La santa Juana, primera parte: 071

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 071 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Quiere entrarse y detiénela
el ÁNGEL de la Guarda
ÁNGEL:

               Tente, Juana. ¿Dónde vuelves?
               Esfuérzate, no desmayes.
Vase

SANTA:

               ¡Jesús! ¡Qué notable fuerza
               sin ver a nadie he sentido
               que la vuelta me ha impedido!
               La voz sonora me esfuerza;
               ánimo cobro ya nuevo.
               Eterno esposo, ya os sigo,
               que, pues os llevo conmigo,
               suficiente guarda llevo.
Vase.
Salen MARCO Antonio
y LUOOVICO de noche

MARCO ANTONIO:

               Si saliese de noche, Ludovico,
               el adúltero infame que me afrenta,
               verás de mis agravios la venganza
               satisfecha en mi honra mi esperanza.

LUDOVICO:

               No creyera jamás lo que la noche
               que vimos dar asalto a tu honra y casa
               sucedió.

MARCO ANTONIO:

               Amigo, allí mi honor se abrasa.

LUDOVICO:

               Tóledo al menos a tu esposa llame
               Penélope española en esta ausencia.

MARCO ANTONIO:

               No han hecho como yo ellos la experiencia.


<<<
>>>