La santa Juana, primera parte: 052

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 052 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MATEO:

               Sobrina, este casamiento
               que os procuramos, los dos
               es de la mano de Dios,
               y como mi hermano siento
               las muestras de ese pesar.
               Francisco Loarte es hombre
               con quien nos podéis honrar;
               mozo, rico, gentilhombre,
               y de su casa y solar
               ha ennoblecido el valor
               el césar nuestro señor;
               y pues con su sangre hidalga
               quiere Dios que luzga y valga
               vuestro estado labrador,
               no me parecen discretos
               esos extremos.

JUAN:

               Verás
               si te casas mil efetos
               de gusto, y más si me das
               hidalgos y nobles nietos.
               Yo he dado ya la palabra
               a quien en el alma labra
               casa en que la tuya viva;
               ella también le reciba
               y alegre sus puertas abra,
               que si más lágrimas gasta
               el sentimiento presente
               y mis intentos contrasta,
               llamaréte inobediente;
               yo lo quiero y esto basta.
               Alza el rostro.


<<<
>>>