La santa Juana, primera parte: 010

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 010 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               ¿Yo?

GIL:

               Tú.

LLORENTE:

               Comienza.

TORIBIO:

               Comienza.

LLORENTE:

               Paréceme a mí que Amor
               será un pequeñuelo infante
               de alegre y bello semblante,
               trapacista, enredador,
               desnudo por el calor
               de su irreparable fuego,
               con dos alas, medio ciego
               y amigo de hallarse en todo,
               con el indio, con el godo,
               con el español y el griego.
               Serán sus propios efetos
               sujetar con dulces daños
               floridos y verdes años
               y engañar libres sujetos;
               volver los necios discretos
               y Demóstenes los mudos,
               romper de Gordio los ñudos
               y oprimir con leyes graves,
               desde las vestidas aves
               hasta los peces desnudos.
               Son los efectos de amor
               mezclar penas con consuelos,
               satisfaciones con celos
               y esperanzas con temor;
               el favor y el disfavor,
               lo amargo con lo sabroso,
               lo cierto con lo dudoso,
               como yo he experimentado,
               pues que vivo enamorado,
               triste, confuso y celoso.
               Ya yo he dicho, Elvira hermosa.


<<<
>>>