La santa Juana, primera parte: 076

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 076 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MARCO ANTONIO:

               ¿Miento yo que he visto
               tu liviandad?

LEONOR:

               Si asisto en este traje
               no es por hacer ultraje a lo que debo.
               Decio diga si es nuevo en mí este exceso,
               que por tal le confieso. Yo he sabido
               que a Toledo has venido, aunque encubierto,
               por los amores muerto de una Circe,
               que así puede decirse quien te abrasa,
               y viendo que tu casa así olvidabas
               y a mí me despreciabas, te he seguido
               con Decio, que ha sabido tus quimeras.
               Si disculparme esperas con culparme,
               armas tengo; vengarme en ti confío,
               que por el honor mío, al propio esposo
               mataré.

MARCO ANTONIO:

               ¡Ay, engañoso cocodrilo!
               Las riberas del Tajo has vuelto en Nilo.
Salen JULIO y FABIO,
hablan aparte

FABIO:

               Dejéle como digo en el retrete
               de la sala de afuera aderezado
               el vestido que saca cada noche;
               levantóse, y buscándole, no pudo
               hallarle, ni yo sé quién le ha tomado;
               en fin, que se volvió a la cama haciendo
               extremos y locuras de un furioso.

JULIO:

               No vi en mi vida cuento más donoso.


<<<
>>>