La santa Juana, primera parte: 026

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 026 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen MELCHOR y FABIO, de noche
MELCHOR:

               Fuese a la guerra el marido,
               quedó sola la mujer,
               dila, Fabio, en pretender,
               y la que Porcia había sido,
               forzada de la pobreza,
               porcelana quebrada es;
               que al golpe de un interés
               se quiebra cualquier belleza.
               Dos meses de pretensión
               me cuesta, y al cabo de ellos,
               esta noche los cabellos
               cogí a la calva Ocasión.
               Y al tiempo que la codicia
               de mi amor templó la llama,
               llega de repente y llama
               a la puerta la justicia.
               Subimos a la azotea,
               viónos un corchete vil,
               avisólo a su alguacil,
               y él, que prendernos desea,
               siguiónos; pero burlado
               le dejamos, cuando vio
               que saltamos Julio y yo
               de la azotea a un tejado
               de la casa donde vive
               doña Leonor, bella esposa,
               de Marco Antonio y virtuosa,
               que está en Indias, y recibe
               nombre de Lucrecia casta,
               por quien ya comparar puedo
               a Roma nuestra Toledo,
               pues es honra suya.


<<<
>>>