La mujer que manda en casa (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La mujer que manda en casa.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 125
La mujer que manda en casa


La mujer que manda en casa Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• JEZABEL
• NABOT
• RAQUEL
• ABDÍAS
• JEHÚ


• JOSEPHO
• ACAB
• ELÍAS
• CRISELIA


• PAJE
• Un ÁNGEL
• DORBÁN, pastor
• ZABULÓN, pastor


• CORIOLÍM, pastor
• LISARINA, pastora
• Dos SOLDADOS
• Dos CIUDADANOS




>>>

Escena I
Pág. 002 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina




Música de todos géneros y por una parte suben al tablado
(habiendo venido a caballo al son de un clarín) en hábito de caza,
JEZABEL, RAQUEL, CRISELIA y cazadores, con perros,
ballestas y venablos. Por la otra parte al mismo tiempo suben también
(al son de cajas y trompetas) soldados marchando, y entre ellos
NABOTG, ABDÍAS y JEHÚ; detrás de todos, a lo hebreo con corona
y bastón, el Rey ACAB. Tocan chirimías y en estando todos arriba
llega ACAB a JEZABEL y dice:


<<<
>>>

Pág. 003 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



ACAB:

           Por más que inmortalice,
           eterna en sus murallas
           Babilonia, a Semíramis su Reina
           y su fama felice,
           diosa de las batallas;
           lauros la ciña cuando Ofires peina,
           pues sin cuidar prendellos,
           causando al Asia espantos
           y ocasionando simulacros tantos,
           opuesta al sol, enarboló cabellos;
           su fama en vos admiro,
           luz de Sidón, Semíramis de Tiro.
           Guerra es también la caza,
           estratagemas tiene,
           inventa ardides y emboscadas pone;
           vos de la misma traza
           (cuando en triunfo solemne
           mis sienes manda Marte que corone
           del árbol fugitivo,
           al dios planeta esquivo)
           porque Moab postrado,
           sujeto a vuestro Acab, parias le ha dado,
           divino cazadora,
           triunfos de fieras blasonéis, Aurora.
           Envidia tengo al ave
           que ejecutando vuela
           (rayo veloz de pluma) altanerías;
           si lo que goza sabe
           no ha menester pigüelas
           que en las alas repriman osadías;
           en cárcel generosa
           alcándara es hermosa
           de cristal transparente
           vuestra mano: si en ella favor siente
           que mi fortuna pueda hacer dichosa,
           la garza que hay más bella
           renunciará por no apartarse della.


<<<
>>>

Pág. 004 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



ACAB:

           Provincia es tributaria
           Moab (por mí abatida)
           de Israel, porque en dichas trueque quejas;
           su rey pecha a Samaria,
           en cambio de su vida,
           cada año para vos cien mil ovejas:
           vellocinos de plata
           daros en ellas trata,
           que se blasonen dignos
           como el de Colcos, ser del cielo signos
           y el múrice convierta en escarlata,
           porque Jezabel pueda
           anteponer la púrpura a la seda.
           Cargados mil camellos
           de marfil y oro puro,
           espolios son que os sirvan de tesoro,
           con que alcázares bellos
           os labre (que procuro
           palacios de marfil a deidad de oro).
           Hónrenlos vuestros ojos
           y mezclando despojos
           de la caza y la guerra,
           yo valles conquistando, vos la sierra,
           vencedores los dos lloren enojos
           enemigos agravios,
           mientras este cristal sellan mis labios.


<<<
>>>

Pág. 005 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



Bésale una mano
JEZABEL:

           Ni la mano, Rey, me pidas,
           ni vitorioso blasones
           conquistas de otras naciones
           a tus banderas rendidas,
           mientras en tu reino olvidas
           tu desacato y mis penas;
           que en balde triunfos ordenas
           cuando haces de hazañas copia,
           rebelde tu nación propia
           y obedientes las ajenas.
           Mano que el cetro interesa
           (por tu causa) de Israel,
           y menospreciada en él
           tu reino todo no besa,
           no es digna que en tal empresa
           lisonjas tuyas admita:
           sírvate el pueblo moabita,
           y rebelde tu nación
           desprecie mi religión,
           si es bien que tal se permita.
           Hija soy del rey sidonio,
           por tu esposa me eligió,
           presumí contigo yo
           dar de mi amor testimonio;
           coyundas del matrimonio
           enlazan, tal vez ardientes,
           dos corazones; no intentes
           mostrar de tu amor extremos
           porque mal nos uniremos
           los dos en ley diferentes.


<<<
>>>

Pág. 006 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           Baal es mi dios, Baal
           satisface mis deseos;
           dioses de los amorreos
           tienen poder inmortal;
           soberbio, no admite igual
           el que en desprecio de Apolo
           dice que de polo a polo,
           autor de la noche y día,
           gobierna sin compañía
           y dios se intitula solo.
           Ese verdugo de Egipto
           que, cruel, tantos ha muerto;
           ése que por un desierto
           llevó número infinito
           de hebreos y sin delito
           cuarenta años desterrados
           por veniales pecados
           (criminal siempre con ellos,
           cuchillo para sus cuellos)
           fueron siempre castigados.
           Por adorar a un becerro
           dio muerte a una inmensidad.
           ¿Será de Dios tal crueldad,
           tal castigo por tal yerro?
           ¿Para qué tanto destierro,
           si darles luego podía
           la tierra que prometía?
           ¿Para qué de Egipto huyendo,
           si no fue porque temiendo
           sus dioses, los perseguía?


<<<
>>>

Pág. 007 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           Profeta falso, Moisén,
           ocasionó tantos daños:
           como brutos cuarenta años
           entre páramos se ven.
           Labróle en Jerusalén
           templo después Salomón,
           mas como su religión
           juzgó por cosa de risa,
           los dioses de la etiopisa
           mudaron su adoración.
           Las tres partes de la tierra
           veneran (sino unos pocos
           hebreos, ciegos y locos)
           los dioses que el cielo encierra.
           ¿Diremos que el mundo yerra
           y ellos solos acertaron?
           Sabios que a Grecia ilustraron,
           filósofos que nos dieron
           las ciencias ¿todos mintieron?
           ¿todos, en fin, se engañaron?
           ¿Qué ceguedad, Rey, es ésta?
           No dije bien, que no es rey
           quien, defensor de su ley,
           los blasfemos no molesta.
           Ten por cosa manifiesta
           que entretanto que a Baal
           con aplauso general
           no reverencie Israel,
           no has de hallar en Jezabel
           agrado a tu amor igual.


<<<
>>>

Pág. 008 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



Llora
ACAB:

           Antes que el sol de tu cara
           (hechizo del alma mía)
           eclipse la luz al día
           que mis tinieblas repara,
           llore el mundo en noche avara
           obscuridades eternas;
           enjugue lágrimas tiernas
           que el alba envidie al llorarlas,
           que es lástima malograrlas
           cuando mis dichas gobiernas.
           Adore Jerusalén
           su dios en su templo de oro
           que yo a Jezabel adoro
           y al sacro Baal también.
           Cuantos en mi reino estén
           reverencien a Baal
           por deidad universal,
           pues Jezabel se le humilla;
           quien no le hinque la rodilla
           tenga pena capital.
           De pórfido y jaspe hermoso
           le labre templo sutil,
           de alabastro y marfil,
           del metal más generoso,
           y a su culto religioso
           consagre profetas tantos
           que causen a Judá espantos
           y a mi inclinación empleos;
           dioses de los amorreos
           ilustren altares santos,
           bosques a sus sacrificios
           plante en sus montes Samaria;
           quien fuere de ley contraria
           prevenga sus precipicios,
           mi amor ha de dar indicios
           de que soy amante fiel.
           La corona de Israel
           tiene en mi esposa su esfera;
           quien no obedeciere, muera,
           a mi hermosa Jezabel.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 009 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           La jurisdición acepta
           mi fe, que el Rey me concede:
           del Dios de Sión no quede
           con vida ningún profeta;
           quien a Baal se sujeta
           venga a medrar su privanza;
           el que me diere venganza
           de cuantos siguen a Elías,
           espere en promesas mías
           y logrará su esperanza.
           Aras a Baal levanten
           cuantos en Samaria están;
           seguiré de Jeroboán
           cultos que a la fama espanten;
           en selvas y bosques canten
           himnos a la adoración
           de los dioses de Sidón
           y con festivos empleos
           a cuantos los amorreos
           consagran su adoración.
           De mi mesa han de comer
           sus sacerdotes manjares
           dignos de quien sirve altares
           que frecuenten mi poder.
           Verá el mundo (aunque mujer)
           mi gobierno en breves días;
           honrad las deidades mías,
           dejad leyes imperfetas.
           ¡Mueran los ciegos profetas
           que siguen al falso Elías!
           Por cada cabeza ofrezco,
           que sirva al Dios de Abrahán,
           hacerle mi capitán;
           beber su sangre apetezco.
           Si gobernaros merezco,
           hijos nobles de Israel,
           servid a Baal, que en él
           todo nuestro bien estriba.
           Decid ¡viva Baal!


<<<
>>>

Pág. 010 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



TODOS:

           ¡Viva!

JEZABEL:

           ¿Quién más?

TODOS:

           ¡Viva Jezabel!
Vanse con el aparato que entraron.
Quédanse RAQUEL y NABOT

NABOT:

           ¿Podrá darte los brazos
           quien, tras la ausencia que dilata plazos,
           el premio de esta guerra
           cifra en la vista que el pesar destierra
           (hermosa Raquel mía),
           que el alma sin tus ojos padecía?

RAQUEL:

           Podrás (esposo caro)
           con ellos a mis ansias dar reparo,
           que en su círculo espera
           ser centro el alma de tan dulce esfera.
           ¿Cómo en Moab te ha ido?
           ¡Qué asustada en sus riesgos me has tenido!
           Despierta te lloraba,
           dormida mi recelo te soñaba
           lastimosos despojos
           de la Parca fatal; todo era enojos
           todo es ya regocijo.
           ¡Qué gloria causa el bien tras mal prolijo!


<<<
>>>

Pág. 011 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           Peligros tu memoria
           atropelló, cantando la vitoria.
           Postró al fiero moabita
           Acab blasfemo, que la gloria quita
           al Dios único y santo,
           ingrato a tanta dicha, a triunfo tanto.

RAQUEL:

           Tiénele loco y ciego,
           rendido el amoroso y torpe fuego
           de esta mujer lasciva,
           que, idólatra, le postra y le cautiva.

NABOT:

           Si ella el gobierno goza
           de las tribus hebreas y destroza
           leales, ya la igualo
           a Pasifé.

RAQUEL:

           Será Sardanapalo
           rey que no se aconseja,
           y afeminado su gobierno deja
           a mujer enemiga
           de la piadosa ley.

NABOT:

           Dios nos castiga.


<<<
>>>

Pág. 012 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



RAQUEL:

           ¿Qué será, Nabot mió,
           la causa que con tanto desvarío
           Jezabel arrogante
           persiga a nuestro Dios, aras levante
           al ídolo sidonio
           y a tanto simulacro de demonio?
           Discreta es y no ignora
           que quien al verdadero Dios adora
           peligros asegura,
           gozando en paz riquezas y hermosura.
           Bien sabe los castigos
           con que se venga de sus enemigos,
           desde el sepulcro egipcio
           (el mar Bermejo digo), precipicio
           de tantos guerreadores
           (abriéndose a Israel jardín de flores
           por las doce carreras
           más frescas que esmaltaron primaveras)
           hasta Roboán, que necio
           por hacer de sus tribus menosprecio,
           perdió en los reinos doce
           los diez y medio; si esto, pues, se conoce
           ¿cómo se precipita
           y la debida adoración nos quita?


<<<
>>>

Pág. 013 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           No es solamente tema
           la que enloquece a Jezabel blasfema,
           sino la licenciosa
           ley de Baal, al orbe escandalosa.
           Permite (esposa mía)
           de aquel ídolo vil la idolatría,
           que después que la plebe
           toda a su templo sacrificios lleve
           y entre incendios infaustos
           le aplauda en libaciones y holocaustos
           en el bosque (que junto
           del infierno en tinieblas es trasunto),
           cuando el planeta hermoso
           ausente a los trabajos da reposo,
           con lasciva licencia
           se mezcle el apetito y la insolencia
           de todos, de tal modo
           que privilegie el vicio sexo todo;
           allí con lo primero
           que encuentra, desde el noble al jornalero,
           como si fuera bruto,
           paga al deleite escandaloso fruto;
           allí tal vez la dama
           de ilustre sangre y generosa fama
           con el plebeyo pobre
           (mezcla de plata y abatido cobre)
           porque Venus instiga
           bate moneda amor, de infame liga.
           Consiéntelo el marido
           más sabio, más soberbio y presumido
           sin que en tales desvelos
           quejas se admitan, ni se pidan celos;
           porque en tan torpes modos
           es la mujer allí común de todos.
           Como Jezabel vence
           (sin que el solio y corona la avergüence)
           en lascivos regalos
           a cuantos se han preciado de ser malos,
           debajo de pretexto
           de religión, su trato deshonesto
           de esta suerte pretende
           que admita el reino cuanto en él se enciende,
           porque en tan infame hecho
           a cualquiera varón tenga derecho.


<<<
>>>

Pág. 014 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



RAQUEL:

           ¿A qué Circe, a qué Lamia
           no causó horror tan inaudita infamia?
           ¡Ay, Nabot de mi vida!
           Primero juzgaré por bien vertida
           mi sangre que el respeto
           púdico (con que al tálamo sujeto
           mi amorosa limpieza)
           ose aplaudir tan bárbara torpeza.
 Sale ABDÍAS

ABDÍAS:

           Nabot, la Reina os llama.

NABOT:

           La Reina ¿a mí?

ABDÍAS:

           Merece vuestra fama
           hacer de vos empleo,
           y para honraros que os aguarda creo.
           Al margen de la risa
           de esa fuente os espera: andad aprisa.
Vase

RAQUEL:

           ¿Qué es esto, esposo mío?
           ¡La Reina a vos, cuando tan poco fío
           de su apetito ciego;
           cuando me habéis contado el torpe fuego
           con que su honor abrasa!
           ¡Vos al jardín llamado de su casa!


<<<
>>>

Pág. 015 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           Pues ¿qué temor, esposa,
           en mi agravio te tiene sospechosa?
           ¿Quién tu quietud lastima?
           Soy ciudadano en Jezrael de estima,
           está la Reina en ella,
           querrá que vaya a consultar con ella
           algún negocio grave
           que con el pueblo en su servicio acabe.

RAQUEL:

           Di que querrá quererte.

NABOT:

           No ofendas mi constancia de esa suerte.

RAQUEL:

           Querrá que tú el primero,
           a Dios ingrato, a ella lisonjero,
           a Baal sacrifiques;
           porque después torpezas comuniques
           (en el bosque que infamas)
           del sacrílego incendio de sus llamas.

NABOT:

           Anda, que estás hoy necia,
           pues tu temor, mi bien, me menosprecia;
           con que la fe de nuestro Dios me anima,
           no ignoras, en la estima
           y por conservarla
           morir sabré, mas no sabré violarla.
           Vecinos de palacio
           somos los dos; en el ameno espacio
           de esa viña (que opimos
           joyeles cuelga al pecho de racimos)
           me aguarda, pues su cerca
           la quinta real junto a la nuestra cerca,
           que yo espero que presto,
           segura del recelo en que se han puesto
           tus livianos temores,
           conviertas las sospechas en amores.


<<<
>>>

Pág. 016 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



RAQUEL:

           ¡Ay! No quieran los Cielos
           que pronostiquen llantos mis recelos.
Vanse.
Salen JEZABEL y CRISELIA

JEZABEL:

           En dando en contradecirme
           será fuerza aborrecerte.

CRISELIA:

           Aconsejarte es quererte.

JEZABEL:

           Replicarme es deservirme.
           ¿De cuándo acá escrupulosa
           vas de amor contra la ley?

CRISELIA:

           Eres esposa del Rey.

JEZABEL:

           Tengo amor si soy su esposa.
           Los preceptos he seguido
           de Venus y de Baal.

CRISELIA:

           Sólo el amor conyugal
           te puede ser permitido.

JEZABEL:

           Esposa fue de Vulcano
           Venus, y aunque diosa fue,
           de Marte amante se ve
           rendida a su amor tirano.

CRISELIA:

           Si esos ejemplos imitas
           ¿por qué no temes en ellos
           la red que pudo cogellos
           a los dos? ¿Por qué acreditas
           deleites de su amor sólo
           que la afrenta ocasionaron
           en que los dioses la hallaron,
           descubriéndolos Apolo?


<<<
>>>

Pág. 017 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           ¿Qué castigo dio Vulcano
           a Venus por ese error?
           La afrenta fue de su honor,
           pues hizo público y llano
           lo que Venus, prevenida,
           oculto intentó lograr.

CRISELIA:

           Venus se pudo infamar
           pero no perder la vida,
           que es diosa. Mas tú, señora,
           siendo mortal ¿de qué suerte
           podrás excusar tu muerte
           si sabe el Rey, que te adora,
           que con un vasallo suyo
           su tálamo honesto ofendes?

JEZABEL:

           Arguyes lo que no entiendes.

CRISELIA:

           Tu honor defiendo si arguyo.


<<<
>>>

Pág. 018 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           ¿Por qué piensas tú que he muerto
           tanto profeta hablador
           que, contrarios de mi amor,
           engaños han descubierto,
           sino porque no limiten
           deleites con que se aumenta
           la especie humana, contenta
           en que con gustos la inciten?
           ¿Por qué imaginas que quiero
           que a Baal mi reino adore
           y con su culto mejore
           regalos que considero,
           sino porque coyunturas
           ofrece en sus ejercicios
           y acaban sus sacrificios
           en que por las espesuras
           dedicadas a su culto,
           facilitando ocasiones,
           da a los gustos permisiones,
           gozando en silencio oculto
           el amoroso apetito
           cuanto el deleite desea,
           sin que mientras dura sea
           cualquier liviandad delito?
           ¿Hay gusto igual al que siente
           el amor que alcanza y calla
           prendas que en los bosques halla,
           sin que siendo pretendiente
           pase por las dilaciones
           de melindres y de quejas,
           de noche adorando rejas
           y examinando balcones,
           y de día entre desvelos
           solicitando un favor?
           Aquí solamente amor
           gustos feria y no da celos.
           Aquí se compra barato,
           pues las fiestas de Baal
           con ocasión liberal
           a todo gusto hacen plato.
           Si es lícito, pues, todo esto
           ¿por qué no podré yo ser
           de quien gustare mujer,
           cuando ocupare aquel puesto?
           ¿Por qué no podré yo amar
           a Nabot, gallardo hechizo
           que mis ojos satisfizo,
           sin que se pueda quejar
           el Rey?


<<<
>>>

Pág. 019 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



CRISELIA:

           Tu resolución
           me asombra. (¿Hay tal frenesí?) (-Aparte-)

JEZABEL:

           Con mi gusto cumplo ansí
           y aumento mi religión.

CRISELIA:

           Ya está en el jardín tu amante.

JEZABEL:

           Pues retírate tú del.
           Flores brota este vergel,
           viendo entrar su abril delante.
           Fingiré que estoy dormida,
           porque de mi sueño advierta
           lo que no osaré despierta
           decirle.

CRISELIA:

           (¡Ay, mujer perdida!) (-Aparte-)

JEZABEL:

           Que aquí se acerque le avisa,
           pero que no me despierte,
           mientras que el cristal que vierte
           esta fuente toda risa
           contempla. Esa silla acerca
           y vete.
 
Siéntase en una silla


<<<
>>>

Pág. 020 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



CRISELIA:

           (Sin seso está.) (-Aparte-)

JEZABEL:

           Que oírme de ahí podrá,
           pues la fuente está tan cerca.
Finge que duerme y sale NABOT

NABOT:

           ¿Qué puede su Majestad
           quererme, Criselia, a mí?

CRISELIA:

           Según lo que presumí,
           cosas son de calidad.
           Llegad...pero, detenéos,
           que esperándoos se durmió.

NABOT:

           Vuélvome, pues.

CRISELIA:

           Eso no.
           Aquí, Nabot, hay recreos
           en que, mientras que despierta,
           entreteneros podáis.
           Si oír murmurar gustáis,
           los pájaros de esa huerta,
           las hojas de aquesas plantas
           y las aguas de estas fuentes
           murmuran, mas no de ausentes.
           Escuchaldas, pues son tantas
           y el tiempo es más oportuno
           para que contento os den,
           que aunque murmurando estén,
           no dicen mal de ninguno.
           Sentaos aquí.


<<<
>>>

Pág. 021 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           Pues ¿os vais?

CRISELIA:

           Tengo que hacer.

NABOT:

           ¿Si se enoja
           la Reina?

CRISELIA:

           No os dé congoja,
           que solo, a su gusto estáis.
Vase

NABOT:

           ¡Válgame Dios! ¿A qué fin
           me llamará esta mujer?
Sale a una reja Raquel.

RAQUEL:

           (Desde aquí lo puedo ver (-Aparte-)
           a estas rejas del jardín.
           Acechad, sospechas mías,
           y averiguaréis desvelos
           de mi pena, pues los celos
           inventaron celosías.)


<<<
>>>

Pág. 022 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           Recostada la cabeza
           en la mano Jezabel,
           la azucena y el clavel
           compiten con su belleza.
(Como que duerme ella.)
           ¡Qué peregrina beldad!
           ¡Si menos crueldad tuvieras!
           Mas siempre son compañeras
           la belleza y la crueldad.
           ¡Qué igual consorte tenía
           Acab, si no deslustrara
           la perfección de su cara
           con manchas de idolatría!
           En uno y otro es asombro.
           Quitarme quiero el sombrero,
(Quítaselo.)
           que descortés y grosero
           cuando la miro y la nombro
           su persona desacato.
           La cama real, los vestidos,
           reverencian bien nacidos;
           el sello real, el retrato,
           en su original su copia
           goza la Reina esculpida,
           pues mientras está dormida
           es imagen de sí propia.


<<<
>>>

Pág. 023 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           ¡Quién pudiera reprendella
           con eficacia tan clara
           que sus costumbres mudara,
           y al paso que la hizo bella
           el Cielo, la hiciera santa!
           Durmiendo está: los sentidos
           tal vez, aunque estén dormidos,
           suelen tener virtud tanta
           que escuchan a quien se llega
           a hablarlos. ¿Podré atreverme
           a decirla, mientras duerme,
           lo que despierta me niega
           el temor de su crueldad?
           ¿Por qué no? Casi no vive
           quien duerme; si me percibe
           podrá ser que mi lealtad
           temple el rigor de sus manos
           y que mude pareceres,
           que idólatras y mujeres
           dan crédito a sueños vanos.
           Sospechará que ha soñado
           lo que decirla pretendo.
           A la industria me encomiendo,
           Dios ayude mi cuidado.
           Llego, y las tres reverencias
           que como a Reina y señora
           se le deben, la hago agora.
 
Hace tres reverencias y
llégasele al oído de rodillas.


<<<
>>>

Pág. 024 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



RAQUEL:

           (¿Qué es lo que veis, impaciencias? (-Aparte-)
           Sentada la Reina está
           y mi esposo descubierto
           que le llega a hablar advierto.
           ¡Ay, Cielos! ¿Qué la dirá?
           ¡Oh, quién tuviera en los ojos
           los oídos! Desde aquí
           oírlos no, verlos sí,
           pueden mis ansias y enojos.)

NABOT:

           Hanme, señora, avisado
           que me llama vuestra Alteza.

RAQUEL:

           (¡Tan cerca de su belleza (-Aparte-)
           vasallo que no es privado!
           ¡Los labios junto a su oído!
           ¿Y aseguraré yo agravios
           de sus oídos y labios?
           ¡Loca estoy, pierdo el sentido!)
Todo esto dice [JEZABEL]
como entre sueños

JEZABEL:

           A Nabot mandé llamar.

NABOT:

           Serviros humilde aguardo.

JEZABEL:

           ¿Sois vos Nabot, el gallardo?

NABOT:

           Soy quien os llega a besar
           la mano, por el blasón
           que me dais y no merezco.

JEZABEL:

           Besalda, pues.

NABOT:

           Encarezco
           tanta merced, mas no son
           dignos mis labios de empresa
           tan alta.


<<<
>>>

Pág. 025 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           Por uso y ley
           común, a la Reina y Rey
           la mano el vasallo besa.

NABOT:

           Es ansí, mas no en secreto,
           que es vuestra Alteza mujer
           y está sola.

JEZABEL:

           Al real poder
           se le guarda este respeto
           solo como acompañado.
           Su reino en mí renunció
           Acab.

NABOT:

           No lo niego yo.

JEZABEL:

           Palestina me ha besado
           la mano como a señora.

NABOT:

           ¡Ojalá todo el Oriente!

JEZABEL:

           Vos no, Nabot, solamente.

NABOT:

           Temí...

JEZABEL:

           Pues, besalda agora.

NABOT:

           Reverenciaros procura
           mi fe, mas considerad
           lenguas.

JEZABEL:

           Una Majestad
           por sí mesma está segura;
           tendré a poca reverencia
           la cortedad que mostráis.
           ¿Qué es esto? ¿Vos me negáis
           sólo, Nabot, la obediencia?

NABOT:

           No lo permitan los Cielos
           si en eso mi lealtad toca;
           honre este marfil mi boca.


<<<
>>>

Pág. 026 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



Besa una mano.
RAQUEL:

           (Besóla la mano. ¡Celos, (-Aparte-)
           transformaos en desengaños!
           ¿Cómo de aquí no me arrojo?
           ¿Cómo consiente mi enojo
           deslealtades entre engaños?
           Daré voces. Diré al Rey
           lo que le ofenden los dos,
           a la gente, al Cielo, a Dios
           y a su profanada ley.)

JEZABEL:

           Ahora sí, que esa lealtad
           desmiente recelos míos.
           Alzad del suelo, cubríos,
           pedid mercedes, llegad.

NABOT:

           Yo, gran señora, estoy bien.

JEZABEL:

           Haced lo que os mando yo.
Levántase y cúbrese

NABOT:

           Ya, señora, me cubrió
           vuestro favor.

JEZABEL:

           Quiéroos bien.

RAQUEL:

           (Cubrióse delante della, (-Aparte-)
           del suelo se ha levantado;
           mi agravio ha certificado,
           con su lealtad atropella.
           Si no es que finja despierta
           sueños aquesta mujer
           ¿cómo puede responder
           y hablando no desconcierta?
           ¿Qué es eso, Cielos?)


<<<
>>>

Pág. 027 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           Pedid
           mercedes que recibáis.

NABOT:

           Si vos, señora, aumentáis
           mi cortedad, advertid
           lo primero que os suplico.

JEZABEL:

           Decid, no tengáis temor.

NABOT:

           Tiembla de vuestro rigor
           este imperio noble y rico,
           siente el ver que en tal belleza
           puede caber tal crueldad;
           en los reyes la piedad
           acrecienta la grandeza.
           Habéis mandado dar muerte
           a los profetas sagrados
           que nuestros antepasados
           reverenciaban, de suerte
           que, oráculos de Israel,
           su dicha estribó en oírlos.
           Si vos dais en perseguirlos
           y el reino por Jezabel
           pierde favores del Cielo
           ¿que mucho que os quieran mal?

JEZABEL:

           Sirva Israel a Baal,
           que es más piadoso este celo;
           servilde vos y tendréis
           acción que al Rey os iguale;
           lo que su corona vale,
           y más que ella, gozaréis.
           Frecuentad su culto vos,
           que en su bosque y espesura
           os aguarda una ventura
           que no os dará vuestro Dios.
           Deidad que gusta y dispensa
           imposibles de otro modo
           que a todos iguala en todo,
           quien menospreciarla piensa
           no es cuerdo. Yo os amo mucho,
           amadme otro tanto vos,
           que os importo más que el Dios
           que adoráis.


<<<
>>>

Pág. 028 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           ¿Qué es lo que escucho?
           Antes que la ley olvide,
           que en Sinaí nos dio Moisén,
           que a idólatras quiera bien,
           que cumpla lo que me pide
           quien el tálamo sagrado
           de su esposo trata mal,
           que me llame desleal
           Raquel, a quien he adorado;
           por un falso testimonio
           me juzgue mi patria aleve,
           me saque al campo la plebe,
           me usurpe mi patrimonio
           y apedreado de todos,
           en vez de alabastro pulcro
           montones me den sepulcro
           de piedras de varios modos.
           Mi ley, mi Rey natural
           reverencio, esto profeso.

JEZABEL:

           Pues, cumpliráse todo eso,
           no siendo a mi amor leal.

NABOT:

           ¿Gran señora? Vuestra Alteza
           algo sin duda ha soñado
           que la altera.


<<<
>>>

Pág. 029 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           Hame alterado
           vuestra mucha rustiqueza.
           Industria para deciros
           lo que os quiero me fingió
           dormida; juzgaba yo
           que entre sueños mis suspiros
           hicieran en vos señales
           de estima que agradecer,
           pues no entibian su poder,
           por dormir, suspiros reales.
           Mas vos, cuyo corazón
           desprecia tales empeños,
           diréis, porque os amo en sueños,
           que los sueños sueños son.

NABOT:

           A resolución, señora,
           tan extraña...
Quiérese ir, levántase la Reina
[JEZABEL] como que despierta y detiénele

JEZABEL:

           Deteneos
           y estimad más mis empleos.

RAQUEL:

           (La Reina a su Rey traidora, (-Aparte-)
           como a nuestro Dios, pretende
           obligar a su regalo
           a mis esposo; menos mal
           es, pues de ella se defiende.)
 
Entrase Raquel


<<<
>>>

Pág. 030 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           Vuestra Majestad repare...

JEZABEL:

           No hay reparos en amor.

NABOT:

           ...que soy leal.

JEZABEL:

           Sois traidor
           a mis llamas.

NABOT:

           Quien juzgare
           sin pasión lo que al Rey debo,

JEZABEL:

           Amor es dios si él es Rey.

NABOT:

           ...a mi Dios y ley.

JEZABEL:

           No hay ley
           ni hay dios sino el que os doy nuevo,
           Baal, que me améis permite;
           por eso os mando adorarle.

NABOT:

           ¿Y vuestro esposo?

JEZABEL:

           Matarle.

NABOT:

           ¡Gran señora!

JEZABEL:

           Cuando imite
           a Semíramis que a Nino
           (en tres días que la dio
           el reino que le pidió)
           a ser su homicida vino,
           en su ejemplo hallaré excusa;
           no soy yo de mi hijo amante
           como ella, causa bastante
           doy a la llama difusa
           que me abrasa. ¡Baal vive,
           que ejemplo de desdichados,
           si despreciáis mis cuidados,
           habéis de ser!


<<<
>>>

Pág. 031 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



NABOT:

           Pues derribe
           mi cabeza la crueldad
           que, torpe, me asombra en vos,
           Reina. Que vive mi Dios,
           que contra la Majestad
           del Rey que obedezco fiel,
           de la esposa a quien adoro,
           ni el interés de un tesoro,
           ni el castigo más cruel,
           ha de hacer mella en mi honor
           porque a vuestra culpa iguale.
Vase

JEZABEL:

           Sabes, bárbaro...
Sale primero CRISELIA y
luego el Rey [ACAB], JEHÚ,
ABDÍAS, JOSEPHO y otros

CRISELIA:

           El Rey sale.

JEZABEL:

           Yo me vengaré, traidor.

ACAB:

           No como Rey, hermosa prenda mía,
           como ministro vuestro solamente,
           de Israel desterré la hipocresía
           que ciega amotinaba nuestra gente.
           Trescientos y más son los que este día
           en Samaria, llamándome inclemente,
           porque los pueblos predicando engañan,
           las aras de Baal en sangre bañan.
           Si alguno queda vivo, que lo dudo,
           él mismo, temeroso, se destierra
           y el falso Elías, que ofenderos pudo,
           desembaraza, huyendo, nuestra tierra.
           Bosques consagro, en sus altares mudo
           la adoración que sola Judá encierra.
           Célebre templo al dios Baal dedico,
           en fábrica admirable, en rentas rico.
           Mandado he convocar el reino nuestro
           para que, junto con él, quien la rodilla
           no postrare a Baal, por gusto vuestro,
           sujete la cerviz a la cuchilla.
           De esta manera lo que os amo muestro;
           Baal is dios, vos sois la maravilla
           de la beldad mayor que Apolo alienta;
           piérdase el reino y téngaos yo contenta.


<<<
>>>

Pág. 032 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



JEZABEL:

           ¡Los brazos, no la lengua, han de premiaros,
           que de ellos, caro esposo, he de quereros!
           ¡Huya Elías, que vino a amenazaros,
           perezcan sus secuaces agoreros!
           Ya no podrán, mi Acab, pronosticaros
           trágicos fines de peligros fieros.
           Gracias al cielo, que nos deja Elías
           limpio a Israel de sus hipocresías.


<<<
>>>

Pág. 033 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



ELÍAS muy venerable a lo penitente.
ELÍAS:

           No blasones impiedades,
           lascivo y bárbaro Rey,
           hijo del esclavo Amrí,
           consorte de Jezabel.
           No blasones impiedades
           contra el Cielo, a quien infiel
           provocas contra tu vida,
           yo su profeta, El tu juez.
           Afemina tu diadema,
           no en la cabeza, en los pies,
           pues indigno de ser hombre
           te gobierna una mujer.
           Sigue idólatras engaños
           del primero que a Israel
           apartó del culto pío
           que Dios intimó en Oreb.
           Simulacros del demonio
           erige, porque después
           que Samaria te obedezca
           la transformes en Babel.
           Que pues blasfemas del templo
           que adora Jerusalén,
           receptáculo del Arca
           del Dios de Melquisedec,
           nombre y fama adquirirás
           del príncipe más cruel
           que tendrán las tribus doce
           de Saúl a Manasés.


<<<
>>>

Pág. 034 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



ELÍAS:

           Ni el torpe Jeroboán,
           que ingrato al Cielo y su Rey,
           hizo que el pueblo adorase
           los becerros de Betel,
           en los insultos te iguala,
           ni los cinco que tras él
           infamaron la corona
           que ciñe las tribus diez.
           Bebe la sangre inocente
           de tanto profeta Abel,
           que en el seno de Abrahán
           clamando los cielos ven.
           Sigue las supersticiones,
           por no irritar su desdén,
           de esa harpía de Sidón,
           de esa Parca de Israel;
           que pues por ella te riges,
           yo, imitador de Finés,
           de parte de Dios te anuncio,
           pues ciego blasfemas dél,
           que mientras a ruegos míos
           no me abriere su poder,
           los tesoros de esas nubes,
           que el campo vuelven vergel,
           con llave de acero y bronce
           cerrados, no han de llover
           sobre tu mísero reino;
           porque perezcáis tú y él,
           rayos de adusto calor
           yesca tienen que volver
           las más fértiles riberas
           que en vuestros valles tenéis.
           Ni el ganado ha de hallar pastos,
           ni los hombres que comer,
           porque vuestras rebeldías
           se castiguen de una vez.
           Esto os intimo de parte
           del Dios que adoró Israel;
           o a tragedias te apercibe,
           o vuelve a abrazar su ley.


<<<
>>>

Pág. 035 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



ACAB:

           ¡O rígido anunciador
           de agüeros, por más que estés
           en ese Dios confiado
           que en mi vida adorare,
           no te librarás agora
           de la muerte más soez
           que dio escarmiento al delito
           y al engaño que temer...
Saca el Rey [ACAB] la daga,
va a herir a ELÍAS y vuela
           ¡Aguarda, profeta falso,
           blasfemo, bárbaro, infiel!

ELÍAS:

           Ansí sabe Dios guardar
           a los que esperan en El.

JEZABEL:

           ¡Seguilde, vasallos míos,
           si vengarme pretendéis!

ACAB:

           Flechalde por esos aires
           y al vuelo le mataréis.

JEZABEL:

           O hechicero encantador!
           No sosiegue Jezabel
           mientras no beba tu sangre,
           mientras no bañes mis pies.
           Baal te pondrá en mis manos
           ¡Hebreos, volad tras él!
           Alas lleva la venganza,
           con ellas le alcanzaréis.


<<<
>>>

Pág. 036 de 125
La mujer que manda en casa Acto I Tirso de Molina



ACAB:

           Ministros de mi justicia
           he de despachar tras él;
           por cuanto circunda el mar
           no se me podrá esconder.

JEZABEL:

           Yo desharé tus hechizos.

ACAB:

           Quien su cabeza me dé
           será en mi reino el segundo.

JEZABEL:

           Quien le ampare, guárdese.
Vanse

JOSEPHO:

           ¿Qué sentís de estas crueldades?

ABDÍAS:

           Que es fuerza el obedecer.

JEHÚ:

           Yo parto en su busca al punto,
           que temo y respeto al Rey.

JOSEPHO:

           ¿Qué importan sus amenazas
           si vuelve el Cielo por él?

JEHÚ:

           Esto y mucho más peligra
           reino en que manda mujer.
 
Vanse
 
 
[FIN DEL ACTO PRIMERO]


<<<
>>>

Escena II
Pág. 037 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Sobre unas peñas muy altas
salen DORBÁN y ZABULÓN,
pastores, y abajo CORIOLÍN, pastor
ZABULÓN:

           ¡Ah del monte del Carmelo
           serranos! ¡Abajo, abajo!

CORIOLÍN:

           Tomado lo han a destajo.

LOS DOS:

           ¡Al valle!

CORIOLÍN:

           ¡Al valle, mi agüelo!
           El hambre mos trae de talle
           que andar a pie es trabajo,
           y ellos dalle abajo, abajo.
           ¡Serranos, al valle, al valle!

DORBÁN:

           ¡Ah del monte, ah de la sierra!
           ¡Al valle, al valle a la junta!
           Van bajando

CORIOLÍN:

           Dado le han. ¿A qué se junta,
           si sabéis, toda la tierra?

ZABULÓN:

           A ver si remedio hallamos
           al hambre que padecemos.

DORBÁN:

           Tres años ha que no vemos
           nube en el cielo.

LISARINA:

           Acá estamos
           todos.

CORIOLÍN:

           Lisarina, ¿vos,
           a qué venís?

LISARINA:

           Las mujeres
           también damos pareceres.

ZABULÓN:

           ¿Y serán buenos?


<<<
>>>

Pág. 038 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           ¡Par Dios!
           si los vuesos son del talle
           que los que Jezabel da,
           el dimuño os trujo acá.
           Ya habemos bajado al valle,
           ¿qué tenemos?

DORBÁN:

           Coriolín,
           la falta de bastimentos
           a personas y a jumentos
           amenaza triste fin.
           Sentaos y busquemos modo
           como no muera la gente.
Asiéntanse

CORIOLÍN:

           Dadme vos con que sustente
           el estuémago, que todo
           se me desmaya de cuajo;
           o, pues son impertinentes,
           alquiladme boca y dientes
           con la oficina de abajo,
           que en mí no tienen que her.

LISARINA:

           Ya estamos todos sentados.


<<<
>>>

Pág. 039 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


DORBÁN:

           Pastores, ya no hay ganados
           que esquilar ni que comer;
           a nadie el hambre reserva.
           Los cielos están con llave,
           ni por el viento vuela ave,
           ni alegra a los campos hierba;
           no hay arroyo que no trueque
           en polvo el agua que borra,
           río que a manchas no corra,
           fuente que ya no se seque.
           Todos la vida nos tasan
           por quitarnos el sosiego,
           que son los pecados fuego
           y hasta las fuentes abrasan.
           No se enmiendan nuestros Reyes,
           y así crecen nuestras quejas;
           comímonos las ovejas,
           no perdonamos los bueyes.
           Si yo a persuadiros basto,
           lo que vos vengo a decir
           y se nos han de morir
           las bestias por no haber pasto,
           mejor es que las matemos
           y a costa suya vivamos,
           pues como las dividamos
           el pueblo socorreremos.
           ¿Qué os parece?


<<<
>>>

Pág. 040 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ZABULÓN:

           Habéis habrado
           como Sanlimón, pardiobre;
           no perezca el puebro pobre,
           y más, que no haya ganado.

DORBÁN:

           Yo tengo una yegua flaca.

ZABULÓN:

           Yo, una mula.

LISARINA:

           Yo, un jumento.

CORIOLÍN:

           Yo, un rucio, pero no intento,
           aunque el hambre no se apraca,
           que por ingrato me arguya
           y tan mal pago le den,
           que es un borrico de bien;
           mi ánima con la suya
           cuando de este mundo vaya.

LISARINA:

           Por votos heis de pasar.

CORIOLÍN:

           ¿Votos?

LISARINA:

           No hay que repricar
           como la suerte vos caya.

DORBÁN:

           El más mozo es Coriolín
           del puebro, voto por él.

CORIOLÍN:

           Dorbán, siempre sois cruel.

DORBÁN:

           Yo entregaré mi rocín
           después que hayamos comido
           vuestro burro.

LISARINA:

           Yo eso quiero.
           Muera su burro primero.

CORIOLÍN:

           Y a vos ¿quién vos ha metido
           en los votos del Concejo?

LISARINA:

           Yo, que también so persona.


<<<
>>>

Pág. 041 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ZABULÓN:

           A nadie el hambre perdona;
           he de repartir el pellejo
           para almorzar por la gente,
           y el burro el siguiente día
           vaya a la carnicería,
           donde se pese igualmente:
           que éste es nueso voto y gusto.

CORIOLÍN:

           De capa os sirvió el pellejo;
           vote, mi burro, el Concejo
           sobre la capa del justo,
           que yo moriré con vos,
           pues que libraros no pudo
           el mi amor.

LISARINA:

           Venga el menudo,
           aderezaréle.

CORIOLÍN:

           ¡Adiós,
           el mi jumento del alma!
           Vivo queda quien vos pierde,
           mas porque de vos me acuerde,
           yo colgaré vuesa enjalma
           del cravo do está el mi espejo;
           vueso ataharre traeré
           al cuello por banda en fe
           que no os olvido, aunque os dejo.

DORBÁN:

           Esto está bien ordenado.
           Venid, daréisnosle.


<<<
>>>

Pág. 042 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           ¿Yo,
           traidor a quien me llevó
           en somo de sí asentado?
           ¿Con qué vergüença pudiera
           decirle a mi buen jumento,
           yo del vueso prendimiento
           corchete soy? ¿Qué dijera
           entonces el rucio mío?
           Vaya el Concejo a llevarle,
           pues se atreve a sentenciarle.

DORBÁN:

           Dejad ese desvarío,
           ¿estáis en vos?

ZABULÓN:

           ¡Ea, venid!

CORIOLÍN:

           Pues que ya llegó su plazo,
           Zabulón, dalde un abrazo
           y en mi nombre le decid,
           cuando le deis el segundo...

LISARINA:

           Coriolín, cansado estás.

CORIOLÍN:

           ...que no mos veremos más,
           (si no es en el otro mundo.) (-Aparte-)
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 043 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Sale ABDÍAS, solo
ABDÍAS:

           Tres años ha, mi Dios, que las impías
           persecuciones ocasionan llantos,
           y en tus profetas y ministros santos
           la crueldad ejecuta tiranías.
           Tres años ha que de mi pecho fías,
           a pesar de amenazas y de espantos,
           tus fieles siervos, puesto que ha otros tantos
           que el cielo cierra la oración de Elías.
           En dos cuevas amparo y doy sustento
           a cien profetas tuyos, escondidos
           del poder de la envidia y los engaños.
           Ampara Tú, Señor, mi justo intento;
           clemente abre a mis ruegos los oídos;
           baste, mi Dios, castigo de tres años.
           Si hallare yo algún pastor
           de cuya simplicidad
           se confie mi piedad
           sin riesgos de mi temor...
           Mayordomo de la casa
           soy del Rey, y su privado;
           su gobierno me ha fiado,
           todo por mi mano pasa;
           pena ha puesto de la vida,
           con privación de la hacienda
           a quien ampare y defienda
           a algún profeta; perdida
           ha tres años que la tengo,
           pues por conservar mi ley
           voy contra el gusto del Rey
           y cien profetas mantengo.
           No hay hombre de quien fiarme.
           ¡Deparadme, eterno Dios,
           quien me ayude en esto, Vos!


<<<
>>>

Pág. 044 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Sale CORIOLÍN
CORIOLÍN:

           Murria me viene de ahorcarme
           sin vos, el mi rucio amado,
           el mi lindo compañero;
           ¿vos, mi burro, al carnicero?
           ¿vos, por él descuartizado?
           ¿que habéis de morir, en fin?
           ¿que ya mi amor no os aguarda?
           ¿qué hará sin vos el albarda,
           si no la trae Coriolín?
           ¿qué la burra, o vos sin ella,
           de mi comadre Darinta,
           que estaba por vos encinta;
           viuda hoy y ayer doncella?

ABDÍAS:

           Oye, detente pastor.

CORIOLÍN:

           Si de un lazo no me escurro...

ABDÍAS:

           ¿Estás loco?

CORIOLÍN:

           Estó sin burro.

ABDÍAS:

           ¡Qué simple!

CORIOLÍN:

           Mire, señor,
           pues que no le ha conocido,
           no se espante si le lloro,
           que era como un pino de oro;
           jumento tan entendido
           no le tuvo el mundo.

ABDÍAS:

           Acaba.


<<<
>>>

Pág. 045 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           ¿Piensa que miento? Decían
           que las burras le entendían
           cuantas veces rebuznaba,
           pues, honesto, en mil sucesos
           que con las hembras se halló,
           nunca en la carne pecó,
           ¡que estaba el pobre en los huesos!
           Pues la vez que caminaba
           tan cuerdo hue de día en día,
           señor, que en todo caía,
           o al de menos tropezaba.
           Pues sofrido no hubo her,
           por más palos que le diese
           que alguna vez se corriese,
           que él jamás supo correr;
           pues aunque huese de prisa
           si a su jumenta oliscaba,
           al cielo el hocico alzaba,
           que hue una boca de risa;
           y con tener estas gracias
           y otras que callo, señor,
           me le llevan ¡ay, dolor!
           la cola y orejas lacias,
           a morir al matadero,
           do el carnicero le sise
           y el hambre después le guise.
           ¿Hiciera más un ventero?


<<<
>>>

Pág. 046 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ABDÍAS:

           (Esta sencillez podrá (-Aparte-)
           asegurar mi recelo.)

CORIOLÍN:

           Pondréme paños de duelo
           por él.

ABDÍAS:

           Pastor, oye acá,
           como me guardes secreto
           yo te daré otro mejor.

CORIOLÍN:

           Mas ¡arre allá!

ABDÍAS:

           Tu favor
           he menester.

CORIOLÍN:

           ¿En defeto
           que a quien secretos le guarda
           da burros y de comer?

ABDÍAS:

           Sígueme.

CORIOLÍN:

           ¿Y qué hemos de her
           si no le viene el albarda?

ABDÍAS:

           (Con éste puedo enviar (-Aparte-)
           a mis santos la comida,
           mientras el hambre atrevida
           y el temor no da lugar
           a que en público los goce
           nuestro mísero Israel.
           No temeré a Jezabel
           pues éste no la conoce,
           ni quién soy tampoco sabe.)

CORIOLÍN:

           ¿Quién tal dicha hallar pudiera?
           Echeme en la faltriquera
           el secreto, si tien llave.

ABDÍAS:

           Mi Dios, contra un Rey ingrato
           esta piedad os dedico.

CORIOLÍN:

           ¿Por un secreto un borrico?
           ¡Pardiez que compré barato!
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 047 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Salen ACAB, JEZABEL, JEHÚ y JOSEPHO
ACAB:

           En fin, que contra Elías
           salen frustradas diligencias mías.

JEHÚ:

           Encantos de sus vuelos
           nos le arrebatan penetrando cielos;
           cuantos embajadores
           has despachado, dándoles favores,
           desde Grecia a Etiopia,
           por cuanto esmalta la florida copia
           fecunda de Amaltea,
           el mar de zafir baña, el sol rodea,
           sin perdonar desierto,
           valle, monte o collado, han descubierto
           sus fieles diligencias,
           sin tener nuevas dél.

ACAB:

           Las inclemencias
           del cielo que ocasiona
           no siempre han de ofender a mi corona.
           Hermosa prenda mía,
           ¿quién sino vos apaciguar podía
           mis pesares y enojos,
           si estriba mi descanso en vuestros ojos?
           Elías no parece,
           todo mi reino mísero perece,
           porque hechizos y encantos
           le niegan el sustento meses tantos,
           por ese vil profeta
           a quien el cielo todo se sujeta,
           a quien sus influencias
           la llave han dado.


<<<
>>>

Pág. 048 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEZABEL:

           Abrásanme impaciencias;
           no muera yo hasta tanto
           que en sangre trueque Palestina el llanto
           que compasivo vierte,
           y a quien le causa, den mis manos muerte.

ACAB:

           Entre las flores bellas
           de este jardín, pues vos reináis en ellas,
           divirtamos pesares;
           pongan aquí la mesa y los manjares.

JEHÚ:

           Todo está prevenido
           en este cenador que, guarnecido
           de jazmines y nuezas,
           fino sitial es, tálamo de Altezas.

ACAB:

           Sentaos, pues, dulce prenda,
           que aunque el enojo vuestro pecho encienda,
           no tarda la venganza,
           aunque espaciosa, cuando al fin se alcanza.
           Cantad tonos süaves,
           alternándoos vosotros con las aves,
           que una y otra armonía
           divertirán la hermosa prenda mía.
Descúbrese una mesa con dos sillas
y un aparador debajo de un jardín.
Siéntanse, comen y los músicos cantan

CANTAN:

          "Dos soles tiene Israel
           y que se abrase recelo
           el del cielo y Jezabel.
           ¿Cuál es mayor?

UNO:

           El del cielo


<<<
>>>

Pág. 049 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


OTRO:

           Eso no, que el dios de Delo
           se eclipsa y cubre de un velo
           y el nuestro luce más que él."

ACAB:

           Buena es la dificultad
           de la letra, mas mi esposa,
           en fe de que es más hermosa,
           a Apolo da claridad.
           Cada día la deidad
           del cuarto planeta nace,
           y aunque al mundo satisface,
           cada noche también muere;
           mas quien a mi esposa viere
           que alumbra, deleita y vive,
           dirá que de ella recibe
           vida el sol y luz el suelo,
           y que la debe más que a él.

CANTAN:

           "Dos soles tiene Israel
           y que se abrase recelo
           el del cielo y Jezabel.

UNO:

           ¿Cuál es mayor?

OTRO:

           El del cielo.

TODOS:

           Eso no, que el dios de Delo
           se eclipsa y cubre de un velo
           y el nuestro luce más que él."

ACAB:

           ¿Quién ha compuesto esa letra?

JEZABEL:

           La adulación. Mas ¿qué es esto?


<<<
>>>

Pág. 050 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


En cantando bajan dos cuervos
por el aire y el uno arrebata
un pan y el otro una ave asada
y vuelven a volar, y levántanse
ACAB:

           ¡Anuncios de mis desdichas,
           aves torpes del infierno!

JEZABEL:

           ¡Daldas la muerte, flechaldas!

ACAB:

           Quitad esa mesa. ¡Ah, cielos!
           tragedias y mortandades
           me intiman fúnebres cuervos;
           plumas de luto me anuncian
           el mísero fin que espero.
           Nuestras mesas contaminan
           las harpías de Fineo,
           presagios lloro infelices;
           el corazón en el pecho
           buscando al alma salida
           ya es tirano de mi aliento.
           ¡Llorad mi muerte, vasallos!

JEZABEL:

           ¡Rey, señor, esposo!

ACAB:

           Tiemblo,
           dudo, desmayo, suspiro,
           abrásome vivo, y muero.
           Los cielos son contra mí
           ¿Quién resistirá a los cielos?
           Mi mortal sentencia firman
           plumas de verdugos cuervos.


<<<
>>>

Pág. 051 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEZABEL:

           ¿Qué afeminado temor
           desacredita el esfuerzo
           que un hombre, un Rey, un Monarca
           debe tener? Si en ti el miedo
           se apodera de ese modo,
           ¿de tus vasallos qué espero?
           ¡Gentil traza de animarlos!
           ¡mejor diré de ofenderlos!
           ¿Qué ejércitos de enemigos
           te hacen guerra a sangre y fuego?
           ¿Qué nubes arrojan rayos?
           ¿Qué terremotos el centro?
           Esto es cosa natural;
           el aire niega avariento
           las preñeces a sus nubes
           que fertilicen el suelo;
           perecen tus reinos de hambre,
           los montes están desiertos,
           las plantas se esterilizan,
           los valles sin hierba secos;
           a las aves y a los brutos
           les niega sus alimentos
           la tierra que, siendo madre,
           madrastra esta vez se ha vuelto.
           ¿Qué mucho, pues, que atrevidos
           busquen de comer los cuervos
           y que la necesidad
           haga pirata su vuelo?
           ¿No te avergüenzas, siendo hombre,
           que te anime el vil sujeto
           de una mujer, que se burla
           de mentirosos agüeros?


<<<
>>>

Pág. 052 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEZABEL:

           Si no ignoras los hechizos,
           los engaños y embelecos
           de ese Elías, burlador
           de mi ley y tus preceptos,
           ¿qué mucho que en nuestro agravio
           obligue, para ofendernos,
           las aves que nos persigan,
           si le obedece el infierno?
           Su muerte a tu vida importa,
           a mi injuria, a tus deseos;
           muera Elías, dueño caro,
           y abrirán después dél muerto
           los tesoros a sus lluvias
           las nubes, que obedecieron
           los conjuros execrables
           que nos las vuelven de acero.
           ¡Buscalde, vasallos míos!
           que al que le hallare prometo
           hacerle, a pesar de envidias,
           el segundo de este reino;
           gozará nuestra privanza,
           estribará en su gobierno
           la guerra y la paz, su nombre
           quedará en bronces eternos.
           Si la lealtad no os anima,
           anímeos siquiera el premio;
           más oculto que él, el oro,
           la plata, el cobre y el hierro
           vive en las minas profundas
           y no se libra por eso
           de la avaricia del hombre,
           aunque le escondan sus cerros.
           La verdad vence al engaño,
           la virtud encantamentos.
           Baal os dará favor;
           id, que su ayuda os ofrezco.


<<<
>>>

Pág. 053 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ACAB:

           Tus palabras me dan vida,
           la respiración me has vuelto;
           en tu lengua Apolo asiste,
           él te influye esos consejos.
           ¡Seguildos, executaldos!
           Pero mirad, que os advierto
           que si volvéis sin Elías
           seréis al mundo escarmiento.
           ¡Por vida de Jezabel,
           que es sola el alma que tengo,
           que en una cruz afrentosa
           ha de hacer plato a los cuervos
           (porque no asalten los míos)
           el que atrevido, indiscreto,
           diere la vuelta a Samaria
           sin Elías, vivo o muerto!
           Esto os notifico a todos;
           si los castigos y premios
           ponen alas, escoged
           o coronas o destierros.
Vanse los Reyes

JOSEPHO:

           ¡Qué crueldad!

JEHÚ:

           ¡Qué tiranía!

JOSEPHO:

           ¿Qué habemos de hacer?

JEHÚ:

           Perdernos
           o buscarle. ¡Adiós Samaria!

JOSEPHO:

           Imposibles pretendemos.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 054 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Sale ELÍAS
ELÍAS:

           Tres años ha que escondido
           entre aquestas soledades,
           porque defiendo verdades,
           de todos soy perseguido.
           Vos, mi Dios, habéis querido
           que asperezas del Carmelo
           (porque celo
           el culto de vuestra ley)
           me amparen de un torpe Rey
           y de una mujer lasciva,
           porque viva
           cual bruto en esta montaña.
           ¡Cosa extraña
           que triunfe el vicio que engaña,
           que ande huyendo el que os es fiel,
           que reinen idolatrías,
           que el mundo aborrezca a Elías
           y que adore a Jezabel!
           Deste arroyo, que al Jordán
           tributa y Carit se llama,
           los cristales que derrama
           mi llanto imitando van.
           Secos los demás están,
           que cual mercader quebrado
           se ha alzado
           el cielo, todo rigores,
           sin pagar acreedores
           con inmensos
           tesoros de agua, que en censos
           cobraban, correspondientes,
           los vivientes,
           montes, prados, lagos, fuentes.


<<<
>>>

Pág. 055 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ELÍAS:

           Pero ya en arenas secas
           ni flores ni frutos nacen,
           porque los pecados hacen
           fallidas las hipotecas.
           ¡Perezcan, mi Dios, protervos!
           ¡Acábese la impiedad!
           ¡La sangre, Señor, vengad
           que derraman vuestros siervos!
Bajan volando los dos cuervos
y traen en los picos lo que
quitaron de la mesa del Rey
           Pero ¿qué es esto? Los cuervos,
           de quien mi defensa fía
           la fe mía,
           a traerme de comer
           vienen; hora debe ser.
           ¡Ay, Señor de inmensos nombres!
           Si los hombres,
           porque a Jezabel obliguen,
           me persiguen,
           los brutos voraces siguen
           piedad que en ellos no vemos.
           ¡Qué bárbaros desvaríos!
           Venid, maestresalas míos,
           que todos tres comeremos.
 
Vase.


<<<
>>>

Pág. 056 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Sale Raquel, sola
RAQUEL:

           Busco alivio a mis desvelos,
           casa de placer, en vos,
           y enfermos de un mal los dos,
           entrambos lloramos celos.
           Las fuentes, los arroyuelos,
           las plantas, las verdes flores,
           los alegres ruiseñores,
           naranjos, vides y hiedras,
           si en amar fundan sus medras,
           con celos tienen temor;
           todo es celos, todo amor,
           pájaros, flores y piedras.
           Si en los arroyos y fuentes
           reparo, el temor me avisa
           que hay celos entre su risa,
           pues murmuran entre dientes.
           Celos las flores presentes
           lloran, que las acompañan,
           pues el vidrio en que se bañan
           las avisa (aunque lo ignoran)
           que si de sí se enamoran,
           de sí celosas se engañan.


<<<
>>>

Pág. 057 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


RAQUEL:

           Estas vides, todas lazos
           destas hiedras Brïareos,
           ¿por qué trepan los deseos,
           ciñendo el muro a pedazos?
           ¿por qué con verdes abrazos
           crecen entre ajenas medras,
           sino porque hasta las hiedras,
           ejemplos del firme amor,
           tienen, celosas, temor
           que se les vayan las piedras?
           ¿Por qué con música y vuelos
           los ramilletes del aire
           compiten en el donaire,
           sino porque tienen celos?
           No afectan sino develos,
           no rondan sino temores,
           no cantan sino favores,
           no piden sino asistencias,
           porque donde hay competencias
           celos avivan amores.
           Más causa tienen mis males,
           mis llantos más pena admiten
           que, en fin, ellos si compiten,
           es entre opuestos iguales;
           mas yo que con celos Reales
           lloro agravios evidentes,
           bien podré, por más ardientes,
           juzgar mis celos mayores
           que los que abrasan las flores,
           las plantas, aves y fuentes.


<<<
>>>

Pág. 058 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Sale Nabot
NABOT:

           De extraños bienes nos priva
           la tirana Jezabel.

RAQUEL:

           No es tirana, no es cruel
           la que, tierna y compasiva
           con vos, de suerte se ablanda
           que a su presencia os admite,
           estar junto a sí os permite,
           cubrir la cabeza os manda.
           Ya sois Grande de su Estado,
           ya con Acab competís,
           ya a su amor os preferís,
           ya os soñaréis colocado,
           ya usurpador de su silla.
           Quitarle el reino queréis
           y Raquel; pretenderéis
           que, hincándola la rodilla,
           la mano os llegue a besar.
           Blasonad lealtad y ley;
           decidnos que a Dios y al Rey
           debemos reverenciar,
           que estas dos cosas cumplís,
           ofendiendo al Rey y a Dios.

NABOT:

           Cara prenda ¿estáis en vos?
           ¿Yo a Dios y al Rey? ¿Qué decís?

RAQUEL:

           ¿No besastes una mano,
           no vasallo, amante sí,
           que yo, fiscal vuestro, vi,
           siendo a vuestro Rey tirano?


<<<
>>>

Pág. 059 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


NABOT:

           Tenéis celos. No me espanto
           si la sospecha os cegó.
           ¿Yo a la Reina amor?

RAQUEL:

           ¿Vos? ¡No!
           ¡que sois leal, sois un santo!
           Lograd su amor descompuesto,
           ofended mi casta ley,
           que yo daré cuenta al Rey
           de lo que he visto.
Vase Raquel.
Sale Acab

ACAB:

           ¿Qué es esto?

NABOT:

           ¡Señor! ¿Vuestra Majestad
           en ésta su casa y quinta?
           No en balde se esmalta y pinta
           hoy de nueva amenidad.

ACAB:

           Parece que vuestra esposa
           quejas contra vos formaba.
           ¿Qué tiene? ¿Por qué lloraba?

NABOT:

           Quiere bien y está celosa.
           Ha dado en encarecer
           lo que aun ignora la fama.

ACAB:

           Deleitan celos de dama
           y enfadan los de mujer.
           Oíd a lo que he venido,
           que procuro ocasionaros
           a servirme para honraros.

NABOT:

           Basta haberlo pretendido
           para que yo, gran señor,
           eternamente obligado,
           ya esclavo, si antes criado,
           engrandezca este favor.


<<<
>>>

Pág. 060 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ACAB:

           Esta viña, que así llama
           vuestra quinta Jezrael,
           en cuyo ameno vergel
           Abril su copia derrama,
           como de mi casa está
           tan cerca (que esta muralla
           sólo se atreve a apartalla)
           me parece que será
           más bella si estorbos quito
           y, dilatando su espacio
           con el parque de palacio,
           ilustrarla solicito.
           Haré, si las incorporo,
           un huerto fresco, un pensil,
           que eternamente el Abril
           al de las manzanas de oro
           el nuestro fértil prefiera;
           si a servirme os animáis
           con ella, si me la dais,
           gozaréis otra más bella
           que vuestro caudal aumente,
           y aunque más distante esté,
           frutos copiosos os dé
           y al doble que aquesta os rente.
           Pero si os está mejor
           venderla, que no trocarla,
           yo gustaré de comprarla;
           señaladme su valor
           y convertiréosla en plata.
           No como Rey os la pido,
           cual mercader he venido
           que en posesiones contrata,
           puesto que obligado quedo
           siempre a acordarme de vos.


<<<
>>>

Pág. 061 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


NABOT:

           No permita, señor, Dios
           que el patrimonio que heredo
           (y es solar de la limpieza
           que mis padres me dejaron
           cuando en ella vincularon
           memorias a su nobleza)
           se la quite yo a sus nietos.
           Gran señor, no ignoráis vos
           que en su Levítico Dios
           manda, por justos respetos,
           que no se puedan vender
           posesiones que en herencia
           toquen a la descendencia
           del primogénito; ver
           puede vuestra Majestad
           en el vigésimo quinto
           capítulo si es distinto
           mi intento de esta verdad.
           Y aunque en esta ley dispense
           el mismo legislador
           con el pobre y yo, señor,
           venderla y serviros piense,
           dándome el Cielo riqueza
           con que mi sangre acredite,
           si esta venta se permite
           solamente a la pobreza,
           ¿de qué suerte queréis vos
           que vaya contra mi ley?


<<<
>>>

Pág. 062 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


ACAB:

           Yo, Nabot, soy vuestro Rey
           y no adoro a vuestro Dios.

NABOT:

           Yo, sí, señor, yo le adoro,
           yo me precio de cumplir
           sus preceptos y morir
           por ellos, aunque un tesoro
           me diérades, no apetezco
           ir jamás contra su ley.
           Perdonadme, que a mi Rey
           por mi Dios desobedezco.
           Mandadme lo que sea justo
           y veréis si soy leal.

ACAB:

           Podrá ser que os esté mal
           no haberme dado este gusto.
Vase

NABOT:

           Cumpla con el Vuestro yo,
           Dios mío, que es lo que importa;
           toda humana vida es corta,
           porque a censo se nos dio.
           Si me mandare pagar
           el severo Rey con ella,
           ¿qué importa por Vos perdella
           si al fin es censo al quitar?
           Los celos apacigüemos
           de mi engañada Raquel;
           locuras de Jezabel
           ocasionan sus extremos.
           Temo a una Reina viciosa,
           un Rey me causa desvelos,
           mi esposa se abrasa en celos,
           y en fin, Rey, mujer y esposa
           mi sosiego traen en calma.
           ¿Qué haré si vienen a ser
           mi esposa, el Rey, su mujer,
           tres enemigos del alma?
                      
 Vase.


<<<
>>>

Pág. 063 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


Salen Lisarina y CORIOLÍN, pastores
LISARINA:

           ¿Que me niegas, en efeto,
           dónde has estado hasta agora?

CORIOLÍN:

           Serrana pescudadora,
           un burro cuesta un secreto.
           Pues el otro me heis comido,
           no quiero que me comáis
           el que me dioren; ya estáis
           emburrada y ya os olvido.

LISARINA:

           Luego ¿no me quieres bien?

CORIOLÍN:

           ¡Como a la peste! ¿Yo a vos?
           ¿Hambre y amor? Ved qué dos
           para que se avengan bien.

LISARINA:

           Dime tú que por Birena
           estás perdido.

CORIOLÍN:

           Es verdá.
           ¿Tendréis celorrios?

LISARINA:

           Verá,
           no me dan los celos pena.
           Pero que me dejes siento
           por una...

CORIOLÍN:

           Quedo...

LISARINA:

           ...que tien
           la cara...


<<<
>>>

Pág. 064 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           Tratalda bien.

LISARINA:

           ...con cien burujones.

CORIOLÍN:

           ¿Ciento?
           Pues, ¿qué hacen los burujones
           para el amor?

LISARINA:

           ¿Eso dices?
           Mujer de chatas narices,
           hecha la cara a empujones,
           altibajos y repechos,
           los carrillos de pelota.

CORIOLÍN:

           Es su cara bergamota,
           mala vista y buenos hechos.
           Quítame el ser chata enojos,
           viéndola, cuando se para,
           de un golpe toda la cara
           sin que trompiquen los ojos.

LISARINA:

           Tú tienes gentil despacho.

CORIOLÍN:

           Cara chata es de hembra sola,
           pues faltándola la cola,
           no la pueden llamar macho;
           por eso la quiero más,
           pues aunque os cause celera,
           tien de una misma manera
           la de delante y detrás;
           más sana que a vos la hizo
           chata el Cielo.

LISARINA:

           ¿Qué me dices?

CORIOLÍN:

           La verdá, pues sin narices
           se ahorra de un romadizo,
           y si mos casare Dios
           hasta her un abolengo
           no importa eso, que yo tengo
           narices para los dos.
           ¿Estáis contenta?


<<<
>>>

Pág. 065 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


LISARINA:

           ¡Para ésta!

CORIOLÍN:

           ¿Juráismela? Pues bonito
           soy yo; no se me da un pito
           de vos.
Salen dos soldados

SOLDADO 1:

           Hacia aquella cuesta,
           cuya cumbre besa el cielo,
           dos pastores me afirmaron
           que los cuervos se asentaron;
           de donde, abatiendo el vuelo,
           ignoran hacia qué parte
           guiaban.}}

SOLDADO 2:

           Será a sus nidos.
           ¿Cómo fueron conocidos
           si no intentan engañarte?

SOLDADO 1:

           Viéronlos llevar el pavo
           y el pan.

SOLDADO 2:

           Si dan esas señas
           no hay duda que entre estas peñas
           está Elías.

SOLDADO 1:

           ¡Oh, si al cabo
           de tres años que tras él
           andamos, le hallase yo!

SOLDADO 2:

           ¿Qué? ¿Los cuervos hechizó?
           Bien le llama Jezabel
           embustero, encantador.


<<<
>>>

Pág. 066 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


SOLDADO 1:

           Estos sabrán dónde asiste.

SOLDADO 2:

           Si le hallas dichoso fuiste.

SOLDADO 1:

           Préndeme aquese pastor.

CORIOLÍN:

           ¿A mí prenderme? ¡Arre allá!
           ¿Ya yo mi rucio no he dado?

LISARINA:

           Préndanle, que es un taimado.

SOLDADO 1:

           ¿Adónde el profeta está,
           que en este desierto habita?

CORIOLÍN:

           ¿Quién, señor?

SOLDADO 1:

           Aquel profeta
           del Carmelo.

CORIOLÍN:

           ¿Ser poeta
           es pecado? Hay enfenita
           caterva de ellos doquiera;
           entre púbricos y ocultos,
           cómicos, críticos, cultos,
           hay chusma villanciquera
           y otras enfenitas setas
           que eslabonan desatinos;
           entre catorce vecinos
           los quince hallará poetas.

SOLDADO 1:

           No te preguntamos eso.

CORIOLÍN:

           Pues ¿qué pescudan?

SOLDADO 2:

           A Elías
           buscamos los dos.

CORIOLÍN:

           ¿A Herbías?
           ¿Y le cheren llevar preso?
           Pobre de él.


<<<
>>>

Pág. 067 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


SOLDADO 1:

           Tú le conoces,
           pues que te lastimas de él;
           premiaráte Jezabel,
           daráte hacienda que goces,
           si adonde asiste nos guías.

LISARINA:

           Señores, él le escondió.

CORIOLÍN:

           Un sastre conocí yo,
           que tuvo por nombre Herbías,
           y al tiempo del espirar
           le llevoren para lastre,
           como al ánima del sastre
           suelen los diabros llevar.

SOLDADO 1:

           No disimules, villano,
           si quieres vivir.

CORIOLÍN:

           Acabe.

LISARINA:

           Sacúdanle, que él lo sabe.
           (Vengaréme por tu mano.) (-Aparte a él-)

CORIOLÍN:

          ¨Es por la chata?

LISARINA:

           Traidor,
           tú lo sabes, no hay que habrar.

CORIOLÍN:

           Acabe de declarar
           qué es lo que busca, señor,
           que tengo mucho que her.

SOLDADO 1:

           Al profeta del Carmelo.

CORIOLÍN:

           ¿Poeta de caramelo?
           ¡Qué dulce debe de ser!
           ¿Por qué le cheren tan mal?
           Si es de miel, no le castigue.

SOLDADO 2:

           Porque al dios Baal persigue.


<<<
>>>

Pág. 068 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           ¿Que persigue al dios Varal?
           Terrible pecado ha hecho.

SOLDADO 2:

           Dinos dónde se escondió.

CORIOLÍN:

           En mi vida he vido yo
           dios Varal; será derecho.
           Mas si hemos de habrar de veras,
           ni conozco ese Herbías,
           ni por aquí en muchos días
           he vido si no son fieras,
           que a saberlo les prometo
           que me holgara de ser rico.

LISARINA:

           Miente señor, que un borrico
           le dieron por un secreto,
           y el secreto debe ser
           que al que ellos buscan esconda.

CORIOLÍN:

           ¿Pescudarlo ellos no bonda?
           ¿Dó le había de esconder?

SOLDADO 1:

           Traelde, que por su mal
           el decírnoslo dilata.

LISARINA:

           Viuda ha de quedar la chata.

CORIOLÍN:

           Casaos vos con el Varal.
Vanse.
Salen Jezabel y JEHÚ

JEZABEL:

           Cuéntame lo que ha pasado.


<<<
>>>

Pág. 069 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEHÚ:

           Después que tres años, seca,
           se quejaba por las bocas
           la tierra a Dios de sus grietas,
           buscando todos a Elías
           (como mandó vuestra Alteza)
           vino Abdías a encontrarle
           y mil misterios le cuenta,
           diciendo que resucita
           al infante de Sarepta,
           y en el hambre de su madre
           seis meses y más le aumenta
           el aceite con la harina;
           y que después en la sierra
           del Carmelo le alentaron
           los cuervos (serán quimeras)
           maestresalas, los manjares
           que, hurtándolos de tu mesa,
           le ministran; ¿qué no hará
           una vejez hechicera?
           Presentóse al Rey, en fin,
           y con osada soberbia
           dice ser aquel castigo
           porque al Dios de Moisén deja;
           pero que si pretende
           que fertilice la tierra
           el agua hasta aquí negada,
           junte todos los profetas
           de Baal, que si impetraren
           de su dios que el cielo llueva,
           él (como falso y perjuro)
           quiere perder la cabeza;
           pero que si no los oye
           ya a Elías su Dios alegra
           con el agua deseada,
           los otros la vida pierdan.


<<<
>>>

Pág. 070 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEHÚ:

           Trescientos y más se juntan
           que la imagen reverencian
           del dios de Sidón que adoras,
           y una infinidad inmensa
           de todo el reino y provincias;
           y Elías con voz severa
           sobre la cumbre de un monte
           les dice de esta manera:
           "Pueblo de Israel, ingrato
           a Dios y a su ley suprema,
           ¿de qué sirve que, mudables,
           sigáis doctrinas opuestas?
           ¿Para qué andáis claudicando
           en dos partes, ya en las ciegas
           imágenes del demonio,
           ya en nuestra ley verdadera?
           No malogréis vuestro culto;
           si el Señor que está en mi lengua
           es Dios, seguilde constantes,
           si Baal, dalde obediencia.
           Yo he quedado solamente
           con vida entre los profetas
           que al Dios eterno servían;
           ochocientos y cincuenta
           son los que al falso Baal
           y a los dioses de las selvas
           sirven, y da de comer
           la impiedad de vuestra Reina.
           Yo solo, pues, y ellos tantos,
           hagamos todos la prueba
           de cuál dios (el mío o el suyo)
           es digno de reverencia.


<<<
>>>

Pág. 071 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEHÚ:

           Dennos a todos dos bueyes
           y escojan los que blasfeman
           de mí, de los dos el uno,
           divídanle luego en piezas;
           pónganle sobre un altar,
           carguen sus aras de leña,
           pero no la apliquen lumbre,
           que yo de la suerte mesma
           pondré el otro, hecho pedazos,
           sobre otro altar, sin que tenga
           fuego para el sacrificio
           hasta que del Cielo venga.
           Invoquen ellos sus dioses,
           yo invocaré al que me alienta
           y aquel que piadoso oyere
           lo que sus siervos le ruegan
           y el holocausto abrasare,
           bajando desde su esfera
           llamas que el altar consuman:
           ése, Dios llamarse pueda."
           "¡Proposición admirable!"
           gritan todos. "¡Así sea!
           el reino lo quiere ansí:
           quien no lo cumpliere muera."
           Los de Baal levantaron
           un altar y en él aprestan
           la leña y el sacrificio,
           voces dan al cielo tiernas,
           y para que más le obliguen,
           rompen, señora, sus venas.


<<<
>>>

Pág. 072 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEHÚ:

           Pero en vano, porque sordo
           Baal su favor les niega,
           vencidos. Levanta Elías
           (de las aras que por tierra
           echaste, por ser el Dios
           que Jerusalén respeta)
           otro nuevo que edifica
           con no más que doce piedras
           (en fe de los tribus doce),
           y alrededor dejó abierta
           una zanja como cava;
           pone el buey, pone la leña
           y doce cántaros de agua
           hace que sobre él se viertan;
           luego en el suelo postrado,
           la vista en el sol atenta,
           presente el Rey y sus tribus,
           dijo a Dios de esta manera:
           "Dios de Abrahán, Dios de Isaac,
           Dios de Jacob, haz hoy muestras
           que eres el Dios de Israel
           y yo siervo tuyo; sepan
           que he cumplido tus mandatos.
           ¡Oyeme, piedad inmensa!
           ¡Oyeme, Dios poderoso!
           porque Israel se convierta
           y diga que Tú, Señor,
           eres sólo Dios, y vuelva,
           los ídolos despreciando,
           reducido a tu obediencia."


<<<
>>>

Pág. 073 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


JEHÚ:

           Con lágrimas venerables
           esto dijo, cuando apenas
           diluvios de fuego bajan
           que el sacrificio, la leña
           y hasta las piedras consumen,
           quedando la zanja seca
           de la agua que, derramada,
           dio a tal prodigio materia.
           "¡Vive el Dios de Elías!" pronuncian
           todos. "Los blasfemos mueran
           con Baal, su engañador,
           y quien por dios le confiesa!"
           Degolló por mano suya
           Elías a tus profetas
           sobre el arroyo que llaman
           del Cedrón, y luego llega
           al Rey y que se recoja
           le avisa, porque ya empiezan
           inundaciones de nubes
           a hacer con los campos treguas.
           Llovió tanto que no pudo
           hacer que no le cogiera
           Acab el agua en el campo;
           mojado, señora, llega
           a descansar en tu vista.


<<<
>>>

Pág. 074 de 125
La mujer que manda en casa Acto II Tirso de Molina


De dentro con música
UNOS:

           ¡Viva Elías, que remedia
           la esterilidad pasada!

TODOS:

           ¡Viva, pues él nos sustenta!

JEZABEL:

           Vivirá si yo no vivo.
           ¡Por las deidades excelsas
           que adoro (a pesar del dios
           de ese rústico profeta),
           que he de lavarme las manos
           en las corrientes sangrientas
           del que mis dioses injuria
           y sus ministros desprecia!
           Yo le beberé la sangre.
           Yo pisaré su cabeza.
           ¡Loca estoy! No viva un hora
           quien reinando no se venga.
                                        
[FIN DEL ACTO SEGUNDO]


<<<
>>>

Escena III
Pág. 075 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Sale ELÍAS con báculo, cansado
ELÍAS:

           La vital respiración
           me falta, rendido vengo.
           Porque tengo
           celo a vuestra adoración
           ¿es razón
           que rigores,
           de blasfemos pecadores
           perseguido,
           me den penas por regalos,
           triunfando siempre los malos
           y siempre el justo afligido?
           ¿Cómo, omnipotente Dios,
           permite vuestro poder
           que una mujer
           ose competir con Vos?
           De los dos,
           Vos suprema
           Majestad, ella blasfema;
           su malicia
           persiguiendo a la inocencia
           y ¿basta vuestra clemencia
           a templar vuestra justicia?
           Otra vez en el desierto,
           peregrinando horizontes,
           por sus montes
           muero vivo y peno muerto.
           ¡Ay, qué incierto
           es el descanso
           del mundo, céfiro manso,
           pues me asombra
           de una mujer el furor!
           Recread Vos mi temor,
           y déme este enebro sombra.


<<<
>>>

Pág. 076 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Siéntese al pie de un enebro
ELÍAS:

           ¿Vuestra providencia suma
           querrá, acaso, el plato hacerme
           con volverme
           mis maestresalas de pluma?
           No presuma
           mi hambrienta necesidad
           a la crueldad
           de Jezabel
           dar hoy venganza cruel;
           pues profeta
           soy vuestro, sepan, protervos,
           que aquí me alimentan cuervos
           y allá una viuda en Sarepta.
           Mas permitidme que os pida
           mercedes de más recreo,
           yo deseo
           salir ya de aquesta vida
           perseguida;
           me aflige. No soy mejor,
           gran Señor,
           que mis pasados;
           si en las canas y cuidados
           los imito,
           desear morir con ellos
           por gozarlos y por vellos,
           no será, mi Dios, delito.


<<<
>>>

Pág. 077 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


ELÍAS:

           El cansancio y la tristeza
           padrinos del sueño son;
           mi aflicción
           quiere aliviar mi flaqueza,
           la cabeza
           en este tronco reclino;
           al fin vino,
           si no propia,
           la muerte en retrato y copia.
           ¡Bien llegada!
           pues, al fin, en sus empeños
           gozaré la muerte en sueños,
           que es lo mismo que pintada.
Recuéstase y duerme.
Baja un ÁNGEL y déjale
a la cabecera un vaso de agua
y una tortilla de pan, y vuela

ÁNGEL:

          Despierta y come.


<<<
>>>

Pág. 078 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


ELÍAS:

           ¿Qué es esto?
           Quimeras mi sueño fragua;
           pero un pan y un vaso de agua
           a mi cabecera han puesto;
           reciente está, entre ceniza
           parece que se coció,
Come
           el Cielo le sazonó
           pues sabroso le suaviza;
           comeré una parte dél
           y guardaré lo demás.
Bebe
           No gusté cosa jamás
           como ésta, amarga es la miel
           con su sabor comparada:
           el agua es néctar divino.
           Dichoso fue mi camino,
           venturosa mi jornada,
           restituyóme el aliento.
           Otra vez me ha provocado
           el sueño; dormid cuidado,
           pues nos da el Cielo sustento.
 
Duérmese


<<<
>>>

Pág. 079 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


dentro dice el ÁNGEL
ÁNGEL:

           Despierta y come, que tienes
           mucho camino que andar.

ELÍAS:

           Bien puedo con tal manjar,
           ya mis males juzgo bienes.
Despierta, come y bebe
           Vuelvo a comer, su apetito
           de nuevo me fortalece;
           vuelvo a beber, ya parece,
           desmayos, que resucito.
           Recobraos, pues, fuerzas mías,
           que en virtud de este manjar
           bien podremos caminar
           cuarenta noches y días.
           Al monte Oreb siento yo,
           mi Dios, que me encamináis;
           Moisés, cuando ley le dais,
           cara a cara en él os vio.
           Sinaí y Oreb, todo es uno;
           el ánimo al temor venza.
           Caminemos, que hoy comienza,
           como el de Moisés, mi ayuno.}}
 
Vase.


<<<
>>>

Pág. 080 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Salen ACAB y JEZABEL
ACAB:

           Déjame, esposa, fenecer la vida,
           pues, siendo Rey, cumplir no puedo un gusto.
           Un menosprecio ha sido mi homicida,
           un sentimiento mata al más robusto.
           ¡Que yo a Nabot visite, que le pida
           una mísera viña, y por ser justo
           no se la quite, y que Nabot se atreva
           negársela a su Rey, injuria es nueva!
           No es Rey, ni este blasón gozar merece,
           quien halla resistencia en su apetito.
           ¿Quién duda que Israel no me obedece,
           pues cuando de un vasallo necesito,
           rebelde mis deseos desvanece?
           De lesa majestad fue su delito;
           no la corona ya mis sienes ciña,
           pues aun no tengo imperio en una viña.
           Reine Nabot, pues ya se me rebela,
           quite la vida a Acab, pues me desama;
           que pues ninguno mis agravios cela,
           más estiman su gusto que mi fama.
           No quiero más vivir; nadie se duela
           de ver que (en vez del solio) en una cama,
           sin comer, mis congojas multiplique
           y a sola una pared las comunique.


<<<
>>>

Pág. 081 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           Por cierto que tus penas ocasionas
           por pérdidas notables. Razón tienes,
           injurias grandes son las que pregonas,
           todo el mundo te priva de tus bienes.
           ¡Oh, qué bien que triunfaras de coronas
           enemigas, honrándose en tus sienes,
           si aun no como mujer, como una niña,
           lloras por el juguete de una viña!
           No por eso te mueras; yo me atrevo
           a que cumplas en breve con tu antojo.
           Come y sosiega, que antes que de Febo
           peine la aurora su cabello rojo,
           en ti tendrá la viña señor nuevo,
           Nabot castigo, fin, en fin, tu enojo.
           Entrégame el anillo con que sellas
           y fía de mi industria tus querellas.
Dásele

ACAB:

           No su heredad me altera, su desprecio.
           ¡Que un hombre...!

JEZABEL:

           ¡Basta, basta, no prosigas!
           Vete y déjame hacer.

ACAB:

           Púsela en precio...

JEZABEL:

           Vete ya y otra cosa no me digas.

ACAB:

           Más valor que yo tienes.
 
Vase el Rey


<<<
>>>

Pág. 082 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           Nabot necio:
           si mi amor desdeñoso desobligas
           y hoy no otorgas tu dicha a mis deseos,
           satisfarán venganzas tus empleos.
Sale Nabot

NABOT:

           Criselia me ha dado aviso
           que vuestra Alteza me llama.

JEZABEL:

           Nabot, si es fuego esa llama,
           deciros mis llamas quiso.

NABOT:

           No entiendo eso, gran señora.

JEZABEL:

           Siempre fue el encogimiento
           mendigo de entendimiento.
           Quien las palabras ignora,
           mal, Nabot, podrá entender
           el lenguaje de los ojos,
           donde sus gustos o enojos
           a quien los sabe leer
           escribe el alma.

NABOT:

           Remota
           esa ciencia está de mí.

JEZABEL:

           Créolo, que ya yo os vi
           en cosas de amar idiota;
           pero quiéroos yo enseñar
           a que enigmas acertéis
           para que sabio quedéis,
           si bien os ha de costar
           mucho el errar la lición.

NABOT:

           Explíquese vuestra Alteza.


<<<
>>>

Pág. 083 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           A no ser la rustiqueza
           vuestra tanta, en ocasión
           os puse yo cuando os vi,
           y vuestra dicha expliqué,
           que os obligara.

NABOT:

           No sé,
           señora.

JEZABEL:

           Esperadme aquí,
           que si la presencia real
           os tiene o necio o turbado,
           medio la industria me ha dado
           que os ha de estar bien o mal.
Vase

NABOT:

           ¿Qué es esto, fortuna mía?
           ¿Qué pretende esta mujer?
           Pero ¿qué ha de pretender
           quien es toda tiranía,
           quien a Dios tiene osadía
           de oponerse, quien reprueba
           la ley que a los Cielos lleva
           y vive (esperanza en Vos),
           atreviéndose a su Dios?
           ¿Qué mucho que al Rey se atreva?
           Pues fulmine contra mí
           tempestades Jezabel,
           que a Dios, al Rey, a Raquel
           fidelidad prometí.
           Ser traidor, no; morir, sí,
           pues cuando a furor se incite
           y la cabeza me quite,
           si nombre a matronas da
           castas la fama, en mí habrá
           un hombre que las imite.


<<<
>>>

Pág. 084 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Sale Criselia
CRISELIA:

           La Reina, Nabot, os manda
           primero que os ausentéis
           de esta sala, que estudiéis
           (pues el favor no os ablanda)
           vuestra dicha o vuestro daño,
           aunque es nueva la doctrina.
           Corred aquesa cortina
           y dad lugar a su engaño.
Vase

NABOT:

           ¡Jeroglíficos confusos,
           ya os descifra mi temor!
           ¡Enigmas torpes de amor,
           no admito vuestros abusos!
           Dicha o daño me ofrecéis:
           si la dicha ha de costarme
           tan cara, que despeñarme
           porque la elija queréis
           (puesto que en mi mal reparo),
           si acabada de alcanzar
           me pesa, no he de comprar
           (Cielos) el pesar tan caro.
           Dicha que por mano vienes
           de Jezabel, toda engaños,
           no te admito. ¡Honrosos daños,
           vuestros males traen mis bienes!
           Daño que al Cielo encamina
           no es bien que daño se llame;
           dicha que ha de hacerme infame,
           no honor. Corro la cortina.


<<<
>>>

Pág. 085 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Corre una cortina y sobre un bufete
estarán tres fuentes de plata y
en ellas lo que aquí se va diciendo
NABOT:

           Tres fuentes sobre una mesa
           (en lo que ofrecen contrarias)
           muestran con insignias varias
           lo que cada cual profesa.
           En ésta está una corona
           y envuelto en ella un cordel,
           plato, en fin, de Jezabel
           que dignidades pregona
           porque en patíbulos paren.
           Un rótulo dice ansí:

Lee
           "La corona es para ti
           como miedos se reparen."
           Libre está de estos combates
           mi honor, hasta aquí felice.
           Este sobre el cordel dice:
 
Lee
           "Para que a tu Raquel mates."
           ¡Ay, Cielos! ¡Ay, prenda mía!
           Si vive un alma en los dos,
           dándoos yo la muerte a vos,
           verdugo de mí sería.
           Sobre la fuente segunda
           una espada y una toca
           a confusión me provoca.
           ¿En qué este enigma se funda?
           Dice el mote de esta suerte,
           que está en la espada a esta parte:


<<<
>>>

Pág. 086 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


NABOT:

Lee
           "Hierro para castigarte
           y toca para quererte."
           Fácil se deja entender,
           pues muestra desenfrenada
           que es Reina y que tiene espada
           y en la toca que es mujer;
           que si me arrojo a querella
           me satisfará amorosa,
           pero fiera y rigurosa
           si mi desdén la atropella.
           ¿Hay tal desalumbramiento?
           La torpeza ¿qué no hará?
           Lleno el tercer plato está
           de piedras y de sangriento
           licor; la letra me admira
           y me causa confusión:
 
Lee
           "No son piedras, rayos son,
           mi desprecio te las tira."
           ¡Ay, Cielos! ¿A qué banquete
           Jezabel me ha convidado,
           que moriré apedreado
           si no la amo me promete?
           ¡Piedras, en vuestra firmeza
           quiere aprender mi constancia!
           ¡Fulmínelas la arrogancia
           del poder y la torpeza!


<<<
>>>

Pág. 087 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


NABOT:

           Por mi ley y mi Rey pierda
           la vida Nabot, que es fiel;
           que pues tira Jezabel
           piedras a Dios, no está cuerda.
           Espada de su malicia,
           dad al Juez Supremo cuenta,
           pues, lasciva y torpe, afrenta
           la espada de la justicia.
           Corona, si en su cabello
           servistes de insignia real,
           bajaos y seréis dogal
           con que suspendáis su cuello.
           Cordel, servid de escarmiento
           a los idólatras, vos,
           mientras que a mi Rey y a Dios
           confieso, al darme tormento
           (que a la muerte me apercibo),
           no a su llama deshonesta;
           y para dar la respuesta
           la vil corona derribo,
Derríbala y la pisa
           porque su interés desprecio
           y como infame la piso.


<<<
>>>

Pág. 088 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           Llorarás tu poco aviso; (-De dentro-)
           apedrear nte por necio.

NABOT:

           Por necio no, por fiel sí.
           No temo tus amenazas;
           túmulo eterno me trazas,
           éste sólo apetecí.
           Laureles logro, leales,
           que inmortalicen mis medras.
           ¡Labra, tirana, las piedras
           y junta los materiales,
           que, desdeñando tus vicios
           mientras la muerte me dan,
           piedras preciosas serán
           de inmortales edificios!
Vase y cúbrese la mesa.
Salen dos CIUDADANOS viejos,
leyendo el uno este papel
     Los vasallos que sin averiguar secretos de su Príncipe
     guardan sus órdenes, merecen que en su privanza se prefieran
     a los demás: Nabot, jezraelita, vecino vuestro, y poderoso
     en vuestra República, me tiene criminalmente ofendido;
     buscad, pues, dos testigos que las dádivas cohechen, y
     éstos afirmen que le oyeron blasfemar de su Dios y de su
     Rey y, examinados, publicad general ayuno (como en Israel
     se acostumbra cuando se espera algún castigo riguroso).
     Llamad luego a Nabot a vuestro tribunal y presentados los
     testigos, sin admitirle descargos, le condenad por público
     blasfemo, sacándole al campo, donde muera (como la ley
     dispone) apedreado, aplicando sus bienes todos a nuestro
     fisco; que ejecutada con toda disimulación esta sentencia,
     yo me daré por bien servido y vosotros quedaréis premiados.
     De nuestro palacio real de Jezrael. Yo el Rey.


<<<
>>>

Pág. 089 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


CIUDADANO 1:

               Esto el Rey, nuestro señor,
               manda.

CIUDADANO 2:

               ¿Quién creyera tal?

CIUDADANO 1:

               No vive más el leal
               de lo que quiere el traidor.
               De vos y de mí confía
               la ejecución de este insulto.

CIUDADANO 2:

               Para Dios no le hay oculto.

CIUDADANO 1:

               Sacrílega tiranía.

CIUDADANO 2:

               Nabot es en Jezrael,
               aunque el más rico, el más santo.

CIUDADANO 1:

               Y aun por saber que lo es tanto
               le persigue Jezabel.
               Pero ¿en qué os resolvéis vos?

CIUDADANO 2:

               Temo a dios, mas también temo
               a un Rey tirano y blasfemo.

CIUDADANO 1:

               En dando en temer a Dios
               será el Rey vuestro homicida,
               mandando que muerte os den.

CIUDADANO 2:

               ¡Ay, Cielos!


<<<
>>>

Pág. 090 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


CIUDADANO 1:

               Nabot también
               le teme y pierde la vida;
               dad en vuestros riesgos corte.

CIUDADANO 2:

               ¿Y habrá para estos sucesos
               testigos falsos?

CIUDADANO 1:

               Pues ¿ésos
               pueden faltar en la Corte?
               Dos pide el Rey y otros dos
               tengo, que lo son a prueba.

CIUDADANO 2:

               Fuerza ha de ser que me atreva,
               primero que al Rey, a Dios:
               tirano uno, otro clemente.

CIUDADANO 1:

               Busquemos otro testigo,
               que habiendo tres yo me obligo
               a hacer el caso evidente.

CIUDADANO 2:

               ¡Con qué de temores lucho!
               ¡Oh Rey impío! ¡Oh vil mujer!

CIUDADANO 1:

               O morir o obedecer,
               porque un "Yo el Rey" puede mucho.
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 091 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Sale RAQUEL congojada
RAQUEL:

           No sosiego, no reposo,
           no hay descanso para mí.
           ¿Qué tengo? ¿Son celos? Sí;
           pero no, más riguroso
           es mi mal. ¡Ay, caro esposo!
           ¡Y qué caro
           me has de costar si reparo
           en un sueño
           que de mis potencias dueño,
           tragedias representaba,
           cuando en sangre te bañaba
           una serpiente
           que venenosa, inclemente,
           en tus carnes se cebaba!
           Mas quien a sueños da fe
           provoca a enojo a los Cielos.
           Dormíme llena de celos,
           sierpes en ellos soñé.
           Jezabel el áspid fue
           que, lasciva,
           mientras de lealtad te priva,
           Circe nueva,
           en tus entrañas se ceba,
           pues tu posesión la diste;
           pero mal acierto hiciste,
           pensamiento,
           que Nabot la ama contento
           y yo le vi muerto ¡ay, triste!


<<<
>>>

Pág. 092 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Asiéntase
RAQUEL:

           Sentar me quiero por ver
           si sosiego de este modo.
           ¡Todo penas! ¡Ansias todo!
           ¡Todo llorar y temer!
           Más es esto que querer,
           más pesar
           es esto que sospechar.
           ¡Ay, desvelos!
           ¡Ojalá, Nabot, sean celos!
           que a trueco que no recibas
           penas (que han soñado vivas
           mis quimeras)
           yo sufriré que otra quieras
           en albricias de que vivas.
           Menos quietud asentada
           tengo.
Levántase y paséase
           ¡Ay, quinta! Quiera Dios
           que no me venga por vos
           más mal que no ser amada.
           Ya vuestra vista me enfada;
           más temores
           tengo yo que tenéis flores.
           Penas veo
           seguirme si me paseo,
           penas si me asiento apenas
           entre rosas y azucenas.
           ¿Qué he de hacer?
           Infierno debo de ser,
           pues no hay en mí sino penas.


<<<
>>>

Pág. 093 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Dicen de dentro
CIUDADANO 1:

               A Nabot han condenado
               y le llevan a apedrear.

RAQUEL:

               ¿Qué escucho? ¡Ay, Cielo! ¡Ay, pesar!
               ¡Ay, desdichas! ¡Ay, cuidado!

CIUDADANO 2:

               Pues ¿por qué le han sentenciado?

CIUDADANO 1:

               Por blasfemo.

RAQUEL:

               ¿Por qué vivo? ¿Por qué temo
               el ir a morir con él?

CIUDADANO 1:

               Justo y fiel
               fue a Dios y al Rey.

CIUDADANO 2:

               Y aun por eso.

RAQUEL:

               ¡Qué bien dijo: ya es exceso
               ser leal!
               Perderé con muerte igual
               la vida, pues perdí el seso.
Vase.
A la ventana de una torre JEZABEL y ACAB

JEZABEL:

           Goza ya la posesión,
           Rey, que tanto has deseado.
           Vuelve en ti, si desmayado
           te tuvo su privación.
           Ya murió Nabot; no impida
           tu gusto esa pena ingrata;
           comprado la has bien barata,
           pues sólo cuesta una vida.


<<<
>>>

Pág. 094 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


ACAB:

           ¡Ay, esposa de mis ojos!
           ¿Es posible que murió
           quien mi agravio ocasionó?

JEZABEL:

           Ansí vengues mis enojos
           como yo los tuyos vengo.
           Por blasfemo apedreado
           y en su sangre revolcado,
           tu satisfacción prevengo.
           Mira bañadas las piedras
           desde aquí en su sangre vil.

ACAB:

           ¡Qué pecho tan varonil
           te dio el cielo! Cuantas medras
           me vienen son, cara esposa,
           por tu causa.

JEZABEL:

           Ve a tomar
           posesión a su pesar
           de su viña deleitosa.
           Recréate en su vergel,
           que cuando imposibles pidas,
           ya sabe, a costa de vidas,
           comprar vidas Jezabel.
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 095 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Sale RAQUEL, sueltos los cabellos
y enlutada,y deteniéndola ABDÍAS y JOSEPHO
RAQUEL:

           ¡Dejadme, idólatras torpes!
           ¡Soltadme, aleves vecinos
           de la más impía ciudad
           que a bárbaros dio edificios!
           ¡Sacrílegos envidiosos,
           de un Rey tirano ministros,
           de una blasfema vasallos,
           de una falsedad testigos,
           de un Abel Caínes fieros,
           de un cordero lobos impíos,
           de un justo perseguidores,
           de un inocente enemigos!
           ¡Soltadme, o haréos pedazos!
           Ojos tengo basiliscos,
           víbora soy ponzoñosa,
           veneno son mis suspiros.
           ¡Soltadme, o abrasaréos!
Suéltase

ABDÍAS:

           ¡Qué lástima!

JOSEPHO:

           Compasivo,
           lloro suspenso.

ABDÍAS:

           Sosiega,
           señora, que son indignos
           de tu honor esos extremos.


<<<
>>>

Pág. 096 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           ¿Qué honor? Si lo fuera el mío
           ¿no me le hubiera quitado
           ese Rey torpe y lascivo,
           esa Reina hambrienta de honras?
           Con ellos no hay honor limpio.
           ¿Qué fama no han asolado?
           ¿Qué opinión no han destruído?
           ¿Qué castidad no profanan?
           Honor aquí ya es delito,
           virtud aquí ya es infamia,
           vergüenza aquí ya es castigo.

ABDÍAS:

           Si al pie del alcázar real
           das en estos campos gritos,
           provocarás a los Reyes,
           pues es forzoso el oírlos.


<<<
>>>

Pág. 097 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           Pues ¿qué es lo que yo pretendo?
A voces
           ¡Acab sangriento, vil hijo
           de Amrí, que a su Rey traidor
           le forzó a abrasarse vivo!
           ¡Adúltera Jezabel,
           que al demonio sacrificios
           ofreces, para que en ellos
           licencia des a tus vicios!
           La esposa soy de Nabot,
           el que porque nunca quiso
           consentir en tus torpezas
           es de tu crueldad prodigio.
           Mandad con él darme muerte,
           acompañe un rigor mismo
           dos almas, que en tiernos lazos
           reciprocó un amor limpio.
           ¿Por qué, decid, le matastes,
           cohechando falsos testigos?
           Pues, cuando blasfemo fuera
           (como afirman fementidos),
           imitador de sus Reyes,
           mereciera por seguiros
           la sacrílega privanza
           de vuestros favorecidos.
           ¿Qué más blasfemias, tiranos,
           que las que habéis los dos dicho
           a Dios? y no os apedrean,
           siendo común el delito.
           Díganlo tantos profetas
           consagrados al martirio
           por vosotros, cuya sangre
           está dando al Cielo gritos.


<<<
>>>

Pág. 098 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           Dígalo el gran Celador
           de nuestra ley, perseguido
           de vuestra impiedad tirana
           por sierras, montes y riscos.
           Díganlo tantos altares
           arruinados, destruídos
           por vosotros, que erigieron
           a Dios los padres antiguos.
           ¡Blasfemos, en fin, reinando
           vosotros y el dueño mío
           muerto! ¿En vasallos y Reyes
           serán acaso distintos
           los insultos generales,
           siendo en sustancia los mismos?
           ¿Por qué si afectáis rigores
           no os ofende lo que os digo?
           ¿Por qué no hacéis apedrearme?
           Cantos hay en este sitio
           que en la sangre de mi esposo
           se han bañado. Si os irrito,
           mandad que mezclen con ella
           la que a Nabot sacrifico.
           Báñense unas mismas piedras
           en la esposa y el marido;
           serán tálamo de sangre
           las que su túmulo han sido.
           Pero ¿para qué doy voces?
           pues, tan crueles os miro
           que, por más atormentarme,
           negáis la muerte que os pido.
           ¡Ansias! mostradme el teatro
           de mis tragedias!


<<<
>>>

Pág. 099 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


ABDÍAS:

           Dos ríos
           son, de lágrimas, mis ojos.

JOSEPHO:

           En sentimientos la imito.
Vanse.
Descúbrese tendido en el suelo
NABOT, muerto, en camisa y
calzones de lienzo; él y el vestido
manchado de sangre, entre un montón
de piedras también ensangrentadas

RAQUEL:

           ¡Ay, dueño de mi esperanza,
           regalo de mis sentidos,
           consuelo de mis congojas,
           de mis tormentos alivio!
           celosa lloraba yo
           engaños y desatinos.
           ¡Qué caras satisfacciones
           a costa de entrambos miro!
           ¡Mi Abel, mi justo, mi santo!
           ¡Pisad climas más benignos,
           pues colocado entre estrellas,
           mártir os honra el Olimpo!
           Altar de piedra, estas piedras,
           rubíes y granates finos,
           al simulacro del cuerpo
           holocaustos os dedico.
           Más valen que los diamantes,
           crisólitos y jacintos;
           diadema os labran mejores
           que esmeraldas y zafiros.


<<<
>>>

Pág. 100 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           Por reliquias las venero,
           por sagradas las estimo;
           las beso por sangre vuestra,
Bésalas
           por mis joyas las recibo.
           ¡Plegue a Dios, tigres de Hircania,
           Acab, del Cielo maldito,
           idólatra Jezabel,
           oprobrio en Samaria y Tiro,
           que no quede de vosotros
           memoria al futuro siglo,
           vasallo que no os desprecie,
           rigor que no os dé castigo!
           ¡Quíteos la vida y el reino
           el más confidente amigo,
           destruyendo en vuestra sangre
           desde el decrépito al niño!
           Si el Rey marchare a la guerra,
           flecha de acero prolijo
           le atreviese las entrañas,
           de tanta blasfemia asido.
           Si Jezabel enviudare,
           despedácenla a sus hijos,
           sin permitirla llorarlos,
           quien blasonaba servirlos.
           Ese alcázar desde donde
           morir mi inocente ha visto
           (cuando más entronizada)
           la sirva de precipicio.


<<<
>>>

Pág. 101 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           Desde el más alto homenaje
           mida el aire hasta este sitio,
           y antes que le ocupe, muera,
           oprobrio a grandes y a chicos.
           Lebreles la despedacen,
           arrastrándola los mismos,
           cuarto a cuarto por los campos,
           miembro a miembro por los riscos.
           No dejen reliquias de ella
           de carne, hueso o vestidos,
           sino la cabeza sola,
           para acuerdo de delitos.
           ¡Cielos píos!
           ¡Justicia en tanto mal, justicia pido!
           ¡Vengad, piadosos Cielos,
           mi esposo, mis agravios y los vuestros!
Sale ABDÍAS

ABDÍAS:

           Enjugad, señora, el llanto,
           que si es la venganza alivio
           con que descansan ofensas,
           por mandado de Dios vino
           el profeta del Carmelo
           y de su parte le dijo
           (cuando iba el Rey a tomar
           la posesión presumido
           de la viña de Nabot)
           que con los mesmos castigos
           morirán él y la Reina,
           que al Cielo le habéis pedido.
           Llevad a enterrar el cuerpo;
           será, muerto, ejemplo vivo
           del mal que a los reinos viene
           por una mujer regidos.
 
Vanse y encúbrese el cuerpo.


<<<
>>>

Pág. 102 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Salen ZABULÓN y DORBÁN y LISARINA,
pastores, y a lo soldado gracioso, CORIOLÍN
CORIOLÍN:

           ¿Cuidáis vosotros que es barro
           ser sueldado?

ZABULÓN:

           ¿Que el lugar
           dejas solo y sin llorar?

CORIOLÍN:

           Tengo el alma de guijarro.
           ¿La sierra no me quintó?
           ¿No vo por ella a la guerra?
           Pues llore por mí la sierra,
           que no pienso llorar yo;
           aqueste oficio me cuadra.

LISARINA:

           ¿No mos verás más de vero?

CORIOLÍN:

           No, hasta ser Emperadero
           o si no, cabo de escuadra.

LISARINA:

           ¿Cabo de qué?

DORBÁN:

           De cochillo.


<<<
>>>

Pág. 103 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           Eso mesmo pescudó
           una vieja que alojó
           en casa a un medio caudillo.
           Estaba una compañía
           en la su aldea hendo gente
           (y aun hurtos) y ella inocente,
           de manera le servía
           que decentó una tinaja
           de un tinto, que con pies rojos
           diz que saltaba a los ojos.
           Era tahur de ventaja
           en esto de alzar de codo
           el tal cabo, su alojado,
           y del tinto enamorado
           le requebraba de modo
           que en el alma le metía;
           pero, porque no se hallaba
           bebiendo solo, brindaba
           a toda la compañía.
           Llevábalos a su casa
           dos a dos y tres a tres;
           estuvioren allí un mes,
           andaba el brindis sin tasa.
           Sospiraba cada instante
           la vieja el daño presente,
           viendo la sed en creciente
           y la tinaja en menguante.


<<<
>>>

Pág. 104 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


CORIOLÍN:

           Mas ¿qué mucho que el sentido
           perdiese, si aquel licor
           suplía con su calor
           las faltas de su marido?
           Huese el huésped importuno,
           tocando a marchar la caja,
           que el espirar la tinaja
           y ellos irse hue todo uno.
           "¡Vaya con la maldición!"
           la viuda pobre decía.
           "¡Guai de vos, tinaja mía,
           agotada hasta el hondón!
           Sin vos ¿qué ha de ser de mí?
           ¿Quién habrá que me mantenga?
           ¡Que mala pascua le venga
           a quien vos ha puesto así!"
           "Tratad al soldado bien,"
           dijo uno muy presumido,
           "que el huésped que habéis tenido
           es cabo de escuadra." "¿Quién?"
           "Quien sirve al Rey y trabaja
           y es cabo de escuadra." "Igual,"
           respondió, "dirá ese tal
           que es cabo de mi tinaja."
           Y porque no es para más,
           adiós, que me vo a romper.


<<<
>>>

Pág. 105 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


LISARINA:

           Pues, ven acá. ¿Sabrás ser
           suelgado tú?

CORIOLÍN:

           Buena estás;
           yo sé tocar las baquetas,
           comerme un horno de bollos,
           hurtar gallinas y pollos,
           vender un par de boletas,
           echar catorce reniegos,
           arrojar treinta '¡por vidas!',
           acoger hembras perdidas,
           sacar barato en los juegos,
           y en batallas y rebatos
           cuando se toman conmigo,
           sé enseñarle al enemigo
           las suelas de mis zapatos.

ZABULÓN:

           Eso es ser gallina, en suma.

CORIOLÍN:

           Decís, Zabulón, lo vero.
           ¿Por qué pensáis que el sombrero
           llena el suelgado de pruma
           si, porque huyendo después
           que la batalla se empieza,
           volando con la cabeza
           corre mijor con los pies?
           Esta es de gallo, y trabajo
           por darla aquí en somo estima,
           que como el gallo va encima
           y la gallina debajo,
           soy gallina en esta empresa,
           que sabré cacarear
           porque al comer y al cenar
           haya gallina en mi mesa.


<<<
>>>

Pág. 106 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


LISARINA:

           Dios te vuelva a nuestros ojos.

LOS DOS:

           ¡Coriolín, adiós!

CORIOLÍN:

           Adiós.

LISARINA:

           Acordaos de mí.

CORIOLÍN:

           ¿De vos?
           Dejadme agarrar despojos,
           que yo os llenaré el corral
           de las gallinas que hurtare,
           y si en la guerra finare...
Llora

LISARINA:

           ¿Lloras?

CORIOLÍN:

           Y cuemo en señal
           de que mi alma se condena;
           antes del amanecer
           prometo de iros a ver
           en fegura de alma en pena.

LISARINA:

           No, Coriolín, eso no;
           yo os perdono la vesita.

CORIOLÍN:

           Quiéroos yo, que sois bonita;
           de allá os pienso llevar yo
           dos diablitos como un oro,
           que vos barran, que vos rieguen,
           que vos guisen, que vos frieguen.

LISARINA:

           ¡Tirte ahuera!

CORIOLÍN:

           ¡Ay, cómo lloro!
           ¿Pensáis que la guerra es paja?
           Embracijadme, y adiós.

LISARINA:

           ¿Qué os me vais el zagal,vos?

CORIOLÍN:

           A ser cabo de tinaja.
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 107 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Salen dos SOLDADOS
tras un profeta que huye.
Salen también JEHÍ con bastón
SOLDADO 1:

           ¡Corred tras él, tenelde, que pues huye,
           algún delito ha hecho!

SOLDADO 2:

           Al viento excede.

SOLDADO 1:

           ¡Que nunca aquesta seta el Rey destruye!
           ¿Cuándo podré yo ver que el Reino quede
           libre de estos hipócritas taimados
           que el mal nos profetizan que sucede?
           Traelde preso.

JEHÚ:

           Sosegad, soldados;
           dejalde, que es de Dios justo profeta
           y fiel ejecutor de sus mandados.

SOLDADO 2:

           Si tú acreditas esta mala seta,
           príncipe del ejército y segundo
           después del Rey ¿qué mucho se prometa
           engañar, no a Israel, a todo el mundo?

JEHÚ:

           No blasfeméis de Dios, que me provoco
           a enojo, cuando en El mis dichas fundo.
           Acab murió como lascivo y loco
           en la batalla cuando pretendía
           presidiar a Ramot (castigo poco
           a su bárbara y ciega idolatría);
           una flecha desmanda el Cielo airado
           que le pasó el pulmón ¡dichosa día!
           los perros en su sangre se han cebado:
           venganza es de Nabot. Reinó su hijo,
           Ocozías, como él desatinado;
           murió como el profeta lo predijo,
           precipitado de unos corredores
           después de la pensión de un mal prolijo.
           En carroza de eternos resplandores
           arrebató una nube al del Carmelo,
           Elías, luz de santos celadores.
           Reina Jorán agora, cuyo celo
           idólatra, a su padre semejante
           y hermano de su vicio, es paralelo;
           Dios intenta asolar este arrogante.
           A Dios por justo y por Señor invoco:
           nadie blasfeme de El de aquí adelante.


<<<
>>>

Pág. 108 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


SOLDADO 1:

           ¿Qué te quería a solas este loco?

JEHÚ:

           ¿Conocístele acaso? ¨Habéis sabido
           lo que me dijo?

SOLDADO 1:

           Importaráte poco.

SOLDADO 2:

           Mentiras serán suyas. Mas ¿qué ha habido?
           Cuéntanoslo.

JEHÚ:

           Llamándome en secreto,
           cerró la puerta.

SOLDADO 1:

           ¡Qué desvanecido!

JEHÚ:

           Y llegándose a mí con real respeto,
           una ampolla derrama en mi cabeza
           de óleo sacro (milagroso efeto).
           "Eso dice el Señor de eterna alteza,
           Dios de Israel," prosigue, "'Yo te elijo
           por Rey del pueblo mío y su grandeza;
           severo destruirás (como predijo
           el Tesbites) de Acab la torpe casa,
           aunque fue tu señor y lo es su hijo.
           Yo vengaré por ti, pues que te abrasa
           mi celo y ley, la sangre que vertida
           de mis profetas hasta el Cielo pasa:
           la de mis siervos todos, cuya vida,
           a manos de la impía y deshonesta
           Jezabel, fue de tantos perseguida.


<<<
>>>

Pág. 109 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEHÚ:

           Por ti he de hacer venganza manifiesta
           de cuantos propagó la sangre suya
           (si primero triunfante, ya funesta);
           no ha de dejar en pie la espada tuya
           persona de su ingrata descendencia:
           toda perezca, toda se destruya,
           desde la senectud a la inocencia,
           desde el más retirado y recogido
           hasta el que en vicios tiene más licencia:
           su nombre quedará en perpetuo olvido,
           como el de Jeroboán y Basa, fieros,
           cuya familia toda ha destruído.
           Jezabel, de profetas verdaderos
           verdugo, por los campos arrastrada
           de Jezrael, castigos más severos
           ha de pasar por tu furiosa espada:
           perros su cuerpo comerán, hambrientos,
           en nombre de Nabot despedazada.
           Cuantos la vieren estarán contentos,
           mofando de su idólatra locura
           y en gustos convirtiendo sus lamentos.
           Ninguno osará darla sepultura;
           las entrañas de torpes animales
           el tálamo serán de su locura.
           Goza, Jehú, de las insignias Reales.'"
           Dijo y huyó. Soldados, pues, valientes,
           ved si a Jorán o a Dios sois hoy leales.
           Cerco en persona puso con sus gentes
           a esta ciudad; Ramot es su apellido,
           sus muros escalamos eminentes.
           Retiróse a Samaria el Rey herido,
           dejóme en su lugar mientras que sana.
           Dios de Israel me llama Rey ungido:
           juzgad si esta esperanza saldrá vana,
           o si es razón que el cetro real reciba
           contra Jorán y Jezabel tirana.


<<<
>>>

Pág. 110 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Salen los que pudieren
SOLDADO 1:

           ¡Viva Jehú, soldados!

SOLDADO 2:

           ¡Jehú viva!

SOLDADO 1:

           Trono le hagamos todos de la ropa;
           desnúdome también de medio arriba.
Hácenle trono de sus ropas
y con música le besan la mano

JEHÚ:

           Pues Dios me elige, el viento llevo en popa.

SOLDADO 2:

           Las manos, por su Príncipe, te besa
           el Asia y Palestina. ¡Tiemble Europa!

SOLDADO 1:

           Deja, Rey, a Ramot, deja su empresa;
           el cuello de Jorán tu planta pise.
           Parte a Samaria, marcha, date priesa.

JEHÚ:

           Ese consejo proponeros quise:
           marche a Samaria el campo.

TODOS:

           Marche el campo.

JEHÚ:

           Ninguno salga de él, porque no avise
           al mísero Jorán.
Sale CORIOLÍN

CORIOLÍN:

           Con él me zampo,
           ¡que de esta vez soy cabo de tinajas!

JEHÚ:

           ¡Yo os vengaré, mi Dios! Marchen las cajas.
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 111 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Sale JEZABEL de viuda bizarra y CRISELIA
 
 
JEZABEL:

           Ya Jorán se ha levantado.

CRISELIA:

           Peligrosa fue la herida,
           pero pues queda con vida
           y tu Alteza sin cuidado,
           albricias, señora, han dado
           reinas en tal ocasión.

JEZABEL:

           Pídelas, pues.

CRISELIA:

           De prisión
           a la viuda Raquel saca,
           que una buena nueva aplaca
           la más fiera indignación.

JEZABEL:

           ¿Qué dices, bárbara?

CRISELIA:

           Advierte...

JEZABEL:

           No prosigas, que estás necia;
           quien a sus reyes desprecia
           poco en su peligro advierte:
           apresurarás su muerte
           si eso vuelves a pedir.

CRISELIA:

           ¿Que más muerte que vivir
           sin dueño que tanto ha amado?


<<<
>>>

Pág. 112 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           Por eso no se la he dado.
           Pene y viva, que es morir.
           Albricias de poco fruto
           intentas, necia estás hoy.
           Cansada, Criselia, estoy
           de tanta viudez y luto.
           Tres años pagó tributo
           al llanto la pena mía;
           de sí mesma ser podría
           verdugo quien mucho llora.
           Festejemos (pues mejora
           mi hijo) su mejoría.
           Vuelvan a hacer mis cabellos
           con los del sol competencia;
           que yo sé que en mi presencia
           su luz se corrió de vellos.
           Riguridad es tenellos
           en prisión mientras que lloro;
           esta tocas sin decoro
           son cárcel que los maltrata;
           no es bien que linos de plata
           escondan madejas de oro.
           Acerca ese tocador.


<<<
>>>

Pág. 113 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Asiéntase a tocar en él
 
 |-
JEZABEL:

           Ponme sobre él ese espejo;
           con su cristal me aconsejo,
           que es sumiller del amor.
           Ve, y el vestido mejor
           me saca, mientras divido
           los cabellos que he ofendido
           y el Asia toda celebra;
Destócase
           ensartaré en cada hebra
           perlas que al Oriente pido.
           Golfos de luz surcará
           el marfil de aqueste peine,
           porque en campos de oro reine
           mientras sobre ellos está.}}

CRISELIA:

           El de verdemar será
           mejor, que adorna y alienta.

JEZABEL:

           Verdemar no me contenta,
           que esperanza puesta en mar
           o se tiene que anegar,
           o ha de padecer tormenta.
           Ya sabes que soy cruel:
           el pajizo y encarnado
           me pondré.


<<<
>>>

Pág. 114 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


CRISELIA:

           Desesperado
           y sangriento.

JEZABEL:

           Llore en él
           su amor difunto, Raquel.

CRISELIA:

           ¡Qué locura!

JEZABEL:

           No hay mudanza
           en su pena y mi venganza.

CRISELIA:

           Voy. (¡Qué bárbara! ¡Qué fiera!) (-Aparte-)
Vase CRISELIA

JEZABEL:

           Si verdemar me vistiera
           ya fuera darla esperanza.
           Tengamos, espejo, aviso,
           no demos segundo ejemplo,
           mientras en vos me contemplo,
           a locuras de Narciso.
           Murió, porque no me quiso,
           Nabot; justa fue mi queja:
           deje la vida quien deja
           de adorar ventura tanta.
           Alguno allá dentro canta
           que adulador me festeja.


<<<
>>>

Pág. 115 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Cante de dentro una mujer
[VOZ]:

           "En la prisión de unos hierros
           lloraba la tortolilla
           los mal logrados amores
           de su muerta compañía."
Peinándose JEZABEL
           "Mal hubiera la crueldad
           de la águila cuya envidia
           dividió, si no dos almas,
           los arrullos de dos vidas."

JEZABEL:

           Parece que de Nabot
           y Raquel la historia misma,
           quien dellos se compadece,
           me canta y alegoriza.
           Los dos las tórtolas fueron,
           yo el águila vengativa
           que, celosa de su amor,
           su tálamo tiraniza.
           "En la prisión de unos hierros
           lloraba la tortolilla."
           Cuando a Raquel tengo presa
           mi crueldad metaforizan.
           ¡Basta! que ya en versos anda
           su tragedia, pero digna
           es que escarmientos la canten
           si traidores la lastiman.
           Tiémbleme el mundo, eso quiero:
           venganzas me regocijan,
           riguridades me alegran,
           severidades me animan.


<<<
>>>

Pág. 116 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Tocándose
[VOZ]:

           "Reciprocando requiebros
           en el nido de una viña,
           fertilidad le promete
           de amor su cosecha opima.
           Nunca nacieran los celos
           que amores esterilizan,
           corazones desenlazan
           y esperanzas descaminan."

JEZABEL:

           ¿Qué hay que hablar? Su historia canta,
           amores, celos y viña;
           En su favor me condenan
           y en mi crueldad se averiguan.
           Pero si le amé en secreto
           ¿cómo mis celos publican
           versos que mi fama ofenden,
           canción que la satiriza?
           Raquel los habrá contado.
           Raquel llorará este día
           desatinos de su lengua,
           efetos de sus desdichas.

[VOZ]:

           "Perdió la tórtola amante,
           a manos de la malicia,
           epitalamios consortes.
           ¡Ay de quien los desperdicia!
           Como era el águila Reina
           (mejor la llamara harpía),
           cuando ejecute crueldades
           ¿quién osara resistirla?"


<<<
>>>

Pág. 117 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           Ya pasa de desacato
           el que escucho; su osadía
           mi agravio y furia provoca,
           llamas añade a mis iras.
Levántase
           ¡Hola! ¿Quién es la que canta
           allá dentro? ¿Quién me indigna
           sin recelar mis rigores,
           sin respetar mi justicia?
           Mas mi autoridad ofendo,
           dándome por ententida.
           ¿Quién pudo enfrenar las lenguas
           del vulgo, ni reprimirlas?
Vuélvese a asentar
           Canten, llámenme cruel;
           que podrá ser que algún día
           las viles cabezas corte,
           por más que son de esta hidra.

[VOZ]:

           "¿Qué importan las amenazas
           de águila ejecutiva,
           si ya el león coronado
           venganzas contra ella intima?
           Humillará su soberbia,
           caerá el águila atrevida,
           siendo presa a los voraces
           lebreles que la dividan."


<<<
>>>

Pág. 118 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           ¿Qué león, cielos, es este
           que sangriento me derriba?
Levántase tocada
           Yo ¿presa de brutos fieros?
           Yo ¿en pedazos dividida?
           ¡Hola, vasallos, Criselia!
           ¡Ay, cielos!
Sale Criselia

CRISELIA:

           ¡Señora mía!
           ¿Qué sientes? ¨Por qué das voces?
           La color tienes perdida.

JEZABEL:

           Y con ella la paciencia.
Mírase al espejo
           ¡Muerta soy! Aparta, quita
           ese espejo que me enseña
           a Nabot, lleno de heridas;
           un hombre armado amenaza
           con la desnuda cuchilla
           mi trágico fin.


<<<
>>>

Pág. 119 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


CRISELIA:

           ¿Qué es esto?

JEZABEL:

           Su corte en mi cuello afila.
           ¿No lo ves?

CRISELIA:

           No, gran señora.
           Vuelve en ti.
Toquen cajas

JEZABEL:

           No desatina
           mi temor. Pero ¿qué es esto?
Dentro

[VOCES]:

           ¡Viva Jehú!

TODOS:

           ¡Reine y viva!
Sale ABDÍAS

ABDÍAS:

           Huye castigos, señora,
           del Cielo que pronostican
           trágico fin a tu casa.
           (Mas del Cielo ¿quién se libra?)
           Jehú se te ha rebelado,
           de Samaria está a la vista;
           Jorán le salió al encuentro,
           Jehú una flecha le tira
           que el corazón le traspasa,
           y vitorioso encamina
           el ejército y deseos
           a esta ciudad.


<<<
>>>

Pág. 120 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEZABEL:

           ¡Ea, desdichas,
           acabad conmigo todas!
           Pero la industria me avisa
           remedios con que dilate,
           si no venturas, la vida.
           Fïada de mi belleza,
           haré al engaño que finja
           amor a Jehú tirano.
           Pondréme a un balcón festiva;
           mostraré que estoy gozosa
           que, de Jorán homicida,
           su diadema le corone
           y el solio le dé su silla.
           Prometeréle mi esposo,
           y si la belleza hechiza
           ¿quién dudará que ha de escaparse?
           ¿quién dudará que me admita?
           Dame, Criselia, esas joyas;
           galas el cuerpo se vista
           y el alma lutos secretos,
           pues son sustancias distintas.
Vase

ABDÍAS:

           No sé yo que tus crueldades
           se prometan tantas dichas,
           que es vengador de inocentes
           Jehú.

CRISELIA:

           ¡Ay, mujer perdida!
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 121 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


Salen soldados marchando, entre ellos CORIOLÍN
y JEHÚ, con bastón, detrás; y al mismo tiempo
del vestuario, con música, los más que pudieren
y ABDÍAS; detrás de todos RAQUEL, acompañada
de CRISELIA, de viuda, y sobre un balcón JEZABEL,
muy bizarra. JEHÚ y los suyos suben al tablado
por un palenque; RAQUEL, que le recibe con los
demás, saca una corona de oro sobre una fuente
de plata; tócanse chirimías, cajas y clarines
 
 
RAQUEL:

           En nombre de Jezrael,
           ciudad tuya, patria mía,
           que por consolar mis penas
           generosa me autoriza,
           te ofrece (¡oh gran vengador
           de la Majestad divina,
           por Acab menospreciada,
           por Jezabel ofendida!)
           diadema que en paz poseas;
           agora tus sienes ciña
           y después por todo el orbe
           los círculos del sol siga.
 
Corónale


<<<
>>>

Pág. 122 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           Púrpura adorna a los reyes,
           púrpura, señor, te vista
           de sangre idólatra aleve,
           que altares sagrados pisa.
           Venga inocentes, Monarca,
           profetas, huérfanos, viudas,
           mozos que estraga el engaño,
           viejos que el temor lastima.
           Teatro este sitio fue
           de la impiedad más lasciva,
           la más bárbara tragedia,
           la crueldad más inaudita
           que el tiempo escribió en anales,
           que puso horror a provincias,
           que verdades afirmaron,
           que fabularon mentiras.
           Aquí mi Nabot fue muerto:
           Nabot, cuya fama limpia
           coronaba su inocencia,
           celebraba su justicia.
           Falsos testigos cohechó
           contra él el oro y la envidia,
           el poder y la soberbia,
           la ambición y la malicia.
           Una viña le dio muerte,
           que quien reinos tiraniza
           sangre vende de leales
           por el precio de una viña.
           Testigos de su inocencia
           pueden ser (no lenguas vivas,
           que éstas tal vez se apasionan)
           las piedras sí, fidedignas.


<<<
>>>

Pág. 123 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


RAQUEL:

           Haz información con éstas;
           la sangre en que se matizan
           presento en tu tribunal,
           testigos fueron de vista.
De rodillas
           ¡Venganza, Rey poderoso
           antes que estas piedras mismas,
           si agora testigos claman,
           jueces después te persigan!

JEHÚ:

           Basta, Raquel. Cese el llanto,
           alzad, consolad desdichas:
           sesenta hijos Acab deja,
           todos setenta en un día
           satisfarán vuestro agravio.
           Deudos, amigos, familias
           de Acab y de Jezabel,
           mueran.

RAQUEL:

           Y tú eterno vivas.

JEHÚ:

           En vuestra ciudad entremos,
           pues su lealtad nos obliga.
Al entrar, dice JEZABEL desde el balcón

JEZABEL:

           Goce Jehú, mi señor,
           con la corona israelita
           la paz que todos desean,
           juntando al laurel la oliva;
           que si a su Rey dio la muerte,
           al padre de Acab imita,
           que a su Príncipe obligó
           a resolverse en ceniza.


<<<
>>>

Pág. 124 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


JEHÚ:

           ¿Quién es esta aduladora?

ABDÍAS:

           Esta es Jezabel maldita.

JEHÚ:

           ¡Derribalda de la torre!

CORIOLÍN:

           ¡Soldados, subir arriba!
           que para esto so valiente.
Suben a la torre CORIOLÍN y SOLDADOS

RAQUEL:

           ¡Ah, bárbara! Ansí castiga
           el justo Cielo tiranos,
           que si tarda, nunca olvida.
Arriba, defendiéndose, JEZABEL,
y al cabo la echan abajo

JEZABEL:

           ¿A vuestra Reina alevosos?
           ¡Favor, cielos!

CORIOLÍN:

           Eso, sí: pida
           favor al Cielo, que está
           muy bien con sus obras pías.
           ¡Vaya abajo la borracha!

JEZABEL:

           ¡Muerta soy!
Cae hacia dentro

CORIOLÍN:

           ¡Ha de allá! ¡Asilda!
           ¡No se os vaya, que tendrá,
           como gato, siete vidas!

SOLDADO 1:

           Perros salen a comerla.

CORIOLÍN:

           Cada cual la descuartiza
           y, herederos de sus carnes,
           van haciendo la partija.


<<<
>>>

Pág. 125 de 125
La mujer que manda en casa Acto III Tirso de Molina


SOLDADO 1:

           Arrastrando se la llevan.

CORIOLÍN:

           Al alma tened manzilla,
           que con ella juegan diabros,
           dizque a "salga la parida".

RAQUEL:

           Ya se acabaron mis penas,
           dulce esposo, prenda mía.
           Tu Raquel en tu venganza
           esta sangre te dedica.

JEHÚ:

           Alce Israel la cabeza,
           pues de Jezabel se libra,
           y escarmiente desde hoy más
           quien reinare: no permita
           que su mujer le gobierne,
           pues destruye honras y vidas
           la mujer que manda en casa,
           como este ejemplo lo afirma.
  
[FIN DE LA COMEDIA]

Fin01.jpg


<<<