La madre de la mejor: 038

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 038 de 130
La madre de la mejor Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Sale un ÁNGEL en hábito de mancebo.)
GABRIEL:

  ¿Qué haces aquí, Joaquín?
¿No fuera mejor volver
a vivir con tu mujer,
que es tu sangre y carne, en fin,
  que no estar en la montaña
entre rústicos pastores?

JOAQUÍN:

¡Qué divinos resplandores!
¡Su luz estos montes baña!
  Ya, generoso mancebo,
veinte años he vivido
con mi mujer; que no ha sido
mi desposorio tan nuevo.
  Dióme la santa Emerencia
a Ana, mi amada esposa,
tan hermosa y virtuosa,
que lloro y siento su ausencia.
  Ofrecíle a Dios el fruto
que de bendición me diese,
mas como no mereciese
darle este santo tributo,
  del templo me han arrojado
por estéril y maldito,
y así me vine al distrito
de mi rústico ganado.
  Aquí estoy con mis pastores;
desde aquí le daré a Dios
de las tres partes las dos
de mi ganado y labores.
  Que no quiero yo volver,
pues sé que su celo es santo,
a ver bañados en llanto
los ojos de mi mujer.


<<<
>>>