La santa Juana, primera parte: 028

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 028 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



MATEO:

               ¿Que haces aquí, Melchor?
               ¿No te dejé yo acostado?
               Levantaráste a estudiar,
               ya que a tal hora te veo,
               para cumplirme el deseo
               que te da tanto pesar,
               de que de la iglesia seas;
               sin duda es lo que imagino,
               que el vestido de camino
               en este ejercicio empleas.
               ¿Tú de noche? Considero
               que debes de pretender,
               siendo hijo de mercader,
               levantarte a caballero.
               Que es propio de los señores
               rondar de noche las damas,
               aunque peligren sus famas.
               Mi sangre es de labradores,
               no de caballeros vengo.
               Un labrador fue tu abuelo.
               Mi madre, que esté en el cielo,
               lo fue; un hermano tengo,
               labrador es en Hazaña,
               honrado y cristiano viejo.
               No porque el arado dejo,
               si esta presunción te engaña,
               te despeñe así el deseo,
               porque, para que te asombre,
               no es Pimentel mi renombre,
               ni Mendoza; Juan Mateo
               es el apellido mío;
               de este me precio, Melchor.
               Juan Vázquez, un labrador,
               es mi hermano y es tu tío.
               No has de estar más en Toledo
               un hora; el vestido vino
               muy bien, que estás de camino.


<<<
>>>