La santa Juana, primera parte: 006

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 006 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



GIL:

               Crespo, déjanos aquí.

CRESPO:

               ¡Quién oyera al sol ligero
               decir siendo carretero,
               ¡arre, mula, pesia á mí;
               y de Madrid a Toledo,
               cuando llueve o hace barro,
               junto a Cabañas el carro
               atascado, tieso y quedo,
               echar votos!

TORIBIO:

               Majadero,
               ¿el sol había de votar?

CRESPO:

               Sí, par Dios, y aun renegar,
               si es que el sol es carretero.
               ¡La necedad en que ha dado
               nuestro lenguaje español!
               No hay estrellas, luna o sol,
               plata, oro o cristal helado,
               que luego no dé con ello
               en la cara de su dama.
               El hombre que quiere y ama,
               la hace de oro el cabello,
               porque tiene algunos rojos;
               perlas los dientes; cristal
               la frente; el labio coral,
               y soles después los ojos.
               ¡Válgate el diablo! Repara,
               amante, que una mujer
               es imposible traer
               tanto en un palmo de cara.


<<<
>>>