La santa Juana, primera parte: 063

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 063 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MARCO ANTONIO:

               ¡Ay, honras ciegas,
               que siempre os combate el miedo!
               Dime: ¿no será mejor
               darlos muerte juntos?

LUDOVICO:

               Eso
               será pregonar su exceso.
               En cosas de honra, señor,
               por menos inconveniente
               se tiene el disimularlas
               que, por vengarse, sacarlas
               al qué dirán de la gente.

MARCO ANTONIO:

               Eres, en fin, más discreto
               que yo; buena es tu cautela.
               Muera el que mi afrenta vela
               y esté mi agravio secreto.
               Ven, y templarán mi furia
               tu presencia y mi esperanza,
               que no hay bastante venganza
               cuando es pública la injuria.
Vanse.
Salen MELCHOR, JULIO y FABIO

MELCHOR:

               ¿Hay tormento como un viejo,
               Julio, para un hijo mozo?
               Si esta noche no la gozo
               la mejor ocasión dejo
               que el amor me puede dar.

JULIO:

               ¿Vívese Marcela allí
               adonde fue Troya?


<<<
>>>