La santa Juana, primera parte: 005

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 005 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Basta, Gil, no digáis más;
               págueos la alabanza Dios,
               que es propio al bueno, cual vos,
               decir bien de los demás.
               Yo y mi Juana, a vos y a Elvira
               os quedamos obligados,
               que sois ya nuesos ahijados;
               y, pues mi afición os mira
               cual hijos, ved lo que os cuadre
               en mi casa, que desde hoy
               hijos sois y padre soy.

LOS DOS:

               ¡Viváis mil años, compadre!

JUAN:

               Hablad, Juana, a vuestra ahijada.

SANTA:

               Vos, padre, habláis por los dos.
               Hágaos sierva suya Dios,
               Elvira, y muy bien casada.

LLORENTE:

               Propia bendición de santa;
               breve, en fin, y compendiosa.

TORIBIO:

               Siesta hace rigurosa,
               vuestro sosiego me espanta.
               Hagamos algo.

GIL:

               Mi bien,
               no sale el.sol tan bizarro
               cuando en su lucido carro
               alumbra el mundo.

CRESPO:

               ¡Qué bien!
               Reírme del dicho quiero.
               Muy bien sabéis requebrar,
               mas quiérote preguntar,
               Gil, si el sol es carretero.
               Que si en carro le rotulas,
               cuando muestra su arrebol,
               podrá ser que quiera el sol
               comprarme mi par de mulas.


<<<
>>>