La santa Juana, primera parte: 027

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 027 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FABIO:

               Basta.

MELCHOR:

               Estaba el tejado bajo
               y fuénos fácil saltar
               a la calle, sin mirar
               si había gente. Al fin, trabajo
               nos costó, mas todo es poco,
               que es un ángel la mujer.
               ¿Qué hora es?

FABIO:

               Deben de ser
               las dos. Entra, que andas loco.

MELCHOR:

               Mi padre ¿no me habrá echado
               menos?

FABIO:

               ¿Cómo te ha de echar,
               si cuando se va a acostar
               te deja siempre acostado?

MELCHOR:

               ¡Cómo estos engaños sabe
               la traviesa mocedad!
Sale Juan MATEO,
con un candil

MATEO:

               Mi sospecha fue verdad;
               él debe de tener llave
               de casa, hechiza. Confieso
               que intenta enfrenar
               el mar el que pretende enfrenar
               un hijo mozo y travieso.

FABIO:

               ¡Buen lance habemos echado!
               Tu padre es éste, señor.


<<<
>>>