La santa Juana, primera parte: 067

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 067 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¡Ay, amor ciego!
               Apagó el mar vuestro fuego,
               llevóse el viento en ceniza
               el rescoldo que su fe
               prometió conservar vivo.
               ¡Pobre de mí, que recibo
               celos de lo que aún no sé!
               Celia, a mí me importa hablar
               aquese hombre.

CELIA:

               ¿Para qué?

LEONOR:

               De él dónde acude sabré
               mi esposo, y en qué lugar
               vive esta Leucote nueva
               de quien soy, Celia, celosa.

CELIA:

               No será difícil cosa
               hablarle.

LEONOR:

               Ven y haré prueba
               del fiero mal que me abrasa,
               que si vivió con sosiego
               mi fe, los celos son fuego
               que echan al dueño de casa.

Vanse.


<<<
>>>