La santa Juana, primera parte: 062

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 062 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Salen MARCO ANTONIO
y LUDOVICO
LUDOVICO:

               Infórmate tú mejor,
               que hoy lo he venido a saber.

MARCO ANTONIO:

               ¿El hijo del mercader?
               ¿El estudiante Melchor?

LUDOVICO:

               Ése fue el mismo que viste
               saltar la noche pasada
               de tu casa ya escalada
               la pared.

MARCO ANTONIO:

               ¿A quién lo oíste?

LUDOVICO:

               A quien ha visto rondalle,
               hechos de tu agravio jueces
               los vecinos muchas veces,
               estas puertas y esta calle.
               Pues no sabe que has venido
               nadie a Toledo, tu agravio
               puedes vengar como sabio
               antes de ser conocido.
               Aguárdale hasta que salga
               a rondar como acostumbra,
               cuando al Indio el sol alumbra,
               y entonces, sin que le valga
               fuerza ni industria, podrás
               dándole muerte vengarte
               y luego a Madrid tornarte,
               desde donde volverás
               dentro de un mes a Toledo,
               fingiendo que entonces llegas
               de Sevilla.


<<<
>>>