La mujer que manda en casa: 112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 112 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           Por eso no se la he dado.
           Pene y viva, que es morir.
           Albricias de poco fruto
           intentas, necia estás hoy.
           Cansada, Criselia, estoy
           de tanta viudez y luto.
           Tres años pagó tributo
           al llanto la pena mía;
           de sí mesma ser podría
           verdugo quien mucho llora.
           Festejemos (pues mejora
           mi hijo) su mejoría.
           Vuelvan a hacer mis cabellos
           con los del sol competencia;
           que yo sé que en mi presencia
           su luz se corrió de vellos.
           Riguridad es tenellos
           en prisión mientras que lloro;
           esta tocas sin decoro
           son cárcel que los maltrata;
           no es bien que linos de plata
           escondan madejas de oro.
           Acerca ese tocador.


<<<
>>>