La santa Juana, primera parte: 022

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 022 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen MARCO ANTONIO
y LUDOVICO de camino
MARCO ANTONIO:

               Perdí recién casado
               mi patrimonio y mi florida hacienda;
               y el crédito quebrado,
               que tuvo en pie mis gustos y mi tienda,
               me enseñó, Ludovico,
               cuán presto es pobre el mercader más rico.
               Dejé mi amada esposa
               en confïanza de su fe y mi miedo,
               y el alma temerosa
               de Toledo salió, y quedó en Toledo;
               que cuando Amor no calma,
               suele animar dos cuerpos sola un alma.
               Rompí la blanca espuma
               del proceloso y húmedo elemento
               y al Perú llegué, en suma,
               después que vi la muerte entre agua y viento,
               y me dio el mar noticia
               del peligro a que pone la codicia.
               Hallé parientes ricos
               con cuya ayuda reparé los daños
               que ya juzgo por chicos,
               y en el discurso breve de dos años,
               con hacienda sin tasa,
               vengo a gozar mi esposa, patria y casa.
               Éstas son sus paredes,
               depósito que guarda su hermosura;
               besar sus piedras puedes
               como reliquias, si la noche obscura
               te estorba que divises
               la casa de Penélope y Ulises.
               Aquí, hecha España Grecia,
               me labra mi Artemisia un Mauseolo;
               aquí vive Lucrecia,
               en lealtad y belleza Fénix solo.
               Llama, que ésta es la puerta
               cerrada al vicio, a la virtud abierta.


<<<
>>>