La santa Juana, primera parte: 058

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 058 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Yo, Lillo, os las quiero dar
               en nombre de Juana, mi hija;
               recebid esta sortija.

LILLO:

               Déjete el cielo gozar
               y ver choznos que a la puerta
               te saquen, y a los reflejos
               del sol dejes nietos viejos.

JUAN:

               Hija, porque se divierta
               tu pena, las galas mira
               que tu esposo te ha feriado;
               que no hay tan grande cuidado
               en la que llora o suspira,
               ni con el gozo se iguala
               de ver una gala nueva,
               porque no hay tristeza a prueba
               del mosquete de una gala.

MATEO:

               Mucho a Francisco Loarte
               debes, sobrina querida;
               el ser desagradecida
               es crueldad.

JUAN:

               Quiero dejarte
               sola, que así mirarás
               en la razón, que es tu espejo,
               cuán bien te está mi consejo
               y alegre le cumplirás.

SANTA:

               ¡Ay de mí!

JUAN:

               ¿No vienes, Lillo?

LILLO:

               Cuando el sí nos hayan dado,
               vendrá ya más recatado
               que capa en el baratillo.

Vanse, dejando las galas.


<<<
>>>