La madrina del cielo: 02

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Auto Sacramental
Pág. 02 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Salen DIONISIO y DOROTEO
DIONISIO:

               Éste es el sitio y la casa
               do asiste el cándido cuello
               que el cuerpo y alma se abrasa.
               Hizo Dios un ángel bello
               debajo de humana masa.
               Formó una excelsa escultura
               de tan divina hermosura,
               mostrando su gran poder,
               que se viene a conocer
               el Criador por la criatura.
               Hele dicho mi recuesta
               publicando mi tormento
               y lo que su amor me cuesta,
               mas es dar quejas al viento,
               que es recogida y honesta.
               Con rostro apacible y grave
               me dijo, "De eso se deje.
               No entregue al vicio la llave,
               porque tiene obras de hereje,
               aunque se muestra süave;
               apártese de este trato,
               que si le viene a entender,
               conocerá que es ingrato
               y suele caro vender,
               aunque le ofrece barato;
               y pierda la confianza,
               que en mí no ha de haber mudanza
               que en Dios he puesto la fe,
               y con esto alcanzaré
               el premio de mi esperanza."
               Y lo que más me atormenta,
               es que espero sin remedio,
               según he echado la cuenta,
               que no se podrá hallar medio
               que a mi voluntad consienta.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental