,
no las vertáis en el suelo;
mirad que, sentido el cielo,
os pondrá pleito por ellas.
  Cuando, según buena cuenta,
salgo de un golpe de enojos,
en la luz de vuestros ojos
hallo mayor la tormenta.
  Mas ¿cómo ha puesto en olvido
el norte de mi regalo?
¿Dónde está mi don Gonzalo?
¿Cómo no me ha recibido?


<<<
>>>