La santa Juana, primera parte: 066

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 066 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Loca quedo.
               ¿Marco Antonio está en Toledo?
               ¿Mi esposo, sin verme a mí?
               ¡Ay, cielos, qué puede ser!
               No, Celia; mentira ha sido.

CELIA:

               Yo así lo hubiera creído
               si no hubieran visto ayer
               a Ludovico, señora.
               ¿No ha un mes que desembarcó
               en Sevilla y te escribió
               que vendría por ahora?
               Pues quien le vio en la ciudad
               bien le conoce.

LEONOR:

               ¡Ay de mí,
               Celia, si eso fuese así!
               Alguna gran novedad
               sin duda debe de haber.
               ¡Ay sospechas! Vuestro miedo
               comienza. ¡Que esté en Toledo
               y no vea a su mujer!
               ¿No era doña Leonor
               de su honesto amor la fragua?
               Mas ha pasado mucha agua
               y habráse anegado Amor.
               Celia, ¿qué puede ser esto?

CELIA:

               Según lo que ha sospechado
               quien el recato ha notado
               con que anda, es manifiesto
               que alguna mujer le hechiza
               en Toledo.


<<<
>>>