La santa Juana, primera parte: 073

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 073 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¿Que este es mi esposo? !Cielos! ¿De esta suerte
               mi amor se paga? ¿Es muerte al fin la ausencia?
               Ya miro la experiencia de mis daños.
               Firmeza de dos años combatida
               de la ocasión, ¿se olvida de este modo?
               Decio, piérdase todo.
Da voces

DECIO:

               No des voces.

LEONOR:

               Si mi rabia conoces, ¿qué te asombras?
               Noche, que en viles sombras favoreces
               traidores, bien pareces que te abscondes
               del sol, pues correspondes a quien busca
               la obscuridad que ofusca obligaciones.
               Estrellas, que a ladrones dais amparo;
               cielo con el sol claro que está ausente;
               luna, un tiempo creciente, ya menguante,
               a su amor semejante en la mudanza;
               paredes, que en venganza de la fama,
               con que el mundo me llama roca firme,
               ¿queréis por afligirme que os adore,
               mi esposo, porque os llore quien os mira?
               ¿Calles en quien ya tira mi locura
               piedras, que piedra dura no enternece
               el mal que me enloquece? Gran Toledo,
               en cuyos libros quedo eternizada
               por noble, por honrada, por coluna
               del honor; cielos, luna, sol, estrellas,
               paredes, rejas bellas, calles, puertas,
               mis sospechas son ciertas, mis recelos,
               mis tormentos, mis celos no hay sanarlos.
               ¡Cosa es el aumentarlos ya forzosa!


<<<
>>>