La romera de Santiago: 110

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 110 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Sale el conde don LISUARDO
con cadena
LISUARDO:

               Desdichas, ¿qué me queréis?
               ¿Qué pretendéis de mí, agravios?
               No me persigáis, memorias;
               dejadme morir, cuidados.
               ¿Qué infierno es este que miro
               adonde ya, por extraño
               y forastero del mundo,
               los rayos del sol no alcanzo,
               si no son los de las iras
               de otro Sol menos avaro,
               en correr los paralelos
               de las fortunas que paso?
               Mas, en parte--¡oh Sol hermoso!--
               muero contento, pensando
               que gozando a Sol, di al sol
               celos y envidia a sus rayos.
               Y si tu desdén supiera
               cuánto más me ha enamorado
               la posesión, podría ser
               que te obligara el milagro.
Tocan dentro una guitarra
               Si no me engaño, imagino
               que un instrumento han tocado;
               músicos deben de ser
               del terrero de Palacio,
               que, al silencio de la noche,
               fía sus ansias cantando
               algún amante. A tocar vuelven,
               ¡qué ocioso cuidado!


<<<
>>>