La santa Juana, primera parte: 024

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 024 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JULIO:

               Sí, ya es hora.
Vanse

LUDOVICO:

               Dos hombres han saltado,
               pienso que de tu casa, y ya se han ido.
               Suspenso te has quedado.

MARCO ANTONIO:

               "Por Dios, que es bella moza y que el marido
               dejó a riesgo un buen talle."
               ¡Honor! ¿Así os arrojan en la calle?
               Mira, mira si duermo.

LUDOVICO:

               Despierto estás.

MARCO ANTONIO:

               Luego ¿mi daño es cierto?
               ¿Si acaso como enfermo
               que frenético ve sombras despierto,
               no he visto mis enojos?
               Pero mi casa es ésta, estos mis ojos.
               No ha sido Leonor casta,
               no, que escaló mi fama un enemigo;
               tú eres testigo, y basta
               en cosas del honor sólo un testigo.
               ¡Malhaya quien confía
               de la mujer la honra un solo día!
               ¿Quieres que éntre y acabe
               pasando su lascivo y flaco pecho?

LUDOVICO:

               Un delito tan grave
               si queda con vengarse satisfecho,
               ¿quieres que vuelva en brasa
               las adúlteras piedras de esta casa?
               ¡Cielos, castigo tanto!
               ¿Lloras, señor?


<<<
>>>