La santa Juana, primera parte: 016

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 016 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Señor Loarte: ¿por aquí
               con tan gran calor?

FRANCISCO:

               ¡Oh, amigo!
               Mi inclinación, cual veis, sigo.
               ¿Qué es esto? ¿Qué hacéis así?

JUAN:

               Cásase Gil, mi crïado,
               con Elvira de Añover,
               y sálense a entretener
               el calor, cual veis, al prado.

FRANCISCO:

               Por muchos años y buenos.

GIL:

               Siéntese aquí su mercé.

FRANCISCO:

               ¿Sois vos el novio? Sí haré;
               ninguno dirá a lo menos
               que vuestra esposa no es bella.

GIL:

               Como quiera que seamos,
               señor Loarte, aquí estamos,
               para servirle, yo y ella.

DON JUAN:

               La madrina es tan hermosa
               que más parece divina
               que humana.

FRANCISCO:

               ¡Ay Dios! ¡Qué madrina
               tan bella!

CRESPO:

               Sí, no es mocosa.

DON JUAN:

               Esta doncella, ¿quién es?

JUAN:

               Mi hija Juana, señor.

FRANCISCO:

               Venturoso labrador
               que tan precioso interés
               tiene en casa, y quien emplea
               en ella hacienda y ventura.
               No he visto tal hermosura.

JUAN:

               Así, así, como de aldea.
               Al menos mi senectud
               se llama en verla dichosa.


<<<
>>>