La santa Juana, primera parte: 072

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 072 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LUDOVICO:

               Bien puede ser que mi señora ignore
               sus injurias, y dé alguna crïada
               al que te agravia así en tu casa entrada,
               que a ser doña Leonor mujer liviana,
               saliera tu enemigo por la puerta,
               pues sin saltar pared la hallara abierta.

MARCO ANTONIO:

               ¿Cómo puede eso ser, si al saltar dijo,
               "Por Dios, que es bella moza, y que el marido
               dejó a riesgo un buen talle?" Estoy perdido.
               Aquí, amigo, cualquier discurso cesa.
               No hay disculpa bastante. Melchor muera,
               que sola esta disculpa mi honra espera.
Salen doña LEONOR, de hombre,
y DECIO como de noche

LEONOR:

               Desde el mesón donde encubierto posa
               le sigo recelosa de mis daños,
               que amor todo es engaños. Decio amigo,
               a la paga me obligo del cuidado
               y aviso que me has dado.

DECIO:

               En esta casa
               vive por quien se abrasa, que esta tarde
               hizo su amor alarde, preguntando
               quién la honraba habitando estas paredes.
Señala a MARCO ANTONIO
               Tu Marco Antonio es, puedes por tus ojos
               ver claros tus enojos y recelos.


<<<
>>>