La madre de la mejor: 029

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 029 de 130
La madre de la mejor Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISENO:

¿De qué te espantas, Farés?
Condición del mundo es
juzgar con temeridad.
  Verás el otro vicioso,
sin Dios, sin ley, sin razón,
guiado de su pasión
y del que es bueno envidioso,
  decir que es hipocresía
no ser uno deshonesto,
soberbio ni descompuesto
a la misma policía.
  De las costumbres morales
murmurador, lisonjero,
con el señor chocarrero,
y falso con los iguales.
  Y porque se arrepintió
de las mujeres y el juego,
y, como Eneas, del fuego
el alma en hombros sacó,
  matársela con deshonras,
que todas quedan en ellos,
porque los malos son ellos
y Dios, autor de las honras.
  Así, Joaquín siempre bueno,
que él no ha tenido en su vida
cosa que reprehendida
pueda ser de vicio ajeno,
  deste y de otros ignorantes
es juzgado por medroso
de la muerte.


<<<
>>>