La muerte de Don Beltrán: 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 2 de 3
La muerte de Don Beltrán Romances


:::::::::::::maldiciendo iba el árbol
que solo en el campo nace,
que todas las aves del cielo
allí se viene a asentar,
que de rama ni de hoja
no lo dejaban gozar;
maldiciendo iba el caballero,
que cabalgaba sin paje:
si se le cae la lanza,
no tiene quien se la alce,
y si se le cae la espuela,
no tiene quien se la calce;
maldiciendo iba la mujer
que tan sólo un hijo pare:
si enemigos se lo matan,
no tiene quien lo vengar.
A la entrada de un puerto,
saliendo de un arenal,
vido en esto estar un moro
que velaba en un adarve;
hablóle en algarabía,
como aquel que bien la sabe:
-Por Dios te ruego, el moro,
me digas una verdad:
caballero de armas blancas
si lo viste acá pasar;
y si tú lo tienes preso,
a oro te lo pesarán,