La santa Juana, primera parte: 078

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 078 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JULIO:

               Yo lo creo,
               pues por sí o por no, desengañaros
               quiero de una sospecha que os aflige.
               Melchor, de quien tenéis esos recelos,
               no os ha ofendido, ni hay en toda España
               quien se atreva a rendir la fortaleza
               que vuestra esposa bella ha conservado
               el tiempo que en Toledo os lloró ausente.
               Lo que ha pasado es esto: Melchor trata
               con una dama que pared en medio
               de vuestra casa vive, cuyo nombre
               es Marcela. Una noche tuvo aviso
               la justicia que estaban los dos juntos;
               entró a buscarlos y Melchor subióse
               á una azotea, desde donde viendo
               que le seguía un alguacil, fue fuerza
               saltar un tejadillo vuestro, y luego
               de él a la calle. Examinad si es cierto
               del alguacil Ayuso, y dad mil gracias
               a Dios y a vuestra esposa que merece
               otro nombre mejor del que os parece.

MARCO ANTONIO:

               Amigo Julio ¿es cierto lo que dices?

JULIO:

               Yo acompañé a Melchor aquella noche.

MARCO ANTONIO:

               Quitó a mi amor tu aviso las tinieblas
               de celos que eclipsaban mi sosiego.
               Como el que duerme y tiene pesadilla,
               desde que entré en Toledo, Julio, he estado;
               despertásteme; en fin, ya he sosegado.
               Dame esos brazos, cara y dulce esposa,
               y echemos a los celos esta culpa,
               que no en balde los pintan con un ojo,
               y el otro ciego, porque vean a medias
               y engañan como a mi me han engañado.


<<<
>>>