La santa Juana, primera parte: 064

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 064 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               Sí.

JULIO:

               Pues bien, ¿y hemos de tornar
               a saltar tapias huyendo
               de la justicia?

MELCHOR:

               Eso fue
               una vez.

JULIO:

               De allí quedé
               escarmentado. No entiendo
               que nos conviene, Melchor.
               Busca en Toledo otra dama,
               que peligra así la fama
               y honra de doña Leonor,
               que vive junto a su casa,
               y piensa la vecindad
               que rondas más su beldad
               que a Marcela.

MELCHOR:

               Ponme tasa.

JULIO:

               Si sucediese saltar
               otra vez por sus paredes,
               y te vieren, ¿cómo puedes
               después, Melchor, restaurar
               el nombre y reputación
               que en dos años ha adquirido
               ausente de aquí el marido?

MELCHOR:

               Comiénzame a hacer sermón.
               Yo cumpliré el gusto mío;
               tema, Julio, el que es cobarde.
               Mi padre se acuesta tarde
               después que está aquí mi tío,
               y a mi prima intenta dar
               nuevo estado y nuevo dueño.
               Vestiréme al primer sueño,
               que aunque me obliga a acostar
               dentro su mismo aposento
               desde que mi inquietud sabe,
               de la puerta tengo llave.
               Fabio, por darme contento,
               en la sala más afuera
               podrá dejarme el vestido
               de color.


<<<
>>>