La santa Juana, primera parte: 004

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 004 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



GIL:

               Todo ese bien y ventura
               que nos habéis deseado,
               os vuelva el cielo doblado
               con la bendición del cura;
               que ya mi Elvira imagina
               que, con favores sin tasa,
               Dios bendice nuesa casa
               por virtud de la madrina.
               Pues si en tales regocijos,
               porque más dicha nos cuadre,
               la madrina es casi madre
               y los novios son los hijos,
               el bien que el cielo la ofrece
               es bien que a los novios caya,
               porque nos digan, "Bien haya
               quien a los suyos parece."
               Juana es la vertú de España
               tan buena como el buen pan.
               Juan Vázquez, su padre, es Juan,
               que basta, y aquí en Hazaña,
               nueso puebro, es tan amado
               del poderoso y del chico,
               que con ser hombre tan rico
               de ninguno es envidiado.
               Quien los conoce, los llama
               de toda esta Sagra espejos;
               él es dechado de viejos
               y ella de doncellas fama.
               Y así padrinos los nombra
               por participar su estima;
               que al que buen árbol se arrima
               le cobija buena sombra.


<<<
>>>