La santa Juana, primera parte: 032

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 032 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Juan Vázquez, aunque a Amor le pintan ciego,
               con ojos me ha dejado el que me abrasa,
               y aunque no sois hidalgo, poco menos
               es un honrado labrador. Leído
               he yo de mil señores que en las cepas
               de sus noblezas, sin perder su lustre,
               han enjerto sarmientos labradores.
               ¿Qué puedo yo perder, y qué no gano
               si sois el más honrado de la Sagra,
               rico y de sangre limpia? Yo sé cierto
               que si el sí me negáis, cortará en cierne
               la muerte el verde fruto de mi vida,
               y os llamará La Sagra mi homicida.

JUAN:

               Ahora bien, id con Dios, que yo os prometo
               que no quede por mí, señor Francisco,
               el daros ese gusto. Estos negocios
               de casamientos, es razón primero
               comunicarlos; yo tengo un hermano,
               mercader en Toledo, advertiréle
               lo bien que nos está; si me aconseja
               que ennoblezca mi casa, vuestra esposa
               será mi Juana.

FRANCISCO:

               ¿Dentro de qué tiempo
               tendréis resolución?


<<<
>>>