La santa Juana, primera parte: 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 012 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               ¿Y en qué?

GIL:

               En octavas.
               Amor, conforme yo le he imaginado,
               será como quien es, hijo de herrero,
               un muchacho mal hecho, corcovado,
               asido de los fuelles, negro y fiero;
               su madre enredadora le habrá dado
               algunas licioncillas de hechicero,
               con que las brasas sopla y fuego atiza
               del descuidado amante a quien hechiza.
               Su propiedad y efeto no consiste
               sino en quitar el seso y sufrimiento
               al pobre amante en cuya esfera asiste,
               obligando a locuras su tormento;
               y así ya está el amante alegre y triste,
               celoso, confïado, descontento;
               ya teme, ya es valiente, ya travieso.
               ¡Mal haya, amén, amor que quita el seso!

LLORENTE:

               ¿Cómo, Gil, recién casado.
               y amor tan aborrecido?
               O tu estás arrepentido
               o sin duda que has hablado
               por boca de ganso.

CRESPO:

               ¿Hay tal?

GIL:

               Por mi honra volver quiero;
               yo, el amor que vitupero
               no es el amor conyugal,
               que aquése es tan atinado
               que idolatro en sus favores.


<<<
>>>