La santa Juana, primera parte: 061

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 061 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Caen las galas abajo saliendo en su lugar
un hábito de monja de San Francisco.
Habla dentro
VOZ:

               Éstas son mis galas, Juana.

SANTA:

               ¡Ay cielos! ¿Qué es lo que he visto?
               Una voz divina oí
               y un saco pobre está aquí.
               ¿Cómo el contento resisto?
               Éstas son galas de Cristo
               y de Francisco librea,
               santo en quien Dios hermosea
               las llagas con el carmín,
               que el alado serafín
               en vuestras carnes emplea.
               Con tan soberana gala,
               ¿qué hermosura no tendrá
               el alma que os sigue ya
               y por vuestra se señala?
               Este cordón será escala
               con que desde el alboroto
               del mundo el cielo, aunque ignoto
               y su gloria meta a saco,
               que aunque está roto este saco
               no le echaré en saco roto.
               El monasterio sagrado
               de la Cruz, Francisco mío,
               es vuestro y en él confío
               escapar del mundo a nado;
               ya el cómo y cuándo he pensado,
               aseguradme el camino,
               Seráfico peregrino,
               que dándome vos favor
               hoy tiene de hacer Amor
               un disfraz a lo divino.

Vase y lleva el hábito.


<<<
>>>