La quinta de Florencia (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La quinta de Florencia.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 126
La quinta de Florencia Félix Lope de Vega y Carpio


La quinta de Florencia

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• ALEJANDRO, Duque de Florencia
• CARLOS, caballero
• OTAVIO, caballero
• CÉSAR, secretario
• CELIO, caballero


• LUCINDO, molinero viejo
• LAURA, su hija
• BELARDO, molinero
• ROSELO, molinero


• TEODORO, casero de la quinta
• DANTEA, labradora
• ANTONIA, dama
• UNA MUJER


• HORACIO
• CURCIO
• Un PAJE
• Dos MÚSICOS




>>>

Acto I
Pág. 002 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen el Duque de Florencia, ALEJANDRO;
CARLOS, caballero;
OTAVIO, caballero;
CÉSAR, secretario, de noche
ALEJANDRO:

               ¡Hermosa ciudad Florencia!

CARLOS:

               Después que eres su señor,
               tiene Florencia valor,
               y hace a Roma competencia.

ALEJANDRO:

               Como de día no puedo
               verla por mi autoridad,
               o porque a la gravedad
               de mis cosas tengo miedo,
               de noche con mejor modo
               veo cosas que ha de ver
               un príncipe, que ha de ser
               un Argos que vele en todo,
               que éstas, por ser tan pequeñas,
               no llegan a mis oídos.

OTAVIO:

               Con hechos esclarecidos
               al común gobierno enseñas:
               República venturosa
               la que tal entendimiento
               ha puesto en orden.


<<<
>>>

Pág. 003 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               Mi intento
               no aspira a historia famosa,
               sino sólo engrandecer
               la patria.

CARLOS:

               Gente atraviesa
               a alguna amorosa empresa:
               un hombre y una mujer.
Entra CELIO y una mujer con manto
 

CELIO:

               No está lejos mi posada,
               y con buena colación,
               con un corte de jubón,
               volveréis menos airada.
               Echad por aquesta esquina.

MUJER:

               Tengo una madre tan vieja,
               que me riñe y aconseja
               bien diferente doctrina.
               Pero ¿qué se puede hacer?
               Ya, señor, topé con vos.

OTAVIO:

               Celio es el hombre, ¡por Dios!

ALEJANDRO:

               ¿No conocéis la mujer?

OTAVIO:

               Veamos por su arrogancia
               en qué princesa tropieza.
               Basta saber la flaqueza,
               no sepáis la circunstancia.


<<<
>>>

Pág. 004 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CELIO:

               No querría que saliese
               el Duque: echad por aquí.

MUJER:

               Pues ¿sale de noche?

CELIO:

               Sí.
               Pesaríame que os viese.
Vanse los dos

OTAVIO:

               Ya lleva Celio esta noche
               con quien podella pasar.

CARLOS:

               Mañana me ha de contar
               que es dama de estrado y coche.
               ¿Cuántas hay que las encuentran
               en medio de aquesa calle,
               y que con bueno o mal talle,
               a tiento en sus manos entran?
               Y dejándole la cama
               como hospital, tales son,
               que luego en conversación
               dice: "¡Ah, qué buena dama
               aquesta noche gocé!
               ¡Qué manos, qué olor, qué pechos!"
               dejándonos satisfechos
               de que Elena o Porcia fue,
               y todo el día se están
               rascando, y lo he visto yo,
               las reliquias que dejó
               en la camisa al galán.


<<<
>>>

Pág. 005 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               Según eso, a la mañana
               querrá Celio razonar.

CARLOS:

               Dos hombres veo pasar
               mirando aquella ventana.
Salen HORACIO y CURCIO,
vestidos de noche

HORACIO:

               Si no os importa, señor,
               mucho, estar en este puesto,
               dejadle os ruego, y sea presto,
               que es interés de mi honor.

CURCIO:

               Lo mismo quise ¡por Dios!
               pediros.

HORACIO:

               Pues fui el primero,
               haced luego, caballero,
               lo que yo hiciera por vos,
               o habráse de remitir
               a las armas.

CURCIO:

               No es posible;
               yo estoy bien.

HORACIO:

               Pues ni imposible
               será dejar de reñir.
Meten mano

ALEJANDRO:

               Allí riñen; mete paz.


<<<
>>>

Pág. 006 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               ¡Paso, ténganse!

HORACIO:

               Si acaso
               no llegaran....

CURCIO:

               ¡Paso, paso,
               que estáis ya muy pertinaz!

ALEJANDRO:

               Si aquesto el Duque supiera,
               bien sabéis que se enojara.

HORACIO:

               Pues si el Duque nos mirara,
               ¿cuál hombre un hora viviera?

ALEJANDRO:

               Pues, haced cuenta que os mira,
               y andad con Dios.

HORACIO:

               ¡Qué prudencia!

CURCIO:

               ¿Si es el Duque?

HORACIO:

               En la presencia
               le parece.

CURCIO:

               Al mundo admira.

Vanse HORACIO y CURCIO


<<<
>>>

Pág. 007 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CARLOS:

               Música viene, señor;
               la música es don del cielo,
               de los trabajos consuelo,
               y estafeta del honor.
               Es para el entendimiento
               aire regalado y manso,
               es de las penas descanso,
               y de la tristeza aumento.
               La misma gloria en que está,
               el mismo gusto que encierra,
               no tiene cosa en la tierra
               que más parezca de allá.
Salen dos MÚSICOS cantando

MÚSICOS:

               "El valeroso Alejandro
               de Médicis, que al de Grecia
               quitó la gloria en la paz
               y la ventura en la guerra,
               con el estandarte santo
               del que la nave gobierna
               del gran Vicario de Cristo,
               y las armas de la iglesia,
               fue en Florencia el primer Duque,
               y a no ser sola Florencia
               mayor conquista en el mundo,
               segundo Alejandro fuera;
               que la espada y la ciencia
               le dio Apolo en la paz,
               Marte en la guerra.


<<<
>>>

Pág. 008 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               ¡Notablemente han cantado!
               La letra me ha satisfecho,
               no porque nunca en mi pecho
               lisonjas hayan entrado,
               mas porque está bien escrita.

CARLOS:

               No ha pintado mal tu historia
               el poeta.

ALEJANDRO:

               Con mayor gloria
               su voz me anima e incita.

OTAVIO:

               Lo mismo Alejandro hacía,
               que en cualquier combate fiero,
               o leía un rato a Homero,
               o alguna música oía.

ALEJANDRO:

               Dadle esos cien escudos
               en esa bolsa.

OTAVIO:

               ¿Qué digo,
               señores?

MÚSICO 1:

               ¿Quién es?

OTAVIO:

               Amigo,
               como a las veces los mudos
               alcanzan de los señores
               más que los que voces dan,
               en este bolsico van
               cien escudos.

MÚSICO 2:

               Que tú ignores
               que somos hombres, me espanto,
               que tenemos de creer,
               que eso pueda merecer
               la humildad de nuestro canto.


<<<
>>>

Pág. 009 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

                Aquel Duque os los da.

MÚSICO 1:

                ¿El Duque?

OTAVIO:

                Sí.

MÚSICO 1:

                Dios le guarde.

OTAVIO:

                Acudid allá a la tarde.

MÚSICO 1:

                ¡Qué Alejandro!

MÚSICO 2:

                Así lo es ya.
Vanse los MÚSICOS

ALEJANDRO:

               ¿Sabéis en qué he parado?
               En que aquesto ha sucedido,
               y habemos visto y oído,
               César palabra no ha hablado.
               Ni se rió viendo al loco
               de Celio con la mujer,
               ni al reñir quiso poner
               mano a la espada tampoco.
               Y agora que oyó cantar,
               no alzó la vista ofendida.
               César, habla, por tu vida,
               César, no dejes de hablar.
               ¿Qué tienes, César amigo?
               ¿Hay, por ventura, quien tenga
               tus partes, y agora venga
               a privar tanto conmigo?
               ¿De qué nace la tristeza?
               Tu amigo soy.


<<<
>>>

Pág. 010 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Gran señor,
               yo pienso que este rigor
               es propia naturaleza.
               Tres suertes hay de este mal:
               ocio, tristeza y la mía,
               que es una melancolía
               y una enfermedad mortal.
               Es el ocio suspensión
               en que está el mismo sentido
               sin moverse detenido,
               ni tener humana acción.
               Es la tristeza tener
               por qué estar triste, que un hombre
               sabe de su mal el nombre,
               y viénese a entristecer.
               La fiera melancolía
               es estar triste sin causa;
               digo, sin la que se causa
               de sangre, como la mía.
               Doy palabra a vuestra alteza,
               que no sé más ocasión.

ALEJANDRO:

               Causa tus estudios son,
               César, de tu gran tristeza.
               No escribas más: dale Atilio
               mis papeles; tu virtud
               estima, y a tu salud
               quiero que se ponga auxilio.
               Yo pensé que te alegrara
               la casa que fabricaste
               junto a Florencia.


<<<
>>>

Pág. 011 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Y pensaste
               bien, ¡oh, nunca yo la labrara!

ALEJANDRO:

               ¿Qué dices?

CÉSAR:

               Que si no fuera
               por ella, me hubiera muerto;
               tanto me alegra el desierto,
               tanto la corte me altera.

ALEJANDRO:

               Pues, si estás mejor allá,
               vete por algunos días.

CÉSAR:

               No pensé que me darías
               licencia.

ALEJANDRO:

               Ésa tienes ya.

CÉSAR:

               Beso los pies a tu Alteza.
[Habla OTAVIO aparte a CARLOS]

OTAVIO:

               (¿Si está enamorado?

CARLOS:

               No,
               pues que licencia pidió
               para aumentar su tristeza.)

ALEJANDRO:

               ¿Qué tratáis?

CARLOS:

               Pensaba Otavio
               que César amor tenía,
               porque no hay melancolía
               de más rigor que su agravio.


<<<
>>>

Pág. 012 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               No, porque si lo estuviera,
               no gustara de salir
               de Florencia, ni vivir
               donde a su dama no viera.
               Quédate, Otavio, con él;
               yo fingiré que me voy,
               y sabe lo que es.

OTAVIO:

               Yo soy
               su amigo, y el más fiel,
               y pienso que me dirá
               la ocasión, si alguna tiene.

ALEJANDRO:

               Carlos.

CARLOS:

               Señor.

ALEJANDRO:

               No conviene
               que nos detengamos ya,
               que aguardará quien sabéis.

CARLOS:

               Vamos, señor.

CÉSAR:

               Y nosotros,
               ¿no iremos?

ALEJANDRO:

               Quedaos vosotros,
               o entreteneros podéis,
               que este negocio es secreto.
 
Vanse ALEJANDRO y CARLOS


<<<
>>>

Pág. 013 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               ¿Por qué piensas que se ha ido
               el Duque?

CÉSAR:

               ¿Está desabrido
               conmigo?

OTAVIO:

               No, que es discreto.

CÉSAR:

               Pues ¿por qué?

OTAVIO:

               Porque supiese
               por qué causa triste estás.

CÉSAR:

               ¡No me faltaba a mí más
               de que el Duque lo entendiese!

OTAVIO:

               Luego, ¿no sabré lo que es?

CÉSAR:

               Debajo de juramento
               de callar mi pensamiento,
               o que palabra me des
               de caballero y amigo.

OTAVIO:

               Yo la doy, y cuanto puedo
               juro; habla, pierde el miedo
               y declárate conmigo.

CÉSAR:

               Otavio, yo estoy enfermo.

OTAVIO:

               ¿De qué mal?

CÉSAR:

               No sé qué mal;
               basta saber que él es tal,
               que ya ni como ni duermo.

OTAVIO:

               ¿Es accidente, o dolor?

CÉSAR:

               Todo lo debe de ser.


<<<
>>>

Pág. 014 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               Mal dormir, y peor comer,
               suele proceder de amor.
               Estarás enamorado,
               que esto nace de su impulso.
               . . . . . . . . . .

CÉSAR:

               Al corazón me has tocado.

OTAVIO:

               Pues ¿de quién, cómo o adónde,
               que de Florencia te vas?
               ¿Trátante mal?

CÉSAR:

               Tú sabrás,
               que un gran mal mi bien esconde.

OTAVIO:

               ¡Válgame Dios! que me has hecho
               pensar cosas que me ofenden.

CÉSAR:

               No creas tú que se entienden
               los secretos de mi pecho.

OTAVIO:

               Duda pongo en tu lealtad:
               algo quieres imposible.

CÉSAR:

               Antes en ser tan posible
               está la dificultad.

OTAVIO:

               ¡Volverme has loco!

CÉSAR:

               No quiero,
               sino que sepas mi daño.

OTAVIO:

               Habla.

CÉSAR:

               Oye el desengaño.

OTAVIO:

               Escucho.

CÉSAR:

               Espera.

OTAVIO:

               Ya espero.


<<<
>>>

Pág. 015 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Labré una hermosa quinta
               una legua de Florencia,
               Otavio, a orilla de un río
               que sus campos hermosea.
               Puse en ella dos jardines
               que a Babilonia pudieran
               dar envidia en artificio,
               árboles y flores bellas.
               Puse cuatro hermosas fuentes
               con mil copas de Amaltea,
               de pórfido y de alabastro,
               y de varios jaspes hechas,
               por cuyos dorados caños
               vertía un arca secreta,
               mil pedazos de cristal
               y muchas perlas deshechas.
               Puse famosas pinturas
               de aquel artífice en ellas,
               que en el pincel y en el nombre
               es un ángel en la tierra.
               Allí mil ninfas desnudas
               daban con sus carnes bellas
               imaginaciones locas
               entre soledades necias.
               Miraba a Venus y Adonis
               una tarde en una siesta,
               él con un bozo dorado,
               y ella con doradas trenzas.
               Allí en el suelo el venablo,
               con las borlas de oro y seda,
               y los perros, de calor,
               sacando al aire las lenguas.


<<<
>>>

Pág. 016 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Cupidillo, que jugaba
               con un carcaje de flechas,
               --yo pienso que aunque pintado,
               es discreción que se tema--
               diome deseo de amar
               una mujer como aquélla
               si la hallase hoy en el mundo,
               quiero decir, en Florencia.
               Vine a la ciudad, Otavio,
               miré en calles y en iglesias
               algunas castas matronas,
               algunas nobles doncellas,
               mas ninguna parecía
               que era semejante a aquélla.
               ¿Quién vio un hombre enamorado
               de imaginación tan necia?
               Viendo, pues, que no podía
               hallarla, ni estar sin ella,
               volvíme triste a mi quinta
               a contemplar su belleza.
               Mil veces con celos quise,
               aunque el lienzo se perdiera,
               cortar el Adonis todo:
               ¡mirad si amor tiene fuerza!
               Otras veces, en su rostro
               retratar el mío quisiera,
               porque pintura a pintura
               gozara lo que pudiera.
               Al fin, más triste que nunca,
               me salí al campo una siesta,
               por la margen de un arroyo
               y el toldo de una alameda.
               Los ánades que en él veía
               iba apartando con piedras,
               que enamorado del aire,
               el aire me daba ofensa.
               Llegué a una fuente nativa,
               que entre dos pintadas peñas
               formaba aquel manso arroyo,
               bullendo el agua en la arena.
               Y vi, ¿reiráste si digo
               lo que vi?


<<<
>>>

Pág. 017 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               Como no sea
               que te hayas enamorado
               de algún ave, o si no, bestia,
               di, César, lo que quisieres,
               que allá de Jerjes se cuenta
               que se enamoró de un árbol.

CÉSAR:

               Árbol fue, mas en dureza.
               Estaba una labradora
               de rodillas en la tierra,
               dando con un paño golpes
               en una nevada piedra.
               Los blancos brazos desnudos,
               porque una camisa nueva,
               con unos puños labrados
               de hilo de oro y seda negra,
               de los hombros le pendía,
               donde llegaban las hebras
               del cabello, que cubría
               la frente rizada y crespa.


<<<
>>>

Pág. 018 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               Acaba ya de decir,
               César, sin tantas quimeras,
               que era una fregona pobre
               o una humilde lavandera.
               Que más quisiera mil veces
               que dijeras que una cierva,
               un galápago, una araña
               te enamoró con sus piernas,
               que no una mujer tan vil.

CÉSAR:

               ¡Oh, cuánto los hombres yerran!
               ¡Qué cosas maravillosas
               a los ignorantes cuentan!
               ¿No pudo hacer Dios, Otavio,
               en una mujer como ésta,
               un milagro de hermosura?

OTAVIO:

               No digo yo que no pueda,
               pero vense pocas veces
               la hermosura y la bajeza.

CÉSAR:

               Esas son constelaciones
               e influjos de las estrellas.
               Esta tuvo en su favor
               los benévolos planetas:
               nació hermosa y es hermosa,
               ya cuantos nacieron sepan.

OTAVIO:

               Di adelante.


<<<
>>>

Pág. 019 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Al fin alzó
               los ojos a ver quién era
               el que en el agua hacía sombra;
               vi el rostro.

OTAVIO:

               Sin duda es bella,
               pues tú la encareces tanto.

CÉSAR:

               Para que no la encarezca,
               quiero llevarte a mi quinta,
               y que tú mismo la veas.

OTAVIO:

               Pues ¿está en ella?

CÉSAR:

               No, Otavio,
               pero está de allí muy cerca,
               que es hija de un molinero.

OTAVIO:

               ¿Que lava y es molinera?

CÉSAR:

               Vino este día a lavar,
               o a matar, mejor dijera.
               Habléla, y a su hermosura
               parecieron sus respuestas,
               al fin es bello retrato
               de aquella Venus.

OTAVIO:

               No creas
               que es pequeña admiración
               pensar en lo que me cuentas,
               que una labradora pobre
               parece a Venus.

CÉSAR:

               O es ella
               la que allí fue retratada,
               Otavio, o yo no soy César.
               En fin, desde aquel arroyo,
               desde aquella fuente fresca,
               desde aquella siesta....


<<<
>>>

Pág. 020 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               ¿Es tuya?
               ¿Y la gozas?

CÉSAR:

               Yo te diera
               la quinta, la quinta es poco;
               diérate ¡por Dios! mi renta,
               diérate mi vida misma.

OTAVIO:

               ¿Quién hay que impedirlo pueda?
               ¿No es labradora? ¿No es pobre?
               ¿No es mujer?

CÉSAR:

               No.

OTAVIO:

               Pues ¿quién?

CÉSAR:

               Princesa.
               Que es, cuanto a ser labradora,
               ángel; cuanto a pobre, reina.

OTAVIO:

               ¿Y cuanto al ser de mujer?

CÉSAR:

               Cuanto a ser mujer, Lucrecia.

OTAVIO:

               ¿Lucrecia?


<<<
>>>

Pág. 021 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               ¡Por Dios, Otavio,
               que no han bastado con ella
               servicios, regalos, obras,
               penas, palabras, promesas!
               Porque con ser labradora,
               desprecia el oro y la tela,
               y con ser casta en el alma,
               lascivos gustos desprecia.
               Yo la he servido a su modo:
               ya con grana de Valencia,
               ya con sartas de corales,
               ya con doradas patenas.
               Pero ni con cosas propias
               de su nativa aspereza,
               ni por los vanos tocados
               de Génova y de Venecia
               es posible que se ablande,
               ni a mis lágrimas se mueva,
               que algunas llorar me ha visto,
               sin recato, y con vergüenza.
               ¿Qué haré? ¡Que muero de amor
               por la más hermosa fiera
               que para castigo de almas
               ha dado el cielo a la tierra!
               ¿Oyes, Otavio?


<<<
>>>

Pág. 022 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               No te aflijas,
               pero pues tienes licencia
               del Duque, vamos el día
               que tú quisieres a verla.

CÉSAR:

               ¡Luego, Otavio, Otavio mío,

OTAVIO:

               Pues, espera
               aquí; al Duque mi señor
               solo le daré respuesta.

CÉSAR:

               Mira, que ha de ser fingida.

OTAVIO:

               Será como tú deseas.

CÉSAR: ¡Ah, Laura, cómo tu nombre

               confirma con tu dureza!
Vanse, y sale LAURA,
labradora, BELARDO, ROSELO
y DORISTO, enharinado

LAURA:

               ¿Qué locura os ha tomado?

BELARDO:

               Primero fue mi afición.

ROSELO:

               Primero fue mi cuidado.

DORISTO:

               Primero fue mi intención,
               de estar con Laura casado.

LAURA:

               Si por entretenimiento
               vuestro loco pensamiento
               no hubiera tomado, hiciera
               un castigo que excediera
               tan notable atrevimiento.
               Desviad, no me enojéis.


<<<
>>>

Pág. 023 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELARDO:

               ¡Pardiez, Laura, buen aliño
               con ese desdén tenéis!

LAURA:

               No son, rasgadme el corpiño.

BELARDO:

               No con el alma rasguéis.

LAURA:

               ¿Conmigo rústico vil,
               tú por tú?

ROSELO:

               No te enojes,
               Laura gallarda y gentil,
               ni el día de Dios despojes,
               que le dio tu luz sutil.
               Todos te amamos, ninguno
               quiere que su amor innoves,
               ni ser al tuyo importuno;
               todos somos tus Jacobes,
               tú, Raquel de sólo uno.
               Siete años y más tenemos
               de servicios que a tu padre
               por tu ocasión hecho habemos;
               mira si es razón que cuadre
               servir tú de estos extremos.
               Otros siete serviría,
               y aun otros mil, Laura mía,
               como a tu gusto agradase,
               si fuese tal, que igualase
               la paga con la porfía.


<<<
>>>

Pág. 024 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELARDO:

               ¿Tú eres para más que yo?
               ¿Tú más que yo amar pudieras?

ROSELO:

               ¿Que no te excediera yo?

BELARDO:

               No.

DORISTO:

               Cuando a Belardo excedieras,
               que tanto amó y esperó,
               no llegaras a mi fe,
               porque como el firmamento,
               quiere amor que firme esté;
               y así es bien que a mi tormento
               solo este premio se dé.
               Y no compitas conmigo,
               pues el derecho que sigo
               se funda en tanta justicia,
               que verá amor que es malicia,
               y es dar a todos castigo.
               Y sobre ello he de poner
               la vida.

ROSELO:

               Pues en la mía
               poco tengo que perder,
               que es de Laura desde el día
               que la merecí querer.

BELARDO:

               Si nos hemos de matar,
               agora es tiempo que entienda
               Laura mi amor.


<<<
>>>

Pág. 025 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LAURA:

               ¡Qué pesar
               con razón vengo a tomar
               de vuestra inútil contienda!
               Si dais en esta locura,
               haré a mi padre que os eche
               de casa.

DORISTO:

               Si eres tan dura,
               que no hay cosa que aproveche
               para volverte a blandura,
               ¿qué remedio ha de tener
               nuestro amoroso cuidado?

LAURA:

               Que me pueda merecer
               quien tuviere más honrado
               y más firme proceder.

BELARDO:

               ¿En qué se verá?

LAURA:

               En servirme.

ROSELO:

               Di tú en qué.

LAURA:

               De buena gana.

BELARDO:

               No puedes, Laura, pedirme
               cosa tan incierta y vana,
               que no me parezca firme.

LAURA:

               Quien de estos papeles tres
               lo que dicen me trajere,
               ése gozará después
               lo que de Laura quisiere.
               . . . . . . . . . .
               Ese, en fin, es el que quiero.


<<<
>>>

Pág. 026 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DORISTO:

               Repártelos sin agravio.

LAURA:

               Toma, Belardo, el primero.

BELARDO:

               ¿Quién te los dio?

LAURA:

               Cierto sabio
               que anda en aquel monte fiero.

BELARDO:

               ¿Para qué son?

LAURA:

               Para hacer
               más hermosa a una mujer.

BELARDO:

               Y esto, ¿dónde se ha de hallar?

LAURA:

               En el saberlo buscar
               darás tu amor a entender.
               Toma tú aquéste, Doristo,
               y tú el tercero, Roselo.

BELARDO:

               Si por el bien que conquisto,
               papel, lo que no es el cielo
               fuese en vuestras letras visto,
               no dudes de que no hay China
               tan remota a do no fuese,
               ni roca tan diamantina,
               que mejor no la moliese
               que si fuese Proserpina.
               Voy a ver lo que decís.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 027 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DORISTO:

               Papel, sentid, si sentís,
               que aunque pidáis a mi amor
               el imposible mayor,
               cosas fáciles pedís.
               Iré donde al indio adusto
               abrase el sol, sin disgusto,
               o a la Libia rigurosa,
               porque no hay dificultosa
               al que sirve por su gusto.
Vase

ROSELO:

               Papel, si más imposibles
               tuviérades que tenéis
               letras, todos tan terribles
               cuanto imaginar podéis,
               fuerais a mi amor posibles.
               Traeré seda, ámbar, algalia,
               todo el tesoro de Italia,
               con ser quien soy, no me entibia;
               iré al Cáucaso, a la Libia,
               traeré yerbas de Tesalia.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 028 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LAURA:

               ¡Gracias al inmenso cielo
               que os apartó de mis ojos,
               porque con bueno o mal celo,
               dame vuestro amor enojos,
               y es vuestro fuego mi hielo!
               Nunca amé, nunca rendí
               lo que Dios libre crió:
               estoy en mí, vivo en mí;
               tan presto se forma un "no,"
               como las letras de un "sí."
               Líbreme Dios de tu fuego,
               rapacillo, niño ciego,
               dios injusto, rey sin ley;
               pues apenas eres rey,
               cuando eres esclavo luego.
               Claras y hermosas corrientes
               de estas cristalinas fuentes,
               que del monte despeñadas
               mostráis las horas pasadas,
               y no pasáis las presentes:
               a vuestro ejemplo, no gasto
               en vanidades los días,
               antes las fuerzas contrasto
               de algunas vanas porfías
               de amor con mi pecho casto.
               No trocaré, verdes plantas
               donde Dafne se entretiene,
               vuestras esmeraldas tantas,
               por cuantas México tiene,
               si el César me diese tantas.
               No se canse en pretender,
               ni con sus regalos quiera
               mi dureza enternecer,
               que soy en el alma fiera,
               si en la vista soy mujer.


<<<
>>>

Pág. 029 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Sale TEODORO, casero de la quinta,
y DANTEA, labradora
TEODORO:

               Ruégaselo tú, Dantea.

DANTEA:

               Está resuelta de modo
               que creo que inútil sea
               si le diese el mundo todo.

TEODORO:

               No dudes que lo desea,
               mas quizá lo hará por ti.

DANTEA:

               ¿Qué haces tan sola aquí,
               honra de aquesta ribera?

LAURA:

               Mejor por ti lo dijera,
               haciendo espejo de mí.
               ¿Quién viene contigo?

DANTEA:

               Viene
               el casero de la quinta
               de César.

LAURA:

               ¡Buen talle tiene!
               Huye dél, que en una cinta
               amor se enlaza y detiene.
               Es como viento el amor,
               que cualquier hoja menea;
               resístesele el honor,
               pero derriba y afea
               donde está seco el humor.
               No andes allá, por tu vida.


<<<
>>>

Pág. 030 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DANTEA:

               Escucha, si eres servida,
               que es muy diferente el fin,
               . . . . . . . . . .
               si no es que estás divertida.

LAURA:

               ¿Cómo?

DANTEA:

               Quiere que por mí
               recibas cierto presente
               de César.

LAURA:

               ¿Estás en ti?

DANTEA:

               Allí te aguarda, en la fuente;
               pues no te vayas así.
               Llega, Teodoro.

TEODORO:

               Señora,
               por Dios, que os duela un mancebo
               tan noble, pues os adora.

LAURA:

               Teodoro, yo, ¿qué le debo,
               que deba pagarlo agora?

TEODORO:

               Debéisle un ansia de amor
               con que la vida consume.

LAURA:

               Que no la tenga es mejor,
               pues ya conoce y presume
               la fuerza de mi rigor.

TEODORO:

               ¿Hase de morir así?

LAURA:

               ¿Dile la ocasión?

TEODORO:

               Pues ¿quién?

LAURA:

               Si es noble, y pobre nací,
               ¿para qué me quiere bien?
               ¿Qué es lo que pretende en mí?


<<<
>>>

Pág. 031 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



TEODORO:

               Más que decís entendéis,
               mas suplícoos que toméis
               esto que os ofrece agora,
               que es propio de labradora,
               porque no lo despreciéis.
               Hay unas granas reales,
               a quien haré mil agravios
               en esas rosas iguales,
               y una sarta de corales,
               que afrentéis con vuestros labios.
               Hay unos hilos de perlas,
               a quien ya la invidia toca,
               si al cuello queréis ponerlas,
               de que tengáis en la boca
               con qué poder deshacerlas.
               Hay un "agnus" luminado
               del pincel de un gran pintor,
               un rosario, aunque engarzado,
               con oro de más valor,
               por ser de ágatas labrado.
               Hay argentados botines,
               medias de Nápoles ricas,
               porque a su color te inclines.


<<<
>>>

Pág. 032 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LAURA:

               ¡Qué honestos medios aplicas
               para deshonestos fines!
               Di a César, pues suyas son,
               que es vana su pretensión,
               y queda con Dios, Teodoro.

TEODORO:

               Oye.

LAURA:

               Voyme.

TEODORO:

               Entiende.

LAURA:

               Ignoro.
Vase LAURA

DANTEA:

               ¡Fuése!

TEODORO:

               ¡Extraña condición!

DANTEA:

               Desdichado César fue,
               que aquesta piedra quisiese.

TEODORO:

               No dudes, morir se ve.

DANTEA:

               ¡Que aun esto no recibiese,
               ni buena respuesta dé!
               ¡Ojalá, Teodoro, fuera
               yo la que César quisiera!

TEODORO:

               El amor no es elección.
               Síguela en esta ocasión,
               aunque es seguir a una fiera.

DANTEA:

               Tras ella voy.
 
Vase DANTEA


<<<
>>>

Pág. 033 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



TEODORO:

               Algún día
               amor ha de castigar,
               loca, tu ingrata porfía.
Salen ROSELO y DORISTO,
con los papeles

ROSELO:

               Aquí suele el dueño estar
               de esta quinta o casería,
               y como de corte son,
               sus criados leer sabrán.

DORISTO:

               Belardo en esta ocasión,
               como ha sido sacristán,
               nos diera mejor razón.
               No me hubieran enseñado
               a leer. ¡Qué pena tomo!

ROSELO:

               Éste es aquel hombre honrado
               que es de César mayordomo.

DORISTO:

               A buen tiempo hemos llegado.
               Éste, Teodoro se llama:
               mucho su señor le ama,
               fíale hacienda y dineros.

TEODORO:

               Éstos son dos molineros
               del padre de aquella dama.

DORISTO:

               ¡Oh, señor vecino!

TEODORO:

               ¡Oh, amigos!
               ¿Cómo va?


<<<
>>>

Pág. 034 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DORISTO:

               Gracias a Dios,
               muy bien: buenos van los trigos.

TEODORO:

               ¿Qué buscan acá los dos?

DORISTO:

               Hablar con los enemigos.

ROSELO:

               ¿Sabe su merced leer?

TEODORO:

               ¡Pues no!

ROSELO:

               Lea, por su vida,
               estas cédulas.

TEODORO:

               A ver.

ROSELO:

               Diga.

TEODORO:

               "Receta escogida,
               con que puede una mujer
               pararse en estremo hermosa."

ROSELO:

               ¿Eso nos manda buscar?
               Diga.

TEODORO:

               La primera cosa
               que dice es la flor de azar
               de los dados.

ROSELO:

               ¡Qué famosa!
               ¡Linda flor de azar de dados!

TEODORO:

               "Item más: de un ángel, plumas."
               Los cuentos son extremados.

ROSELO:

               De ésas habrá como espumas,
               que hay mil ángeles pintados.


<<<
>>>

Pág. 035 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



TEODORO:

               "De la luna el arrebol,
               del gigante Fierabrás
               el palo del guardasol,
               y cuatro coces no más
               de los caballos del sol.
               Una cáscara del huevo
               del cisne que a Leda amó,
               y de la oliva un renuevo
               que la paloma sacó
               del diluvio al mundo nuevo.
               La barba de una cometa,
               de un mosquito los riñones,
               . . . . . . . . . .
               y las imaginaciones
               del más celoso poeta."

DORISTO:

               ¡Pluguiera a Dios que así fuera
               la mía!

TEODORO:

               ¿Andáis a buscar
               esto?

DORISTO:

               Sí.

TEODORO:

               ¡Linda quimera!

DORISTO:

               Lea, que aun hay más que andar
               sin ésta, que fue primera.

TEODORO:

               "Récipe para hacer
               que se muera una mujer
               por un hombre."


<<<
>>>

Pág. 036 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DORISTO:

               ¡Esta sí es buena!

TEODORO:

               Primeramente se ordena
               que interés no deba ley.

DORISTO:

               Tanto que mejor, ¡par Dios!

TEODORO:

               "Item: dos onzas de tos
               de Lucrecia resfriada,
               cuando, por fuerza gozada,
               salió en camisa a las dos.
               Más una libra de viento
               de la nave en que robó
               Paris a Elena."

DORISTO:

               Eso siento;
               ¿podréla hallar?

TEODORO:

               ¿Por qué no?

DORISTO:

               ¿Una libra?

TEODORO:

               Sí, y aun ciento.
               "Más siete libras del hilo
               del ovillo de Teseo,
               de la airada parca el hilo,
               el sueño del dios Morfeo,
               y el llanto del cocodrilo.
               Cuatro arrobas del sonido
               de la campana mayor
               que se haya visto ni oído,
               y un pañal del niño Amor,
               lavado en agua de olvido."


<<<
>>>

Pág. 037 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DORISTO:

¿Cuatro arrobas?

TEODORO:

Esto aplica.

DORISTO:

Y esto, ¿dónde se ha de hallar?

TEODORO:

En Florencia, en la botica.

DORISTO:

Vámoslo luego a buscar.

ROSELO:

¿Llevaremos mi borrica?

DORISTO:

Pues ¿en qué se ha de traer?

TEODORO:

¿Quién os lo ha pedido?

DORISTO:

Laura.
Vanse los dos

TEODORO:

¿Quién sino ella pudo ser?
Ved con qué burlas restaura
el cansancio del querer.
A César escribir quiero;
como este bronce, este acero
no se ha podido ablandar,
malas nuevas le he de dar,
tales albricias espero.
Vase,
y salen el Duque ALEJANDRO,
y OTAVIO

OTAVIO:

Hablé a César.

ALEJANDRO:

¿Qué dice?

OTAVIO:

Varias cosas
que muestran ruin suceso.


<<<
>>>

Pág. 038 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               No tendría
               gusto en mi vida si perdiese a César
               quiérole bien, que nos criamos juntos,
               y en paz y en guerra le he tenido al lado,
               fiándole las cosas de mi estado.

OTAVIO:

               Con gran razón le estimas.

ALEJANDRO:

               Finalmente,
               Otavio, tiene estrella, tiene imperio
               César sobre mi gusto, y el mandarte
               que supieses tan apretadamente
               la causa de este mal que le atormenta,
               no solamente de este amor nacía,
               que aún hay otro mayor.

OTAVIO:

               Así los cielos
               aumenten, gran señor, corona y gloria
               de la casa de Médicis, tu estado;
               que me digas a mí lo que sospechas
               del mal del César.

ALEJANDRO:

               Yo te tengo, Otavio,
               en mucho por dos cosas: la primera,
               porque conozco tu nobleza y sangre
               y las partes notables de tu ingenio;
               y la segunda, porque no es posible
               que un hombre a quien estima y quiere César,
               entre otros muchos, por mayor amigo,
               deje de ser de semejantes méritos.


<<<
>>>

Pág. 039 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               Si me abona el querer tú a César tanto,
               y el quererme a mí César, está cierto
               que lo que tú me quieres, él me quiere,
               no porque con tu amor se iguale alguno,
               que adora César en tus pensamientos,
               tus imaginaciones reverencia,
               y no tiene otro bien después del cielo;
               mas pues, en fin, con igualdad me trata,
               que el amor en iguales es más llano,
               y sólo aqueste amor falta a los príncipes.

ALEJANDRO:

               Hablas muy bien, Otavio, mas volviendo
               a lo que, como digo, he sospechado,
               confiado de ti, como confío,
               por alma de hombre que yo estimo tanto,
               sabrás, que aunque negocios tan difíciles
               de familia, República y de súbditos,
               a un hombre como yo le ocupan tanto,
               por un resquicio de ella o por lo estrecho
               de una nema sutil que cierra un pliego,
               se entró en mi alma una mujer tan bella,
               que bastara decir que entró en mi alma.
               Amor es como el sol, que si se aparta
               de las entrañas de la tierra un vidrio,
               . . . . . . . . . . . . ..
               Dejando, pues, disculpas, sólo César
               sabe este amor, y siempre que a su casa
               la voy a visitar, César conmigo
               hace el mismo viaje.


<<<
>>>

Pág. 040 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTAVIO:

               Justamente
               te fías de su espada y su secreto.

ALEJANDRO:

               Él iba alegre los primeros días,
               y en medio de este gusto le ha caído
               dentro del alma tan mortal tristeza,
               que cuando va conmigo no me habla,
               y si ve la mujer, baja los ojos,
               y ni conmigo ni con ella trata
               muchas cosas, Otavio, que solía.

OTAVIO:

               ¿Y qué presumes de esto?

ALEJANDRO:

               Yo presumo
               que, pues Dios te dotó de tal ingenio,
               ya debes de saber lo que presumo.

OTAVIO:

               Dirás que adora aquesa dama.

ALEJANDRO: Digo,

               que de verla y tratarla cada día
               tan domésticamente, como es hombre,
               no se pudo excusar de no querella.

OTAVIO:

               (Gran camino se ofrece de engañalle, (-Aparte-)
para que encubra sus amores César,
               porque el Duque no sepa que tal hombre
               puso los ojos en tan vil sujeto.)
               Al fin, ¿eso sospechas?


<<<
>>>

Pág. 041 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               No he culpado
               a César yo de aquese pensamiento,
               porque si la verdad y hermosura
               es amable por sí, y es tan señora,
               cargado de negocios, me ha rendido
               ocioso, libre y sin ningún cuidado.
               Si César la servía de secreto,
               si César intentara ofensa mía,
               enojárame yo, Otavio, con César;
               pero si veo yo que es tan honrado,
               tan noble y tan leal, que por no vella
               me ha pedido licencia de ausentarse
               por un mes de mi casa y de mi corte,
               y allá se quiere estar en sus jardines,
               mucha razón será que yo agradezca
               a César este término tan noble.
               Di la verdad: ¿es esto lo que sabes
               del camino de César?

OTAVIO:

               Señor ínclito,
               aunque con grandes juramentos vengo
               obligado a callar, ningunos tienen
               fuerza con el señor, igual de entrambas,
               debajo de que a César no le digas
               cosa ninguna de las que te digo:
               sabe que César por tu dama muere,
               y que se ausenta por no darte enojos,
               siquiera con el mismo pensamiento.
               (¡Oh, qué bien que le engaño y aseguro!) Aparte


<<<
>>>

Pág. 042 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               Otavio, huélgome de saber lo que quería.
               ¿Es ido César?

OTAVIO:

               No, pero ya tiene
               las botas puestas y el caballo a punto.

ALEJANDRO:

               ¡Hola!
Sale un PAJE

PAJE:

               Señor.

ALEJANDRO:

               Llámame luego a César.

OTAVIO:

               Yo iré, si mandas.
Vase el PAJE

ALEJANDRO:

               Ese paje basta;
               quédate tú.

OTAVIO:

               (Sospecho que fue yerro Aparte
               decirle al Duque, sin hablar a César,
               lo que agora podrá, pues no lo sabe,
               hacerme mentiroso con el Duque
               y desleal con César, quien no piensa
               en los negocios graves, y los mira
               tarde, y pasada la ocasión, suspira.)


<<<
>>>

Pág. 043 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               Un término leal, un noble trato
               y un casto pecho y un dolor profundo,
               una paciencia, en quien las glorias fundo,
               una templanza, un singular recato,
               hoy me ha de hacer magnífico retrato
               del Alejandro de quien soy segundo,
               pues más sus cosas que a ganar el mundo,
               pueden hacer un príncipe beato.
               Si a Apeles Alejandro dio su amiga,
               no hizo mucho, pues la había gozado;
               yo doy mujer que a mi respeto obliga,
               por mostrar con mi pecho más honrado,
               que basta que padezca y no lo diga,
               para que de los dos quede premiado.
Sale CÉSAR con botas de camino y espuelas,
y el PAJE que le fue a llamar

CÉSAR:

               Será aumentar mi tristeza
               si me detiene.

ALEJANDRO:

               Recibo
               gusto en ver tu gentileza.

CÉSAR:

               Poniendo el pie en el estribo,
               me dicen que vuestra Alteza,
               señor, a llamar me envía.

ALEJANDRO:

               Salte allá fuera, Florelo.
               . . . . . . . . . .
               No entre aquí nadie.

OTAVIO:

               (Recelo Aparte
               que ha sido ignorancia mía.)


<<<
>>>

Pág. 044 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               César, si estás satisfecho
               de tu privanza y mi amor,
               yo de tu nobleza y pecho,
               tu lealtad y mi favor,
               hay un muy notable hecho.
               Tú has callado y padecido,
               yo he sentido y he callado
               por no te hablar; he entendido
               que tú estás enamorado,
               y lo que pasa he sabido.
               Que quieres a Antonia, entiendo,
               a quien quiero, como sabes,
               mas no por eso me ofendo,
               que con tus tristezas graves
               todas sospechas defiendo.
               Pues que tu melancolía
               de amarla yo procedía,
               y te quieres esconder
               porque no quieres poner
               los ojos en cosa mía,
               y pues con tanta lealtad
               has sufrido tanto amor,
               mirando la autoridad
               de tu príncipe y señor,
               y las leyes de amistad,
               lo que mereces me toca,
               y de manera me obliga
               ver que enmudezca tu boca,
               cuando el alma te persiga
               con una pasión tan loca.


<<<
>>>

Pág. 045 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALEJANDRO:

               A mi Antonia darte quiero,
               y a fe de noble cristiano,
               Médicis y caballero,
               que no he tocado su mano,
               aunque por sus ojos muero.
               Casarte con ella puedes,
               seguro de esta verdad;
               que a los dos haré mercedes,
               para que mi voluntad,
               con ser su marido heredes.
               Ella es tal, que ha resistido
               todo cuanto pretendí
               sin título de marido,
               que en esto pienso de ti,
               tu igual merece haber sido.
               Esta liberalidad
               es muy digna de mi fama,
               mi nombre y mi autoridad,
               y esta bellísima dama,
               digna de tu voluntad.
               Con esto, lo que yo soy,
               a mi amor se paga hoy.
               . . . . . . . . . .
               . . . . . . . . . .
               . . . . . . . . . .


<<<
>>>

Pág. 046 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Señor, el cielo es testigo
               que si tu imaginación
               algún lisonjero amigo
               te ha dicho en esta ocasión
               que tus pensamientos sigo,
               y que mi melancolía
               de amar a Antonia procede,
               que ha sido injusta osadía;
               que ninguno saber puede
               lo que de mí no se fía.
               ¿Yo, a Antonia? ¿Yo, atrevimiento
               de poner el pensamiento
               donde tú los ojos pones?

ALEJANDRO:

               Ya todas esas razones
               son, César, sin fundamento.
               Yo sé que por no ofenderme
               a tu soledad te vas;
               no quieras, César, hacerme
               que te diga en esto más,
               ni tú menos entenderme.
               Déjame, César, primero
               cumplir con mi obligación;
               tu respuesta vitupero,
               pues me quitas la ocasión
               de mostrar lo que te quiero.
               Si Alejandro soy en dar,
               como tú en amar Leandro,
               no me quieras estorbar,
               que las galas de Alejandro
               pueda César heredar.


<<<
>>>

Pág. 047 de 126
La quinta de Florencia Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



CÉSAR:

               Señor, que te han engañado.

ALEJANDRO:

               Tú me engañas y me enojas.
               Ven para hablarla a mi lado,
               que de valor me despojas,
               de mi virtud conquistado.
               Pues a ti del más leal
               quieres que el mundo te nombre
               César, con fama inmortal;
               no me quites a mí el nombre
               del señor más liberal.
[Se va ALEJANDRO]

CÉSAR:

               ¿Qué es esto, Otavio?

OTAVIO:

               No sé;
               esto el Duque imaginó,
               y yo se lo confirmé,
               mas por no decirle yo
               que amabas a Laura fue.
                Mi intención era ocasión
               de darle satisfación.

CÉSAR:

               Tú me has muerto, Otavio, digo,
               porque un ignorante amigo
               mata con buena intención.
 
FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Acto II
Pág. 048 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ANTONIA, dama,
y CÉSAR
ANTONIA:

               César, ¿cómo o cuándo ha sido
               la desdicha en que me veo?
               ¿Cuándo tuviste deseo,
               César, de ser mi marido?
               Dime, ¿cómo estás tan triste,
               si pediste y alcanzaste?
               ¿Qué es lo que alcanzando hallaste,
               que tan presto enmudeciste?
               ¿Cómo así has enmudecido,
               que palabra no has hablado?
               César, aún no estás casado,
               ¿de qué estás arrepentido?


<<<
>>>

Pág. 049 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Antonia, si verdad fuera
               que yo te tuviera amor,
               digo amor, en el rigor
               que a este punto me trujera,
               no estuviera enmudecido,
               ni como me ves, helado,
               ni primero que casado
               estuviera arrepentido.
               Entré en tu casa a servir
               al Duque, y saliendo un día,
               me dio una melancolía,
               que me ha llegado a morir.
               Yo mismo, Antonia, no sé
               la causa de esta pasión;
               pienso que del corazón
               alguna enfermedad fue.
               Miró en esto el Duque un día,
               parecióle que te amaba,
               viendo que no me alegraba
               como otras veces solía.
               Dio en pensar que tanto mal
               procedía de tu amor,
               y que callaba el dolor,
               de noble, honrado y leal.
               Como es príncipe piadoso,
               tan grande, tan claro y justo,
               quiso más perder el gusto
               que dejarme a mí quejoso.


<<<
>>>

Pág. 050 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Hablóme y le respondí,
               desvaneciendo su intento;
               pensó que era cumplimiento,
               y trújome, Antonia, aquí,
               donde te pide y convida
               que me admitas por tu dueño,
               cosa, Antonia, que por sueño
               no me ha pasado en mi vida.
               De manera que si ha sido
               desdicha tuya en perder
               la gloria del pretender
               tan excelente marido,
               no estima menos la mía,
               pues fue causa mi disgusto
               de que perdiese su gusto
               el Duque por cortesía,
               que me obligase a mí,
               no habiéndome dado nada,
               pues no siendo de mí amada,
               no me ha dado nada en ti.

ANTONIA:

               Cuando me amaste, o tuviste
               imaginación de ser
               marido de una mujer
               a quien jamás pretendiste,
               ¡qué gran consuelo tuviera
               como fuera de ti amada,
               y que el verme desechada
               de alguna ocasión naciera!
               Pero que pierda el señor
               y que no gane el criado,
               no sé yo quién ha llegado
               a desventura mayor.
               Pues que no se halla medio
               para mi mal y su olvido,
               mira César, que te pido
               que procures mi remedio.


<<<
>>>

Pág. 051 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Yo, Antonia, ya tengo el mío,
               que es irme a mi casería,
               donde esta melancolía
               pase riberas del río.
               Y si el Duque preguntare
               por mí, puedes responder
               que tengo mucho que hacer
               en que mi mal se repare,
               y que después trataré
               de cosas, que importa al gusto.

ANTONIA:

               De su enojo y mi disgusto,
               yo sé quien la causa fue.

CÉSAR:

               ¿Quién? ¡Por tu vida! ¿Fue Otavio?

ANTONIA:

               No, sino mi resistencia.
               Perdió el Duque la paciencia,
               y túvola por agravio.

CÉSAR:

               No creas que de eso nace,
               sino de haber entendido
               que te adoro, y que tú has sido
               la que tanto mal me hace.
               No deshagas esta hazaña
               de su libre calidad,
               tan digna de eternidad
               en Francia, Italia y España.
               Que Alejandro no te diera
               si menos gloria alcanzara,
               porque tu gusto le amara
               y tu honor le resistiera.


<<<
>>>

Pág. 052 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ANTONIA:

               Yo pienso, César, llorar
               muy de veras este engaño.

CÉSAR:

               Yo, lo que resta del año
               en mi soledad pasar.
               Mira, señora, ¿qué quieres?
               Que estoy ya muy de partida.

ANTONIA:

               Que de mi honor y mi vida
               piensa que el estrago eres,
               y que a la gracia me vuelvas
               del Duque.

CÉSAR:

               Yo lo haré,
               y hasta entonces ¡por mi fe!
               que al hablar no te resuelvas.

ANTONIA:

               Perderás esos enojos,
               y yo perderé mis celos.

CÉSAR:

               ¡Ay, villana de los cielos,
               cuándo te verán mis ojos!
Vanse,
y sale LAURA con un cantarillo,
y BELARDO con el papel

BELARDO:

               ¿Esto había de pedir,
               Laura, a un hombre como yo?

LAURA:

               Luego ¿esto era mucho?

BELARDO:

               No,
               no me pudiera impedir,
               cuando ello posible fuera,
               que en tanta razón lo fundo,
               si en los límites del mundo
               se hallara o nacido hubiera.


<<<
>>>

Pág. 053 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Pues, ¿qué tiene ese papel
               que no esté puesto en razón?

BELARDO:

               Para burlas, pues lo son,
               no pocas has puesto en él.
               ¡Par Dios, Laura, que ese humor
               más es de una gran señora,
               que de humilde labradora!

LAURA:

               Dicen que quien tiene amor
               todo lo halla posible;
               ofensa a tu amor hiciera
               si lo posible pidiera,
               y pídote lo imposible.

BELARDO:

               Mira lo que dice aquí
               si a ti te parece poco,
               porque no me vuelvas loco,
               oye, y no me culpes.

LAURA:

               Di.


<<<
>>>

Pág. 054 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELARDO:

               "Tomarás cuatro estornudos
               del dios Baco en escabeche,
               de las cabrillas la leche
               y la habla de seis mudos,
               y luego seis libras toma
               de asaduras de aradores,
               y en quejas de ruiseñores,
               los echa en una redoma.
               Toma cuatro lunas viejas
               de adonde estén desechadas,
               y después de hechas tajadas,
               las cuece en miel de lentejas.
               Toma de influjos de estrellas
               seis celemines no más,
               y esto todo colarás,
               después de majado en pellas,
               por un paño de anascote
               del manto de la gran noche,
               y con la lanza de un coche,
               traído como almodrote.
               Ponlo en viéndola dormir,
               que ella dirá si le ofende,
               pero todo esto se entiende,
               si ella lo quiere decir.


<<<
>>>

Pág. 055 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿Y eso es muy dificultoso
               de buscar, Belardo amigo?

BELARDO:

               De que te burlas conmigo,
               Laura, yo no estoy quejoso,
               pero de que hagas favores
               a Doristo y a Roselo,
               pues a mí, con justo celo
               debes hacerlos mayores.
               Aunque rústico, he leído,
               y aunque pastor, he estudiado;
               sé de labranza y ganado,
               sé de amor y sé de olvido.
               Aunque he sido labrador,
               no siempre he sido grosero.

LAURA:

               Belardo, yo no te quiero
               confesar que tengo amor,
               pero si en las veras toco,
               está seguro también
               que eres en el mundo quien
               no puedo ni tengo en poco.
               En caso que el padre mío
               quiera casarme algún día,
               nadie como tú sería
               más dueño de mi albedrío.

BELARDO:

               ¿A todos preferirás?
               ¡Que a tan altas glorias vengo!
               ¿Quieres el alma que tengo?
               Mira que no tengo más.
               ¿Quieres que me vuelva loco?
               Porque con un cuerdo puede,
               bien que a tanto bien excede,
               estimar menos que poco.
               ¿Tal bien merecí de ti?


<<<
>>>

Pág. 056 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Tampoco, Belardo, quiero
               que te desvanezcas.

BELARDO:

               Muero
               en pensar que vivo en ti.

LAURA:

               Cerca estamos de la fuente;
               vete, no venga Dantea,
               o otro alguno que me vea
               estar contigo.

BELARDO:

               Deténte.

LAURA:

               ¿Qué quieres?

BELARDO:

               Mándame en tanto
               algo en que te sirva.

LAURA:

               Vete,
               y hazme un bello ramillete.

BELARDO:

               Robaré a la tierra el manto;
               quitaré las varias flores
               de que se muestra compuesto,
               mayormente las que han puesto
               transformaciones de amores,
               o las que mi amor imiten;
               aunque si pasas después,
               tú las darás con los pies
               más que mis manos les quiten.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 057 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Ni sé de amor, ni tengo pensamiento
               que me incline a pensar en sus memorias,
               que sus desdichas, como son notorias,
               de lejos amenazan escarmiento.
               Sus imaginaciones doy al viento,
               sirviéndome de espejos mil historias,
               y así de la esperanza de sus glorias,
               aún no tengo primero movimiento.
               Amor, Amor, no puedes alabarte
               de que rindió tu fuego mi albedrío,
               ni que en el campo voy de tu estandarte.
               Las flechas gastas en un bronce frío;
               no te canses, Amor, tira a otra parte,
               que es fuego tu rigor, y nieve el mío.
Vase;
salen CÉSAR y TEODORO

CÉSAR:

               Vuélvete acá, Teodoro,
               que aquí la quiero buscar.

TEODORO:

               ¿Qué es lo que quieres cenar?

CÉSAR:

               Esto que suspiro y lloro.

TEODORO:

               Anda, que vives cansado,
               y eso será desatino.

CÉSAR:

               No me ha cansado el camino;
               hame cansado el cuidado.


<<<
>>>

Pág. 058 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TEODORO:

               Perdices hay extremadas
               que hoy me trajo un cazador.

CÉSAR:

               ¿Son de lazo?

TEODORO:

               No, señor,
               antes vienen azoradas,
               que están de linda sazón.

CÉSAR:

               Todos cazan lo que emprenden;
               sólo a mí se me defienden
               su dureza y condición.
               En fin, ¿no quiso la grana?

TEODORO:

               Cosa ninguna tomó:
               hasta en no tomar mostró
               que es su condición villana.
               Conoce a lo que se obliga
               quien toma.

CÉSAR:

               Dices verdad;
               vete.

TEODORO:

               Adiós.
 
Vase TEODORO


<<<
>>>

Pág. 059 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               ¡Oh, soledad,
               de mis desdichas amiga!
               Descanso en ti solamente,
               porque en contemplar me agradas
               de una fiera las pisadas
               que trae veneno a esta fuente.
               ¡Ay de mí, que aquélla es!
               Que a la boca, para henchilla,
               pone allí una cantarilla,
               y sobre el mármol, los pies.
               ¡Oh, efeto de mi pasión,
               ansias débiles y tiernas,
               temblando me están las piernas
               del peso del corazón!
               Corazón de fuego y hielo,
               no peséis mientras pensáis,
               que si tanto me pesáis,
               daréis conmigo en el suelo.
               ¿De qué furioso león,
               de qué tigre estáis temblando?
               ¿Qué toro me está mirando,
               que así tembláis, corazón?
               ¿Así tiembla un caballero?
               No es animal, que es mujer,
               pero ¿dónde puede haber
               algún animal tan fiero?
               Y dado que mujer sea,
               ¿de qué Amazona tembláis?
               ¿Qué Lucrecia conquistáis?
               ¿Qué reina miráis, qué dea?
               ¿No es ésta una labradora
               con un cántaro de barro,
               y no el venablo bizarro
               de la bella cazadora?
               Pues, ¿cómo agora teméis
               a hacer las historias nuevas,
               que aquel príncipe de Tebas,
               o que desnuda la veis?
               ¡Que no sólo está vestida,
               sino de rigor armada!


<<<
>>>

Pág. 060 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Ha de haber en el tablado una fuente,
donde ha de haber estado todo este tiempo LAURA,
junto a ella, hinchiendo el cantarillo
LAURA:

               ¡Cielos! ¡Toda estoy turbada,
               de ver este hombre, ofendida!
               ¡Yo pensé que no volviera
               de la corte al monte más!

CÉSAR:

               ¡Deténte! ¿Dónde te vas?
               ¡Espera, Dafne ligera!
               ¡Plegue a Dios que en el laurel
               donde ella se transformó
               te vuelvas, para que yo
               ciña mi firmeza dél!
               Supe que tomar no quieres
               mi presente, para ser
               diferente, aunque mujer,
               de las más de las mujeres.
               Hasme enojado, pues veo,
               aunque esto siempre lo vi,
               que no me estimas a mí,
               pues no estimas mi deseo.
               Que yo te enfade, no es mucho,
               pues que no me tienes fe.


<<<
>>>

Pág. 061 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               De mí me espanto, a la he,
               César, de ver que os escucho.
               Sepamos qué obligación
               de no tomar me caería,
               lo que vuestro amor me envía,
               adonde falta razón.
               Si hubiera correspondencia
               de mí a vos, y despreciara
               vuestros dones, yo pensara
               que eran efetos de ausencia;
               pero si no puedo yo
               igualaros ni quereros,
               ¿de que podéis ofenderos?

CÉSAR:

               Igualarme, ¿cómo no?
               Que no me meto en quererme,
               pues imposible ha de ser
               despertar una mujer
               que a tan fieros golpes duerme.
               ¿Qué te falta, o qué no sobra
               en tu valor para mí?

LAURA:

               ¿No me entendéis?

CÉSAR:

               Laura, sí.


<<<
>>>

Pág. 062 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               César, quien obliga, cobra.
               No os canséis en obligarme:
               yo tengo resolución,
               que mil libras de pasión
               no dan de gusto un adarme.
               Basta que nuestros criados
               a vos se vuelven corridos
               de verse tan resistidos
               de mis intentos honrados.
               No permitáis vos también
               venir aquí donde os venza,
               para volver con vergüenza
               de mi forzoso desdén.
               Pues os basta estar corrido
               de ver que un liviano amor
               querrá derribar mi honor,
               tantos años defendido.
               No suelen los caballeros
               venir por aquí a estas horas
               a burlar las labradoras
               con regalos lisonjeros.
               Esas vanas falsedades,
               llenas de palabras feas,
               no son para las aldeas,
               gastaldas en las ciudades.


<<<
>>>

Pág. 063 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Que os juro que no podréis
               vencerme, aunque más finjáis,
               si en esta fuente os tornáis
               con lágrimas que lloráis.
               Y esto no es desprecio, no,
               que fuera descortesía,
               mas sola estimación mía
               y honor que profeso yo.
               Tengo un padre viejo, y tal,
               que puesto que es molinero,
               como al Duque le venero,
               vuestro señor natural.
               Y cuando no le tuviera,
               por mí sola no bastara
               el Rey que me conquistara
               para que a Dios ofendiera.
               Ya no hay remedio que os cuadre,
               pues que son tres contra vos:
               mi padre, después de Dios,
               y yo, después de mi padre.


<<<
>>>

Pág. 064 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               No te preguntaba yo
               toda aquesa historia junta.

LAURA:

               Por no escuchar la pregunta,
               la respuesta se alargó.

CÉSAR:

               Mil veces estoy pensando
               que te falta entendimiento.

LAURA:

               Que te sobra atrevimiento
               siempre estoy considerando.

CÉSAR:

               ¿No conoces que merezco
               una mujer, sea quien fuere?

LAURA:

               La que queréis, si no os quiere,
               como necia la aborrezco.

CÉSAR:

               Luego ¿aborréceste a ti?

LAURA:

               No, que vos no me queréis,
               porque sólo pretendéis,
               César, burlaros de mí.
               Quien quiere, quiere el honor
               y el bien de aquello que quiere;
               quien quiere el gusto, prefiere
               al santo honor el amor.
               César, mi honor defiendo.


<<<
>>>

Pág. 065 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               No le puedes tú perder,
               pues siendo humilde mujer,
               enriquecerte pretendo.
               No te faltará marido;
               y que mi mujer te hiciera,
               no dudes, si no tuviera
               al Médicis ofendido.
               Yo lo sé, porque lo temo,
               puesto que tu amor me anima,
               que aunque en extremo me estima
               me aborrecerá en estremo.
               Amóme por mi virtud;
               si en mí conoce esta falta
               una persona tan alta,
               y de tanta rectitud,
               no me ha de ver más la cara.
               Vuelve tú por mi opinión,
               que no es bien que tu afición
               me venga a costar tan cara.
               No fundes en interés
               del honor lo que es mejor;
               fúndate en amor, que amor
               se paga en lo mismo que es.
               Laura mía, Laura bella,
               más bella y más dura que el
               alma de piedra en laurel,
               que al mismo Sol atropella.


<<<
>>>

Pág. 066 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Que eres laurel bien se entiende
               de ese tu intento y valor,
               pues el rayo de mi amor
               no te toca ni te enciende.
               Si no fuera voluntad
               tan del alma aquesta mía,
               muchas mujeres había
               hermosas en la ciudad.
               No soy yo tan desechado,
               no tan viejo, ni tan feo,
               que no fuera mi deseo
               de algunas de ellas amado.
               Si tienes entendimiento,
               conoce aquesta verdad,
               y verás que su beldad
               no es honesto pensamiento.
               Mi llanto, pena y tristeza
               te muevan del César hora;
               que en fin, cuando un hombre llora,
               grande amor o gran flaqueza.


<<<
>>>

Pág. 067 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Ya conozco el falso estilo:
               por la fecha sé la mano;
               no conmigo, cortesano,
               lágrimas de cocodrilo.

CÉSAR:

               Mira, que me mataré.

LAURA:

               Mejor es que no matarme;
               quiero el oído taparme.

CÉSAR:

               ¿Eres piedra?

LAURA:

               No lo sé,
               pero mejor es quitar
               la ocasión.

CÉSAR:

               Laura bella,
               ¿qué desesperada estrella
               un bronce me obliga a amar?

LAURA:

               Déjame.

CÉSAR:

               Dame a beber
               con aquesa cantarilla;
               yo volveré luego a henchilla.
               Hazme, Laura, ese placer.
               Dame esa agua.

LAURA:

               ¿Agua pedís?

CÉSAR:

               Sí, para templar la boca.

LAURA:

               Es toda esta agua muy poca
               para el fuego que decís.
               Tomad, bebed.

CÉSAR:

               Muestra.

LAURA:

               ¡Cielo,
               poned alas en mis pies!
               Que está loco, y si lo es,
               corre peligro mi celo.
               Por estas ramas me voy.
 
En tanto que está bebiendo CÉSAR,
se va LAURA


<<<
>>>

Pág. 068 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               ¡Laura, Laura, Laura mía!
               Seguirte, Laura, podría,
               y dejar de ser quien soy.
               Pero si Apolo corrió
               tras de otro duro laurel,
               tras quien es lo mismo que él,
               ¿qué mucho que corra yo?
               Pero no, que si la sigo,
               cuando la venga a alcanzar,
               o la tengo de forzar,
               o la he de llevar conmigo.
               ¿Qué dije? ¡Válgame Dios!
               ¡Deténte, amor, que eres loco!
               ¡Honor, detenelde un poco,
               pues que sois tan cuerdo vos!
               ¡Detened este caballo
               tan fuerte, que me despeña!
               ¡Mirad que es fuego, y soy leña,
               que es rey y que soy vasallo!
               Ya habla el honor; pues hable
               no de Laura, laurel, roble;
               como es villana y soy noble,
               hay diferencia notable.
               Si fuera un tosco villano,
               no se ofendiera de mí;
               mas no voy bien por aquí,
               pues el argumento es llano.


<<<
>>>

Pág. 069 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Si noble la quiero bien,
               siendo villana tan llana,
               bien puede, siendo villana,
               querer a un noble también.
               ¡Terrible fue mi desdicha,
               no puede llegar a más!
               ¿De cuál amante jamás
               ha sido escrita mi dicha?
               ¡Que una labradora humilde
               me quite el Duque, mi dueño,
               la corte, el sustento, el sueño!
               ¡Cielos! que muero, decilde.
               Volved por mí, que estoy loco,
               no de amor, de lo que pierdo;
               que cualquiera que ama es cuerdo
               mientras que le cuesta poco.
               Mal me defendéis, honor;
               volvedme a reprehender.
               Yo, César, ¿qué puedo hacer
               donde tanto puede honor?
               Laura es hermosa, es crüel,
               quiere a un laurel, que es lo propio.
               Bien dice, no es medio impropio:
               ¡alto! buscaré un laurel.
               Vele aquí, mas son antojos,
               haréle ¡por Dios! pedazos;
               tiene ramas, no son brazos,
               tiene hojas, no son ojos.


<<<
>>>

Pág. 070 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               ¡Qué triste imaginación!
               Pues que consolarme quiero,
               perdiendo lo verdadero
               con los que retratos son.
               Árbol para triunfos ciertos,
               como fueras para mí,
               coronárame de ti
               si fueras árbol de muertos.
               Si en las vitorias has sido
               premio del que puede más,
               ¿cómo para mí serás?
               que soy de Laura vencido.
               Dicen que no crece amor
               donde no hay correspondencia
               y que con la resistencia
               ha venido a ser mayor.
               Yo amo y no soy amado:
               paga mi amor con olvido.
               ¿Cómo he de ser escogido,
               pues apenas soy llamado?
               ¡Que me abraso, que me muero!
               Piedad de mis dulces ojos,
               ¡tantos villanos enojos,
               a un alma de un caballero!
               Desnudaréme; haré cosas
               que muevan a compasión.


<<<
>>>

Pág. 071 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale BELARDO
BELARDO:

               Estos los mármoles son
               de aquellas fuentes hermosas
               donde a mi Laura dejé.
               Laura mía, mas ¡ay, triste!

CÉSAR:

               ¿Volviste, Laura? ¿Volviste?

BELARDO:

               Sin duda Laura se fue.

CÉSAR:

               ¿Quién eres, que a mi dolor
               estás presente?

BELARDO:

               ¡Ay de mí!
               ¿César no es aquéste? ¡Sí,
               y de esta quinta el señor!
               Algún mal grave le ha dado,
               ¿Qué tenéis? ¿Qué habéis habido?

CÉSAR:

               Desdichas, amigo, han sido,
               de un mal nacido cuidado.


<<<
>>>

Pág. 072 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELARDO:

               ¿Estáis acaso en desgracia
               del Duque? Habráos descompuesto
               envidia, que suele presto
               trocar en odio la gracia.
               ¡Ah, palacio mal seguro!
               Ved lo que puede el mandar:
               que es la envidia en el bajar
               lo que la yedra en el muro.
               Señor, haced buena cara
               a la Fortuna, aunque fiera,
               porque ninguno subiera,
               si no es que alguno bajara.
               Quiero avisar en la quinta
               antes que se pase el día;
               pienso que en la fantasía
               algunas quimeras pinta.
               Lo que acude de tropel
               a un cortesano perdido,
               memorias de lo que ha sido
               cuando ya no rezan dél.
               Quiero avisar a Teodoro
               y a los que con él están,
               adónde hallarle podrán.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 073 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Al fin, Laura, yo te adoro.
               Estaba en mi fantasía
               consultando la Razón,
               por ver si era obligación
               quererte bien, Laura mía.
               Sentóse el Entendimiento
               en su silla a presidir;
               dio la Memoria en venir
               con el uno y otro cuento.
               Alegó de tu hermosura
               la vista méritos tales,
               que más fueron celestiales
               que no de mortal criatura.
               Replicó el Honor que fuiste
               villana y mi desigual,
               que era contra ti fiscal,
               y supo cómo naciste.
               Amor, tu procurador
               dio una petición por ti;
               pidió término, y en ti
               fue buen término el rigor.
               Sacó un desprecio el proceso
               de tus desdenes tan malo
               que apenas hubo un regalo
               testigo en todo el suceso.
               Y estando toda la sala
               en aquesta confusión,
               dijeron a la Razón
               más de alguna razón mala.
               Echando al Entendimiento
               con una extraña crueldad,
               dieron a la Voluntad
               la presidencia y asiento.
               Y ella, como juzga ciega,
               aunque jamás te ofendí,
               me manda entregar a ti:
               ¡ved a qué fuego me entrega!
               Tú, sin guardar el decoro
               de reina, tan mal me tratas,
               que te adoro, y tú me matas,
               y en fin, Laura, yo te adoro.


<<<
>>>

Pág. 074 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen OTAVIO, CARLOS y TEODORO
OTAVIO:

               No hubiera yo venido, ni dejara
               que él viniera, Teodoro, si supiera
               que su mal se aumentara de esta suerte.

CARLOS:

               A lástima notable me ha movido.

OTAVIO:

               Podrá mover, señores, a las piedras.

CARLOS:

               ¿Es aquél que allí está medio desnudo?

TEODORO:

               Él es, sin duda.

OTAVIO:

               ¡Ah, César! ¿Qué es aquesto?
               Los caballeros nobles, los que aspiran
               a gobiernos, a fama, a pretensiones
               dignas de la nobleza de su sangre,
               los que son el espejo de la corte,
               en quien también sus ojos pone el príncipe,
               toman los demás virtüoso ejemplo,
               ¿se dejan olvidar de esta manera,
               del ser, gobierno, mando, obligaciones,
               espejo, ejemplo y lo demás que debe
               un hombre a ser quien es?


<<<
>>>

Pág. 075 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS:

               Muy mal parece,
               señor César, que un hombre de las partes
               que Dios ha puesto en vos, las aventure
               de esta manera por tan vil sujeto.
               Esto no es cosa que ella lo agradece.
               Si fuera una señora que entendiera
               esos efetos de un amor tan loco,
               y dándoles lugar en la memoria
               los pagara después con muchas lágrimas,
               no fuera mucho hacer esas locuras;
               pero una villaneja que no sabe
               más de llevar el agua a su molino
               e ir al monte, a la corte y al aldea
               con la carga del pan y de la leña,
               y por ventura sufre los requiebros
               de algún villano con mejores ojos,
               es lástima que os quite la memoria
               de quien sois, tan a costa de la vida,
               y no menos del alma y de la honra.

CÉSAR:

               Corrido estoy que así me hayáis hallado,
               y de que Carlos como estoy me vea;
               que en fin, Otavio, de mi mal testigo,
               no importa que lo fuera en mis flaquezas.
               Carlos, mancebo sois, hombre de ingenio,
               ¿quién duda que sabréis por experiencia
               o por lo que en los libros habréis visto,
               la gran fuerza de amor?

CARLOS:

               ¿Queréis agora
               darnos disculpa?


<<<
>>>

Pág. 076 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               ¿No es razón?

CARLOS:

               No, César,
               sino entrar en su casa libremente,
               quitársela a su padre aquesta noche,
               y en gozándola, darla algún dinero,
               que lo tendrán los dos a gran ventura.

OTAVIO:

               Carlos dice muy bien, que entre villanos,
               la fuerza solamente es de provecho.
               ¡Mucho entiende de efetos amorosos
               una hija, por Dios, de un molinero!
               Estas quejas son buenas para Orlando,
               desvanecido por la bella Angélica,
               empero para vos, de ningún modo.
               Aquí tenéis amigos tan del alma,
               que por vos perderán hacienda y vida,
               criados en la quinta y buenas armas.
               Vamos luego, que el manto de la noche
               encubre el sol, y sin gastar palabras,
               lágrimas, quejas, voces y suspiros,
               la gozaréis a todo vuestro gusto.

CÉSAR:

               Amigos, ya parece que serena
               su cara el cielo, que se quita el aire,
               que ha parecido el sol, la luz hermosa,
               que se tranquila el mar, que llego al puerto.
               Dadme aquesta mujer de cualquier modo.

OTAVIO:

               ¡Qué grave Elena, que robar intentas!
               Perdiérase Florencia como Troya.
               ¡Vamos de aquí!


<<<
>>>

Pág. 077 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Bien dices, que el más pobre
               es quien menos amigos tiene y goza,
               y aquel que tiene más, ése es más rico.
               Vosotros sois, amigos, mi riqueza;
               por vosotros saldré de esta locura,
               que amor gozado, puesto que estoy loco,
               bien sé que para en arrepentimiento.
               ¡Vamos! Y tú, Teodoro, prevén armas.

OTAVIO:

               Armas y gente, la que basta y sobra.

TEODORO:

               Bastan media docena de arcabuces,
               para cuarenta mundos de villanos.

CÉSAR:

               Y más si se fabrican de mi fuego.

CARLOS:

               Presto verás tu gusto.

CÉSAR:

               ¡Ah, Laura, ingrata,
               así se ha de tratar a quien maltrata!
Vanse y
salen ROSELO con una alforja,
DORISTO con una cesta tapada, y LAURA

LAURA:

               ¿Que de Florencia venís?
               ¿Que habéis en Florencia estado?

ROSELO:

               Y aun hubiéramos llegado
               a Nápoles y a París.
               No hemos dejado botica
               donde no hayamos mostrado
               las cédulas.

LAURA:

               ¿Que os han dado
               lo que pedí?


<<<
>>>

Pág. 078 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DORISTO:

               ¡Cosa rica!

LAURA:

               Pues ¿de adónde lo traéis?

DORISTO:

               En Florencia un estudiante,
               pienso que era nigromante,
               por cinco reales o seis,
               nos dio bastante recado.

LAURA:

               ¿Traéislo?

ROSELO:

               Yo traigo el mío
               en esta alforja, que fío
               que viene muy bien guardado.

LAURA:

               Muestra a ver.

ROSELO:

               Este papel
               es la flor de azar de dados,
               que son dos ases pintados
               a manera de clavel.
               Ésta es del ángel la pluma,
               que de un retablo quitó,
               que allí de bulto halló,
               que no en el cielo presuma.
               Éste es papel de arrebol
               de cierta luna menguante,
               y éste, leño del gigante,
               el palo del guardasol.
               Las coces de los caballos
               del sol traigo en este lomo:
               Sol se llama un mayordomo,
               y fui a su casa a esperallos.
               Ésta es cáscara del huevo
               del cisne, y ésta la oliva
               de la paloma.


<<<
>>>

Pág. 079 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¡Así viva,
               que eres gallardo mancebo!

ROSELO:

               El humo de la escopeta
               traigo en esta caja.

LAURA:

               A ver.

ROSELO:

               Saldráse, no es menester
               vello; lo que es del poeta
               varias imaginaciones,
               traigo en aqueste librito,
               y dentro de este vasito,
               del mosquito los riñones.

LAURA:

               (Bravamente lo han cumplido. (-Aparte-)
               Alguno los ha engañado.)
               Muestra tú.

DORISTO:

               También he hallado
               todo lo que me has pedido.
               La tos de Lucrecia es ésta.
Tose DORISTO

LAURA:

               Tente, bueno está.

DORISTO:

               El viento
               de la nave cogí a tiento,
               y traigo en aquesta cesta.

LAURA:

               Muestra.

DORISTO:

               No tiene color,
               ni cuerpo para tocar,
               pero tan cierto es estar,
               como yo que os tengo amor.
               Éste es hilo de Teseo.


<<<
>>>

Pág. 080 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿Tan gordo?

DORISTO:

               Hilólo su agüela
               que era ya muy vieja; en vela,
               no tiene sueño Morfeo,
               pero venid a mi cama
               desde las once a las seis,
               adonde hallarle podéis.
Sale LUCINDO,
padre de LAURA

LUCINDO:

               Siempre al lado de su dama,
               siempre acá en conversación.
               ¡Váyanse al monte malhora!
               ¡Y qué ufana la señora
               está oyendo su razón!

LAURA:

               ¿Yo, señor?

LUCINDO:

               Yo, señor, pues;
               ¡váyanse luego!

ROSELO:

               Sí harán.

LUCINDO:

               Pues ¿qué aguardan?

ROSELO:

               Ya se irán,
               que no se han de ir en sus pies.
 
Vanse los dos


<<<
>>>

Pág. 081 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               ¿Para qué, Laura, entretienes
               estos necios?

LAURA:

               Preguntaba
               lo que en Florencia pasaba,
               como cuando de allá vienes.

LUCINDO:

               Hija, una honrada mujer
               no tiene que preguntar;
               del preguntar y el hablar
               nace luego el responder;
               del responder, la amistad,
               del amistad, el desprecio,
               y más, amistad de un necio,
               que es peste la necedad.

LAURA:

               Ya tienes satisfación
               de que, aunque vivo sin madre,
               sé que te tengo por padre,
               y que sé tu condición.
               Si la honra se perdiese,
               en tu pecho se hallaría.

LUCINDO:

               Lo que la bajeza mía
               a lo menos permitiese.
               Pero en ser de labrador,
               que en esto es común la ley,
               que entre el labrador y el rey,
               hago espejo del honor.
               El cortesano se nombra
               con diferente grandeza,
               mas no hay pelo en la cabeza
               que no piense que hace sombra.
               Haz, por tu vida, que allá
               no traten esos de ti,
               porque tu remedio en mí
               no duerme, despierto está.
               Este Belardo es buen mozo,
               y ha que sirve muchos años.


<<<
>>>

Pág. 082 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿Finges aquestos engaños,
               por verme el alma en el gozo?

LUCINDO:

               No, sino porque es mi gusto.

LAURA:

               Y el tuyo mi voluntad.

LUCINDO:

               Ruido siento, y en verdad
               que a estas horas me disgusto.
Salen CÉSAR, OTAVIO, CARLOS,
TEODORO y gente con escopetas

CÉSAR:

               Entrad con libertad.

OTAVIO:

               ¡Mirad qué alcázar,
               sino un molino pobre!

LUCINDO:

               ¿Qué es aquesto?
               ¡Oh, vecinos! ¡Oh, César!

CÉSAR:

               ¡Oh, Lucindo!

LUCINDO:

               ¿Háseos perdido acaso alguna caza?

CÉSAR:

               La caza que buscamos es aquésta:
               asid a Laura.

LUCINDO:

               ¡Ay, desdichado!
               ¡Ay, mísero de mí! César, ¿qué haces?

CÉSAR:

               Andad, buen viejo, que ésta es honra vuestra;
               yo daré buen marido a vuestra hija
               y a vos muy buena renta, de manera
               que dejéis esa vida trabajosa.


<<<
>>>

Pág. 083 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               No soy, traidor, aunque villano pobre,
               tan vil que venda yo mi propia sangre,
               ni padre tan avaro, que mi hija
               te dé por la codicia de tu hacienda.
               Que en aqueste molino derribado
               soy más bueno que tú cuarenta veces
               en tu quinta pintada y llena de armas;
               que esta harina que cubren estas puertas
               es más limpia que el oro de las tuyas.

CÉSAR:

               Buen viejo, si queréis guardar la vida,
               no habléis en ofensa de mi gusto.

LUCINDO:

              ¿Sabes que hay Dios?

CÉSAR:

              ¡Pues no!

LUCINDO:

              ¿Sabes que hay duque?

CÉSAR:

              Y le sirvo en su casa.

LUCINDO:

              Pues avísote.

LAURA:

               ¡Ah, padre! ¡Ah, padre mío! ¿Así me dejas
               en poder de estos fieros?

LUCINDO:

               Hija mía,
               si te comprara con piadosas lágrimas,
               si con la sangre de mis secas venas,
               no dudes que la diera por tu honra.

CÉSAR:

               Tirad con ella.

LAURA:

               ¡Ah, padre!


<<<
>>>

Pág. 084 de 126
La quinta de Florencia Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Llévanla, y queda solo LUCINDO
LUCINDO:

¡Ah, fiero bárbaro!
¡Águila, que me llevas mi paloma!
¡Valiente, que a un pobre molinero...!
¡Ah, gente! ¡Amigos, hola!
Salen BELARDO, ROSELO
y DORISTO, molineros

BELARDO:

¿Qué es esto? ¿Que dais voces?

ROSELO:

¿No os vais ahora, bueno?

LUCINDO:

A mi Laura querida lleva César.

BELARDO:

¿César, el dueño de esta casería?

LUCINDO:

César es dueño de esta infame hazaña.

BELARDO:

¡Vamos allá! ¡Rompámosle las puertas!

LUCINDO:

¿Con cuáles armas?

BELARDO:

Piedras son bastantes.

LUCINDO:

Venid conmigo.

DORISTO:

¡Oh, perro!

ROSELO:

¡Ay, Laura mía!

LUCINDO:

¡Justicia, Duque de Florencia!

ROSELO:

¡Ah, cielos!

LUCINDO:

¡Justicia, noble Médicis!

DORISTO:

¡Da voces!

BELARDO:

No temas, pues a todos nos conoces.


<<<
>>>

Acto III
Pág. 085 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen LUCINDO, BELARDO y ROSELO
BELARDO:

               Parece que a entrar no aciertas.
               ¿Qué tienes ya que temer,
               honra, fama y vida muertas?

LUCINDO:

               Apenas oso poner
               los ojos en estas puertas.

ROSELO:

               ¿Qué mal te puede venir,
               pues que vienes a pedir
               tu justicia?

LUCINDO:

               Temo entrar.

ROSELO:

               Prevén un honesto hablar,
               y está seguro al salir.

LUCINDO:

               Ofendo al mayor señor
               del mundo en este temor,
               que dudar de su justicia
               es ofender con malicia
               la fama de su valor.
               Es el Médicis famoso,
               tan justo con el que es rico,
               con el pobre tan piadoso,
               tan igual al grande y chico,
               tan freno del poderoso,
               que le agravio en no atreverme.
               ¿Qué hará agora?


<<<
>>>

Pág. 086 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELO:

               Acaso duerme,
               que estos señores muy tarde
               se levantan.

LUCINDO:

               Dios le guarde;
               aquí puedo entretenerme.
               ¡Qué bellísima portada!
               ¡Válame Dios, qué de pechos
               tienen por aquí la entrada!
               unos a lisonjas hechos
               y otros con filos de espada.
              ¡Qué de quejosos también!
               o porque favor les den
               o porque les pagan mal.
               En fin, éste es un caudal
               de un gran linaje de bien.
               Representa a Dios un hombre
               que está puesto en este estado.

BELARDO:

               Calla, padre, y no te asombre
               haber en su casa entrado
               sin traje, vestido y nombre,
               pues como dices, conoces
               su valor.


<<<
>>>

Pág. 087 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               A su valor
               dará mi justicia voces,
               que atrás deja en el temor
               las hojas de honor feroces.
               Estas doradas molduras,
               estas puertas levantadas
               con ricas arquitecturas,
               sin ser de justicia honradas,
               fueran humildes y escuras.
               No las columnas en torno,
               no los jaspes con adorno:
               la justicia los realce,
               que no quiere que se ensalce
               la lisonja y el soborno.
               Estas armas bien ganadas,
               no por estar bien grabadas
               esas grandezas merecen;
               por justicia resplandecen
               en las tarjetas doradas.

BELARDO:

               ¡Qué de historias hay aquí!
               Todas son claras hazañas
               de los Médicis.

LUCINDO:

               Yo fui
               testigo en tierras extrañas
               y en las propias muchas vi.
               No siempre fui labrador,
               algún tiempo fui soldado.

ROSELO:

               ¡Oh, cómo muestra valor
               en aquel caballo armado!


<<<
>>>

Pág. 088 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               No fue el de Marte mejor.
               Esta gran casa fundó
               Cosme de Médicis.

BELARDO:

               ¡Qué hombre!
               El mundo dél se admiró.

ROSELO:

               No se olvidará su nombre.

LUCINDO:

               ¡Qué bien le conocí yo!

ROSELO:

               ¿Para qué se labra aquí
               esta insigne fortaleza?

LUCINDO:

               Alejandro quiere así
               asegurar su cabeza.

ROSELO:

               Pues ¿tiene enemigos?

LUCINDO:

               Sí,
               que la virtud soberana,
               nunca deja de seguilla
               la envidia fiera inhumana.

BELARDO:

               ¿Esta casa es maravilla?
               ¡Deleite es Villacayana!

LUCINDO:

               Ésa labróla Laurencio
               de Médicis.

ROSELO:

               Dad silencio,
               que sale el gran Duque a misa.

LUCINDO:

               Poco en la real divisa
               del griego se diferencia.


<<<
>>>

Pág. 089 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale el Duque ALEJANDRO,
con guardas, y CELIO
ROSELO:

               Agora puedes llegar;
               atraviésate a sus pies
               y no le dejes pasar.

LUCINDO:

               ¡Señor! ¡Ah, señor!

ALEJANDRO:

               ¿Quién es?

LUCINDO:

               Yo soy, que te quiero hablar.
               Si jamás, señor, tuviste
               lástima a algún hombre triste,
               huérfano y desconsolado,
               tenla de mí, que he llegado
               a un mal que jamás oíste.
               La pobreza de este viejo,
               la desventura y lealtad
               en tanta edad, sin consejo:
               no apartes tu autoridad
               de que les sirva de espejo.
               Mírame, y verás en mí
               un agravio que me han hecho,
               y también es contra ti,
               que llamado de tu pecho,
               osé llegar hasta aquí.
               Tu justicia acostumbrada
               y tu virtud: no es posible
               que no levante la espada,
               con que maldad tan terrible
               pueda quedar castigada.
               Que si se disimulase
               y sin castigo quedase,
               no hay duda de que otra gente
               se atreviese hasta tu frente,
               y de ella el laurel quitase.


<<<
>>>

Pág. 090 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               Buen viejo, apártate aquí,
               donde los que me acompañan
               no te oigan.

LUCINDO:

               Harélo así.

ALEJANDRO:

               ¿En qué lágrimas se bañan
               tus barbas?

LUCINDO:

               ¡Triste de mí!
 

ALEJANDRO:

               Amigo, aunque las culpas y delitos
               graves y de importancia, es justa cosa
               castigallos en público, mil veces
               de la improvisa furia pesa al príncipe,
               porque el pecado es natural al hombre,
               y si tomarse de él enmienda puede
               sin la severidad del grave escándalo,
               y no excediendo de las leyes lícitas,
               parece que el jüez le da más crédito.
               Esto te he dicho, porque en tus palabras
               me has dado a sospechar que te ha ofendido
               alguno de mi casa, y no querría
               afrentarlos en público, pudiendo
               castigar en secreto su delito.
               Dios puso por pastores a los príncipes
               para que guarden, velen y reparen
               la más ínfima plebe, no sufriendo
               que el poderoso y rico los agravie;
               dime aquí, sin que nadie nos entienda,
               de qué te quejas, y la causa.


<<<
>>>

Pág. 091 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Escucha:
               sabrás qué es, y que la causa es mucha.
               Sobre las aguas del río
               que por la ribera corre
               de esta famosa ciudad,
               tu patria y de tus mayores,
               famoso Duque Alejandro
               de Médicis, cuyo nombre
               vive, a pesar de la envidia
               de lenguas en mil naciones,
               tengo un molino en que vivo:
               cien ovejas, dos pastores,
               hacienda de mis abuelos,
               ¡qué mayorazgo tan pobre!
               Seguí mozuelo las armas,
               los romanos atambores,
               antes que pasase a Francia
               Carlos a los españoles.
               Guiábame la virtud,
               y el natural retiróme
               adonde colgué la espada
               y troqué el laurel en roble.
               Caséme y tuve una hija;
               murió su madre y quedóme
               por gobierno y compañía,
               aunque con años catorce.
               Fue creciendo en la virtud
               y en los años, cuyos loores
               no te digo por ser padre,
               que dirás que son conformes.
               Ya que estaba en buena edad
               para casarla, se opone
               mi desdicha a su virtud.
Llora

ALEJANDRO:

               Prosigue, amigo, no llores.


<<<
>>>

Pág. 092 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Cerca de aqueste molino
               labró un caballero noble
               una casa de placer,
               casi a la mitad del bosque.
               Apenas oso decirte
               el nombre, porque es el hombre
               que más quieres en tu casa,
               y más estima tu corte.
               Pero, pues es tan forzoso,
               si las señas no conoces,
               César se llama, en quien cesa
               de los Césares el nombre.
               Salió a caza, señor,
               este César por los montes,
               ya con los ligeros perros,
               ya con los pardos halcones.
               Y alguna vez, que por dicha
               topó con Laura en las flores
               de un prado, que de unas peñas
               las vertientes aguas coge,
               se enamoró de tal suerte,
               que procuró desde entonces
               vencerla con sus regalos,
               moverla con sus razones;
               mas viendo que era imposible,
               y que el oro y seda en cofres
               era contrastar con vidrios
               de su honestidad las torres,
               con sus criados y amigos
               vino a mi casa una noche,
               con más armas y arcabuces
               que si los quitara a Londres.


<<<
>>>

Pág. 093 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Y de mis brazos, que ya
               sus secos nervios encogen,
               la fría sangre en las venas,
               aunque corazón me sobre,
               me robó mi amada hija
               con tan infames razones
               que a mí me daba dinero,
               y a Laura, marido y dote.
               Asíase la cuitada
               a mis brazos, dando voces
               para que fuesen mis canas
               sagrado de sus traiciones.
               Pero cual suele el villano,
               que con la segur de un golpe
               derriba el olmo y la hiedra,
               así nos aparta y rompe.
               Llevómela de mis brazos,
               gran Alejandro, y llevóme
               el alma y el honor mío,
               y a su castillo se acoge.
               Mira tú si has visto padre
               con más tristes ocasiones
               de dolor y de ventura
               en tan notable desorden.
               Junté mi pobre familia
               por armas y petos dobles,
               mohosas lanzas y espadas,
               que el largo tiempo corrompe.


<<<
>>>

Pág. 094 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Y en llegando a sus puertas
               a las ventanas se ponen,
               y quizá por espantarnos,
               ponen al hombro las voces
               y tiran tres arcabuces,
               a quien el eco responde,
               cuyo plomo, si le había,
               no quiere Dios que nos tope.
               Yo, viéndome sin remedio,
               dejo el robo y los traidores,
               y echándome en aquel suelo,
               pienso abrir su centro a voces.
               Pasé dos días así,
               y el ver que hay Dios levantóme
               una noche al cabo de ellos,
               y cercó la casa y monte,
               donde a mis tristes suspiros,
               acaso, no sé por donde,
               Laura dijo: "Padre mío,
               ya que este villano torpe
               satisfizo sus deseos,
               atada y muerta, no enojes
               al cielo, pues en la tierra
               hay príncipes y señores.
               Vete a los pies del gran Duque,
               y porque el caso disforme
               no pienses que es por mi culpa,
               esos cabellos recoge."
               Arrojóme los cabellos,
               que con sus manos feroces
               se arrancó Laura llorando,
               y díjeles mil amores.
               Besélos, y en mi arrugado
               pecho los puse, y sirvióme
               de píctima su sustento,
               que me faltaba tres noches.
               Vine desde allí a tus pies
               para que venganza tome,
               y para aqueste castigo
               de laurel tu frente adornes.


<<<
>>>

Pág. 095 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               Buen viejo, no te aflijas, que contigo
               tengo el crédito justo, que este agravio
               tendrá presto el castigo que merece;
               mas guárdate: no sea que levantes
               a César este grave testimonio
               y me obligues a cosa que te cueste
               quitarte la cabeza de los hombros,
               porque César es hombre bien nacido,
               bienquisto de mi casa y de mi corte
               y con fama de casto y venturoso;
               pero siendo verdad, no pongas duda,
               que no te quejarás de que Alejandro
               no te hizo justicia.

LUCINDO:

               Señor mío,
               el caso es cierto, y para prueba basta
               que tenga allá mi hija; vuestra alteza
               puede enviar jüez, siendo servido,
               y verá que es verdad.

ALEJANDRO:

               Pues vete luego
               a tu casa, donde hoy seré tu huésped,
               y allí sin falta comeré contigo,
               y guárdate: no digas esto a nadie.

LUCINDO:

               Guárdete el cielo. Vamos, hijos míos.

BELARDO:

               ¿Qué has negociado?

LUCINDO:

               Oiréislo en el camino.
 
Vanse LUCINDO, ROSELO y BELARDO


<<<
>>>

Pág. 096 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIO:

               ¿Qué te quieren, señor, estos villanos?

ALEJANDRO:

               Hame dicho aquel viejo que en su tierra
               anda un gran jabalí que le destruye
               su hacienda, y con mil lágrimas me pide
               que solamente.... Haz, Celio, por tu vida,
               que mientras oigo misa, ensillen.

CELIO:

               Creo
               que le dieras albricias al villano.

ALEJANDRO:

               (¡Así, César traidor! Agora entiendo (-Aparte-)
               la causa de este mal, y lo que había
               para dejar de hacer el casamiento
               que os estaba tan bien; pues estad cierto
               que no venza mi amor vuestra malicia,
               ni en los Médicis falte la justicia.)
Vanse, y salen DANTEA y DORISTO

DANTEA:

               ¿Por adónde la has hablado?

DORISTO:

               Por detrás de su jardín,
               entre unas matas echado,
               porque allí fuera mi fin
               si fuera de alguno hallado.

DANTEA:

               ¿Qué tal está?

DORISTO:

               Sin sentido.
               No la hubiera conocido
               por la cara tan feroz
               que allí tiene, si la voz
               no me tocara al oído.


<<<
>>>

Pág. 097 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DANTEA:

               ¿Qué te dijo?

DORISTO:

               Mil tristezas,
               de mil lágrimas bañadas,
               a quien hasta las durezas
               de estas montañas peladas
               ablandaran sus ternezas.
               Contóme cómo la había
               aquel tirano forzado,
               y cómo se defendía;
               yo, enamorado y turbado,
               más lloraba que entendía.
               Dijo que estaba encerrada
               en un aposento.

DANTEA:

               Acaso
               estará de él olvidada,
               porque es el segundo paso
               de toda mujer gozada.
               En la iglesia dijo el cura,
               Doristo, que cuando Amón
               gozó con fuerza perjura
               de su hermana y de Absalón,
               que fue [Tamar] la hermosura,
               de suerte la aborreció,
               que ella mucho más sintió
               que la echase aborrecida,
               que la honestidad perdida,
               aunque al alma le llegó.
               Y así pienso que estará
               Laura aborrecida ya,
               de ese florentín Tarquino.


<<<
>>>

Pág. 098 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DORISTO:

               ¿Quién viene por el camino?

DANTEA:

               No llames, que cerca está.

DORISTO:

               Si no me engaña, Dantea,
               esa rama de taray.

DANTEA:

               No es señor; para bien sea.
Salen LUCINDO, ROSELO y BELARDO

LUCINDO:

               ¡Dantea!

DORISTO:

               Nuesamo, ¿qué hay?

LUCINDO:

               Lo que es bien que el mundo crea
               de tal príncipe y señor,
               de un Médicis, en efeto,
               donde es tan propio el valor.

BELARDO:

               ¡Qué príncipe tan discreto!

ROSELO:

               ¡Qué santo legislador!

LUCINDO:

               Ya viene a comer aquí.

ROSELO:

               Sólo diz que quiere entrar.

LUCINDO:

               Aunque labrador nací,
               de comer le quiero dar.

DANTEA:

               ¿Decíslo de veras?

LUCINDO:

               Sí.
               Ve, por tu vida, Dantea,
               y adereza que coma,
               como con presteza sea.

DANTEA:

               Muestra aquesas llaves.

LUCINDO:

               Toma,
               y como al uso de aldea.
 
Vase DANTEA


<<<
>>>

Pág. 099 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELARDO:

               Su nobleza, padre, es tal,
               que se hallará entre el sayal,
               y comerá a nuestra mesa.

LUCINDO:

               De que no tenga, me pesa
               hoy, de Alejandro el caudal.
               Sacad una mesa aquí,
               con los manteles mejores.
Va DORISTO por la mesa
               ¿No canta Tirrena?

ROSELO:

               Sí.

LUCINDO:

               ¿Y Lauso?

ROSELO:

               También, que ignores....

BELARDO:

               De eso me espanto.

LUCINDO:

               ¡Ay de mí,
               estoy sin entendimiento!

BELARDO:

               Lucindo, mostrad contento
               y verá el Duque mejor
               que tenéis honra y valor,
               y que hacéis su mandamiento.

LUCINDO:

               Bien decís, porque ninguno
               de los que vienen con él
               sabe mi mal importuno;
               está la venganza dél
               en que no lo sepa alguno.


<<<
>>>

Pág. 100 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Saca DORISTO una mesa muy pobre
ROSELO:

               Aquí ya la mesa está.

LUCINDO:

               ¡Qué pobreza!

DORISTO:

               ¿No está limpia?
               ¿Qué pena, Lucindo, os da?

ROSELO:

               Por aquel pie se columpia.

LUCINDO:

               Ponle un canto.

ROSELO:

               Bien está.

LUCINDO:

               ¿Toallas?
Ponen unos manteles y servilletas toscas

BELARDO:

               No son sencillas,
               pero son de Laura y tuyas.

LUCINDO:

               ¿Hay silla?
Saca una silla de costillas, mala

DORISTO:

               La de costillas.

ROSELO:

               Tendrá en el aire las suyas,
               si acá no hay bordadas sillas.

LUCINDO:

               ¿Habrá principio?

DORISTO:

               No sé;
               legumbre es nuestro principio.


<<<
>>>

Pág. 101 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELO:

En tus alientos se ve.

BELARDO:

Comerá Doristo un ripio,
como entre alcorzas esté.

DORISTO:

Vos, en adobo, un jumento.

LUCINDO:

Eso, sí; mostrad contento.

BELARDO:

¿Qué mayor se ve, ni alcanza,
que el día de la venganza?

LUCINDO:

 El cielo sabe el que siento.

DORISTO:

Rüido de gente suena,
que del molino el rüido
encubre.

LUCINDO:

¡Sea en hora buena!

ROSELO:

¡Señor, el Duque ha venido!
Tu venganza el cielo ordena.

BELARDO:

Él entra.


<<<
>>>

Pág. 102 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ALEJANDRO, Duque,
y gente de guarda,
y CELIO, de caza
LUCINDO:

               ¡Oh, heroico señor!
               ¡Qué inmortal ha de vivir
               mi casa con tu valor,
               que veo de grandeza henchir
               con las obras de tu honor!
               El río corre más fuerte:
               sospecho que viene a verte,
               y como en las ruedas toca,
               a música las provoca
               por donde sus aguas vierte.
               Todas estas alamedas,
               parece que están cantando
               a imitación de las ruedas,
               porque dice el viento blando
               que no están las hojas quedas.
               Por este monte vecino
               resuena el monte un divino
               acento a las aves junto,
               llevándolas contrapunto
               la cítara del molino.
               Trigo vierten los graneros
               ya sobre las tolvas, blancos;
               todos estos molineros
               se han puesto vestidos blancos
               por venir de fiesta a veros.


<<<
>>>

Pág. 103 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Mirad bien cómo pasáis,
               que os teñiréis con la harina;
               pero no, que ya lo estáis
               de la grandeza divina
               que hoy a los Médicis dais.
               Si queréis de nuestro oficio
               parte, altísimo señor,
               tomar aqueste ejercicio,
               porque tenga más valor
               lo que sabéis que codicio.
               Que este río, hacer me obligo,
               de cristal, sus arboledas
               de esmeraldas, como digo,
               y moleré en estas ruedas
               aljófar en vez de trigo.

ALEJANDRO:

               Buen huésped: yo estoy contento
               de tu buen acogimiento,
               que estas humildes cabañas,
               en tus sinceras entrañas,
               hacen un rico aposento.
               Ya que en tu molino ves
               mi persona, es bien que al doble
               te estimes.

LUCINDO:

               Beso tus pies.

Texto
ALEJANDRO:

               Para que un noble a algún hombre
               puedas igualar después.
               ¿Cuándo iremos a buscar
               aquel fiero jabalí?

LUCINDO:

               Aún no acabas de llegar;
               descansa, señor, aquí,
               pues te deja descansar,
               que no se nos puede ir.


<<<
>>>

Pág. 104 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               ¿Eso habemos de temer?

LUCINDO:

               Ha hecho para dormir
               cama de yerba y placer.

ALEJANDRO:

               Pues yo le sabré seguir,
               en caso que se levante.

LUCINDO:

               Metió una cierva, señor,
               en su casa el arrogante,
               y con extraño furor
               la deshizo en un instante.

ALEJANDRO:

               Pues si él tiene qué comer
               no saldrá de su acogida.

LUCINDO:

               Allí le puedes coger.

ALEJANDRO:

               Costarle tiene la vida,
               o yo no tendré poder.

LUCINDO:

               Justo parece, en verdad,
               que nos come nuestra hacienda.
               . . . . . . . . . .

ALEJANDRO:

               (¡Que este villano me entienda, (-Aparte-)
               y hable con tal propriedad!
               ¡Oh, fuerza del santo honor!)

LUCINDO:

               Pienso que os diera dolor
               la ciervecita que mata.

ALEJANDRO:

               (¡Qué bien de su historia trata!) (-Aparte-)

LUCINDO:

               Del bosque fue la mejor,
               blanda, tierna, humilde y mansa.

ALEJANDRO:

               Como agora, que no importa,
               mientras mi fuerza descansa.

LUCINDO:

               Si este cuello el Duque corta,
               grandes tiranos amansa.
               Sentaos, señor, a comer,
               en aquesta pobre mesa.


<<<
>>>

Pág. 105 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               Yo lo he mandado traer,
               mas de mandarlo me pesa,
               pudiéndolo vos tener,
               que fue poner en un hombre
               tan honrado mal conceto.

LUCINDO:

               La bajeza de mi nombre
               os hizo a vos tan discreto.

ALEJANDRO:

               (¿A quién hay que esto no asombre?) (-Aparte-)
               No entre, Celio, la comida;
               vuélvase a la gente allá.

CELIO:

               Estaba ya apercebida.

ALEJANDRO:

               Del huésped la mesa está
               antes de esto proveída.

CELIO:

               ¿Meterán un par de platos?

ALEJANDRO:

               Tampoco aquí he de comer,
               que tener aquesos tratos
               con quien esto sabe hacer,
               es de huéspedes ingratos.
               Sentaos, buen viejo.

LUCINDO:

               Señor,
               yo he de servir de rodillas.

ALEJANDRO:

               Yo os quiero hacer este honor:
               tengamos iguales sillas,
               que habéis menester valor.

LUCINDO:

               Gran señor.

ALEJANDRO:

               No repliquéis;
               así la presa gocéis
               de aquel jabalí arrogante.


<<<
>>>

Pág. 106 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Llevando esta luz delante,
               vencido me le daréis.

ALEJANDRO:

               Sentaos.
Siéntanse en un banquillo

LUCINDO:

               Ya, señor, me asiento,
               mas no con atrevimiento,
               ni el alma arrogancias fragua,
               que era de un molino de agua
               hacer molino de viento.

ALEJANDRO:

               (¡Qué entendido labrador!) (-Aparte-)

LUCINDO:

               Comed de aquesta pobreza,
               ya que gustáis, gran señor,
               de cifrar vuestra grandeza,
               con hecho de tanto amor.

ALEJANDRO:

               ¿Qué hay debajo de este plato?
               ¿Es papel?

LUCINDO:

               Gran señor, sí.

ALEJANDRO:

               ¡Buen principio!

LUCINDO:

               Aunque no trato
               de esto, por principio os di
               de esta virtud un retrato.


<<<
>>>

Pág. 107 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Abre ALEJANDRO el papel y léele
[|-
ALEJANDRO: ]

               "El principio de la comida del buen príncipe
               es la consideración de quien eligió de sus
               súbditos esté a semejantes horas con hambre
               de justicia."
 
               ¡Buen principio! Yo le tomo
               por tal, y este día le quiero,
               si así mis descuidos domo.
               (Pensé que era molinero. (-Aparte-)
               Con un filósofo como.
               Alejandro vino a ver
               a Diógenes un día,
               y hoy lo mismo vino a ser,
               y de esta filosofía
               tengo mucho que aprender.)
               ¿Qué gente es ésta?

ROSELO:

               Han venido
               a dar placer a su Alteza.

ALEJANDRO:

               ¿Cantan?

ROSELO:

               Lo que han aprendido
               de este bosque en la aspereza.

ALEJANDRO:

               En todo discreto ha sido;
               tengo notable afición
               a la música.

ROSELO:

               Tirrena,
               cantad alguna canción,
               mientras comen norabuena
               Júpiter y Filemón.


<<<
>>>

Pág. 108 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Cantan los MÚSICOS,
que han de haber salido
cuando se asienta a comer el Duque
MÚSICOS:

               "El blanco pecho desnudo,
               entre las pequeñas sierras
               que del medio levantadas
               forman una blanca senda,
               con una sangrienta daga
               que la esmalta y atraviesa
               de rubíes y crueldad,
               está la casta Lucrecia.
               Mirándola estaba Roma,
               levantada su cabeza
               de sus siete montes altos,
               coronada su soberbia.
               El Tibre, padre de Remo,
               llorando lágrimas tiernas
               quiere anegar la ciudad
               por satisfacer su afrenta.
               ¡Oh, Lucrecia desdichada!
               Que si en el tiempo nacieras
               de este famoso Alejandro,
               gran Médicis de Florencia,
               no te mataras así,
               pues era cosa muy cierta
               que él vengara tus agravios,
               y tú con honra vivieras."


<<<
>>>

Pág. 109 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               ¿También por acá se sabe
               esta historia?

LUCINDO:

               Sí, señor.

ALEJANDRO:

               Tras un principio süave,
               filósofo labrador,
               ¿cómo un ejemplo tan grave?
               Por mi fe, que la comida
               me ha de entrar en buen provecho.

BELARDO:

               Trae postre.

LUCINDO:

               Que os pida,
               ya de mi honor satisfecho,
               sea de vos bien recibida,
               desatino me parece,
               siendo vos, señor, aquel
               que esta humildad engrandece.

DORISTO:

               Aquí hay postres.

ALEJANDRO:

               Y un papel,
               por postre también se ofrece.
Toma el papel ALEJANDRO y léele
               "El postre de la comida del buen príncipe, es
               que a tales horas todos sus súbditos estén
               satisfechos de sus agravios."
 
               No comeré yo jamás
               que de esto haya algún quejoso.


<<<
>>>

Pág. 110 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale DANTEA
DANTEA:

               Dos ciervas, si no son más,
               por este bosque frondoso
               van dejando el aire atrás.
               Por la ventana las vi
               que cae al río, señor.

ALEJANDRO:

               Pues ¡alto! Vamos de aquí,
               que a vueltas de este rumor
               se cazará el jabalí.
               ¿Quién es esta labradora?

LUCINDO:

               Mi sobrina, a tu servicio,
               que ha hecho por Laura agora
               de cocinera el oficio.

DANTEA:

               Eso, Lucindo, os desdora;
               mas ya que el señor lo sabe,
               le suplico me perdone
               las faltas.

ALEJANDRO:

               ¡Buen rostro!

CELIO:

               Grave.

ALEJANDRO:

               Yo, porque presto se abone
               cuanto en esta casa cabe,
               tomad vos esta cadena,
               para que cuando volvamos
               tengáis guisada la cena.

DANTEA:

               No para que te sirvamos,
               para atarnos será buena.

ALEJANDRO:

               Todos saben responder.
               Tomá esta sortija vos,
               por la canción.


<<<
>>>

Pág. 111 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MÚSICO 1:

               Al volver
               oiréis, gran príncipe, dos
               que os darán mucho placer:
               Una de vuestros pasados
               cuando vinieron de Grecia,
               y otra de sus esforzados
               hechos, que hoy la fama precia,
               de su valor aumentados.

ALEJANDRO:

               ¿Adónde está por aquí
               la casa de César?

BELARDO:

               Cerca.

ALEJANDRO:

               Pues, pasemos por allí.

ROSELO:

               Detrás está de esta alberca.

ALEJANDRO:

               Que yo en mi vida la vi.

LUCINDO:

               De camino la veréis,
               gran Duque, que no es muy tarde.

ALEJANDRO:

               Guiadnos vos, pues sabéis;
               huésped, nada os acobarde,
               que hoy al jabalí tendréis.

LUCINDO:

               Vuestros perros harán presa.

ALEJANDRO:

               Bien le valdrá la carlanca.

LUCINDO:

               Por la corcilla me pesa,
               que era como nieve blanca,
               y de manchalla no cesa.
 
Vanse todos,


<<<
>>>

Pág. 112 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


y salen CÉSAR y LAURA
CÉSAR:

               Alza los ojos, no hagas
               fáciles los imposibles.
               Mira que su luz estragas
               ya con tres cosas terribles;
               mal mi amor, Laura, me pagas.
               Habrá estrellas en el suelo
               si dél no quitas los ojos;
               rompe de la noche el velo
               de estas lágrimas y enojos.
               Serene el arco su cielo
               y pase tu tempestad,
               y toda mujer se esfuerza
               de hacer la necesidad
               virtud, porque tras la fuerza
               se rinde la voluntad.
               Yo te obligué con la mía,
               con regalos, con promesas;
               tú siempre rebelde y fría
               a un hombre que otras empresas
               altas en los pies tenía.


<<<
>>>

Pág. 113 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Pues viendo yo que por ti
               no servía al Duque un hora,
               ni estaba en corte ni en mí,
               y que una noble señora
               con un grado te perdí,
               y que vine a quedar loco
               de tu desdén, hice acuerdo
               con quien tú estimas en poco;
               y con su consejo cuerdo
               a esta fuerza me provoco,
               con la cual tomó venganza
               de tu aspereza mi amor.
               Esfuerza tu confianza,
               que te pagaré mejor
               que tú tienes la esperanza.
               Este Teodoro es un hombre
               de virtüoso renombre,
               muy de bien, muy bien nacido:
               éste será tu marido,
               porque mi bondad te asombre.
               Daréte dos mil ducados,
               viviréis en esta casa,
               de mi hacienda regalados,
               donde él mejor que un rey pasa
               los veranos abrasados.
               Tendréis doscientos y más
               de salario aquí los dos;
               si tú sospechosa estás,
               no me olvidaré ¡por Dios!
               de tu remedio, jamás.
               Y aquí podré yo gozarte
               sin que falte al Duque, un día
               que venga a holgarme y hablarte,
               ¿no es verdad, Laura?


<<<
>>>

Pág. 114 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Desvía.

CÉSAR:

               Mi vida, quiero abrazarte.

LAURA:

               ¡Suéltame, infame grosero!
               Que si hasta aquí procediste
               como vil tirano fiero,
               en lo que agora dijiste,
               como falso caballero.
               ¿Parécete, por tu vida,
               que una fuerza resistida
               con tan heroico valor,
               se verá a dueño menor
               eternamente rendida?
               Conténtate de haber sido
               quien con violencia tan loca
               venció mi honor resistido;
               no me deshonre tu boca
               con darme ese vil marido;
               que yo, puesto que no quieres,
               te tendré en ese lugar;
               tú solo, César, lo eres,
               pues me pueden consolar
               otras burladas mujeres.
               Y no te doy este nombre
               porque te haya amor cobrado,
               que antes, para que te asombre
               el rigor que has aumentado,
               aborrezco hasta tu nombre.
               Y si por necesidad
               por algún resquicio había
               entrado en mi voluntad
               amor, ya salió este día
               con mayor velocidad.
               ¿Yo, marido? ¿Yo, en tu casa?
               ¿Yo, en tu casa? ¿Yo, tu amiga?


<<<
>>>

Pág. 115 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Eso de límite pasa
               y razón.

LAURA:

               ¿Quieres que diga
               que quien me goza me casa?

CÉSAR:

               ¿Y es malo?

LAURA:

               Sí, que no veo
               disculpa en eso, traidor,
               sino cansarse el deseo,
               trocarse el odio en amor,
               lo que ya del tuyo creo.
               ¿Qué más aborrecimiento
               que casarme? Mas tenéis
               todos ese bien violento
               porque luego aborrecéis
               tras el primero contento.

CÉSAR:

               ¿Yo aborrecerte, mi vida?
               ¡Ea, Laura; ea, mi bien!

LAURA:

               Suéltame, infame, homicida
               de mi honor.

CÉSAR:

               ¿Tanto desdén?
               Habla bien, si eres servida,
               que me gastas la paciencia.

LAURA:

               ¿Respuesta esperas honrada?

CÉSAR:

               Sí, que hay mucha diferencia,
               porque una mujer gozada
               no tiene tanta licencia.

LAURA:

               Antes sí, porque el agravio
               hace al más honesto labio
               que se descomponga y mueva,
               no a quien con gusto la lleva.


<<<
>>>

Pág. 116 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Entra OTAVIO
OTAVIO:

               Caso extraño.

CÉSAR:

               ¿Qué hay, Otavio?

OTAVIO:

               Viniendo el Duque a cazar,
               a vuestra quinta ha llegado.

CÉSAR:

               ¿Quiere adelante pasar?

OTAVIO:

               No, porque si ya no ha entrado,
               debe de querer entrar.

CÉSAR:

               ¿Qué haré?

OTAVIO:

               ¿De qué os turbáis?

CÉSAR:

               ¿Esconderé a Laura?

OTAVIO:

               Sí.
Entra CARLOS

CARLOS:

               ¡Qué descuidados estáis!

CÉSAR:

               ¿Cómo?

CARLOS:

               Alejandro está aquí,
               señora, ¿cómo no os vais?

LAURA:

               ¿Que me vaya? Que me place.

CÉSAR:

               Deténte, que bueno fuera
               que la viera el Duque, y hace
               extremos que la entendiera.

CARLOS:

               Todo es honra.

OTAVIO:

               De eso nace;
               escondelda.


<<<
>>>

Pág. 117 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Este aposento
               es para ello acomodado.
               Entra presto.

LAURA:

               ¡Ah, cielo, atento
               a mi mal! ¿Si habrá llegado
               ya tu castigo violento?

CÉSAR:

               Entra, y apenas respires,
               aunque arder el mundo mires.

OTAVIO:

               Laura, ni tosas ni hables.

CÉSAR:

               ¿Qué sucesos hay?

OTAVIO:

               Notables.

CARLOS:

               No te aflijas.

OTAVIO:

               No suspires.
Vase LAURA,
y sale ALEJANDRO, CELIO, LUCINDO,
ROSELO, BELARDO, DORISTO, DANTEA,
TEODORO y gente de guarda

ALEJANDRO:

               ¿Y está César aquí?

TEODORO:

               Sí, señor mío.

ALEJANDRO:

               ¿Ha mucho?

TEODORO:

               Habrá seis días.

OTAVIO:

               Llega, César.

CÉSAR:

               Señor, ¿vuestra grandeza honra esta casa?

ALEJANDRO:

               ¡Oh, César! Yo os prometo que ella puede
               honrar a cualquier príncipe que ponga
               los pies en ella.


<<<
>>>

Pág. 118 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Por merced tan grande,
               señor, me dé los suyos vuestra Alteza.

ALEJANDRO:

               Héme holgado de ver tantas pinturas,
               tan ricas salas, tan bien hechas cuadras,
               tan bien acomodados los retretes;
               tiene gentil portal, y esas ventanas
               prometen un bellísimo horizonte
               a los ojos que miran los jardines.

CÉSAR:

               La pintura, señor, es extremada,
               la casa pobre, aunque en alegre sitio;
               de Miguel Ángel son aquellos cuadros,
               y del Ticiano aquella Filomena,
               que forzada se queja de Tereo.

ALEJANDRO:

               Ésa miré con atención un rato:
               ¡qué fiero está Tereo, y qué quejosa
               la bella Filomena!

LUCINDO:

               Allá en lo lejos
               se queja bien a Pandión, su padre.

ALEJANDRO:

               ¿También sabéis de historias vos, buen viejo?

LUCINDO:

               Como soy padre, aficionéme luego
               a la persona de aquel rey quejoso,
               viendo cómo ha sentido el ver su hija
               en poder de un tirano.

CÉSAR:

               Razón tuvo,
               que era rey en efeto.


<<<
>>>

Pág. 119 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCINDO:

               Aunque rey fuera
               entonces, como yo, tosco villano,
               sintiera con igual dolor su afrenta.

ALEJANDRO:

               Tiene razón, porque la honra, César,
               es de tal condición, que hasta las fieras,
               hasta los más salvajes animales
               la estiman y agradecen a los cielos;
               el blanco cisne el adulterio venga,
               y el león de Albania la castiga y mata
               a la leona, si su afrenta huele,
               y por eso se lavan las leonas
               cuando han cometido aquel delito.
               ¿No tienes vidrios en aquesta casa?

CÉSAR:

               Perdióseme la llave de un retrete
               donde pudiera acaso vuestra Alteza
               hallar algunos que le dieran gusto.
               ¿Dónde has comido?

ALEJANDRO:

               Aquí comí, en el campo.
               ¡Abran ese retrete, por tu vida!

CÉSAR:

               Yo me holgara, señor, que hubiera llave.
               ¿Cuándo se irá a Florencia vuestra Alteza?

ALEJANDRO:

               Hoy me pienso partir; mas mira, César,
               que quiero ver aquestos vidrios tuyos.

CÉSAR:

               ¡Hola! ¿Tienes la llave?

TEODORO:

               Hase perdido.

CÉSAR:

               Otro día, señor, que a honrarme vengas,
               los sacarán a aquesta sala todos.
               ¿Quieres ver los jardines?

ALEJANDRO:

               ¡Abran, César,
               este retrete!


<<<
>>>

Pág. 120 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


OTAVIO:

               (¡Aquesto va de veras!) (-Aparte-)

ALEJANDRO:

               ¡Ábranle, por mi vida, y no me enojes!

CÉSAR:

               Sin llave, ¿cómo?

ALEJANDRO:

               Con romper la puerta.

CÉSAR:

               Quebraránse, señor, algunos vidrios.

ALEJANDRO:

               No importa, que ya alguno está quebrado.

OTAVIO:

               (César, callar y oír es lo que importa. (-Aparte-)
               ¿No ves que viene aquí de Laura el padre?)

CÉSAR:

               Señor, ¿quiéresme oír?

ALEJANDRO:

               Di lo que quieres.

CÉSAR:

               Cuando viniste estaba entretenido
               aquí con una dama de Florencia:
               por tu respeto la escondí; no gustes
               que aquí la vea toda aquesta gente.

ALEJANDRO:

               César, hombre soy yo, y todos son hombres;
               abre, que no se espanta de eso nadie.

CÉSAR:

               Tú gustas, quiero abrir; vergüenza tengo.
[CARLOS habla aparte a OTAVIO]

CARLOS:

               Hoy temo al Duque.

OTAVIO:

               Y yo le temo, Carlos,
               que en el rostro le he visto nuestra pena.

CARLOS:

               Pienso que el cielo esta venganza ordena.


<<<
>>>

Pág. 121 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale LAURA, muy triste
LAURA:

               Invictísimo Alejandro,
               segundo del nombre en Grecia,
               donde tus Médicis nobles
               traen su ilustre descendencia,
               el primero en el valor,
               que de tal abuelo hereda,
               y de tan famosos padres,
               que dieron gloria a Florencia:
               ved con piedad, que es tan propia
               de vuestras entrañas mesmas,
               la mujer más desdichada
               y con mayor inocencia.
               Laura soy, invicto Duque,
               y éste que a vos me presenta
               es mi viejo honrado padre,
               noble, aunque de humildes prendas:
               él con lágrimas amargas
               que sus blancas canas riegan,
               yo con las que veis de sangre
               de mi honor y mi vergüenza.
               Duélaos su cara afligida,
               y mi edad, señor, os duela,
               porque entre vuestras hazañas
               la presente resplandezca.


<<<
>>>

Pág. 122 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               No pido ya a un padre pobre
               que me vengue de esta afrenta
               contra un hombre poderoso
               y en una campaña yerma,
               sino al príncipe y a vos,
               que nos ampara y gobierna,
               que vos sois padre y señor,
               os toca vengar mi afrenta.
               Paréceme, excelso Duque,
               que ni más notables muestras
               ni lágrimas más amargas
               ni más lastimosas quejas
               os pueden dar mi dolor.
               Mirad bien en mí y en ellas
               una música acordada
               de dos voces y mil penas.
               Mirad al alto, señor,
               puesto en la mayor bajeza,
               y el contrabajo contento,
               que en cualquier punto disuena.
               Pobre soy, mas soy honrada,
               Laura humilde pero honesta;
               justicia, Alejandro noble,
               aunque injusticia parezca.
               Amáis a César y es justo,
               pero si os ofende César,
               no consintáis, gran señor,
               que quien os ama, os ofenda.


<<<
>>>

Pág. 123 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               César, ¿qué disculpa das
               de esta maldad, de esta ofensa?
               Mas ¿cómo has de dar disculpa?
               ¡Que no es posible tenerla!
               Antes que digas palabra,
               sé la historia, y porque entiendas,
               Carlos y Otavio, que vengo
               a esto sólo de Florencia.
               Llamadme de aquesas guardas
               quien más ancha espada tenga,
               que a los tres en esta sala
               haré cortar las cabezas.

CÉSAR:

               Señor, ¿cuándo César dijo...?

ALEJANDRO:

               No hay aquí César; ya cesa
               su amor con este delito.
               Éste es fin de esta tragedia:
               los tres habéis de morir.

CÉSAR:

               Pues señor...

ALEJANDRO:

               ¡Brava insolencia!
               ¿Tú hablas? ¡Venga un verdugo!

CÉSAR:

               ¿Sin oír? ¡Crueldad es ésa!


<<<
>>>

Pág. 124 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALEJANDRO:

               Pues ¿qué más tengo de oír?
               Oigo tanto, que quisiera
               ser sordo, por no escuchar,
               traidor, infamias como éstas.
               ¿Merecíate mi amor,
               y aquella hazaña en que llega
               a vencerse de sí misma,
               de mi valor la excelencia?
               ¿Aquel darte a quien tú sabes,
               que al fin con sospecha queda
               de mi amor y voluntad,
               esta vil correspondencia?
               ¿Así a las hijas de pobres,
               que porque no tienen fuerza
               las ampara mi persona,
               las han de afrentar las vuestras?
               ¿A mis vasallos, traidor?

LUCINDO:

               Señor, si ella se contenta
               de que sea su marido,
               ¿permitirás que lo sea?

ALEJANDRO:

               No sé yo si ella querrá,
               pero como ella consienta,
               daréle a mi César vida,
               para que servirla pueda.

LAURA:

               Señor, por no ver morir
               un hombre con tanta afrenta
               satisfaciendo la mía,
               le perdonaré la deuda.


<<<
>>>

Pág. 125 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS:

               César, responde que sí.

OTAVIO:

               Respóndela que sí, César,
               que el Duque no hablara así
               si no es que así lo sintiera.

CÉSAR:

               Señor, ¿no basta dotarla?

ALEJANDRO:

               Eso has de hacer, y con ella
               te has de casar.

CÉSAR:

               Pues, ¿dotarla
               y casarme?

ALEJANDRO:

               ¡Bien te quejas!
               Dotarla, por si murieres
               sin heredero, en treinta
               o cuarenta mil ducados.

CÉSAR:

               ¡Qué rigurosa sentencia!
               ¿A una mujer que no es noble?

ALEJANDRO:

               ¡Cómo no! Llana es la prueba,
               ¡vive el cielo! que su padre
               come conmigo a mi mesa.
               Pues según esto, si tú,
               César, me sirves en ella,
               y él en ella está sentado,
               él te hace diferencia.

CÉSAR:

               ¿A tu mesa?

ALEJANDRO:

              ¡Hoy, en su casa!
               No repliques.

CÉSAR:

               Laura bella,
               dadme esa mano, y a vos
               os pido, padre, las vuestras.

ALEJANDRO:

               También has de dar al viejo,
               porque descanse en su tierra,
               César, quinientos ducados
               de lo mejor de tu renta.


<<<
>>>

Pág. 126 de 126
La quinta de Florencia Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CÉSAR:

               Digo, señor, que lo haré.

ALEJANDRO:

               Y guárdate de que sepa,
               César, que la tratas mal,
               pues la cabeza te queda.

CÉSAR:

               Yo la serviré, señor.

ALEJANDRO:

               Vosotros, aunque pudiera
               castigaros, sólo quiero
               que no estéis más en Florencia.

CARLOS:

               Guárdete el cielo, gran Duque.

OTAVIO:

               Larga vida te conceda.

BELARDO:

               Perdí mi cierta esperanza,
               mas no importa que se pierda.
               Parabién te damos todos.

ROSELO:

               Tu gusto a Roselo alegra.

DORISTO:

               Parabién te da Doristo.

DANTEA:

               Y mil abrazos Dantea.

LUCINDO:

               ¡Viva el gran Duque Alejandro!
               Con que da fin la comedia
               del gran Médicis famoso,
               primero Duque en Florencia.
 
Vanse todos por su orden
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<