La santa Juana, primera parte: 035

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 035 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Trece.

MATEO:

               Ya sois gran mujer.

JUAN:

               Hermano,
               ¿vos aquí? ¡Gran novedad!

MATEO:

               Aquesos brazos me dad.

JUAN:

               Después que sois ciudadano
               no nos queréis ver.

MATEO:

               Razón
               tenéis de reprehenderme.
               Llevóme a Toledo a hacerme
               mercader mi inclinación;
               mas no por eso me olvido
               del respeto y el amor
               que, como hermano mayor,
               os debo.

JUAN:

               ¡A fe que habéis sido
               de cuidado! Yo y mi Juana
               formábamos quejas ya
               y, a no venir vos acá,
               pensaba yo esta semana
               iros a ver a Toledo;
               pero ya que habéis venido,
               yo apostaré que no ha sido
               sólo a verme, si bien puedo
               decirlo.

MATEO:

               Tráeme el cuidado
               de veros, poner en orden,
               en los vicios y desorden
               de un hijo desbaratado.
               A Melchor llevo a Alcalá
               porque me pierde el respeto
               y anda, hermano, muy inquieto.


<<<
>>>