La santa Juana, primera parte: 043

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 043 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Que me place por cierto. Sentaos todos
               alrededor de mí, que yo he sabido
               lo que me preguntáis con certidumbre,
               y os lo diré con gusto.

JUAN:

               ¡Oh! En siendo cosa
               de santos y de iglesias, en su centro
               estará su alegría.

SANTA:

               Oíd, que ésta
               es la historia y principio de esta fiesta.
               El vellocino de Aries
               pintaba sus guedejas
               con los pinceles de oro
               que el sol al mundo muestra,
               cuando en la humilde villa
               de Cubas, que aquí cerca
               sus términos dichosos
               alcanzan fama eterna,
               nació una santa niña
               de pobre y simple cepa;
               que suele hacer hazañas
               notables la pobreza.
               Inés era su nombre,
               su edad trece años era.
               ¡Notad todos qué moza
               y en la virtud cuán vieja!
               Un lunes venturoso
               en la apacible hierba
               con que los prados viste
               la hermosa primavera,
               Inés apacentaba junto
               a una fuente fresca
               los animales toscos
               que llaman de la cerda.


<<<
>>>