La mejor espigadera (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La mejor espigadera.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 145
La mejor espigadera


La mejor espigadera Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• El REY de Moab
• RUT, dama
• ORFÁ, dama
• BOHOZ
• TIMBREO, pobre
• ASER, pobre


• HERBEL, pobre
• GOMOR
• LISIS, pastora
• NOHEMÍ
• JABEL


• ZEFARA
• ASAEL
• ELIMELEC
• MASALÓN
• QUELIÓN


• JALEEL
• NISIRO
• Un CAPITÁN ismaelita
• ELFÍ
• ASA




>>>

Escena I
Pág. 002 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Salen ASER y HERBEL, pobres
ASER:

               ¿Hasta cuándo ha de durar
               el hambre de Palestina?

HERBEL:

               Mientras no cesa el pecar
               no cesa la ira divina
               que nos quiere castigar.
               Tres años ha que olvidada
               la tierra que esteriliza
               nuestra suerte desdichada,
               la maldición profetiza
               de nuestro padre heredada.
               Mete el hambre el mundo a saco;
               ni a Ceres paga el agosto,
               ni el fértil otoño a Baco.

ASER:

               Herbel, sin pan y sin mosto,
               todo estómago anda flaco.
               Comíme el año primero
               el ganado que tenía,
               sin dejar macho o carnero;
               los bueyes maté otro día,
               comiéndome carne y cuero.
               Mis tierras después vendí
               y comímelas también.
               Por pan mis alhajas di,
               y la casa que en Belén
               tuve, también me comí.
               Ni ya tengo qué vender,
               ni el hambre su rigor doma,
               pues de suerte viene a ser,
               que si no que a mí me coma,
               no tengo ya que comer.


<<<
>>>

Pág. 003 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



HERBEL:

               ¡Pobre de quien no ha dejado,
               Aser, jumento o rocín
               que al hambre no haya guizado
               Ayer me comí el mastín,
               alcaide de mi ganado.
               Por tejados y rincones
               ando a caza todo el día,
               sin ser gato, de ratones;
               gazapos, que el hambre mía,
               juzga pavos y pichones.
               Ya no tengo qué comer
               si Dios su rigor no aplaca.
               Cayéndome estoy, Aser.

ASER:

               Yo anoche cené una urraca.

HERBEL:

               Yo un jernicabo anteayer.
Sale GOMOR, comiendo medio pan,
y LISIS, pastora

LISIS:

               Parte conmigo, Gomor,
               la mitad de aquese pan,
               si es que me tienes amor.

GOMOR:

               Hambre y amor mal cabrán
               en el pecho de un pastor.
               Diez días ha que por cerros,
               buscando hierbas perdido,
               arroyos, valles, destierros
               he espulgado, y no he comido
               si solas setas y berros.
               Mirad vos cómo os querré
               comiendo regalos tales.


<<<
>>>

Pág. 004 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



LISIS:

               ¡Si tú amaras bien!

GOMOR:

               Cené
               anoche unos mercuriales,
               y todo el amor purgué.

LISIS:

               ¿Quien la vida te entregó
               merece tratarse ansí?

GOMOR:

               ¿Vuesa vida tengo yo?

LISIS:

               Mi vida, ingrato, te di;
               que quien firmemente amó
               más vive en la cosa amada
               que en sí mismo.

GOMOR:

               Bien, ¡por Dios!
               El trueco, Lisis, me agrada.
               En fin, que yo vivo en vos,
               y vos en mí, transformada.

LISIS:

               Si bien me quieres, no hay duda
               que vidas hemos trocado.
               Mira si es razón que acuda
               a quien yo mi vida he dado
               y en mí la que tiene muda.

GOMOR:

               ¡Alto! Pues que me da ser
               vuesa vida agradecida,
               no tengo que responder,
               sin que a quien me dió su vida
               que yo la dé de comer.
               Medio pan me ha dado Dios,
               y según el hambre es fiera,
               no hay para empezar los dos;
               mas justo es que yo me muera
               a trueque que viváis vos.
               Pues tenéis mi vida allá,
               no os dé pena, muérase;
               que, mientras hambrienta está,
               comiéndome el pan, podré
               sustentar la vuesa acá.

Cómeselo


<<<
>>>

Pág. 005 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



LISIS:

               ¿Respuesta tuya es aquésa,
               bárbaro, ingrato, homicida?

GOMOR:

               ¿De verme comer os pesa?
               ¿No se lo quito a mi vida
               para dárselo a la vuesa?

LISIS:

               Yo me vengaré de ti
               si el rigor del tiempo pasa.

ASER:

               Elimelec vive aquí,
               la persona más escasa
               y rica que en Belén vi.

GOMOR:

               ¡A buenas puertas nos coge
               el hambre!

HERBEL:

               ¡Fuego de Dios
               que le destruya y despoje
               de tanta hacienda!

ASER:

               Los dos,
               aunque de vernos se enoje,
               a pedirle hemos venido
               limosna.

LISIS:

               Que la dé dudo.

ASER:

               Por su deudo me ha tenido.
               Más da el duro que el desnudo,
               y el avaro que el perdido.

HERBEL:

               No hay hombre en todo Efratá
               tan caudaloso.


<<<
>>>

Pág. 006 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



LISIS:

               ¿Qué importa,
               si a nadie empresta ni da?
               Larga hacienda y mano corta
               mal socorrer nos podrá.
               Las trojes, que el grano rojo
               guardan, dejará comer
               del atrevido gorgojo,
               y el vino, que viene a ser
               del año el postrer despojo,
               en vinagre convertír
               primero que remediar
               al pobre.

ASER:

               Yo he de pedir
               a sus puertas e incitar
               su enojo antes que morir.

HERBEL:

               ¡Qué mal que le cuadra el nombre
               de Elimelec!

ASER:

               Significa
               "Dios mío," porque os asombre.

GOMOR:

               Mal el ser Dios se le aplica
               a tan avariento hombre,
               que Dios a todos mantiene,
               y más guardando su ley.

HERBEL:

               "Rey" a interpretarse viene
               Elimelec.

LISIS:

               ¡Qué mal rey
               quien guardado el trigo tiene
               y a ningún pobre recibe!


<<<
>>>

Pág. 007 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ASER:

               Es alma el rey, que del modo
               que vida al cuerpo apercibe,
               y estando toda en el todo,
               toda en cualquier parte vive;
               así el rey tiene de estar
               dando a todo el reino ser,
               y en cualquier parte o lugar
               todo lo ha de socorrer
               y sus miembros sustentar.

GOMOR:

               Id a Elimelec con eso,
               veréis si lo cumple ansí.

LISIS:

               El hambre os aviva el seso.

HERBEL:

               De su mujer Nohemí
               la mucha virtud confieso.

GOMOR:

               Basta empezar en Noé
               su nombre para ser buena,
               que el vino inventó.

ASER:

               Yo sé
               que la avaricia condena
               que el pueblo en su esposo ve.

HERBEL:

               Nohemí es lo mismo que hermosa.

LISIS:

               Fuélo mucho, mas los años
               traen la vejez enfadosa,
               envuelta en los desengaños
               que marchitan cualquier rosa.

ASER:

               Pues no tiene tanta edad.

LISIS:

               Ha parido ya dos veces.

GOMOR:

               Los hijos y años dejad,
               juventudes y vejeces,
               que con hambre es necedad
               meteros en eso.


<<<
>>>

Pág. 008 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



HERBEL:

               Ansí
               el tiempo y hambre se pasa.

GOMOR:

               El hambre no, el tiempo sí.
               Si Elimelec no está en casa,
               de la virtud de Nohemí
               remediar mi daño espero,
               que es generosa y honesta.

ASER:

               Llamar a sus puertas quiero
               y pedirla. Mas ¿no es ésta?

HERBEL:

               Sí.

LISIS:

               Su piedad considero.


<<<
>>>

Pág. 009 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Sale NOHEMÍ
NOHEMÍ:

               ¿Posible es que de Efratá,
               que se interpreta abundante,
               os olvidéis mi Dios ya?
               No hay comarca semejante
               en la tribu de Judá
               en frutos, pues de Israel
               la troj se solía llamar.
               Vos, Señor, piadoso y fiel,
               que a Jacob quisisteis dar
               esta tierra, acordáos de él.
               Mirad que estéril y seca
               aflije vuestra nación,
               que cierra el cielo quien peca.
               No es tierra de promisión,
               ni ha dado miel y manteca,
               ni aun hierba en estos tres años,
               como prometistes vos.
               ¿Qué han de decir los extraños
               sino imputaros, mi Dios,
               estos trabajos y daños?
               Culpará la providencia
               de vuestra mano infinita,
               contra vuestra omnipotencia,
               el idólatra moabita,
               y dirá con insolencia
               que es mejor dios su Dagón,
               su Astarot, su Baalín,
               que no vos, Dios de Sión;
               que nos trujistes, en fin,
               no a tierra de promision,
               sino de daño infinito,
               y de Bersabé hasta Dan,
               los que aflije su delito,
               otra vez suspirarán
               por las cebollas de Egipto.
               No permitáis tal, señor;
               vuestro pueblo socorred,
               y dando fin al rigor,
               no por nosotros volved,
               mas volved por vuestro honor.
               No está en casa mi marido,
               ojalá pobres vinieran,
               que pues Dios me ha enriquecido,
               con abundancia comieran
               lo que les he prevenido.
               Pero aquí están. Pobres míos,
               ¿querreis comer?


<<<
>>>

Pág. 010 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



HERBEL:

               Dios lo sabe.

NOHEMÍ:

               Pecados y desvaríos
               tienen los cielos con llave.

GOMOR:

               Y los estómagos fríos.

ASER:

               Seis meses ha que no sé
               lo que es pan.

GOMOR:

               Una barriga
               de buey anoche cené;
               duélase de mi barriga,
               que no hallará, si la ve,
               cosa en ella que encomiende
               a las tripas, importante.
               Por pies mi estómago entiende
               cual bolsa de pleiteante,
               o como casa con duende,
               como robada maleta;
               como brasero en verano;
               como enfermo con dïeta;
               como lealtad de gitano
               y cerebro de poeta.

NOHEMÍ:

               Entrad, mis pobres, que aquí
               os tengo puesta la mesa.


<<<
>>>

Pág. 011 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



LISIS:

               Plegue a Dios, cuerda Nohemí,
               que de la familia vuesa,
               pues nos sustentáis ansí,
               el Mesías deseado
               nazca que a Israel dé gloria,

ASER:

               Vueso nombre celebrado
               quede con divina historia
               en nuestro libro sagrado.

NOHEMÍ:

               En ese oculto aposento,
               Asael, la mesa está.
               Dalos en ella sustento,
               pues dicen que el ciclo da
               por uno al piadoso, ciento.
               Entrad primero que venga
               mi esposo, que lleva mal
               que de su hacienda mantenga
               de mi tribu y natural
               los pobres, y antes que tenga
               Masalón de esto noticia
               y Quelión, mis dos hijos,
               excusemos su malicia,
               que los trabajos prolijos
               con que de Dios la justicia
               nos aflige, los ha hecho
               tan cortos como a su padre.
               Entrad, y hágaos buen provecho.

HERBEL:

               Pues de pobres eres madre,
               y con tan piadoso pecho
               acudes a nuestro daño,
               tu casa el cielo bendiga,
               hónrete el propio y extraño.


<<<
>>>

Pág. 012 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



NOHEMÍ:

               Entrad.

GOMOR:

               Hoy, Lisis amiga,
               saco el vientre de mal año.
Vanse todos. quedando NOHEMÍ

NOHEMÍ:

               Si de Egipto el hambre fiera
               nuestro José socorrió,
               aunque extraña nación era,
               y mi casa enriqueció
               el cielo de esta manera,
               ¿por qué en ella ha de faltar
               a los dé Israel sustento?
               Ningún pobre ha de llegar
               que vuelva a salir hambriento
               mientras haya que les dar.
Salen ZEFARA y JALEEL

JALEEL:

               Digo, Zefara, que yo
               tengo derecho a comer
               el hijo que nos quedó,
               que el padre sólo da el ser
               al hijo, y la madre no.
               No le escondas, si es que quieres
               que refrene mi rigor.


<<<
>>>

Pág. 013 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ZEFARA:

               Madre soy, si tú padre eres,
               y siempre reina el amor
               más que el hambre en las mujeres.
               El ser como tú le he dado;
               nueve meses le he traído
               de mi sangre alimentado;
               con dolores le he parido;
               mis pechos le han sustentado.
               En vano Jaleel porfías
               probar que eres sólo el dueño
               de quien, no como yo crías,
               de noche a costa del sueño
               y del descanso los días.
               Darle el ser, ¿de que sirviera?
               si sin forma se quedara
               y antes que vida tuviera
               y del alma se informara,
               sin mi amparo pereciera.
               Vida le dio mi calor,
               en mis entrañas estuvo,
               y Dios, como en obrador,
               su cuerpo informe entretuvo,
               hasta que siendo crïador
               del alma, que no le has dado,
               en su cuerpo la infundió,
               por mi sangre organizado
               De mí con vida salió,
               hermoso y perficionado;
               mas de ti tan imperfecto,
               que aun hasta el ser de animal
               no sacó, sino respeto
               sólo de hombre virtüal,
               siendo de tu causa efecto.
               ¿Por qué has de querer, ingrato,
               cuando el ser de ti tuviera,
               comer tu mismo retrato?
               Su madre soy verdadera,
               y así escondértele trato.
               Cómeme, tirano, a mí,
               que su misma carne soy.


<<<
>>>

Pág. 014 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



NOHEMÍ:

               ¿Qué es esto?

ZEFARA:

               ¡Oh, cuerda Nohemí!
               Crueldades has de ver hoy
               que te han de sacar de ti.
               Este padrastro, no padre,
               al mismo hijo que dió el ser,
               sin que ley ni amor le cuadre
               quiere, bárbaro, comer,
               y yo, que, en fin, soy su madre,
               le defiendo.

JALEEL:

               Si se atreve
               el hambre a mi hijo ansí,
               la necesidad me mueve.
               La vida y el ser le di,
               págueme lo que me debe;
               que en trabajo tan urgente
               no es injusta mi demanda,
               ni yo soy padre inclemente,
               pues el Decálogo manda
               que al padre el hijo sustente.

NOHEMÍ:

               ¿Vióse pleito más crüel?
               ¿Vióse demanda más fiera?
               ¡Vive el Señor de Israel!
               que si en mi casa no hubiera
               más que un pan, probara en él
               la piedad que me enternece.
               ¡Que el hambre, mi Dios, horrenda
               pueda tanto cuando crece,
               que a su hijo comer pretenda
               un padre, si es que merece
               este nombre tal delito!
               ¿Qué vuestro rigor no aplaca
               esto, Señor infinito?
               Asael.


<<<
>>>

Pág. 015 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ASAEL:

               Señora.

NOHEMÍ:

               Saca
               cuatro panes y un cabrito.
Va el criado por ello
               Sustentáos con él los dos;
               y volved por más después,
               Jaleel, que no es bien que vos
               querais comer a quien es
               la semejanza de Dios.
               Venid si adelante pasa
               del cielo el rigor prolijo,
               que la piedad que me abrasa,
               por la vida de vuestro hijo,
               os daré a saco mi casa.
               Traedme acá la criatura,
               que a crïarla me provoco.

ZEFARA:

               Comerle un padre procura,
               que en fe de costarles poco
               no ponen más que la hechura.


<<<
>>>

Pág. 016 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Sale ASAEL
ASAEL:

               Aquí está el cabrito y el pan.
A ASAEL

JALEEL:

               Y en tu señora se ve
               la caridad de Abrahán,
               su amor, su piedad y fe.

NOHEMÍ:

               ¡Que la maldición de Adán,
               mi Dios, tenga tal poder
               que llegue en un padre a tanto
               que a quien dió la vida y ser,
               coma! Pero ¿qué me espanto
               si a vos os han de comer?
Salen ELIMELEC, MASALÓN y QUELIÓN.
ELIMELEC habla solo

ELIMELEC:

               ¿Los jueces mi pan a mí
               para dar a pobres? ¡Bueno!
               ¿Lo que yo sembré y cogí?
               ¿yo mi trigo, mi centeno
               a pobres? Ponzoña sí.
               Muera la gente villana
               de hambre, que yo no doy
               a quien, con vida holgazana,
               se come su hacienda hoy
               sin reparar que hay mañana.
               Antes pegaré a mis trojes
               fuego, y vaciaré mi vino.


<<<
>>>

Pág. 017 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN:

               Padre y señor, no te enojes;
               que pues con tal desatino
               lo que a tanta costa coges
               te están pidiendo los jueces,
               con negárselo has cumplido.

ELIMELEC:

               ¿A los pobres viles heces,
               que siempre basura han sido
               del mundo?

QUELIÓN:

               Tú lo mereces,
               pues de este pueblo tirano
               no has impedido el gobierno.

ELIMELEC:

               ¿A hormigas viles que el grano,
               si no trabajan de invierno,
               vienen a hurtar el verano?
               Primero me ausentaré
               de Belén y de Efratá;
               primero a Moab me iré,
               llevando mi hacienda allá,
               que un pan a los pobres dé.
               Mas ¿quién son estos que aqui
               me causa enfado el mirarlos?

JALEEL:

               Tus deudos somos.

ELIMELEC:

               Nohemí,
               ¿mas qué para sustentarlos
               venir los hiciste aquí?

NOHEMÍ:

               Es verdad. Por excusar
               que a su hijo un padre no coma,
               lo que ves les mandé dar.


<<<
>>>

Pág. 018 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ELIMELEC:

               ¡Infernal furia me toma!
               No mi casa has de asolar.
               ¿Sabes que tienes dos hijos?
               ¿Sabes la esterilidad
               que anuncia en años prolijos
               hambre, peste y mortandad,
               que los caudales más fijos
               ha deshecho ya el rigor
               con que el cielo nos provoca?
               ¿Ni a mí me tienes amor,
               pródiga, perdida, loca?

NOHEMÍ:

               A tus parientes, señor...

ELIMELEC:

               ¿Qué parientes más cercanos
               que tus hijos y marido?
               Soltad el manjar, villanos;
               comé el hijo mal nacido
               hechura de vuestras manos.
Quítasele
               Echalos de ahí, Masalón.

MASALÓN:

               Idos, peste de Israel.

ZEFARA:

               ¿A los que tus deudos son
               es justo, avaro, crüel,
               tratar ansí?

ELIMELEC:

               Quelión,
               mátalos todos a palos.

QUELIÓN:

               Salid, infames, a coces.

JALEEL:

               De mal árbol, frutos malos.


<<<
>>>

Pág. 019 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ZEFARA:

               Permita Dios que no goces
               tus avarientos regalos.
               Púdranse tus viles mieses,
               vinagre el vino se torne,
               los lobos coman tus reses,
               jamás tus techos adorne
               el otoño en sus tres meses.
               De tu hacienda despojado
               patrias extrañas mendígues;
               no halles hospicio en poblado,
               y como al pobre persigues
               del rico seas mal tratado.
               Fáltete el Dios en que esperas,
               y ejecute sus castigos
               en esas entrañas fieras;
               entre tus más enemigos
               fuera de tu patria mueras.
               No vuelvas más a Belén,
               ni tus trabajos amansen,
               ni sepultura te den
               en que tus huesos descansen
               con los de tu padre, ven.

Vanse ZAFARA y JALEEL


<<<
>>>

Pág. 020 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ELIMELEC:

               ¡Ah, infames! Dejadme entrar
               por un palo.

MASALÓN:

               Ya se han ido.

NOHEMÍ:

               Mis padres han de encontrar.

QUELIÓN:

               Basta, madre, que has querido
               nuestra hacienda disipar.
               ¡En buenos graneros pones
               nuestra amada provisión!
               ¡En mendigos y bribones!

MASALÓN:

               De la república son
               los pobres viles ratones.
               Si a comer vienen el trigo
               ¿qué habemos de hacer después?

NOHEMÍ:

               De Dios, hijos, el mendigo
               es pupilo y menor es;
               y el rico tutor y abrigo
               de los pequeños y hambrientos.
               Si menores nuestros son,
               dejad viles pensamientos,
               que no es conforme a razón
               negarles sus alimentos.
ELIMELEC, echando a palos a los pobres

ELIMELEC:

               Salid, harpías monstruosas,
               que mi mesa profanáis;
               salid, moscas enfadosas,
               que en mi mesa os asentáis,
               inútiles y asquerosas;
               que la mesa he de quemar,
               que dejáis contaminada
               la que os vino a convidar,
               y la casa que apestada
               ya es oprobio del lugar.
               ¿Qué aguardáis, reliquias bajas,
               de Israel polillas crueles?


<<<
>>>

Pág. 021 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



HERBEL:

               Guarda, avaro, tus migajas.
Vanse

ELIMELEC:

               Estimad que los manteles
               no os sirven hoy de mortajas.
               Y tú, necia liberal,
               que no estimando el provecho
               de mis frutos y caudal,
               de andrajos torpes has hecho
               mi casa noble, hospital,
               ya mi mujer no te llames,
               pues no lo merece ser
               quien a huéspedes infames
               da en mi mesa de comer,
               ni es posible que me ames.
               Dame las llaves dé todo
               lo que tan mal aprovechas,
               que si gastas de ese modo
               mí hacienda, diré que la echas
               en pobres, que es en el lodo.
Sale GOMOR con un plato con carne y pan,
comiendo, y una servilleta al cuello

GOMOR:

               El miedo que me provoca
               me ha escondido a la mitad
               del convite. ¡Ay, hambre loca!
               Pues que no hay seguridad
               desde la mano a la boca.
               Dejadme acabar primero
               de este plato la tarea,
               cifrada en pan y en carnero,
               y después más que me vea
               y riña este avaro fiero.


<<<
>>>

Pág. 022 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ELIMELEC:

               ¿Aún queda otro convidado?
               Teneos.

GOMOR:

               Déjenme que coma
               esto poco que ha quedado.

ELIMELEC:

               El plato y el pan le toma.

GOMOR:

               Zampémelo de un bocado.

ELIMELEC:

               ¡Vive Dios, que lo has de echar,
               villano, o has de morir!

GOMOR:

               ¿De qué le ha de aprovechar
               mascado ya?

QUELIÓN:

               No te has de ir,
               mendigo, de este lugar
               con manjar que se convierta
               en tu vil sustancia y vida.

GOMOR:

               Señor, que me ahoga advierta.

ELIMELEC:

               Echa, infame, la comida.

GOMOR:

               ¿Por dó, si cierra la puerta?

ELIMELEC:

               Ahogadle, y con ella muera.

GOMOR:

               Ya, señores, lo despacho.
Suéltase
               Id mañana a la zaguera
               por ello, pelón, borracho,
               y podréis cobrarlo en cera.}}

Vase GOMOR


<<<
>>>

Pág. 023 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ELIMELEC:

               No he de estar más en Belén,
               no ha de verme más Judá
               adonde enfado me den
               holgazanes de Efratá.
A su hijo
               Todo el ganado prevén,
               bestias, caballos, camellos;
               mi hacienda en los carros carga,
               que a Moab he de ir con ellos,
               pues no es la jornada larga
               ni hallaré pobres entre ellos.
               Esta noche he de partírme,
               ¡vive Dios!

MASALÓN:

               Medio es prudente.

ELIMELEC:

               Mendigos no han de afligirme;
               maldiga Dios tan ruin gente,
               que viven de perseguirme.
               Aprestad nuestra partida
               y huyamos de esta langosta,
               que abrasa nuestra comida
               y se sustentan a costa
               de mi hacienda y de mi vida.

MASALÓN:

               Vecino soy desde hoy más
               de Móab.

QUELIÓN:

               Vamos, Masalón.

NOHEMÍ:

               ¿A tierra idólatra vas?


<<<
>>>

Pág. 024 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



ELIMELEC:

               Huyo de la perdición
               cruel que a mis bienes das.
               No quiero que en tierra quedes
               donde gastas de ese modo
               lo que tú adquirir no puedes.
               Cargadlo en los carros todo,
               dejad solas las paredes.

NOHEMÍ:

               ¿Los pobres, qué comerán
               en tan miserable estado?
               ¿Por qué en Belén, Dios de Abrahán,
               el pan les habéis negado,
               si es Belén casa de pan?

ELIMELEC:

               ¡Fuego del cielo en nación
               que me ha puesto en este trance
               por tu necia condición!

NOHEMÍ:

               ¡Quiera Dios que no te alcance
               en Moab su maldición!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 025 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Salen TIMBREO, RUT, ORFÁ,
NISIRO y MÚSICOS. Siéntanse
TIMBREO:

               En el teatro verde
               de esta alameda umbrosa,
               y al nacimiento de esta fuente fría,
               vida del alma mía,
               Rut discreta y hermosa,
               por quien mi amor, ganándose, se pierde,
               duerman pesares, para que recuerde
               el contento perdido
               que en tu rostro florido
               la primavera alegre retrataba,
               y acabándose en ti, mi vida acaba.
               A esta sombra te asienta,
               que en tapices de flores
               cojines de tabí borda Amaltea,
               donde, aunque el sol desea
               hurtarle sus colores,
               porque sus rayos en sus ojos vea,
               no le dejan entrar, por mas que sea
               su luz penetrativa,
               los árboles que arriba
               verás tejiendo y enlazando ramas,
               son de las frescas flores guardadamas.
               De tus melancolías
               el rigor, Rut, suspende;
               divierte aquí los cristalinos ojos.


<<<
>>>

Pág. 026 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



TIMBREO:

               Si el campo olvida enojos,
               por este campo extiende
               la vista, asiento de las dichas mías,
               que en él mirar podrías
               mi amoroso cuidado
               al vivo retratado;
               mas--¡ay!--que si en las flores que diviso
               las tuyas ves, te volverás Narciso.
               Mira esta fuente clara
               que en líquidos rodeos,
               amorosa este prado besa y tiñe,
               y parece que riñe
               mal pagados deseos
               de quien yerba del sol es de tu cara.
               En las yedras repara,
               que con eternos lazos
               todas se tornan brazos
               hasta que de su amante el cuello toca,
               cada cual por juntar boca con boca.
               Pinten mi confïanza
               los troncos de estos olmos,
               dando la mano a aquestas verdes parras,
               cuyas hojas bizarras,
               con generosos colmos,
               néctar a Baco dan, que Amor alcanza;
               y envidia mi esperanza
               ver en lazos estrechos,
               como hijos de los pechos,
               colgar de los sarmientos los racimos
               que al matrimonio dan frutos opimos.


<<<
>>>

Pág. 027 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



TIMBREO:

               Mira de galas ricos,
               los pájaros traviesos
               competir con las hierbas y las flores,
               que en fe de sus amores,
               se dan con dulces besos
               plumas por brazos y por labios picos,
               cantando villancicos
               a Apolo cuando nace,
               porque lo nuevo aplace.
               Mas--¡ay, de mí!--que como amar ignoras,
               cantas si peno, y si me alegro lloras.
               Todo muestra alegría,
               la fuente, el monte, el prado,
               los árboles, las aves y los peces;
               sola tú te entristeces,
               y de luto has poblado
               el río, el prado, el monte, el sol, el día.
               Llora la fuente fría;
               las aves que enamoran,
               por verte llorar, lloran,
               y yo, que todo a padecerlo vengo,
               no se qué tienes cuando amor te tengo.

RUT:

               Si mañana, Timbreo,
               me esperas dar la mano
               ¿qué sospechas contrastan tu firmeza?
               No guarda la tristeza
               término cortesano,
               ni corresponde amor siempre al deseo.
               Lo que me quieres veo,
               lo que padezco ignoro
               sin saber de qué lloro.
               Si un mal humor los gustos desazona,
               mi amor estima y mi rigor perdona.


<<<
>>>

Pág. 028 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



TIMBREO:

               ¡Qué compendiosa y breve
               obligando lastimas
               y en lastimosas dudas satisfaces!
               Si en recíprocas paces
               mi amor mañana animas,
               eternice el amor su yugo leve.
               Pero pues se atreve
               la pálida tristeza
               que envidia a tu belleza,
               cantad; mas nunca el canto el mal resiste,
               que al alegre da gusto, y pena al triste.
Cantan

MÚSICOS:

               "Florecitas que Rut bella pisa,
               mientras sus ojos regados os ven,
               no os riáis, no os riáis, que no viene bien
               con sus lágrimas vuestra risa."

TIMBREO:

               Del rey, mi Rut, eres hija;
               a Moab has de heredar,
               contigo me he de casar;
               deja la pena prolija,
               que cuando el pesar te aflija,
               para que te alegres basta
               la corona que contrasta
               melancólicos humores
               de tu belleza divisa.


<<<
>>>

Pág. 029 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Cantan
MÚSICOS:

               "Florecitas que Rut bella pisa,
               mientras sus ojos regados os ven,
               no os riáis, no os riáis, que no viene bien
               con sus lágrimas vuestra risa."

RUT:

               La tristeza que es violenta,
               menos su rigor perdona
               a la diadema y corona,
               antes con ella se aumenta,
               en los palacios se asienta
               debajo del solio real,
               y perdonando al sayal,
               vive en artesones de oro.
               Ría el prado, que yo lloro
               penas que el pesar me avisa.
Cantan

MÚSICOS:

               "Florecitas que Rut bella pisa,
               mientras sus ojos regados os ven,
               no os riáis, no os riáis, que no viene bien
               con sus lágrimas vuestra risa."

TIMBREO:

               Si a entretener no estáis,
               árboles, prados y fuentes
               las tristezas inclementes
               que en quien adoro aumentáis,
               ni con el viento finjáis,
               las unas risa en las hojas,
               ni, entre las arenas rojas,
               mováis de cristal los labios
               las otras; llorad agravios
               de una voluntad remisa.


<<<
>>>

Pág. 030 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Cantan
MÚSICOS:

               "Florecitas que Rut bella pisa,
               mientras sus ojos regados os ven,
               no os riáis, no os riáis, que no viene bien
               con sus lágrimas vuestra risa."
Quédase RUT dormida

TIMBREO:

               ¿Durmióse mi esposa?

NISIRO:

               Sí.

TIMBREO:

               Dejadla, que siempre el sueño
               es de la tristeza dueño.

ORFÁ:

               ¿Qué tendrá que llora ansí?

TIMBREO:

               Poco amor, porque la di
               el alma, que no se atreve
               a pagar, ingrata y leve,
               si no es con pena y rigor;
               porque aborrece el dendor
               por no pagar al que debe.
               Mas si mañana ha de ser
               mi esposa, mal conjeturo,
               cuando quejas dar procuro
               en lugar de agradecer.
               Muchas veces sin tener
               causa la melancolía
               crüeles efectos cría,
               como en mi esposa se ve.
               Tal vez la tristeza fue
               víspera del alegría.
               Yo espero quererla tanto
               que otra vez la aurora fresca
               en su semblante amanezca,
               y trueque en contento el llanto.
               Duerma mi Rut, y entretanto
               en fe de lo que la adoro,
               despojemos el tesoro
               de este prado, y de su flor
               coronas rija mi amor
               mientras se pone la de oro.

Vanse todos,
y quédase RUT dormida.


<<<
>>>

Pág. 031 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



'Salen MASALÓN y ASAEL'
ASAEL:

               Esta noche llegaremos
               a Moab.

MASALÓN:

               Mientras la siesta
               del sol los cuerpos molesta,
               Asael, descansaremos.
               A las sombras deleitables
               de este bosque has de asentar
               las tiendas y apacentar
               el ganado.

ASAEL:

               ¡Qué agradables
               riberas! ¡Qué alegre río!
               su margen es un vergel,

MASALÓN:

               No se echa de ver en él
               la sequedad del estío,
               ni el rigor de tantos años
               con que hacen los cielos guerra
               a la israelítica tierra.

ASAEL:

               Merecemos estos daños
               porque nuestra gente ciega
               mitigar a Dios no sabe.


<<<
>>>

Pág. 032 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN:

               Tiene el pecado con llave
               las nubes, y el cielo niega
               el agua a nuestras querellas,
               que como contra el pecamos,
               mientras culpas no lloramos
               no quieren que lloren ellas.
 

ASAEL:

               En Moab vive el hartura.

MASALÓN:

               Mientras este rigor pasa
               olvidaré patria y casa.
               Brindando está la frescura
               de aquestos álamos bellos
               al sueño.

ASAEL:

               Hacer la razón.

MASALÓN:

               Entretanto que Quelión
               hace descargar camellos
               y en las tiendas se defienden
               del sol mis padres, aquí
               cama de campo escogí,
               donde sus rayos no ofenden.
               Vete, y diles donde quedo,
               y vuélveme a despertar
               cuando quieran caminar.

ASAEL:

               Voy, pues.

Vase ASAEL


<<<
>>>

Pág. 033 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN:

               A esta sombra puedo
               lo que queda descansar
               de la siesta. ¡Bella fuente!
               No hay cosa que el sueño aumente
               como es el oír cantar;
               y si en las guijas templadas
               de estos risueños cristales
               cantan tonos naturales
               sus corrientes enlazadas,
               ¿qué reyes hay que merezcan
               en camas que mullen flores
               dormir oyendo cantores
               sin que jamás se enronquezcan?
               Échome, pues... Mas ¡ay, cielo!
               una mujer duerme aquí.
               ¿Mujer? Mal dije, ángel sí,
               que con las rosas del suelo
               compiten las de su cara.
               Si en la ley que profesé
               no me enseñara la fe
               que hay sólo un Dios, afirmara
               que era la misma deidad
               de la madre del Amor.
               ¿Vióse hermosura mejor?
               No durmáis, ojos, velad
               mientras su amor me desvela
               y el alma en su vista hermosa,
               imita a la mariposa
               dando vueltas a la vela.


<<<
>>>

Pág. 034 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN:

               Solía reirme yo
               de que afirmase un amante
               que haya amor que en un instante
               se engendre; pero, ya no,
               pues quiere que experimente
               esta hermosura divina
               que hay, cual muerte repentina,
               también amor de repente.
               Instantáneamente abrasa
               una casa el rayo fiero;
               rayo es amor más ligero;
               mas--¡ay!--si yo fuera casa
               que tal huésped mereciera
               ¡qué bien que te aposentara!
               Todas las puertas cerrara
               para que no se me fuera.
               Una mano de cristal
               la hermosa mejilla apoya;
               mas bien merece tal joya
               tal engaste y basa tal.
               A descansar vine aqui,
               y hallé por descanso, cielos,
               amor, temor y desvelos.
Escucha
               Parece que habla entre si.


<<<
>>>

Pág. 035 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



RUT, entre sueño
RUT:

               Hija soy del rey moabita;
               mas ¿qué importa el nombre real
               si en lo que es más principal
               mi padre el gusto me quita?

MASALÓN:

               ¡Válgame el Dios de Sión!
               Hija del rey dijo que era.
               ¡Ay, amor! volvéos, quimera.

RUT:

               ¿Amor no es inclinación?
               ¿Pues por qué contra la mía
               a Timbreo me han de dar?
               Yo no me quiero casar.

MASALÓN:

               ¿Celos y amor en un día?
               ¿Dulce y amargo en un punto?
               ¿Pena y gusto en un sujeto?
               ¿Amor, sospecha y respeto?
               ¿Vivo, cielos, y difunto?
               ¡Qué contradicciones tienes
               voluntad desordenada!

RUT:

               A Israel soy inclinada.

MASALÓN:

               De aquí colijo mis bienes.
               Israelita soy, prevén,
               Amor, mis venturas ya.

RUT:

               De la tribu de Judá
               y vecino de Belén
               ha de ser sólo mi dueño.

MASALÓN:

               ¿Hay dicha, hay suerte mayor?
               Despierto te cobré amor,
               favorecióme tu sueño.
               Si me aborreces despierta
               como me elijas dormida,
               no despiertes en tu vida.


<<<
>>>

Pág. 036 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



RUT:

               La ley aborrezco incierta
               de mi ciega idolatría;
               al Dios de Israel me inclino
               de un oráculo divino
               que estimo por profecía.
               Sé que un esposo me espera,
               el más noble de Efratá,
               que en mí sucesión tendrá
               dilatada de manera
               que llegue su última rama
               al cielo más eminente,
               para que en su flor se asiente
               un rey Dios que a Israel ama.
               Y si esto ha de ser ansí,
               no mi padre ni Timbreo
               impedirán mi deseo.


<<<
>>>

Pág. 037 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN:

               No duermes tú, mas yo sí,
               profetisa sabia y cierta,
               pues que tú durmiendo sabes
               mucho más que las más graves.
               Abre los ojos, despierta
               Pero duerme, que es razón
               no digas en despertando
               si fé a tu sueño estoy dando,
               que los sueños sueños son.
               Yo estoy muerto; yo estoy ciego,
               si la recuerdo se irá,
               y si duerme no podrá
               saber mi amoroso fuego.
               Si lo que durmiendo afirma,
               despierta aprueba, dichoso
               yo que vengo a ser su esposo,
               y mi esperanza confirma.
               ¿Cómo saberlo podré?
               La industria me ha de ayudar.
               A esta parte me he de echar,
               y que duermo fingiré,
               para que cuando despierte
               averigüe la verdad
               de su amor y voluntad,
               que viéndome de esta suerte
               algo conforme dirá
               con lo que ha dicho dormida.
Échase
               ¡Ay, libertad, ya perdida,
               tarde el alma os cobrará!
               Despertarla agora quiero
               para que me vea dormido.

Despiértela


<<<
>>>

Pág. 038 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



RUT:

               ¡Cielos, cielos, favor pido!
               Morir escojo primero
               que forzar mi inclinación
               dando la mano a Timbreo;
               que aún no estoy despierta creo.
               ¡Ay, inquieto corazón!
               ¡Que aun durmiendo me tormente
Repara en MASALÓN
               Mas, ¡cielos! ¿quién está aquí?
               ¿Un hombre junto de mí,
               y mis vasallos ausentes?
               Haréle matar; mas no,
               que quien, viéndome dormida,
               pudiendo ofender mi vida,
               mi honestidad no injurió,
               maltratarle no merece.
               O es bien nacido, o es loco,
               o sabe de amores poco,
               quien la ocasión que le ofrece
               el sueño y la soledad
               pierde; mas no hay ocasión
               que en el prudente varón
               despierte a la voluntad.
               Agradecida le estoy,
               y si el agradecimiento
               del amor es fundamento,
               aficionándome voy
               a su noble cortesía.


<<<
>>>

Pág. 039 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



RUT:

               Parece hebreo en el traje,
               y para que le aventaje
               a Timbreo el alma mía
               basta sólo el parecello.
               Seguro a dormir se echó;
               mas quien tal fama cobró,
               que sin asir del cabello
               a la Ocasión, resistir
               se supo, duerma en tal cama,
               que quien cobra buena fama
               bien puede echarse a dormir.
               ¡Hermoso talle! Israel
               bellezas notables cría.
               De aquesta suerte sería
               Jacob cuando vió a Raquel,
               según en su historia he visto.
               ¡Ay! ¡Si fuera mi ventura
               Raquel de aquesta hermosura!
               Mas ¿qué es esto? ¿Ansí resisto
               el primer encuentro, Amor,
               de vuestro fuego? Es hebreo;
               la inclinación y el deseo
               le dan cartas de favor.
               ¿Pero de mi honestidad
               tan presto, fiero tirano,
               las aras limpias profano?
               Volved en vos, libertad.
               Mas si mañana Timbreo
               tiene de tiranizaros,
               ¿cuánto es mejor emplearos
               en este gallardo hebreo?
               Pero ¿cómo sabré vo
               que mi amor querrá admitir
               quien viéndome aquí, a dormir
               tan descuidado se echó?
               No admite el israelita
               mujer de contraria ley,
               aunque sea hija de un rey.
               Mi suerte me hizo moabita;
               huyamos, pues, pasión fiera.
               Pero ¿cómo, si conmigo
               llevó celos mi enemigo?
               Mas resistiréle.


<<<
>>>

Pág. 040 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Fingiendo que duerme
MASALÓN:

               Espera.

RUT:

               Espera , dijo dormido.
               Por buen pronóstico alcanza
               mi amor que me da esperanza
               cuando el sosiego he perdido.
               Pero de sueños ¿qué espero
               sino quimeras y engaño?
               Seré ocasión de su daño,
               si hallando aquí este extranjero,
               a Timbreo causo enojos,
               pues mal encubrir podré
               mi nuevo amor, cuando sé
               que le pregonan los ojos.
               En la amorosa violencia
               el más urgente remedio
               es el poner tierra en medio
               quien no tiene resistencia.
               Honor, huyamos agora
               de quien dormido os maltrata.

MASALÓN:

               ¿Pues ansí pagas, ingrata,
               a quien tu belleza adora?


<<<
>>>

Pág. 041 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



RUT:

               Soñando en quien ama está
               para aumentar mis desvelos.
               Amor, si venís con celos,
               ¿quién resistiros podrá?

MASALÓN:

               Si a mi nación quieres bien,
               y deseas que un hebreo
               sea tu esposo, efrateo
               soy, y mi patria es Belén;
               en la tribu de Judá
               no hallarás quien me aventaje
               en hacienda ni en linaje.
               Contigo dispensará
               amor que no guarda ley,
               cuando la nuestra lo impida.

RUT:

               ¡Ay, esperanza perdida!
               perdone mi padre, el ley,
               y el amor con que me ofusco
               si lo que escucho es verdad,
               que el hüir es necedad
               de lo que ha tanto que busco.
               Pero si viene Timbreo
               y le mata ¿qué he de hacer?
               Dueño tirano ha de ser
               del alma que yo poseo.
               Huyamos de este imposible.


<<<
>>>

Pág. 042 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN despierta y tiénela
MASALÓN:

               Mientras yo viva no harás.
               Dame muerte, y quedarás
               libre, tirana apacible;
               paga a quien te guardó el sueno
               sin ofender a tu honor,
               con desdén, si es el rigor
               dádiva de un noble dueño;
               satisfaz el beneficio
               con ingratitud; quebranta
               la ley inviolable y santa
               que al extranjero da hospicio;
               mátame y vete después,
               cobrarás de ingrata nombre
               cruel.

RUT:

               ¿Conócesme, hombre?
               Sabes que princesa es
               de Moab la que atrevido
               osas ofender ansí?
               ¿Sabes que si llamo aquí
               los que en mi guarda han venido
               la vida puedo quitarte?

MASALÓN:

               Sé que sola te dejaron
               cuando mis penas te hallaron,
               y que pudiera agraviarte
               mi amor, si el respeto nuevo
               que guardo a tu hermosa cara
               mis deseos no enfrenera.


<<<
>>>

Pág. 043 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



RUT:

               Si pago lo que te debo
               no soy desagradecida;
               premie el oro tu interés.
Dale una cadena
               Si me guardaste cortés,
               para guardarte la vida
               es bien que de ti me ausente,
               porque no vivirás más,
               si no me voy y aquí estás,
               de lo que tarda mi gente.
               Riesgo corremos los dos,
               que yo tuviera dicha harta
               si como el cuerpo se aparta
               se apartara el alma. Adiós.
Vase RUT

MASALÓN:

               Detén el ligero paso,
               sol de luz resplandeciente,
               que apenas gozo tu oriente
               cuando me aflige tu ocaso.
               Pierdo a un tiempo lo que gano
               como el que el nido alcanzó
               y el pájaro que cogió
               se le voló de la mano;
               como el soñado deseo,
               como el que en sombras se ofusca


<<<
>>>

Pág. 044 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



Rut, de dentro a voces
RUT:

               El que bien ama, bien busca.
               Busca si amas bien, hebreo.

MASALÓN:

               ¿Que busque bien, si amo bien?
               Dices bien; por ti estoy loco;
               nunca mucho costó poco;
               alas mis penas me den;
               que en tu seguimiento irán
               hasta hallarte quien te adora,
               como el sol tras el aurora,
               y tras el norte el imán.
Sale al encuentro NOHEMÍ, alborotada

NOHEMÍ:

               ¿A dónde vas desdichado?
               Huye el encuentro a la muerte
               que en castigo de tus culpas
               a cortar tus años viene.
               Los bárbaros ismaelitas,
               que en los desiertos silvestres
               de estos montes y estos valles
               tiendas por ciudades tienen,
               cuando al descuido y al sueño
               tu padre, ganado y bienes
               rendidos buscaban sombras
               que el sol la furia impidiesen,
               nuestras tiendas asaltaron,
               y primero que pudiesen
               poner defensa bastante
               a sus ímpetus crueles,
               tu padre, hermano y criados
               de sus alfanges aleves
               prueban los bárbaros filos
               y las caras vidas pierden.


<<<
>>>

Pág. 045 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



NOHEMÍ:

               Su sangre tiñe estos campos,
               y el cristal resplandeciente
               de este río y este arrovo
               en líquido coral vuelven.
               Nuestros ganados se llevan,
               los pastores y mujeres
               de su torpeza despojos,
               que a sus apetitos venden.
               El oro, joyas y galas
               en que la avaricia tiene
               cifrada su frágil dicha,
               ya son males, que no bienes.
               Castigo del cielo justo,
               con que a los pobres pretende
               vengar de vuestra crueldad,
               que es Dios padre de inocentes.
               Negásteisles el sustento
               siendo deudos y parientes,
               ¿qué mucho si a los extraños
               agora el cielo enriquece?
               Murió Elimelec, mi esposo,
               por los que de hambre mueren
               en Judea y Efratá.
               Imaginó estando ausente,
               conservar sus bienes rico,
               mas como son bienes muebles
               los bienes de la Fortuna,
               no es maravilla que rueden.
               Por guardar, hijo, lo poco,
               todo el avaro lo pierde.
               Huye, no pierdas la vida,
               que viene tras ti la muerte.


<<<
>>>

Pág. 046 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



MASALÓN:

               A buen tiempo, ciego Amor,
               abrazándome pretendes,
               pues mirándote desnudo
               imposibles loco intente.
               Perdí a mi padre, mi hermano,
               perdí mis crïados fieles,
               mi hacienda mi amada patria,
               ¿y también que pierda quieres
               la libertad? Ya ¿qué vales
               sin hacienda, Amor, pues hieres
               las almas con flechas de oro.
               y al plomo pobre aborreces?
               Pues la esperanza me quitas,
               pues despojado me ofendes,
               pues que me dejas desnudo
               justo será que me dejes
               tú también, que no es razón
               que extranjero y pobre intentes
               imposibles de una infanta,
               aunque digas que los vendes.
Salen un CAPITÁN ismaelita
y tres SOLDADOS

SOLDADO 1:

               Aquí están.

CAPITÁN:

               Matadlos todos
               si humildes no se rindieren
               al derecho de las armas.

Sacan preso a QUELIÓN.


<<<
>>>

Pág. 047 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



NOHEMÍ se pone de rodillas
NOHEMÍ:

               El acero más valiente
               del más bárbaro enemigo
               es cortés con las mujeres,
               con los vencidos piadoso,
               con los humildes clemente.
               Valeroso ismaelita,
               hijo mío es el que ofreces
               a los filos de tu alfanje,
               y esotro que agora prendes
               es primogénito mío.
               ¿Qué injurias te hacen que vengues?
               ¿Qué gloria en matallos ganas?
               ¿Qué victoria ilustre adquieres?
               Goza la hacienda que llevas,
               conténtate con la muerte
               de la mitad de mi vida,
               del dueño que esta alma tiene.
               Muriá mi esposo a tus manos;
               deja estos retratos fieles
               de su noble original,
               porque mis penas consuelen.

CAPITÁN:

               ¿Tus hijos son estos dos,
               y tú la señora eres
               del despojo que gozamos?

NOHEMÍ:

               Yo soy la que a tus pies vierte
               el corazón por los ojos.


<<<
>>>

Pág. 048 de 145
La mejor espigadera Acto I Tirso de Molina



CAPITÁN:

               Tu llanto a piedad me mueve.
               Vida y libertad los doy,
               el ser te deben dos veces.
               Quitadlos esos vestidos
               entre la espesura verde
               de este bosque reservado;
               a esta mujer solamente
               no la quitéis cosa alguna.

QUELIÓN:

               Quien los pobres aborrece,
               y a Dios en ellos maltrata,
               razón es que pobre quede.

NOHEMÍ:

               ¡Ay, Elimelec querido!
               Jamás el consuelo espere
               enjugar mis tristes ojos,
               pues que los privan de verte.

MASALÓN:

               Olvidad, alma afligida,
               quimeras, que si los bienes
               son las alas del amor,
               ¿como es posible que vuelen
               mis esperanzas sin alas?
               Pues no es mucho que se seque
               la hiedra de Amor, faltando
               interés que la sustente.
 
FIN DE LA JORNADA PRIMERA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 049 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


Salen el REY de Moab, RUT,
ORFÁ, TIMBREO, NISIRO y otros
REY:

               ¿Es posible, hija querida,
               que cuando para consuelo
               de mi vejez afligida
               en ti creí darme el cielo
               un báculo en que mi vida
               sustentase al grave peso
               de mi edad y la grandeza
               que con el reino intereso,
               quieres con esa tristeza
               quitarme el descanso y seso?
               ¿No me bastaba, el cuidado
               que en mi larga edad se ve?
               ¿Cómo de un reino pesado
               la carga sustentaré
               sobre un báculo quebrado?
               ¿Qué interior melancolía
               eclipsa la luz hermosa
               de esa cara que es mi día?
               ¿Qué cierzo seca la rosa
               de esa primavera mia?
               ¿Qué riguroso pirata,
               hurtando al gusto el tesoro,
               te aflige y matarme trata,
               cuando tus cabellos de oro
               daban valor a mi plata?


<<<
>>>

Pág. 050 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               Un mes ha que en dilaciones
               suspendo tu casamiento,
               y fingiendo ocupaciones
               doy ziguroso tormento
               a enamoradas pasiones.
               ¿Cuándo tras la noche oscura
               de ese escondido pesar,
               tirano de tu hermosura,
               volverá el sol a alumbrar
               de tu cara mi ventura?
               ¿Cuándo del hermoso espejo
               en que mis penas engaño
               y mi amor cifrado dejo,
               quitarás el triste paño
               para mirarse este viejo?
               ¿Cuándo en tu rostro gentil
               cobrarán su resplandor
               Rut, el coral y el marfil?
               ¿Cuándo poblará de flor
               tus mejillas el Abril?
               ¿Y cuándo, en fin, mi deseo
               su vejez remozará,
               y en los brazos de Himeneo
               seguro dormir podrá
               el firme amor de Timbreo?

TIMBREO:

               No es digna mi suerte dura
               que goce sin contrapeso,
               señor, tan grande hermosura.
               Quíteme su amor el seso,
               y su desdén la ventura,
               seré amante desdichado,
               y tendré que agradecer
               menos al amor vendado,
               que el pesar con el placer
               de mis bodas ha mezclado.


<<<
>>>

Pág. 051 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


ORFÁ:

               ¿Es posible, prima mía,
               que no sabremos el mal
               que destierra tu alegría,
               la enfermedad más mortal,
               la mayor melancolía?
               Remedio buscar procura
               y el tormento que hay más grave,
               conocido se asegura,
               porque el mal que no se sabe
               con dificultad se cura.
               Habla, que quien comunica
               su mal, los dolores mengua,
               porque remedios aplica.
               La enfermedad toda es lengua
               que sus tormentos aplica.
               Habla el pulso, la color,
               hablan las manos, los ojos,
               el destemplado calor,
               los suspiros, los enojos,
               los desvelos, el dolor.
               Solamente en ti se muda
               este orden, pues del modo
               que tu vida has puesto en duda,
               en ti ha enmudecido todo
               viendo que padeces muda.

REY:

               Por mi vida, si es de estima
               en ti quien el ser te dió,
               por la de tu esposo y prima,
               Rut mía, que sepa yo
               la pasión que te lastima.
               Aclara la confusión
               que mi vejez atropella.

ORFÁ:

               Danos de tu mal razón,
               cara prima.


<<<
>>>

Pág. 052 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


TIMBREO:

               Esposa bella,
               si yo he sido la ocasión
               de ese pesar, que tirano
               a dos en uno atormenta,
               y sientes darme la mano,
               a trueque que estés contenta
               quiero perder lo que gano.
               Piérdase el reino que espero
               por ti esperar; tu belleza
               pierda mi amor verdadero,
               la esperanza que ya empieza
               a secar tu rigor fiero;
               la vida que en ti confía
               y el gusto que puse en ti;
               que, aunque es en ofensa mía,
               más quiero perderte a ti
               que tú pierdas la alegría.

REY:

               ¿Qué callando, mi Rut, quieres
               dar a mi vejez enojos?


<<<
>>>

Pág. 053 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Padre, siempre en las mujeres
               pueden livianos antojos
               tiranizar sus placeres.
               ¿Quién, padre y señor, creyera,
               cuando de tus reinos soy
               y tesoros heredera,
               que de la pena en que estoy
               la causa una joya fuera?
               El día que a divertir
               salí al campo con Timbreo
               penas que suelo sufrir,
               que en el mundo no hay deseo
               que llegue el gusto a cumplir,
               dormida al sonoro acento
               de la música suave,
               di treguas al pensamiento,
               que cerrar los ojos sabe
               de un Mercurio el instrumento.
               Todos sola me dejaron,
               y apenas en varios sueños
               mis esperanzas pintaron
               gustos agora pequeños,
               que al cielo entonces volaron,
               cuando perdiendo el decoro
               al valor que en mí se ve,
               a un extranjero que ignoro
               vi que cuando desperté
               con más codicia del oro
               que de mi cuello pendía
               que de mi honor, que temió
               su ofensa, mientras dormía
               la cadena me quitó
               que en más estima tenía.
               Quise dar voces, temí
               la muerte que amenazaba;
               dejésela en fin, y huí
               adonde mi gente estaba,
               y tanto ha podido en mí
               su atrevimiento y mi pena,
               que entretanto que el ladrón
               darme la suerte no ordena,
               que me robó el corazón,
               quiero decir la cadena,
               no hay, padre, para qué trates
               que cobre el gusto perdido
               por más que el tiempo dilates.
               Mira lo que en mí han podido
               mujeriles disparates.


<<<
>>>

Pág. 054 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               Pues, Rut, ¿por causa tan poca
               a perder la salud vienes?
               ¿Eso a pesar te provoca,
               cuando mis tesoros tienes
               haciendo ley de tu boca?

TIMBREO:

               ¿Una cadena te agravia,
               siendo bastante a impedir
               tu alegría y eres sabia?
               Traslada a Moab a Ofir;
               pide a los montes de Arabia
               de sus partos abundantes
               el acendrado metal;
               déte el Asia sus diamantes,
               y entre perlas y coral
               sus crisólitos brillantes;
               bálsamo Egipto destile,
               y de ámbar te ofrezca pomas
               con que tu pena aniquile;
               plata Tarsis, Saba aromas,
               seda el persa gusano hile
               que teja el medo con oro,
               y el múrice después tiña,
               y en fe de lo que te adoro
               para que tus sienes ciña,
               el sol te dé su tesoro,
               que una cadena es bajeza
               que eclipse el hermoso Oriente
               de tu divina belleza.


<<<
>>>

Pág. 055 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Luego yo discretamente
               os callaba mi tristeza.
               No la materia, Timbreo,
               cuando sucedo a mi padre,
               de la cadena deseo,
               sino el dármela mi madre
               y el hurtármela un hebreo
               de mi pena es la ocasión;
               que soy mujer te confieso,
               cuya leve inclinación
               hace que unas coman yeso,
               y que estimen el carbón
               otras más que el néctar puro
               que a Jove da Ganimedes.
               Venganza tomar procuro
               de un ladrón que buscar puedes,
               y vive en Moab seguro.
               ¿Qué vellocino a Jasón?
               ¿qué manzanas de oro pido,
               si no en fe de tu afición,
               a mi amor agradecido,
               que me busques un ladrón?


<<<
>>>

Pág. 056 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


TIMBREO:

               Si en eso no más estriba
               tu tristeza, alégrate,
               que aunque el vil hebreo viva
               en los cielos, subiré,
               por servirte, más arriba.
               Venid, y en Moab no quede
               casa, posada o mesón,
               que si hospicio le concede,
               no busquéis, pues mi pasión
               y amor a su industria excede.
Vase TIMBREO

REY:

               ¡Que por cosa, hija, tan poca
               te entristeces siendo cuerda?

RUT:

               Volveráme el pesar loca
               de que una joya se pierda
               que a venganza me provoca,
               y que un bárbaro robusto
               me lleve, padre, con ella
               robada el alma y el gusto,
               fue de mi madre, y perdella
               sin que lo sienta, ¿no es justo?
               Si como a hija me quieres
               déjame sola entretanto
               que al ladrón no me trujeres.

REY:

               Es niño Amor, no me espanto
               que le imitéis las mujeres.

Vase el REY


<<<
>>>

Pág. 057 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


ORFÁ:

               ¿Tú lloras por niñerías?

RUT:

               La soledad, prima Orfá,
               alivia las penas mías.

ORFÁ:

               Mi amor consolar podrá,
               prima, tus melancolías.
               No pienses; si eres discreta,
               que persuadirme podrás,
               en la pasión que te aprieta,
               que de la pena en que estás
               no haya otra causa secreta
               más que el oro, que no estimas.
               Lo que con la lengua callas
               dicen los ojos, enigmas
               que Amor sabe adivinallas,
               aunque a ocultarlas te animas.
               Misterio tiene el ladrón.
               que tanto apeteces ver.

RUT:

               No pienso que es discreción
               ni amistad querer saber
               lo que oculta el corazón.
               No acrecientes mi pesar.

ORFÁ:

               Músico el amor parece,
               que haciéndose de rogar
               para que a cantar empiece,
               después no sabe acabar.
               Voyme, que aunque agora estés
               de esa opinión, tu tristeza
               me buscará, si amor es,
               y una vez, si el canto empieza,
               no sabrá acabar después.

Vase ORFÁ


<<<
>>>

Pág. 058 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               ¿De qué ha servido--¡ay de mí!--
               el hüir de mi enemigo,
               pues que le truje conmigo?
               ¿Si en el alma le admití,
               para qué mando que aquí
               me le vuelvan en prisión?
               ¿Si vive en mi corazón,
               cómo con su ausencia pena?
               y si le di la cadena,
               ¿por qué le llamo ladrón?
               ¿Cómo, Amor, te llaman ciego,
               si te engendras de mirar?
               ¿Por qué tiemblas al hablar,
               si te dan nombre de fuego?
               ¿Par qué quitas el sosiego,
               si el mundo paz te ha llamado?
               ¿Cómo eres rey sin estado?
               ¿Cómo dios, y estás desnudo?
               ¿Cómo elocuente, si mudo?
               ¿Cómo cobarde, si osado?
               Si blasona tu poder
               que eres deidad atrevida,
               ¿cómo acometes dormida
               el pecho de una mujer?
               ¿Quién definirá tu ser,
               si de repugnancias nace;
               ni de ti quien caudal hace
               que en breve no se consuma,
               si eres nieto de la espuma
               que el viento en el mar deshace?
               Pero sin provecho empleo
               injurias que en vano gasto,
               pues a obligarte no basto
               a que alivies mi deseo.
               ¡Ay, encantador hebreo!
               Como yo te vea presente,
               para que Amor no se afrente,
               confesaremos los dos
               que es vida, que es rey, que es dios,
               que es luz, que es paz, que es clemente.


<<<
>>>

Pág. 059 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


Sale MASALÓN, vestido de sayal
muy pobre
MASALÓN:

               Discreta necesidad,
               después que contigo estoy,
               lo que eres sé, y lo que soy.
               Necia es la felicidad,
               contigo anda la verdad;
               la mentira y la abundancia
               acompanan la arrogancia
               con la afectada belleza.
               Mientras serví a la riqueza
               fui siervo de la ignorancia.
               Mas ya que pobre me veo,
               como de un confuso abismo,
               conociéndome a mí mismo
               a mí mismo me poseo.
               Libró el cordel a Teseo
               del intrincado vergel,
               y yo también salgo de él
               para que librarme pueda,
               que del engaño que enreda
               es la verdad el cordel.


<<<
>>>

Pág. 060 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

               Mas, pensamiento atrevido
               ¿dónde entrando me desvelas?
               ¿Qué tienen que ver las telas
               con el sayal abatido?
               Amor, aquí me has metido,
               que abatiendo me levantas;
               mas ¿cómo osarán mis plantas
               pisar reales pavimentos,
               ni mis pobres pensamientos
               osar pretender infantas?
               Mas, Amor, ella está aquí.
               ¡Ay, imposibles quimeras!
               ¡Pluguiera a Dios que durmieras
               como la vez que te vi!
               ¿Habrá atrevimiento en mí
               para hablarla, cielos? No;
               ella es rica, y pobre yo.
               ¿Qué osadía habrá que cobre
               ánimo, si siempre el pobre
               delante el rico tembló?
               Vuélvome..., pero en el sueño
               que fingí ¿no supo Amor
               el no esperado favor
               con que me llamó su dueño?
               De su semblante risueño
               mi esperanza vi crecer;
               pero si me llega a ver
               pobre mendigo extranjero,
               ya sin hacienda ¿qué espero,
               si es mudanza la mujer?


<<<
>>>

Pág. 061 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

               Mas ¿no me dijo deseo,
               por más que el temor te ofusca,
               "el que bien ama bien busca,
               busca si amas bien, hebreo?"
               Si lo que buscaba veo,
               ¿por qué apartándome dudo?
               Igualar el Amor pudo
               el burel al real ornato;
               del mismo Amor soy retrato,
               pues vengo como él desnudo.
               Si le engendra semejanza,
               y su semejanza soy,
               Amor es rey, Amor soy,
               no hay de qué tener mudanza.
               Rico vengo de esperanza,
               aunque pobre de riqueza.
               El poder y la grandeza
               al más humilde levanta.
               Ánimo, pues, que la infanta
               sublimará mi bajeza.

RUT:

               Hombre, ¿qué buscas aquí?
               ¿Sabes que estás en palacio,
               y que es prohibido este espacio
               sino a mi padre y a mí?

MASALÓN:

               Perdona si te ofendí.
               La ignorancia en todo yerra.
               Como no soy de esta tierra
               entré donde no sabía;
               aquí de la patria mía
               la pobreza me destierra.
               Mas voyme por no ofenderte.


<<<
>>>

Pág. 062 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Espera.

MASALÓN:

               Servirte trato.

RUT:

               (¿No es éste, Amor, el retrato (-Aparte-)
               que a mi honor hizo atreverte?
               Sí; ¿mas pobre de esta suerte
               un príncipe de Efratá?
               Disfraz sin duda será
               con que a verme habrá venido,
               que si el pobre es atrevido,
               ¿en que parte no entrará?)
               ¿De dónde eres?

MASALÓN:

               De Belén.

RUT:

               ¿Qué buscas?

MASALÓN:

               Mi traje es lengua
               y te contará mi mengua,
               que yo no lo diré bien.

RUT:

               ¿Por qué?

MASALÓN:

               La necesidad
               cuando a combatir comienza
               al noble causa vergüenza,
               y al plebeyo libertad.

RUT:

               ¿Pues tú eres noble?

MASALÓN:

               Sí.

RUT:

               ¿Y tu hacienda?

MASALÓN:

               Hela perdido.

RUT:

               ¿Jugado?

MASALÓN:

               Yo el juego he sido.


<<<
>>>

Pág. 063 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

¿De quién?

MASALÓN:

Del tiempo y de ti.

RUT:

¿Robáronte?

MASALÓN:

Alarbes crueles.

RUT:

¿Nada vales?

MASALÓN:

Es verdad.

RUT:

¿Quedóte algo?

MASALÓN:

Voluntad.

RUT:

¿Qué más?

MASALÓN:

Pensamientos fieles.

RUT:

¿Y eso tiene valor?

MASALÓN:

Sí.

RUT:

¿Sin hacienda?

MASALÓN:

Es pobre Amor.

RUT:

En fin, ¿amas?

MASALÓN:

Con temor.


<<<
>>>

Pág. 064 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

¿Pues de quién temes?

MASALÓN:

De ti.

RUT:

¿Soy fea que espanto?

MASALÓN:

Obligas.

RUT:

¿A qué?

MASALÓN:

Al culto que mereces.

RUT:

Piadosa soy.

MASALÓN:

Favoreces.

RUT:

Pero hija de un rey.

MASALÓN:

Castigas.

RUT:

¿Pides limosna?

MASALÓN:

Sí pido.
Dale una cadena

RUT:

Toma.

MASALÓN:

Con otra me has preso.

RUT:

¿Preso yo?

MASALÓN:

La vida y seso.

RUT:

¿Tú eres pobre?

MASALÓN:

Y atrevido.

RUT:

¿Qué aguardas?

MASALÓN:

Morir aguardo.

RUT:

¿Por quién?


<<<
>>>

Pág. 065 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

Por quien me condena.

RUT:

¿Con qué?

MASALÓN:

Con esta cadena.

RUT:

Guárdala allá.

MASALÓN:

Ya la guardo.

RUT:

Otra vez te he visto yo.

MASALÓN:

Y en fortuna diferente.

RUT:

¿Dónde fue?

MASALÓN:

Junto a una fuente
mi amor dormida te halló.

RUT:

Cortés fuiste.

MASALÓN:

No heredé
dicha como cortesía.

RUT:

Lo que entonces te debía
mi honor ya te lo pagué.
¿Una joya no te di?

MASALÓN:

Otra cadena me diste.
Todo es prision.

RUT:

¿Qué la hiciste?


<<<
>>>

Pág. 066 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

               A una madre socorrí
               con ella y a un pobre hermano,
               que dando a mi padre muerte
               vivos me dejó la suerte,
               y del despojo tirano
               de los bárbaros quedó
               segura por escondella,
               que solo, señora, en ella
               nuestro caudal se cifró.
               Venderánla para hallar
               con qué vestir y comer,
               y yo viniéndote a ver
               quise atrevido probar
               si como ejecutas pagas.

RUT:

               ¿Pues yo qué ejecuto en ti?

MASALÓN:

               La libertad que perdí;
               ¿a quién no es bien satisfagas
               siendo del alma tesoro,
               con el más rico metal,
               pues nunca fue paga igual
               de la voluntad el oro?
               La mía se llama a engaño.

RUT:

               ¿Yo qué libertad te debo?

MASALÓN:

               Si ante Amor el pleito llevo,
               no sentenciará en mi daño.
               El contrato se deshaga,
               pues soy pobre y acreedor;
               amor te di, dame amor,
               que amor con amor se paga.


<<<
>>>

Pág. 067 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               ¡Hay igual atrevimiento!
               Loco, ¿aquí para eso entraste?

MASALÓN:

               Vine a hacer lo que mandaste.
               Testigo el prado y el viento.

RUT:

               ¡Buenos testigos te abonan!
               ¿Yo qué te mandé jamás?

MASALÓN:

               Si en vano las voces das
               que tu inconstancia pregonan,
               mudable fue tu deseo
               cuando dijo, aunque te ofusca,
               "El que bien ama, bien busca;
               busca si amas bien, hebreo."
               Bien amé, mal he buscado,
               pues hallándote te pierdo.

RUT:

               ¿Loco estás?

MASALÓN:

               Mal seré cuerdo
               si tal deuda me has negado.

RUT:

               ¿A dónde vas?


<<<
>>>

Pág. 068 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


Hace que se va MASALÓN
MASALÓN:

A morir.

RUT:

¿Quién te fuerza?

MASALÓN:

Tu mudanza.

RUT:

Espera.

MASALÓN:

No hay esperanza.

RUT:

Yo te la doy.

MASALÓN:

Por fingir.

RUT:

¿Tú me injurias?

MASALÓN:

Tengo celos.

RUT:

¿Pues hete yo amado?

MASALÓN:

Sí.

RUT:

¿Cuando?

MASALÓN:

Soñando te vi.

RUT:

¿Qué soñaba?

MASALÓN:

Mis desvelos.

RUT:

¿Yo amarte?

MASALÓN:

Como a la vida.

RUT:

Fue sueño.

MASALÓN:

Fue cosa cierta.

RUT:

¿Durmiendo?

MASALÓN:

Estando despierta,

RUT:

¿Enamorada?

MASALÓN:

Y perdida.


<<<
>>>

Pág. 069 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

¿Qué hacías tú?

MASALÓN:

Dormir fingía.

RUT:

¿Para qué?

MASALÓN:

Para escucharte.

RUT:

¡Oh, traidor!

MASALÓN:

Amor es arte.

RUT:

Ya me mudé.

MASALÓN:

Suerte es mía.

RUT:

Cásanme.

MASALÓN:

Mi muerte aguardo.

RUT:

Vete.

MASALÓN:

Impídelo mi pena.

RUT:

¿Quién te estorba?

MASALÓN:

Esta cadena.

RUT:

Guárdala allá.

MASALÓN:

Ya la guardo.


<<<
>>>

Pág. 070 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Hebreo, que hablando hechizas,
               monstruo, que mirando matas,
               pobre, que reyes maltratas,
               guerra, que almas tiranizas,
               ¿de qué conjuros te armas?
               ¿Sin llamas, cómo me enciendes?
               ¿Desnudo, cómo me ofendes?
               ¿Cómo me vences sin armas;
               Mas--¡ay!--que ignorante dudo
               de Amor las leyes discretas,
               que trayendo armas secretas
               conquiste ciego y desnudo.
               En fin, ¿me tienes amor?

MASALÓN:

               Testigo mi pena ha sido.

RUT:

               ¿Luego serás atrevido?

MASALÓN:

               No sabe Amor el temor.

RUT:

               ¿Pues osarás ser mi esposo?

MASALÓN:

               Imposibles de amor sigo.

RUT:

               Tienes un fuerte enemigo.

MASALÓN:

               Amor es más poderoso.


<<<
>>>

Pág. 071 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

Eres de contraria ley.

MASALÓN:

No hay ley que al Amor le cuadre.

RUT:

Es rey de Moab mi padre.

MASALÓN:

Amor es Dios, si él es rey.

RUT:

Agraviaráse su corte.

MASALÓN:

No agravies tú mi firmeza.

RUT:

Cortaráte la cabeza.

MASALÓN:

A todo da el Amor corte.

RUT:

¿Si te mata?

MASALÓN:

Muerto estoy.

RUT:

Loco estás.

MASALÓN:

Estoy sin seso.

RUT:

¿Si te prenden?

MASALÓN:

¡Qué más
preso!

RUT:

Extraño eres.

MASALÓN:

Tuyo soy.

RUT:

Teme el peligro.

MASALÓN:

Es en vano.

RUT:

¿Quién lo impide?

MASALÓN:

Tu hermosura.

RUT:

¿Tu vida?

MASALÓN:

Aquí está segura.

RUT:

¿En qué amparo?


<<<
>>>

Pág. 072 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

En esta mano.
Tómala y bésala

RUT:

Hombre, ¿qué haces?

MASALÓN:

Adorarla.

RUT:

¿Estás en tí?

MASALÓN:

Estoy en ella.

RUT:

¿Qué intentas?

MASALÓN:

Vivir por ella.

RUT:

¿Vivir, cómo?

MASALÓN:

Con besarla.

RUT:

Suelta.

MASALÓN:

Nieve es entre brasas.

RUT:

Vete.

MASALÓN:

Inténtolo, y no acierto.

RUT:

¡Ay, hebreo, que me has muerto!

MASALÓN:

¡Ay, moabita, que me abrasas!


<<<
>>>

Pág. 073 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               ¡Vive tu Dios soberano,
               que otro que tú no ha de ser
               dueño a quien pueda ofrecer
               el alma como la mano!
               Si Amor de tu parte está,
               ¿quien impide mi deseo?
               Adiós, patria, rey Timbreo;
               adiós, temores. ¡Ah, Orfá!
Sale ORFÁ

ORFÁ:

               Llamas, prima?

RUT:

               Llamas fieras
               del alma a la lengua pasan
               que te llaman y me abrasan,
               si antes mudas, ya parleras.

ORFÁ:

               ¿Ves como al músico imitas,
               que haciéndote de rogar,
               agora para cantar
               me ruegas y solicitas?
               ¿Qué tenemos?

RUT:

               ¿El poder
               de un príncipe, cara prima,
               no es de tal valor y estima,
               que mide con su querer
               su potencia?

ORFÁ:

               Ley es ésa
               que el poder estableció.

RUT:

               ¿No soy la primera yo?

ORFÁ:

               De Moab eres princesa.

RUT:

               Luego ¿lo que quiero puedo?

ORFÁ:

               Puedes todo lo que alcanza
               de tu poder la esperanza.


<<<
>>>

Pág. 074 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               ¿Tener un príncipe miedo
               no es bajeza?

ORFÁ:

               Sólo a Dios,
               y a lo que es contra lo justo
               teme un príncipe.

RUT:

               Mi gusto,
               Amor, sólo os teme a vos,
               que sois Dios a cuya llama
               toda deidad tiene miedo.

ORFÁ:

               Pues bien.

RUT:

               A mi padre heredo.

ORFÁ:

               Es verdad.

RUT:

               Qué ¿tanto me ama?

ORFÁ:

               Cualquier encarecimiento
               con su amor no lo será.

RUT:

               Pues si me ama, no querrá
               mi padre que en un tormento
               viva eterno, quien adora.

ORFÁ:

               Ésa es cosa conocida.

RUT:

               ¿Y por conservar la vida
               de quien es su sucesora
               dará por bien hecho todo
               lo que a su conservación
               conviniere?

ORFÁ:

               En confusión
               me tienes de aquese modo.

RUT:

               ¿No incumbe a la real grandeza,
               para mostrar su poder,
               a lo que no tiene ser
               sublimar?


<<<
>>>

Pág. 075 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


ORFÁ:

               Naturaleza
               hace que con eso cobre
               el poder en que se ve.

RUT:

               Quién hay que más cerca esté
               de la nada que el que es pobre?

ORFÁ:

               Ninguno, a lo que sospecho;
               porque, en fin, el no tener
               es, prima, casi no ser.

RUT:

               Con eso me has satisfecho.
               Si tú hallaras un diamante
               del valor más estimado
               que vió el sol, aunque engastado
               del lapidario ignorante
               en un anillo de plomo,
               ¿qué hicieras?

ORFÁ:

               ¿Qué? le realzara,
               y el mejor oro buscara
               para él.

RUT:

               Ese ejemplo tomo,
               y en fe de tu ostentación
               tu mano honrarás con él.

ORFÁ:

               No fiara, si no es de él
               el dedo del corazón.
               ¿Qué intentas con las preguntas
               que tan diversas me has hecho?


<<<
>>>

Pág. 076 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Declararte mi provecho
               en ellas hoy si las juntas.
               El poder es un rey grande,
               mi padre es rey, yo le heredo.
               Tener un príncipe miedo,
               si no es a los que le mande,
               es afrentosa bajeza,
               y el dar ser a lo que es nada
               es hazaña reservada
               al rey y a naturaleza.
               Un pobre casi no tiene
               ser que su humildad levante,
               y si es ilustre, es diamante
               que engastado en plomo viene.
               El diamante de Judá,
               que á enriquecer Moab basta,
               es éste que en plomo engasta
               la pobreza con que está.
               Halléle y por lo que gano
               en su fineza y valor,
               quiero engastarle en mi amor
               para honrar con él mi mano,
               que si el temor es empresa
               en el príncipe culpada,
               dando ser a lo que es nada
               no temo, pues soy princesa;
               ni tienes que replicarme
               con mi padre o con Timbreo,
               si estimas lo que deseo
               y te precias de agradarme.
               Lleva aqueste hebreo contigo,
               y en la recámara real
               trueca el humilde sayal,
               del ser que le doy testigo,
               en la púrpura que ensalza
               a mi padre y verás como
               cuando la saques del plomo
               la fineza se realza
               de este precioso diamante;
               pues en fe que suya soy
               el alma y mano le doy
               por diamante y por amante.

Dale la mano


<<<
>>>

Pág. 077 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


ORFÁ:

               ¿Qué es lo que hace vuestra alteza?

RUT:

               Mostrar ansí mi poder;
               dar a lo que es nada ser,
               que es propio de mi grandeza.

ORFÁ:

               Mira, prima.

RUT:

               Éste es mi esposo;
               ya el aconsejarme es vano.
               Diamante es; que esté en mi mano
               es mi gusto, y es forzoso.
               No me repliques si estima,
               Orfá, mi vida tu amor.

ORFÁ:

              ¿No temes?

RUT:

               No es el temor
               blasón de príncipes, prima.

ORFÁ:

               Alto, sigo tu quimera,
               aunque llena de recelos.

MASALÓN:

               Goce yo, propicios cielos,
               a Rut, aunque luego muera.

Vanse ORFÁ y MASALÓN.


<<<
>>>

Pág. 078 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


Sale el REY
REY:

               No puedo hallarme sin ti.
               Ésa tu melancolía,
               hija de la vida mía,
               la ha de acabar; vuelve en ti.
               ¿Cómo estás? ¿Cuándo podré
               dar a mi vejez prolija
               albricias?

RUT:

               Cuando una hija
               que tienes sola, y se ve
               de una tristeza afligida,
               que ni puedes remediar,
               por ti vuelva a restaurar
               con el contento la vida.
               De estos extremos terribles
               tú solo el médico eres.

REY:

               Pide, Rut, lo que quisieres,
               que si Amor hace imposibles,
               y yo, sujeto a su ley,
               te adoro, por tu salud,
               si es necesario, mi Rut,
               menospreciaré el ser rey.


<<<
>>>

Pág. 079 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Padre amoroso, que el nombre
               de padre, siempre apacible,
               es conjuro del Amor
               bastante para que obligue
               a conservar en su imagen
               el noble ser que me diste,
               en quien la naturaleza
               quiere que te inmortalice,
               si tuvieras muchos hijos
               en quien vieras repartirse
               la voluntad que me tienes,
               porque en mí tu sangre vive,
               no me espanto que me amaras
               menos; que si se divide
               en muchos brazos un mar,
               no son sus vados terribles.
               Mas si una pequeña fuente
               viene en un lago a ceñirse
               y con corrientes eternas
               le paga censo, aunque humilde,
               añadiendo siempre arroyos
               hace su paso imposible.
               Si muchos hijos tuvieras,
               viendo su amor dividirse
               cupiérame poca parte.
               Sola soy, sólo en mí vives.
               Siendo, pues, esto verdad
               ¿qué mucho que deposites
               en mí, como en cifra tuya,
               el noble ser que me diste?


<<<
>>>

Pág. 080 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               Excusa, mi Rut, rodeos
               que al corazón sólo sirven
               de tormentos dilatados,
               que la esperanza me afligen,
               y asegúrete mi amor
               que la corona sublime
               de todo el orbe mortal,
               las victorias más insignes,
               las riquezas más copiosas,
               con ser tan apetecibles,
               con el amor que te tengo
               son prendas bajas y viles.
               Si es que no amas a Timbreo
               y los cielos no permiten
               que con su amor te conformes,
               ni a ser su esposa te inclines,
               antes que le des la mano,
               y en lazadas apacibles
               enrede Amor lazos tiernos,
               cautiverio de armas libres,
               retrocediendo su curso,
               el dios amante de Elise
               contradirá al primer móvil
               sin que violentado gire.
               Quéjese de ti Timbreo
               y del Amor que consiste
               en conformarse las almas,
               pues el querer es unirse,
               que cuando a un pastor quisieras,
               que es el mayor imposible
               que de tu altivez conozco,
               tosco, extranjero y humilde,
               la voluntad que te adora
               sobre mi trono sublime
               colocándole le diera
               la corona que a Moab rige.


<<<
>>>

Pág. 081 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Dame esa mano, honrará
               estos labios en que imprimes
               agradecimientos nobles
               para promesas felices,
               y en fe de esa real palabra,
               que en ser tuya será firme,
               oyes sucesos que Amor
               te manda que facilites.
               Entre los muchos esclavos
               que en la guerra que tuviste
               con las tribus de Israel
               tu reino ilustran y sirven,
               en fe de lo que me quieres,
               una cautiva me diste
               parienta del gran Bohoz,
               juez noble que a Belén rige:
               Bohoz, aquel patriarca
               que, según los hebreos dicen,
               de la mayor tribu es padre,
               que trae de Abrahán su origen.
               Como era discreta y moza,
               y hace el cielo que me incline
               con natural influencia
               a aquesta nación insigne,
               recibíla en mi privanza,
               que cuando vienen a unirse
               en conformidad los gustos
               hace Amor sus lazos firmes.


<<<
>>>

Pág. 082 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Desde entonces juntas siempre,
               ya de noche en los jardines,
               ya de día en la labor,
               mientras en hilos sutiles
               desentrañábamos copos
               de algodón y seda virgen,
               para emular sus colorse
               en bordados y matices,
               ninguna conversación
               nos era tan apacible
               como el tratar de Israel,
               de sus hijos varoniles
               y los hechos de sus duques
               bastantes a hacer que quiten
               la posesión de sus reinos
               a tantos pueblos gentiles.
               Siempre, pues, que en estas cosas
               procuraba divertirme
               de pensamientos que al ocio
               indigna entrada aperciben,
               mirándome atentamente,
               tal vez alegre, y tal vez triste,
               de misteriosos secretos
               me daba muestra infalible.
               Una vez que entre otras vi
               con los afectos decirme
               lo que la lengua no osaba,
               animándola la dije,
               "Qué enigmas, Alba, son éstas?
               ¿qué partos el alma oprimen
               que por los ojos pretenden
               inobedientes salirse?


<<<
>>>

Pág. 083 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Si deseos naturales de ver
               tu patria te afligen,
               que no hay feliz cautiverio
               que se iguale al vivir libre,
               dímelo, cautiva hermosa,
               qué aunque del gusto me prive
               que de tu apacible trato
               mi amor sociable consigue,
               te enviaré llena de joyas,
               que para que no me olvides
               la memoria que me debes
               a mi amor te necesiten."
               "Mal," dijo, "señora, pagas
               la voluntad que en servirte
               no en el olvido se funda,
               disculpa de pechos viles.
               La patria más natural
               es aquélla que recibe
               amorosa al extranjero,
               que si todos cuantos viven
               son de la vida correos,
               la posada donde asisten
               con más agasajo es patria
               mas digna de que se avise.
               Si tantas veces suspensa
               con la vista, Rut, te dije
               lo que nunca osó el temor,
               freno que la lengua oprime,
               misterios son con que el cielo,
               si no es que Amor desatine,
               en historias y en estatuas
               quiere que te inmortalices.


<<<
>>>

Pág. 084 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Bohoz, de quien prima soy,
               para que la dicha estimes
               que de tan ilustre deudo
               a mi valor se le sigue,
               una noche entre los brazos
               del sueño, sobre cojines
               que el alba borda de perlas
               y flores que el mayo pise,
               soñaba, si en los profetas
               merecen atribuirse
               a sueños misterios altos
               que Dios en ellos les dice
               soñaba que de una piedra,
               que con el cielo compite
               y del generoso tronco
               que a Judá dió real estirpe,
               con influencias celestes
               vino un monte a producirse
               tan alto, que se igualaba
               al trono en que Dios asiste.
               Bajó a pacer de su hierba
               un cordero que se viste
               de más candidas guedejas
               que las que adornan al cisne.
               Despertó lleno de gozo,
               y a los profetas les pide
               que de este oculto misterio
               los secretos profeticen.


<<<
>>>

Pág. 085 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Échanse en oración todos,
               y convienen en decirle
               que del tronco de Judá
               el sueño alegre predice
               la caea real de Bohoz;
               y que la piedra sublime
               de quien nacerá la vara
               que el más alto cielo humille,
               será una mujer gentil
               de Moab, bella y humilde,
               que casándose con él,
               el cordero amante obligue,
               que de los pastos sabrosos,
               donde ab aeterno reside,
               al monte de Judá baje
               para que a Dagón derribe.
               Por una idólatra, en fin,
               y un príncipe de la estirpe
               de Bohoz ha de gozar
               el mundo al que el cielo rige,
               y llamándose el Mesías
               hará hazañas que conquisten
               desde la cuna del sol
               hasta su túmulo triste.


<<<
>>>

Pág. 086 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Viendo pues, princesa amada,
               cuán bien estas cosas dicen
               con tu nombre, pues Rut es
               cuando en mi lengua le explique,
               lo mismo que piedra, siempre
               que a tu presencia me admites,
               alborotándome el alma
               viene casi a persuadirse
               que tú has de ser esta piedra,
               a quien Amor apercibe
               ramas del ilustre tronco
               de Bohoz, cuyas raíces
               el monte pronosticado
               producirá en que se críe
               el Cordero que Israel
               ha tantos siglos que pide.
               ¡Ay, Princesa generosa!
               Si es justo que te suplique
               quien desea que tu fama
               los tiempos inmortalicen,
               que del Amor que te debo
               las palabras acredites,
               y al cielo contigo franco
               estos favores supliques,
               no te cases si no fuere
               con quien no haga imposibles
               las esperanzas de ver
               que esta verdad salga firme."


<<<
>>>

Pág. 087 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               Cesó, al paso que crecieron
               mis deseos, porque siguen
               la inclinación que a Israel
               me obligue que ame y envidie;
               y para aumentarlos más,
               si crecen con imposibles,
               a casarme con Timbreo,
               padre y rey, me persuadiste.
               Tu sobrino es, no me espanto,
               pero siendo aborrecible,
               ¿quién juntara voluntades
               que la inclinación olvide?
               De esto nació mi tristeza,
               Y si quisiera decirte
               hazañas de Amor que el tiempo
               a la lengua no permite,
               me disculparas piadoso,
               lastimándote apacible
               obligándote clemente
               y persuadiéndote libre.
               Pero no quiero cansarte,
               sino sólo persuadirte
               que si el amor que me tienes
               es bien que mi vida estime,
               no esperes que esposo llame,
               mientras mis venas anime
               el corazón que te adora
               y en quien tu imagen imprimes,
               a quien no fuere efrateo
               y del escogido origen
               de Judá no descendiere,
               pues cuando el cetro me quites
               que pienso heredar de ti,
               y matarme determines
               ¿qué importa que el cuerpo muera,
               mientras la libertad vive?


<<<
>>>

Pág. 088 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               Obligaran mi afición
               tus quimeras, Rut querida,
               para restaurar tu vida
               y alentar tu inclinación
               si con medios tan terribles
               cosas no me propusieras,
               cuanto menos verdaderas
               más livianas e imposibles.
               De Moab, mi Rut, soy rey,
               tú mi sola sucesora,
               Israel a un Dios adora
               que contradice mi ley;
               pues ¿cómo, aunque yo permita
               lo que me pide tu amor,
               consentirá por señor
               Moab a un israelita?
               ¿Esto cómo puede ser?

RUT:

               ¿Cuándo halló dificultad
               rebelde a la voluntad
               que no venciese el poder?
               Si aquí un israelita hubiese
               con todas las condiciones
               que yo pido y tú propones,
               y de suerte me quisiese
               que su ley, por mí dejase,
               y reducido a la nuestra
               por el amor que me muestra,
               su sangre y patria olvidase,
               ¿mereciera sucederte?

REY:

               No se verificaría
               entonces la profecía
               que te inquieta de esa suerte.


<<<
>>>

Pág. 089 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


RUT:

               ¿Pues por qué? Su condición,
               si lo adviertes, no me pide
               que mi ley deje y olvide
               en daño de mi nación.

REY:

               Pues en tal caso con él,
               por lo mucho que interesa
               nuestra ley si la profesa
               un príncipe de Israel,
               diera fin a tu tristeza
               en fe de lo que te adoro,
               y con mi diadema de oro
               coronara su cabeza.
               Mas siendo todo quimera,
               ¿qué es lo que intentas con eso?

RUT:

               Porque no culpes mi seso,
               amoroso padre, espera,
               y sin prevenir enojos,
               aquí el alma y vista pon,
               que Amor para esta elección
               no es ciego, que todo es ojos.
Tira una cortina y descubre
a MASALÓN de reales ropas,
junto a un bufete,
y sobre él en una fuente,
una corona, y a su lado ORFÁ
               Mira si iguala Timbreo
               a la ostentación gallarda
               de quien tu licencia aguarda
               para alegrar mi deseo.
               Mira el valor de Belén,
               la nobleza de Efratá,
               el hechizo de Judá,
               el objeto de mi bien;
               el que ser tu sucesor
               sólo en el mundo merece
               y el que por dueño me ofrece
               el siempre discreto Amor.


<<<
>>>

Pág. 090 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               Su presencia y majestad
               fuerza a que tu amor apruebe,
               ya que robada me lleve
               el alma y la voluntad.
               Alguna oculta deidad
               me obliga, y vuelve por él
               a ser Apolo, el laurel
               no se transformara en planta.
               ¡Que engendre belleza tanta,
               cielo, el reino de Israel!
               Quien tal elección no abona
               hace a la justicia agravio.
               La hermosura, dijo un sabio,
               ser digna de la corona.
               No tiene Moab persona
               tal que se atreva a igualalle.
               El talle me inclina a amalle
               y que premie su valor,
               que no hay cartas de favor
               como buena cara y talle.
               En fin, ¿eres betlehemita?

MASALÓN:

               Aunque tuyo ser pretendo,
               del mayorazgo deciendo
               de Jacob.

REY:

               Él te acredita.
               ¿Y por la ley moabita
               pondrás la tuya en olvido?


<<<
>>>

Pág. 091 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

               El amor mi ley ha sido
               y Rut mi legisladora.
               No tengo otra ley agora
               si no es la de agradecido.

REY:

               Si has de darme decendencia
               no menos que de tu Dios,
               y ha de alcanzar de los dos
               mi sangre tal excelencia,
               el no estimar tu presencia
               fuera no estimarme a mí.
               Pues lo ordena el cielo ansí,
               será el resistirle en vano.
               Dale, hebreo, a Rut la mano,
               que está idolatrando en ti.
Danse las manos

MASALÓN:

               Dame tú los pies primero.

REY:

               Los brazos y el corazón.
               ¿Cómo es tu nombre?

MASALÓN:

               Masalón.

REY:

               Desde hoy serás mi heredero.

MASALÓN:

               Sólo ser tu esclavo quiero.

ORFÁ:

               Imposibles llego a ver;
               mas ¿qué no hará una mujer
               y un rey que hechiza, amorosa,
               pues la más difícil cosa
               vencen amor y poder?


<<<
>>>

Pág. 092 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               La brevedad de este caso
               importa como el secreto;
               no intente el vulgo indiscreto
               motines viendo que os caso.
               Tanto te quiero, que paso
               por cualquier inconveniente.
               Sitio a tus bodas decente
               es mi casa de placer;
               en ella tienen de ser
               sin aparato y sin gente.
               Es mi sobrino Timbreo
               en el reino poderoso;
               alborotará celoso
               vuestro amor y mi deseo.
               En mi quinta real, hebreo,
               con aparatos mejores
               serán padrinos sus flores,
               y aunque murmuren, madrinas
               sus fuentes, si cristalinas,
               espejo en vuestros amores.
               Vamos allá. Mas ¿qué es esto?

RUT:

               Mi ventura el cielo ordena.
Sacan NISIRO y otros a
NOHEMÍ y QUELIÓN, presos

NISIRO:

               El ladrón de la cadena
               que en tal extremo te ha puesto
               fue aqueste hebreo dispuesto,
               que con aquesta mujer,
               procurándola vender
               prendimos. Restaura agora
               tu contento, gran señora,
               pues están en tu poder.


<<<
>>>

Pág. 093 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


MASALÓN:

               Éste es, gran señor, mi hermano
               y ésta mi madre Nohemí.

NOHEMÍ:

               Hijo ¿qué es esto?

MASALÓN:

               Perdí
               mi hacienda, y un reino gano.
               Dame a besar esa mano.

RUT:

               Y a mí los brazos me da.

MASALÓN:

               Pobre he sido, rey soy ya,
               que así el cielo me sublima.
A QUELIÓN

RUT:

               Y tú esposo de mi prima
               si su bien conoce Orfá.
               Padre y senor, es justo.

MASALÓN:

               Con mi hermano Quelión
               tendrás en esta ocasión
               esposo, regalo y gusto.

ORFÁ:

               No sabré yo dar disgusto
               a mi prima la princesa.

NOHEMÍ:

               Hijo ¿qué es esto?

MASALÓN:

               La priesa
               no da lugar para más.
               Despacio, madre, sabrás
               lo que tu dicha interesa.

REY:

               Daos, pues, las manos los dos,
               y venid.
Dánselas


<<<
>>>

Pág. 094 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


QUELIÓN:

               Cielo ¿esto es sueño?
A RUT

MASALÓN:

               ¡Ay, mi bien!

RUT:

               ¡Ay, dulce sueño!

MASALÓN:

               Muriera el alma sin vos.

NOHEMÍ:

               ¿Pues, hijo, tu ley, tu Dios?

MASALÓN:

               Mi ley, mi dios y mi vida
               es sola mi Rut querida.

NOHEMÍ:

               Ya tu perdicíón recelo,
               que no favorece el cielo
               amor que a su Dios olvida.
Sale TIMBREO

TIMBREO:

               Ya los cosarios tiranos,
               sol que da luz a Timbreo,
               están... (mas ¡cielos! ¿qué veo? (-Aparte-)
               ¿Rut y un hombre de las manos?
               Celos que como villanos
               acometéis a traición;
               no hay guerra sin prevención
               que no condene la ley.)
               Moabitas, princesa, ley,
               aclarad mi confusión.


<<<
>>>

Pág. 095 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


REY:

               Timbreo, conformidad
               de gustos se llama amor,
               y entre nobles es rigor
               violentar la voluntad.
               Supuesta aquesta verdad
               y que mi Rut tiene esposo
               si puede un desdén celoso
               vencer un pecho robusto,
               busca mejor a tu gusto,
               y sufre lo que es forzoso.
Vanse el REY, ORFÁ, RUT,
MASALÓN, QUELIÓN y NOHEMÍ

TIMBREO:

               "¡Sufre lo que es forzoso!" ¿Esto consiento?
               ¿Al fin de tantos años
               me remites, crüel, al sufrimiento
               con celos, mas no celos, desengaños?
               ¿Cuándo, tiranos cielos,
               se hallaron juntos sufrimiento y celos?
               Sufra el amor que vive en esperanza,
               que no es tormento eterno
               el más prolijo si a la fin se alcanza;
               ¡mas pedir sufrimiento en el infierno!
               ¿Cómo, decid desvelos,
               se compadecen sufrimiento y celos?
               Pedir que con el sol la noche viva;
               la quietud con la guerra;
               que a la salud la enfermedad reciba;
               la liviandad el peso de la tierra
               y al fuego aticen yelos,
               es pedir sufrimiento a amor con celos.
               Quién es, decid, moabitas, este hombre;
               este tirano fiero?


<<<
>>>

Pág. 096 de 145
La mejor espigadera Acto II Tirso de Molina


NISIRO:

               Ni su patria sabemos, ni su nombre;
               sólo que es extranjero,
               que el reino hereda, la princesa le ama,
               el rey le casa y sucesor le llama;
               en la quinta del bosque Amor elige
               el tálamo amoroso
               que a Rut te usurpa y tu esperanza aflige.

TIMBREO:

               ¡Oh, ingrata! ¡Oh, vil esposo!
               ¡Oh, rey tirano! ¡Oh, bárbaro homicida!
               ¿Sueño? ¿He perdido el seso? ¿Tengo vida?
               Mas ¿cómo viviré si Rut me mata?
               Si loco, ¿cómo siento?
               Si duermo, ¿cómo el rey de veras trata
               su gusto y mi tormento?
               Mas--¡ay, de mí!--soñando estoy despierto;
               soy loco cuerdo, y tengo vida muerto.
               Ábrase el cielo los crüeles lazos
               en quien mis penas fundas;
               ciñan tu cuello áspides, no brazos,
               y en vez de las coyundas
               de Amor. Porque me vengue y te desveles,
               desdeñosa tirana, halles cordeles.
               Presto aborrezcas, pues tan presto adoras,
               a quien mis gustos priva,
               juzgue por siglos de tu amor las horas,
               y aborrecido viva;
               mas si perseverare en tus amores
               en vez de bodas sus obsequias llores.
               Pero ¿para qué pido a los extraños
               venganza cuando puedo
               mi injuria castigar y tus engaños?
               Al rey tirano heredo,
               pues soy ramo del tronco real moabita.
               Pierda la vida quien a Rut me quita.
               Vasallos tengo, amigos y parientes
               que por esto no pasen,
               y celos que, atrevidos y valientes,
               la quinta vil abrasen;
               pues es mejor, cuando en furor me enciendo,
               morir matando que vivir muriendo.
 
FIN DE LA JORNADA SEGUNDA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 097 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Salen RUT de labradora, ORFÁ,
NOHEMÍ, TIMBREO y otros
TIMBREO:

               Traje es ese merecido
               de tu ingratitud tirana;
               que a condición tan villana,
               con el villano vestido
               satisfacen desengaños
               de un mal pagado deseo.
               Vivido has con un hebreo,
               princesa, en Moab diez años;
               que no pudo mi venganza
               ser a tu padre traidora,
               hasta que llegó la hora
               que a Amor pidió mi esperanza.
               Él es muerto, y yo soy rey;
               porque necio el reino fuera
               que en su silla consintiera
               a un bárbaro de otra ley.
               Maté a tu esposo atrevido,
               y también a Quelión
               su hermano, que no es razón
               que diez años, que en tu olvido
               tirana me atormentaste,
               no satisfaga mis celos.


<<<
>>>

Pág. 098 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


TIMBREO:

               Venguéme, en fin, y abrasélos
               como en ellos me abrasaste.
               Ni viuda mi amor te mueve,
               ni estimas ser mi mujer,
               ni el soberano poder
               del reinar a quien se atreve.
               El más quieto natural
               te ha podido persuadir,
               siquiera, ingrata, a admitir
               la más pequeña señal
               de amor, que fuera bastante
               a refrenar mis rigores,
               pues aun fingidos favores
               hacen cortés al amante.
               A vista estás de Belén,
               y entre pobreza y congojas
               a coyuntura, que escojas
               lo que te estuviere bien.
               Si la mano me concedes
               la diadema gozarás
               de Moab; si firme estás
               en tu ingratitud, ya puedes
               satisfacer tus deseos.
               Crüel sirena, ¿qué lloras?
               ¿A los hebreos adoras?
               Ya pisas campos hebreos.
               Todos de un pastor descienden,
               que este humilde oficio dan,
               a la nobleza de Abrahán,
               los que imitarle pretenden.
               Pastora eres, ¿qué te quejas
               si sigues tu inclinación?
               Por los que pastores son,
               sublimes púrpuras dejas.
               Si te arrepientes, escoge.
               ¡Ay, Rut de los ojos míos,
               no formes de perlas ríos
               que abril codicioso coge
               para convertir en flores!


<<<
>>>

Pág. 099 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


RUT:

               Déjame, tirano infiel,
               llorar la muerte cruel
               de los príncipes mejores
               que honraron a Palestina;
               que si el que en presencia está
               de quien la muerte le da
               por disposición divina
               brota sangre, y tú me has muerto,
               por descubrir tu traición,
               la sangre del corazón
               que brotan los ojos vierto.
               Y la silla en que te asientas,
               pues de ella mi esposo falta,
               cuando su corona esmalta
               de piedras por ti sangrientas,
               menospreciarle es forzoso;
               que será afrenta doblada
               admitir mano manchada
               en la sangre de mi esposo.
               Vete y déjame, traidor.


<<<
>>>

Pág. 100 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


TIMBREO:

               Estima mi cortesía,
               que aunque forzarte podría,
               no es villano, al fin, mi amor;
               y apacienta toscos hatos
               con rústicos ganaderos,
               pues son sus pechos groseros
               de tu ingratitud retratos,
               a prueba de tu desdén,
               digno de vestir sayal;
               que si a la mesa del mal
               echares menos el bien,
               podrá ser que su aspereza
               te obligue a mudar consejos,
               porque no espanta de lejos
               el hambre ni la pobreza.
               Cuando de cerca la toques
               y conozcas lo que pierdes,
               como de mi amor te acuerdes,
               y a pagarle te provoques,
               a la razón reducida
               de quien tan lejos estás,
               la puerta abierta hallarás
               de tu reino y de mi vida;
               que mal la podrán cerrar
               desdenes por más que ofrezcas,
               pues cuanto más me aborrezcas
               más, crüel, te pienso amar.

Vase TIMBREO


<<<
>>>

Pág. 101 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Hijas, ya que Dios me ha dado
               el castigo merecido,
               y sin hijos ni marido
               en soledad ha trocado
               mi amorosa compañía;
               mis contentos en dolor,
               en llanto eterno mi amor
               y en tormento mi alegría,
               a Moab os reducid;
               no renovéis a mis ojos
               pasadas penas y enojos;
               de mis desgracias hüid,
               que aunque mi pena os desvele
               ofenderá vuestra dicha,
               que es contagión la desdicha
               que á todos pegar se suele.

RUT:

               Madre, no es justo que ansí
               a quien te adora despidas.
               Un alma vive en tres vidas;
               quien las da ser es Nohemí.
               Yo no te pienso dejar,
               que esto mi ventura ordena.

ORFÁ:

               Tu fortuna, mala o buena,
               la nuestra ha de acompañar.
               Diez años hemos vivido
               contigo, haciendo experiencia
               en tu virtud y prudencia.
               ¡Cuán engañosa ha salido
               la fama con que las suegras
               su opinión han desdorado!
               Madre en tí habemos hallado;
               con tu vista nos alegras;
               despedirnos es rigor.


<<<
>>>

Pág. 102 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               ¡Ay, Rut hermosa! ¡Ay, Orfá!
               ¿Con qué pagaros podrá
               mi desdicha vuestro amor?
               A vista estoy de Belén;
               goza, Rut, agradecida
               la corona apetecida
               que has merecido tan bien.
               Goza en amorosos lazos
               al homicida crüel
               de mis hijos, que con él,
               entre lícitos abrazos
               refrenarás desconsuelos
               que es de renovar conmigo.
               Con miserable castigo
               quisieron vengar los cielos
               en mis hijos el dejar
               su Dios y ley verdadera.
               De la ambición lisonjera
               se dejaron engañar.
               De Dios la justicia estimo,
               como su esclava le adoro;
               pero como madre lloro
               y en su muerte me lastimo.
               No pierdas, mi Rut, por mí
               lo que por naturaleza
               heredas; ni tu belleza,
               Orfá, desprecies ansí.


<<<
>>>

Pág. 103 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Allá os casaréis las dos
               por madre a Moab tenéis;
               no es bien que peregrinéis
               extranjeras. Hágaos Dios
               dichosas, págueos el bien,
               que en vuestra patria me hicisteis;
               premie el amor que tuvisteis
               a mis dos hijos también;
               que ni desdichas ni agravios
               bastarán a que os olvide.
               Si Amor, cuando se despide,
               suele imprimir con los labios
               recuerdos en la memoria,
               dejadme sellar con ellos
               hijas, vuestros rostros bellos,
               y seré la postrer gloria
               que a mi dicha deberé.
Abrázalas
               Prospere vuestra ventura
               el cielo.

RUT:

               No está segura
               sin vos, madre, si se ve.

ORFÁ:

               Por no aumentar tus enojos
               habré de seguir tu gusto.
               Bien conoce el cielo justo,
               siendo testigos mis ojos,
               lo que el apartarme siento
               a esta ocasión de las dos.
               Adiós, madre, prima, adiós.


<<<
>>>

Pág. 104 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


RUT:

               Turba a la lengua el tormento.
               Quien amando se despide
               habla poco y mucho siente.

NOHEMÍ:

               Dios tus dichas acreciente
               y jamás de ti se olvide.
Vase ORFÁ

NOHEMÍ:

               Vete, mi Rut, con tu prima
               donde segura reposes;
               goza tu tierra, tus dioses
               y el esposo que te estima.
               ¿Qué esperas de mi pobreza,
               ni mis hados infelices?

RUT:

               Cuanto más me contradices
               aumentas más mi tristeza.
               Sombra he de ser que te siga;
               viviré donde vivieres;
               seguiréte donde fueres,
               ya la suerte te persiga,
               ya de fortuna mejores.
               Tu patria es mi patria ya;
               tu ley preceptos me da;
               adoraré el Dios que adores.
               Un pueblo ha de recibirnos,
               una cama ha de abrigarnos,
               una mesa sustentarnos
               y una tierra ha de cubrirnos.
               Plegue al cielo que me niegue
               su luz el planeta hermoso,
               me persiga un envidioso
               y a ver tu patria no llegue,
               cuando imposibles sean parte
               para que en tu companía
               no viva alegre hasta el día
               que la muerte nos aparte.


<<<
>>>

Pág. 105 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               A tal amor, tal lealtad,
               ingrata es mi resistencia.
               Aliviará tu presencia
               mi viudez y soledad.
               Ésta es Belén, Rut querida.

RUT:

               Nuevo gozo cobro en vella.

NOHEMÍ:

               Entremos, y veré en ella
               si la patria al pobre olvida.
               Parientes ricos dejé,
               a muchos favorecí,
               a muchos sustento di,
               muchas hüerfanas casé.
               Por fuerza habré de probar
               agora para vivir
               si la cara del pedir
               es la misma que del dar,
               y si es tan emparentada
               en Belén la adversidad
               como la prosperidad.

RUT:

               Esa prueba es excusada,
               no hay para qué hacerla intentes;
               que aunque veas alaballa,
               ni la verdad posada halla,
               ni la pobreza parientes.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 106 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Salen LISIS
y GOMOR, pastores
GOMOR:

               Lisis ¿cuándo han de cesar,
               dime, tus desdenes locos?
               Sino es que llore los mocos,
               no tengo ya que llorar.
               ¿Qué gato en camaranchón
               anda como yo maullando,
               qué borrico rebuznando
               en prado, establo ó mesón?
               ¿Qué berraco de concejo
               gruñe cual yo y se embarrincha,
               o qué cuartago relincha,
               sin albarda ni aparejo,
               cuando topa a la mohina
               cual yo? Mira que me matas
               con esa cara de natas.
               Ya he llorado hasta la orina;
               no reposo en ningún cabo,
               mojadas tengo las parvas,
               dos años ha que las barbas
               no me quito, ni me lavo
               la cara, que con pezuñas
               tal vez cubren telarañas;
               lleno me traes de legañas;
               del yeme tengo las uñas.
               Ten mancilla, Lisis mía,
               de que ande ansí tu Gomor;
               porque si esto no es amor,
               al menos es porqueria.
               Sírvame esto de castigo:
               dame a hocicar esa mano.


<<<
>>>

Pág. 107 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


LISIS:

               Bocado comido, hermano,
               dicen que no gana amigo.
               Un tiempo te amaba yo,
               mas como el pan te comiste
               y darme de él no quisiste,
               mi amor de hambre se murió.

GOMOR:

               ¿Medio pan, Lisis discreta,
               entre dos de qué servía,
               sabiendo tú que venía
               con más hambre que un poeta?
               ¡Siempre os habemos de dar!
               ¿No habrá una mujer que quiera,
               de balde? ¿Es amor gotera
               que nunca tien de parar?
               ¿No basta ser gentilhombre?

LISIS:

               Como de Adán descendéis,
               su nombre es bien que imitéis.

GOMOR:

               Pues bien, ¿qué hay en ese nombre?

LISIS:

               Que ha de dar el que de Adán
               deciende, he sacado yo;
               que por eso se llamó
               Adán, que se acaba en dan.

GOMOR:

               ¿En dan? ¿pues es tamboril?

LISIS:

               Y si en los nombres me fundo,
               la primer mujer del mundo,
               este secreto sutil
               también con el suyo aprueba.

GOMOR:

               Eso no más mos faltaba.

LISIS:

               Pues ven acá. ¿En qué se acaba
               el eco del lleva?


<<<
>>>

Pág. 108 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


GOMOR:

               En "Eva."

LISIS:

               Luego quien no da no es hombre,
               ni quien no lleva, mujer.

GOMOR:

               De aquí saco que ha de ser
               desde hoy "lleva" vueso nombre.

LISIS:

               No hay sin dar ninjún galán,
               ni sin llevar dama a prueba,
               pues lleva se acaba en "eva,"
               como Adán se acaba en "dan."
               Pues no has dado, no hay amores.

GOMOR:

               Ya os doy a los diabros yo,
               y a quien tanto os enseñó.

LISIS:

               Venido han los segadores,
               Gomor, de Bohoz, nueso amo,
               porque hoy comienza la siega.

GOMOR:

               ¿Si no os dan, no amáis, borrega?
               ¿Chancera sois? pues no os amo.
Sale HERBEL

HERBEL:

m Salve y guarde. Es tiempo ya
               de aprestar dediles y hoces.

LISIS:

               ¡Oh, Herbel! Si el tiempo conoces
               en casa el agosto está.

HERBEL:

               Dolióse Dios de Israel.
               Buena cosecha esperamos.


<<<
>>>

Pág. 109 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Sale ASAEL
ASAEL:

               Manténgaos Dios. Acá estamos
               todos, pardiez.

GOMOR:

               ¡Oh, Asael!
               Oraciones de Bohoz
               mos han dado el año lleno;

HERBEL:

               Es santo Bohoz.

LISIS:

               Es bueno.

ASAEL:

               Embotada estaba mi hoz
               diez años ha, y de orín llena,
               que el hambre la daba empacho;
               pero ya ha vuelto el gazpacho
               a dar filos a la cena.
Salen ZEFARA y JABEL

ZEFARA:

               Año, buen año.

HERBEL:

               ¡Oh, Zefara!
               ¡Oh, Jabel! De aquí adelante
               no habrá hebreo mendigante.

JABEL:

               Todo lo llena la hartura.
               ¿No sabéis quién ha venido
               a Belén?

LISIS:

               ¿Quién?

JABEL:

               Nohemí.


<<<
>>>

Pág. 110 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


ASAEL:

               ¿Decíslo de veras?

JABEL:

               Sí.

GOMOR:

               El sustento nueso ha sido.

LISIS:

               ¿Viene rica?

ZEFARA:

               Antes tan pobre
               que no tiene que comer.

HERBEL:

               ¿Pues y el avaro Eliacer?

ZEFARA:

               No hay vicio de quien no cobre
               Dios, en plazos de venganza,
               la justa satisfacción.
               Negónos la provision,
               hizo de Belén mudanza,
               y en Moab diz que perdió
               la hacienda y vida.

GOMOR:

               ¡Oste, puto!

JABEL:

               No trae más que llanto y luto
               Nohemí, que allá se dejó
               muertos los hijos.

ASAEL:

               ¿Y vive?

JABEL:

               Sin que haya quien la socorra.

LISIS:

               Si el beneficio se borra
               al tiempo que se recibe,
               y el agravio en piedra está
               eternamente esculpido,
               el odio que su marido
               tuvo a todos durará,
               sin que haya memoria alguna
               de lo que a Nohemí debemos.

HERBEL:

               Todo este mundo es extremos.

ASAEL:

               Gobiérnale la fortuna.


<<<
>>>

Pág. 111 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


JABEL:

               Trae la más hermosa nuera
               que ha visto Efratá, consigo.

GOMOR:

               Sin hacienda, buen abrigo
               trae de allá.

ZEFARA:

               Diz que en Moab era
               princesa.

HERBEL:

               ¿Pues quién la fuerza
               a venirse acá a morir
               de hambre?

ZEFARA:

               El no consentir,
               Herbel, casarse por fuerza,
               y el amor que en Nohemí fundo.

GOMOR:

               ¿En su suegra?

ZEFARA:

               ¿Qué te espanta,
               sabiendo que es una santa?

GOMOR:

               La primer nuera es del mundo
               de ese humor.

LISIS:

               Pues del buen trato
               eso y más.

GOMOR:

               Será por yerro.
               Suegra y nuera, gato y perro
               no comen bien en un plato.

LISIS:

               Dejad eso y aprestemos
               la siega.

HERBEL:

               Aquí está mi hoz.

JABEL:

               Antes que venga Bohoz
               con bendición empecemos;
               pero esperad, que Nohemí
               de quien hablamos es ésta,
               y la moabita.

ASAEL:

               ¡Y qué honesta!

GOMOR:

               Noramala para mí.


<<<
>>>

Pág. 112 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Salen RUT y NOHEMÍ
RUT:

               Pues que la pobreza fiera
               en ninguno halló piedad,
               porque la necesidad
               es en su patria extranjera,
               para poder sustentarte,
               señora y madre querida,
               yo tomo a cargo tu vida.
               Cánsate ya de cansarte
               pidiendo a quien socorrer
               te pudiera y dice ultrajes,
               que no hay más de dos linajes,
               que es tener y no tener.
               Tus deudos tienen; si afrenta
               la falta, madre, de bienes,
               ¿qué mucho, cuando no tienes,
               que te nieguen por parienta?
               No pruebes pechos, Nohemí,
               que la hacienda endureció,
               que avergüenza mucho un no
               a quien dijo a todos sí.
               Princesa he sido y señora,
               mas la pobreza maestra
               y Amor, que todo lo muestra,
               me enseña a ser labradora.
               La siega ha empezado ya.
               Ya Céres da su tesoro
               a agosto en espigas de oro;
               la gente ocupada está
               en afeitar los cabellos
               al campo, que da en despojos
               a las eras sus manojos
               colmando los trojes de ellos.
               Espigadera he de ser,
               si princesa hasta aqui he sido.


<<<
>>>

Pág. 113 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Hija, si el reino has perdido
               por mí, no es justo perder
               el respeto a tu valor.
               Quien debajo el solio real
               se crió llevará mal
               desacatos del calor.
               Atrévase el hambre vil
               a hacer en mi vida prueba,
               primero que el sol se atreva
               a ese coral y marfil.
               No es bien que oficio te cuadre
               tan tosco como cruel.

RUT:

               No vale más que otro aquel
               que no hace más que otro, madre.
               Deja que en la siega coja
               espigas que el rico olvida,
               pues antes que se las pida
               las da el campo y no se enoja.
               Algún padre habrá clemente
               de familias, sin codicia
               del trigo que desperdicia
               mientras lo siega su gente,
               que dejándome espigar
               me dé con que sustentarte.

NOHEMÍ:

               Estatuas puede labrarte
               la piedad, ponerte altar.
               Bendecid, cielos constantes,
               a Rut, que humilde os obliga;
               haced que mientras espiga
               coja por granos diamantes.
               Jamás su memoria muera,
               y el Amor, mientras espiga
               pan, con nuevo blasón, diga,
               la mejor espigadera.


<<<
>>>

Pág. 114 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


ZEFARA:

               Seáis, Nohemí, bien venida.

NOHEMÍ:

               No me llaméis más Nohemí,
               que es hermosa; amarga sí;
               viuda sola y afligida.
               ¿Por qué Nohemí me llamáis,
               si no es razon que me cuadre
               tal nombre?

JABEL:

               No lloréis, madre,
               que el corazón nos rasgais.
Sale BOHOZ, que será el mismo
que hizo a MASALÓN, con un gabán
y montera como noble en el campo

BOHOZ:

               ¡Ea, amigos, a la siega!

TODOS:

               Vamos en nombre de Dios.
Vanse GOMOR, LISIS, HERBEL,
AZAEL, ZEFARA y JABEL

RUT:

               Volveos, madre, a casa vos,
               y lo que mi amor os ruega
               haced.

NOHEMÍ:

               ¡Ay, Fortuna fiera!
               bien tu inconstancia se ve,
               pues la que princesa fué
               ya es humilde espigadera.

Vanse NOHEMÍ y RUT.
Al irse RUT se van
mirando muy de
espacio ella y BOHOZ


<<<
>>>

Pág. 115 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Válgame el Dios de Sión!
               ¿Quién es esta mujer bella,
               que me ha dado sólo en vella
               mil vuelcos al corazón?
               No la he visto en esta tierra
               otra vez; más bajará
               a la siega de Judá,
               como suelen, de la sierra,
               con los demás montañeses.
               Detrás de los segadores
               coge espigas, vierte flores,
               perlas siembra y lleva mieses.
               ¿Hay más bella compostura?
               ¿Hay más compuesta beldad?
               Más puede la honestidad
               con amor que la hermosura.
               Pues si es compuesta y hermosa
               ¿qué mucho valga por dos?
               ¿Yo sin armas, amor Dios,
               y la Ocasión poderosa?
               Peligro corréis, sosiego,
               que si el sol de agosto abrasa
               y el de amor el alma pasa
               ¿quién sufrirá tanto fuego?
               En un misterioso sueño
               quiso el cielo revelarme
               que no tengo de casarme,
               ni mi amor llamará dueño
               sino a una mujer moabita,
               cuya virtud y humildad
               honre mi posteridad
               con descendencia infinita.


<<<
>>>

Pág. 116 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Por esta causa hasta agora
               a nadie la llave he dado
               del alma donde se ha entrado
               esta hermosa labradora.
               ¿Cómo, abrasados antojos,
               entró, si a puerta cerrada
               estaba el alma guardada?
               Mas si sirvieron los ojos
               de puertas, que hallando abiertas,
               conquistó ¿qué hay que dudar?
               pues mal se podrá guardar
               casa que tiene dos puertas.
               El donaire con que espiga
               enamorando al Amor
               le transforma en segador;
               y porque sus pasos siga,
               en vez de espigas, arroja
               a racimos las estrellas,
               que al bajar las manos bellas
               se estorban porque las coja.
               Ya no con alas veloz
               la aljaba a los hombres echas,
               pues arrojando las flechas,
               Amor, del arco haces hoz,
               y como sin vista llegas
               derribando cuanto alcanzas,
               segando mis esperanzas
               a ciegas mis dichas siegas.
Gritan dentro
                  Ya cantan mis segadores.
               Haceos, pensamientos vanos,
               espigas, porque en sus manos
               deis fruto, pues que sois flores.


<<<
>>>

Pág. 117 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Cantan dentro
MÚSICOS:

               "Segadores, afuera, afuera,
               dejen llegar a la espigaderuela."

HERBEL:

               Quién espiga se tornara (-Dentro-)
               costara lo que costara,
               porque en sus manos gozara
               las rosas que hacen su cara
               por agosto primavera.
Cantan

TODOS:

               "Segadores, afuera, afuera,
               dejen llegar a la espigaderuela."

UNO:

               ¡Vítor! (-Dentro-)

TODOS:

               ¡Vítor! (-Dentro-)

BOHOZ:

               ¡Qué alegría
               han dado a mi corazón!
               ¿Hay siega con más razón?

GOMOR:

               Va la mía, va la mía. (-Dentro-)


<<<
>>>

Pág. 118 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Cantan dentro
GOMOR:

               "Si en las manos que bendigo
               fuera yo espiga de trigo,
               que me hiciera harina digo
               y luego torta o bodigo,
               porque luego me comiera."

TODOS:

               "Segadores, afuera, afuera,
               dejen llegar a la espigaderuela."
               ¡Vítor, Gomor!

ASAEL:

               Lindamente (-Dentro-)
               lo habéis dicho.

GOMOR:

               Aunque grosero (-Dentro-)
               ¿qué queréis? yo so coplero.

BOHOZ:

               Envidia tengo a mi gente,
               pues donde ponen los pies
               sus bocas pueden sellar.

GOMOR:

               Lisis, la tuya has de echar. (-Dentro-)

TODOS:

               Diga Lisis. (-Dentro-)

LISIS:

               Digo, pues. (-Dentro-)
Cantan dentro
               "Si yo me viera en sus manos
               perlas volviera los granos,
               porque en anillos galanos
               en sus dedos soberanos
               eternamente anduviera." }}


<<<
>>>

Pág. 119 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


TODOS:

               "Segadores, afuera, afuera,
               dejen llegar a la espigaderuela."

GOMOR:

               Ésta se lleva la gala. (-Dentro-)
               ¡Viva Lisis!

TODOS:

               ¡Lisis viva! (-Dentro-)

BOHOZ:

               Ya amor el alma cautiva;
               fuego por la vista exhala.
Llama
               Segadores--¡Ah, Gomor,
               Lisis, Asael!

TODOS:

               Nueso amo. (-Dentro-)

GOMOR:

               ¿Llama acaso? (-Dentro-)

BOHOZ:

               Llamo y amo
               entre las llamas de Amor.
Salen GOMOR y HERBEL

GOMOR:

               ¿Qué es, nueso amo, lo que manda?

BOHOZ:

               ¿Quién es esta espigadera
               que las almas, vueltas cera,
               con manos de nieve ablanda?

HERBEL:

               Ésta es nuera de Nohemí,
               moabita en profesión,
               esposa de Masalón,
               que fué, según lo que oí,
               princesa; pero llevada
               del amor de nuesa ley,
               con el moabita rey
               menospreció estar casada;
               y por sustentar su suegra,
               desde la soberbia silla,
               cogiendo espigas se humilla
               y a cuantos la ven alegra.


<<<
>>>

Pág. 120 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               ¡Válgame el Dios deseado!
               ¡Que en una idólatra ansí
               halló la viuda Nohemí
               lo que en sus deudos no ha hallado!
               ¡Que una princesa excelente
               con ejercicio tan bajo,
               a costa de su trabajo
               ansí a su suegra sustente!
               Si honesta, humilde y hermosa
               conquistado mi pecho ha,
               poderoso Amor, ¿qué hará
               socorrida y virtuosa?
               Y si con una moabita
               quiere el cielo que me case,
               ¿qué milagro es que me abrase?
               Ya vienen con fiesta y grita,
               y tras ellos el cristal -
               de los pies que a amor provocan,
               volviendo el trigo que tocan
               de trechel en candeal.
Salen los segadores cantando
y RUT tras ellos lleno
de espigas el delantal

TODOS:

               "A la espígaderuela linda
               el Amor sus flechas rinda;
               a la espigaderuela honesta
               hagan estos campos fiesta."


<<<
>>>

Pág. 121 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


UNO:

               "Arcos haga nuesas hoces,
               flechas las espigas bellas
               que tire al Amor con ellas
               contra las suyas veloces;
               las nuesas con tiernas voces
               cantando la den la gala,
               y a los pies de la zagala
               Flora ramilletes rinda."

TODOS:

               "Segadores, afuera, afuera,
               dejen llegar a la espigaderuela."
Estánse mirando RUT
y BOHOZ mientras cantan

UNO:

               "Vuélvase a vestir de flor
               el prado que agosto seca,
               pues con su vista se trueca
               en primavera mejor.
               Más pica el fuego de amor
               que el fuego del sol ardiente
               su hermosura es fresca fuente
               que en vasos de cristal brinda."

TODOS:

               "Segadores, afuera, afuera,
               dejen llegar a la espigaderuela."


<<<
>>>

Pág. 122 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Bendigan tu hermosura
               los cielos cristalinos,
               hermosa espigadera,
               como yo te bendigo.
               Peregrina piadosa,
               enamorado hechizo,
               princesa del Amor
               si de Moab lo has sido,
               a tus hermosas plantas
               las de este claro río
               humillen por besarlas
               los cuellos más altivos.
               Vuelva a brotar el prado
               jazmines, rosas y lirios,
               coronas de tus pies,
               de mi esperanza grillos.
               No quede ruiseñor,
               pintado jilguerillo,
               calandria y oropéndola
               en árboles y en nidos,
               que alegres y bizarros,
               de amor y pluma ricos,
               no ofrezcen a tus plantas
               en vez de labios, picos.
               Mil veces venturosas
               las hazas de mis trigos,
               los pagos de mis mieses,
               pues ver han merecido
               primicias de sus partos
               en el cristal bruñido
               de aquestas manos bellas,
               a quien el alma rindo.
               No ausentes de mi siega,
               por otras que ya envidio,
               los soles de tu cara,
               risueños y benignos;
               que sin llegar a colmo,
               en fe de tal castigo,
               se anublarán las mieses
               que viéndote han crecido.
               Sigue mis labradoras,
               que en fe de que te sirvo,
               solícitas y alegres
               las pongo en tu servicio.
               Recoje espigas rojas,
               serán plumajes ricos
               del oro que tus brazos
               guarnecen cristalinos.


<<<
>>>

Pág. 123 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


RUT:

               ¡Oh, generoso hebreo!
               ¿De dónde ha merecido
               una romera pobre
               tus ojos ver propicios?
               La tierra humilde beso
               que honraron tus vestigios,
               ilustre patriarca
               del pueblo circunciso.
               (Retrato es verdadero (-Aparte-)
               y espejo donde miro
               de mi difunto esposo
               el simulacro vivo.
               Pero si de Bohoz
               mi Masalén fue primo,
               ¿qué mucho que una sangre
               de dos haga uno mismo?)
               ¿Quién, noble betlehemita
               te obliga a que benigno
               ampares extranjeros
               y hospedes peregrinos?


<<<
>>>

Pág. 124 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Ya, moabita hermosa,
               hazañas he sabido
               de tu piadoso pecho,
               de tu valor benigno;
               ya sé que el reino dejas
               a tu virtud debido,
               la patria en que naciste,
               el tálamo ofrecido,
               la ley que cuerda truecas,
               por la que el dedo ha escrito
               de Dios, que dió a Moisés,
               nuestro primer caudillo.
               La caridad más nueva
               que vieron nuestros siglos
               que con tu suegra usaste,
               pues al humilde oficio
               de espigadera pobre
               el trono has reducido
               por sólo sustentarla
               del majestuoso sitio.
               Colme de bendiciones
               el Señor infinito,
               que Dios Israel llama,
               trabajos tan lucidos,
               mudanza tan dichosa,
               amor tan inaudito;
               mas sí hará, que en sus alas
               te dé su sombra abrigo.

RUT:

               Ya yo la experimento,
               pues ha hallado contigo
               gracia mi buena suerte.
               Juez amoroso y pío,
               mi alma has consolado,
               mi pecho enternecido,
               pues liberal ensalzas
               mis méritos indignos.
               Aun ser esclava tuya
               mi amor no ha merecido,
               la tierra que has pisado,
               el aire que respiro.


<<<
>>>

Pág. 125 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               (¿Hay humildad tan grande? (-Aparte-)
               ¿Hay más bello prodigio
               en cuantos celebraron
               imágenes y libros?)
Gritan dentro

RUT:

               Ya vuelve a su tarea
               el escuadrón sencillo
               de nuestros segadores.
               si gustas, señor mío,
               siguiendo sus trabajos
               proseguiré mi oficio.

BOHOZ:

               E igualarás tus gracias
               a sus granos de trigo.
               Ve, hermosa espigadera,
               despoja el vellocino
               que a la desnuda tierra
               dió Céres pgr vestido;
               saque a a mis gavillas
               los fértiles racimos
               que en órdenes dispuestas
               componen granos limpios,
               y en cada huella tuya
               produzca el Amor niño
               contra el calor que abrasa
               claveles y narcisos.

Vase RUT


<<<
>>>

Pág. 126 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Lisis, señora, espera;
               escucha, Herbel amigo,
               así tu mesa cerque
               amor de alegres hijos,
               que de esta espigadera
               cuidéis tan advertidos
               que muestre su regalo
               que sois zagales míos.
               Cuando de Céres fértil
               cortéis el fruto opimo
               desperdiciad manojos
               de industria perdedizos,
               llenadla el delantal,
               y servira su lino
               de mesa que al Amor
               ponga en manteles limpios.
               Si la sed rigurosa
               agravios del estío
               formase, id a las fuentes
               del bosque más vecino,
               brindadla, mis zagales,
               con su raudal nativo,
               que es Melec mi Rut bella,
               y así beberá frío.
               Si el rústico vinagre
               y el fruto del olivo
               con líquidos abrazos
               diere al calor alivio,
               cuando mojéis el pan
               rogadla comedidos,
               llamadla diligentes,
               servidla agradecidos.
               Mirad que vive en ella
               mi alma, y que consigo
               me lleva el corazún
               ganado por perdido.

Vase BOHOZ


<<<
>>>

Pág. 127 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


GOMOR:

               Picado va nueso amo.

LISIS:

               Hagamos lo que dijo,
               que Rut, Gomor, merece
               del sol ser bello signo.

HERBEL:

               ¡Pluguiera a Dios que en ella
               tuviera Bohoz un hijo
               de quien nacieran reyes!

GOMOR:

               Amor todo es principios.
               Quillótrele una vez,
               que siendo él mozo y rico,
               y ella muchacha y bella
               hecho va ya el partido.
Vanse todos.
Salen ELFÍ, NOHEMÍ y ASA

ELFÍ:

               La hacienda que de Belén
               llevaste a Moab pudiera
               socorrerte. Ya te ven
               pobre, Nohemí, y extranjera;
               porque, si lo miras bien,
               aunque ésta tu tierra ha sido,
               no hay patria más natural
               como la hacienda. Has venido
               viuda, sola y sin caudal.
               Fue avariento tu marido,
               sus parientes despreció;
               que te desprecien, Nohemí,
               no te espantes.


<<<
>>>

Pág. 128 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Ya sé yo
               que aunque a muchos socorrí
               siempre en la arena escribió
               sus cartas de obligación.
               ........................
               ........................
               ........................
               ........................
               Deja razones prolijas,
               con que mi pobreza corres,
               y mis penas no corrijas;
               que pues que no me socorres,
               no será bien que me aflijas.
               Mi sobrino solías ser,
               pero ya lo negarás.

ELFÍ:

               Estoy pobre, ¿qué he de hacer?

NOHEMÍ:

               Rico me han dicho que estás.

ELFÍ:

               Sustento hijo y mujer;
               no he de quitárselo a ellos
               para gastarlo contigo.
               Adíos.

Vase ELFÍ


<<<
>>>

Pág. 129 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Vete, Asa, con ellos.
               ¡Ah tiempo, que del amigo
               son el toque tus cabellos!
               Tus canas y desengaños
               me enseñan a no fïar
               en deudos, que ha vuelto extraños
               el interés, que a mudar
               basta la cara y los años.
               Si yo próspera viviera,
               ¡qué de deudos me cercaran!
               ¡Qué de parientes tuviera!
               ¡Qué de casas me hospedaran!
               ¡Qué reverenciada fuera!
               Pero, en fin, si el no tener
               es casi no ser, quien venga
               en su patria a empobrecer
               no se espante que no tenga
               deudos, pues no tiene ser.
Sale RUT
               Sólo en Rut este argumento
               ni tiene fuerza ni vale;
               pues deja el reino opulento
               y a ganar humilde sale
               con su sudor mi sustento.
               ¡Cielo! Pagádselo vos,
               pues yo no tengo con qué.

RUT:

               Ya, madre, gracias a Dios
               y al noble Bohoz, hallé
               con que comamos las dos.
               Tres celemines de trigo
               traigo; ¿no he espigado bien?


<<<
>>>

Pág. 130 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Mil veces tu amor bendigo.

RUT:

               Carne y pan traigo también,
               querida madre, conmigo.
               Asentáronme a su mesa
               los piadosos segadores,
               y entre su hambre y mi priesa
               de los bocados mejores
               para vos guardé una presa.
               Venid, señora, a comer.

NOHEMÍ:

               (¡Cielos! premiad tal virtud; (-Aparte-)
               eternizad tal mujer!)
               ¿Y en qué hacienda pues, mi Rut,
               quiso el cielo socorrer
               tu trabajo y mi esperanza?
               Dios a su dueño bendiga.

RUT:

               De Bohoz es la labranza.

NOHEMÍ:

               Déle Dios por cada espiga
               más oro que Arabia alcanza.
 

RUT:

               ¡Ay, madre, que he visto en él,
               de mi amado Masalón
               la imagen mas viva y fiel
               que pudo la imitación
               fiar del mejor pincel!
               ¡Ay, madre, qué voluntad
               le debo, aunque se la pago!
               .........................
               ¡Con qué cariño y halago
               cautivó mi libertad!
               ¡Ay, madre, que sus razones
               están llenas de elocuencia,
               de gusto sus bendiciones,
               de autoridad su presencia,
               de dicha sus persuasiones!
               ¡Ay, madre, que hablando obliga;
               que enamora cuando ve;
               que con su ausencia castiga!
               ¡Y, ay, madre, en fin, que no sé
               qué tengo ni qué me diga!


<<<
>>>

Pág. 131 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Bendígale Dios, amén,
               pues que a los vivos socorre
               y a los muertos hizo bien.
               Jamás el olvido borre
               su memoria de Belén.
               El pariente más cercano
               era, mi Rut, de tu esposo,
               porque era su primo hermano.

RUT:

               En su talle generoso
               le miro.

NOHEMÍ:

               Por más anciano
               hay otro deudo primero
               que Bohoz, cuya obligación,
               si atenerme a la ley quiero,
               el nombre de Masalón
               que en tí propagar espero
               tiene de resucitar
               dándote mano de esposo.

RUT:

               No hará, madre, ese pesar
               el cielo a mi amor piadoso.
               Sólo a Bohoz ha de amar
               por dueño suyo mi vida.

NOHEMÍ:

               El cielo tu dicha ordena.

RUT:

               Hoy a sus deudos convida
               para una espléndida cena.


<<<
>>>

Pág. 132 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


NOHEMÍ:

               Costumbre es ya recibida
               en Judá cuando se empieza
               el agosto, que el senor
               de las mieses, si riqueza
               tiene, haga, a lo labrador,
               alarde de su largueza.
               Cenan todos en las eras,
               y luego sirven de camas
               las parvas, aunque groseras.
               Mas pues limpiamente le amas
               y el favor del cielo esperas,
               él me debe de animar
               para que cosas te diga
               que esta noche han de añudar
               lazos que el Amor bendiga
               y alivien nuestro pesar.
               Ven, que ya el cielo procura
               contra la Fortuna atroz
               despertar nuestra ventura;
               pues sólo es digno Bohoz
               de tu virtud y hermosura.
Vanse las dos.
Salen todos los pastores

LISIS:

               ¡Brava cena!

ZEFARA:

               Cual su dueño.

HERBEL:

               Bohoz es rico y liberal.

GOMOR:

               No hay cena, Lisis, igual
               como el vino para el sueño.


<<<
>>>

Pág. 133 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


ASAEL:

               Poderosamente habemos
               cenado.

GOMOR:

               Y mejor bebido.
               Yo vengo medio dormido.

JABEL:

               Parvas mullidas tenemos
               libres de pulgas y chinches.

GOMOR:

               No me cabe en la barriga
               la cena, Lisis amiga.

LISIS:

               Tal embutes cuando hinches.

GOMOR:

               Buscar quiero do me acueste.

LISIS:

               ¡Cuál debes de estar!

GOMOR:

               Ya ves
               fayancas me hacen los pies.
Sale BOHOZ

BOHOZ:

               Amigos.

GOMOR:

               Nueso amo es éste.

BOHOZ:

               ¿No es hora de reposar?

GOMOR:

               Yo al menos a echarme voy.

BOHOZ:

               Huésped esta noche soy
               de las eras.

HERBEL:

               Buen lugar
               hay aquí sin que os ofenda
               el cuidado y la ambición.

GOMOR:

               Sea en vos la ejecución,
               y echaos sobre vuesa hacienda.

BOHOZ:

               Idos a dormir vosotros.
A LISIS

GOMOR:

               Rolliza y hermosa estáis.
               ¡Plega a Dios que no me hagáis
               en sueño, Lisis, quillotros.

Vanse los segadores


<<<
>>>

Pág. 134 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Niño Amor, que por señal
               de lo que los campos precias,
               los de tu Chipre antepones
               a las cortes opulentas.
               Cuidadoso labrador
               que esperanzas verdes siembras
               y amorosos pechos labras
               que después con llanto riegas;
               tú, que las mieses sazonas
               y arrancas después sospechas,
               de pensamientos cizañas
               con que tus frutos desmedran;
               tú, que estando en posesión,
               coges tu agosto y cosecha
               en granos de hijos sabrosos,
               siendo el tálamo tus eras,
               labrador soy como tú;
               una hermosa espigadera
               trilla pensamientos castos
               que ofrecen memorias tiernas.
               Sopla manso y favorable,
               limpia las aristas secas
               de estorbos siempre enfadosos
               que con tu trigo se mezclan.
               Coja yo lícitos frutos
               de la tierra más honesta
               que tu heredad fertiliza,
               que las memorias celebran.
               Si en una mujer gentil
               he de tener descendencia
               de quien proceda el Mesías
               que Israel tanto ha que espera,
               sea Rut, piadoso Amor;
               que si significa piedra,
               en piedras hace señal
               el arado de tus flechas.
               ¡Ay, sol del alma que alumbras!
               ¡Si en mi pecho amanecieras
               y con tu vista alegraras
               de mi pesar las tinieblas!
               Sosegad, cuerpo, entretanto
               que los pensamientos velan.
               En las faldas de la noche
               dormid, ojos, hasta verla.

Échase una parva de espigas y se duerme.


<<<
>>>

Pág. 135 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Sale RUT
RUT:

               Los consejos de Nohemí,
               madre en obras, aunque suegra,
               sola y de noche me traen,
               bien que enamorada honesta.
               Durmiendo está aquí Bohoz;
               costumbre dicen que es vieja
               en las tribus de Israel
               cuando algún varón intenta
               casarse, en vez de la mano
               y el sí que al libre sujeta,
               cubrir con su misma capa
               de su esposa la cabeza.
               Ésta es ley del matrimonio
               hebreo, en señal y muestra
               que el marido es el abrigo
               de la mujer casta y cuerda.
               Buen testigo, Amor, sois vos,
               que no lascivas quimeras
               ofenden la honestidad
               que limpia el alma conserva.
               Persuasiones de Nohemí;
               celestiales influencias
               que en proféticos avisos
               certifican sus promesas,
               me traen, puesto que amorosa,
               tan segura, que en ofensa
               del honor que reverencio
               le haré de mi vida ofrenda.
               Temblando voy, Dios piadoso
               de Israel, a quien confiesa
               mi fe, libre del engaño
               que idólatras almas ciega.
               Sed vos conmigo animándome,
               y en vuestras llamas eternas
               abrasad mi casto amor,
               pues que limpian y no queman.
               A sus amorosos pies
               reclinando la cabeza
               cumplo, Nohemí, noble y sabia,
               las leyes de tu obediencia.

Échase a sus pies y despierta BOHOZ


<<<
>>>

Pág. 136 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               ¡Válgame el nombre inefable
               del Señor! ¿Quién me despierta,
               y lo que soñando goza
               el alma desasosiega?
               ¿Quién está aquí?
De rodillas

RUT:

               Yo, Bohoz.
               Soy Rut, una esclava vuestra,
               que en vuestro amparo segura
               su honra y vida os encomienda.
               El pariente más propincuo
               sois en sangre y en nobleza
               de mi esposo malogrado.
               La ley de Moisés ordena
               que resucitéis su nombre;
               pues murió sin descendencia,
               honrad su posteridad
               y cubridme la cabeza.

Con un cabo del gabán,
le cubre la cabeza


<<<
>>>

Pág. 137 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Mil veces bendita tú,
               pues que la piedad primera
               con la segunda aventajas,
               ejemplo de la belleza.
               Agradézcate mi amor
               con el alma y con la lengua
               la elección que de mí hiciste,
               cuando pudieras hacerla
               de la juventud lozana
               de Belén, de la riqueza
               de Efratá, que tu hermosura
               cuantos la habitan rindiera.
               No niego de Masalón
               el deudo y naturaleza,
               pero hay otro más propincuo
               en quien esa ley se emplea.


<<<
>>>

Pág. 138 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Levántanse
BOHOZ:

               Propondréle tu virtud,
               tan grande que la celebran
               cuantos vecinos ampara
               nuestra patria entre sus puertas.
               Diréle su obligación.
               Quiera el cielo y mi amor quiera
               que asegure con un no
               mi vida porque no muera.
               Si me cede su derecho,
               y el sí y la mano te niega
               con todas las ceremonias
               que dispone la ley nuestra,
               pídame albricias Judá,
               envidia Israel me tenga,
               la fama mis dichas cante,
               esculpa en bronces y en piedras
               nuestro amor la eternidad,
               porque el olvido no pueda
               borrar con sus tristes sombras
               nuestra historia alegre y tierna.
               Ya el sol a su misma luz
               saca a enjugar las madejas
               que cada noche en el mar
               lava cuando en él se acuesta.
               Al interesado voy
               a hablar de tu belleza.


<<<
>>>

Pág. 139 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

               Vuélvete a casa segura;
               di mi contento a tu suegra,
               que hoy tienes de ser mi esposa,
               porque a un mismo tiempo tengan
               mis trojes y mi esperanza
               de trigo y de amor cosechas.
               Galas de bodas prevén;
               mas no es bien que las prevengas,
               que si ansí me enamoraste,
               ansí esposa es bien te vean.
               Saldránte a echar bendiciones
               nuestras matronas hebreas,
               porque sea espejo suyo
               la mejor espigadera.

RUT:

               Si yo tuviera palabras
               para agradecerte...

BOHOZ:

               Deja
               de amor exageraciones,
               que la lisonja usa de ellas,
               y dime ¿qué tanto me amas?

RUT:

               Como el sol a su luz bella,
               que no hallo ejemplo mejor
               con que imitar mi pureza.

BOHOZ:

               ¿Serás mi esposa?

RUT:

               Y tu esclava.

BOHOZ:

               ¿Querrásme sabia?

RUT:

               Y honesta.

BOHOZ:

               ¿Mudaráste?

RUT:

               Como un monte.


<<<
>>>

Pág. 140 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


BOHOZ:

¿Ceñirásme?

RUT:

Como hiedra.

BOHOZ:

¿Tendrásme?

RUT:

Como a señor.

BOHOZ:

¿Llamarásme?

RUT:

Mi cabeza.

BOHOZ:

¿Recibirásme?

RUT:

En el alma.

BOHOZ:

¿Y guardarásme?

RUT:

Obediencia.

BOHOZ:

¡Qué gloria!

RUT:

¡Qué dulce vida!

BOHOZ:

¡Ay, mi sol!

RUT:

¡Ay, cara prenda!

BOHOZ:

Adiós, dulce esposa.

RUT:

Adiós.

BOHOZ:

Contigo voy.

RUT:

Tú me llevas.

Vanse los dos.


<<<
>>>

Pág. 141 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Sale GOMOR, corriendo tras LISIS.
Luego más pastores
LISIS:

               ¿Estás loco?

GOMOR:

               Estoy borracho.

LISIS:

               ¿Qué me quieres?

GOMOR:

               Que me quieras.

LISIS:

               ¿Agora sales con eso?

GOMOR:

               Agora salgo con ella.
               Pardiós, Lisis de mi vida,
               que soñaba...

LISIS:

               Siempre sueñas.

GOMOR:

               Que parías un muchacho,
               con todas sus pertenencias;
               pescudaba la comadre
               cuyo es el niño, y tú mesma
               entre los ayes del parto
               con una voz de manteca
               decías, "¡Ay! de Gomor,
               su nombre quiero que tenga,
               Gomor quiero que se llame,
               Gomor le nombra su abuela."
               y el rapaz que te imitaba,
               la boquilla medio abierta,
               en vez de decir, "gua, gua,"
               decía, "go, go, denme teta."
               Esto sé ha de ser verdad;
               la mano y el alma venga,
               que pues ya de mí pariste,
               no casarte es desvergüenza.


<<<
>>>

Pág. 142 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


LISIS:

               Anda, vete en horamala.

GOMOR:

               Para ti será mi hacienda,
               para ti mi pegujar,
               para ti mi buey y ovejas,
               para ti el alma y la vida,
               y para ti mi borrega
               y estos brazos gomorriles.
Abrázala

LISIS:

               ¡Ay, Dios! aquí de la siega,
               que hurtan ladrones el trigo.

GOMOR:

               No des voces.

LISIS:

               ¡Que se llevan
               las gallinas!

GOMOR:

               ¡Oh, bellaca!
               Bien sabéis guardar las vuesas.
Salen los pastores
con bieldos y horcas

JABEL:

               ¡Mueran los ladrones todos!

GOMOR:

               Por mí, Jabel, mas que mueran.

HERBEL:

               Todo este bieldo le encajo.
               ¿Qué es del ladrón que os altera?

LISIS:

               No hay nadie; que me burlaba.

GOMOR:

               Mamáronla.

ZEFARA:

               ¡Buena flema!

LISIS:

               Por despertaros lo hice.


<<<
>>>

Pág. 143 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


Sale ASAEL
ASAEL:

               Segadores, buenas nuevas.
               Hoy no habéis de trabajar,
               que es día de boda y fiesta.

GOMOR:

               ¿Cómo?

ASAEL:

               Nueso amo se casa.

LISIS:

               ¿Con quién?

ASAEL:

               Con la espigadera.

GOMOR:

               ¡Miren si lo dije yo!

HERBEL:

               ¿Tan presto?

ASAEL:

               Amor todo es priesa.
               Vestida de labradora,
               porque luzca su belleza,
               como el sol entre las nubes,
               flores vierte y rosas siembra.
               Toda Belén la acompaña,
               y de casa de su suegra,
               Bohoz la lleva a la suya,
               para que a la noche sean
               las bodas.

LISIS:

               Que buena pró
               les haga.

GOMOR:

               Que los dos vean
               tataranietos y choznos
               que en cuatro mundos no quepan.

ASAEL:

               Todos han salido acá;
               y con músicas y fiestas,
               en competencia bailando,
               los segadores se alegran.


<<<
>>>

Pág. 144 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


LISIS:

               ¿Pues qué aguardamos nosotros?
               Aquí traigo castañetas
               como el puño.

GOMOR:

               Y yo pulgares
               que las arrojan más tiesas.
               Mas, pues nueso amo se casa,
               ¿no haremos nosotros sendas
               matrimoñaduras?

LISIS:

               Digo
               que soy tuya.

GOMOR:

               Alto, pues, vengan
               los dos puños.

LISIS:

               Uno basta.

GOMOR:

               No basta. Testigos sean
               que me he casado a dos manos
               cuantos están en las eras.
Sale toda la compañía de labradores,
y de las manos BOHOZ y RUT; sale NOHEMÍ;
cantan y bailan los pastores

UNO:

               "Ésta sí que se lleva la gala,
               de las que espigaderas son.
               Ésta sí que se lleva la gala,
               que las otras que espigan non.
               Viertan todos trigo
               sobre la cabeza
               digna de coronas.

TODOS:

               De la espigadera.

UNO:

               Echen bendiciones
               que del cielo vengan
               y a montones caigan.


<<<
>>>