La madre de la mejor: 021

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 021 de 130
La madre de la mejor Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


RUBÉN:

  ¿Ahora quieres que éste espere fruto?
Parece que le pides al enebro,
al sauce, o al boj pálido y enjuto.
(Vanse los dos.)

JOAQUÍN:

Con triste llanto mi dolor celebro:
vístase el alma de perpetuo luto:
las duras peñas que llorando quiebro
me sepulten en sí, si está ofendido
el cielo santo, a quien remedio pido.
  Mis parientes me han visto echar del templo
y mi hermano Jacob, aunque de madre,
está mirando mi lloroso ejemplo
sin ver consuelo que a mi llanto cuadre;
con la paciencia las afrentas templo.
¡Ay Dios! No merecí llamarme padre:
estéril soy, inútil soy. ¡Dios mío!
Lágrimas y no quejas os envío:
  Que aunque del agua el natural pesado
ha de bajar al centro, que es la tierra,
la del llanto, al contrario, el estrellado
cielo penetra para daros guerra;
cuando una fuente desde un monte helado,
por un conducto al arca que la cierra
baja veloz lo mismo que desciende,
ligera sube, y alcanzar pretende,
  y así mis ojos en la tierra puestos,
bajan, Señor, hasta el profundo el llanto,
para que puedan hasta vos dispuestos
subir el agua a vuestro cielo santo.


<<<
>>>